May 312011
 

Es encantadora, campechana, inteligente y dada a cultivar el intelecto. Le gusta una buena charla con los amigos más que a un gato una raspa de sardinas o un rincón en cualquiera de las paredes que forman su hogar, porque tiene varios pintados en lienzos y hasta en la camiseta que llevaba la tarde en que nos recibió. Era un gato coqueto que si pudiera salirse del pedazo de tela seguro que también sería dado a eso del culto al cuerpo como su dueña.
Entre charla y charla, nos iba enseñando la preciosa casa en la que habita y a la que ha hecho más de una reforma, en donde los tonos marfiles y el rojo son sus favoritos.En la entrada las puertas de un armario empotrado se abren para dejar paso a una buena colección de zapatos tan fashions como la anfitriona. Y una tras echar un vistazo a la colección, acaba mirando la puntera de los suyos tan de todos los días y recuerda cuando aún se subía en los tacones de aguja. Porque aquí la que escribe también tuvo su “época fashion”.
Y entre canapés, sandwiches de Filadelfia,canónigos y piñones, y una deliciosa tarta de piña salida de las manos de la señora Varech, la conversación navega entre el ensueño de la pintura, las curiosidades de la historia y el escurridizo y peligroso filo que conlleva el opinar sobre política. de hecho “hay un dicho que dice”…: en la mesa nunca hables de religión política o fútbol porque son como el suflé:si no se tiene cuidado todo puede irse al traste en un segundo.No fue así en nuestro caso porque ella como buena anfitriona supo reunir a un mismo palo de la baraja.
Las orquídeas pegadas a la amplia cristalera. La tenue luz cambiante entre las plantas de un ángulo del salón. El trasgo juguetón que descoloca la pantalla de la lámpara situada junto a las orquídeas,azorando a Mari carmen, un ser tímido y observador que se niega a usar móvil, y a engrosar las filas de los internautas. Las finas ristras de cuentas de colores pensadas para ceñir el cuello de la copa de cada uno de los invitados. Los libros que se cruzaron entre las manos de cada uno de nosotros; el episodio de las aventuras y desventuras de la anfitriona y un señor de telefónica…y ¡La bella Marilyn! ¡oh! Marylín. La historia de su vida ejerce en ella la misma fascinación que en mi ¡oh ! Marylín…Marylín, volveré a leer tu biografía solo porque la dueña del gato coqueto dejó en mis manos otra novela que habla de tu aciaga vida;volveré a leer tu vida Marylín. El sancta sanctórum de su hogar: ese cordón umbilical que conecta su ser al facebook -caralibro-, en el que pasa largo tiempo, es un rincón ordenado y acogedor desde donde nos muestra todo aquello que cree, no sin acierto, que nos va a enganchar.
Todo fue perfecto, pero lo que no olvidaré jamás fue esa mañana de coche que solo yo pude “disfrutar” contigo ¡Que mañana! por esas calles de Madrid…
– ¡Cuidado!
– Tranquila, no ves que yo vivo aquí…
– Ya pero…
– No tengo mucho tiempo. A las cuatro me esperan en…
– No recuerdo en donde te esperaban para hacerte una “lipo”, pero si recuerdo que a la cabeza me vino eso de:¡Antes muerta que sencilla!Nadie como tú para abanderar esa frase. Nadie como tú amiga ¡ja, ja, ja!
– Tranquila…Dame la dirección de donde expone tu hijo…Toma un bolígrafo, era de los muchos que le regalaban a mi marido…
Y yo miro el boli, la calle, los coches, los semáforos, y aquel blog de notas tan unido a ti.El boli con los nervios lo olvidé en algún rincón de tu coche, pero lo que no olvidé llevar conmigo fue la nobleza de tus ojos y el toctoc de ese corazón que late en tu interior y dice: necesito amor…
como tod@s amiga.
Un beso Marisol.


  2 Responses to “¡Antes muerta que sencilla!”

  1. No sé si tenía nada mejor que hacer pero, he visto tu invitación y he decidido pasar por tu bien presentado blog, acogedor como la casa de tu amiga, la de los gatos en lienzos y camiseta. Abrazos.

  2. Pasa y sientate junto a la ventana. Tomaremos el té de la concordia y charlaremos de esto y de lo otro..de las pequeñas cosas que nos da la vida y que casi nunca valoramos por pasar desapercibidas.
    Todo un placer recibirte en mi zaguán.
    Otro abrazo.

    "una amiga común"

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>