Oct 072010
 



Anda calla y no te rías, que ya se lo que tu opinas. Que si salgo, que si entro, que si miro y que me miran. Anda calla y no te rías, que yo creo que me estás tomando el pelo ¡si es que ya no estoy “pa”trotes. Y tú dale, que te dale, con ¡pero que bonita eres! Y te hablo de mis huesos, de mi coco, y tú dices:
-¿Te has tomado la pastilla?
¡Ja, ja, ja! como si todo lo que me preocupa, lo arreglara una pastilla…¡Que no te rías te he dicho! que te estoy hablando en serio ¿en serio dentro de un vestidor?
– Aparta,que no puedo abrir el cajón ¡como saco los calcetines? ¡Mira que estamos gordos! – te digo explotandome de risa-. Cuando regresemos de esa aventura de camilla, algodones y goteros: ¡Objetivo kilocalorias!
Y me miras como diciendo:””serás capaz””…Ya me estoy viendo con dos galletas en vez de cuatro.
Y me miras como pensando ¡que digo como”! que lo piensas, vamos: “serás capaz”…ya me estoy viendo con las acelgas ¡ay! las acelgas
– Pues yo me las comería para desayunar, comer, merendar y cenar ¡ja, ja, ja! Tu sabes que eso es verdad.
Y no acabas de salir del estrecho vestidor por eso que te he soltado, estás como cataléptico. Y me miras como diciendo:”” me va a matar de hambre”
– Y no vale ¡no valee! que me engañes con un “croissant”a media mañana, ni con un bocadillo cuando yo no te veo. Que las mentiras tienen las patas muy cortas, y tarde o temprano me enteraré que esto es muy chico ¡ja, ja, ja! -Y no consigo que salgas del vestidor, y yo sin abrir el cajón de los calcetines- ¿Ves como estamos muy gordos? llevamos cinco minutos con el tira y afloja de “acelgas si, bocata no”. Y aún no me has dicho que o.k.Que no, que no…que el abrazo de oso no me camela, que el beso con cosquilla de bigote, tampoco.Que ese roce de la yema de tu dedo en mi maltrecha nariz, menos aún. Anda dejame pasar, que me voy al balcón a coger “los calcetines”, pero antes…dame un beso con cosquilla de bigote y un abrazo de oso de las cavernas.
Cuando regresemos de esa aventura de camilla, algodones y goteros…Eso, si…cuando regresemos.
Y…………………..¡No me engañes con un croissant!
Un beso love.

  2 Responses to “¡No me engañes con un croissant!”

  1. Pero, el virus narigudo todavia persiste??…hay que hacer algo…pero, ya…eso, de tocar las narices esta mal, pero, que muy mal…respecto a lo otro cuando toque habrá que ponerse a ello….la salud es la salud, gaviota y hay que tomárselo muy en serio…Cuidese y un abrazo grande.

    P.D…ya,ya veo, que la falta de espacio es una excusa estupenda para jugar…a ver jovencitos que estamos todos mirandoooooo…..

  2. Señora Malanga, no sea usted mal pensada que una…¡ya no estÁ PATROTES!
    En cuanto al señor Sneideriano, pues… en capilla estamos para la batalla.
    Un abrazo fuerte.

    Nina Gaviota

    Desde un lugar cualquiera de España

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>