Feb 102010
 

¡No por favor! ¡Por favor noooo!
Pa un lado y pal otro…
¡ay madre! Y uno y dos…
¿Pinchitos? creo recordar que de algo de la mar…
Debía estar sabroso lo que preparaban estos cocineros… ¡Ay! Jamaica, Jamaica, con sus gentes y sus playas, con su ron jamaicano ¡Que rico “pálmojito”! Ay! Jamaica, Jamaica: creo que el buen señor que está sentado se está informando sobre: como hacer un buen mojito
Las pillamos un poco dormidas, a las muchachitas nicaraguenses…
América….

Latino…Es…
Que linda
¡Ayyyyy!
Y esa es de maíz… esto otro es coco con piña… y el otro…

¡hay Latinoamerica! Eres tan colorida como la paleta de un pintor novato,que emborrona los colores por no saber mezclarlos con acierto, pero de ese desacierto involuntario nacen nuevos tonos,que llenan de luz y color el lienzo de la vida; esa vida bella y plena que vivís sin premeditación ni alevosía; con frescura y naturalidad; con ausencia del “miedo al ridículo”, como el que yo sentí cuando “salté a Latinoamérica”. A una que le gusta pasar desapercibida, aunque pueda parecer lo contrario, le vino la cosa de frente y nunca mejor dicho, pues por el largo pasillo que enlazaba un stand con otro, venía una comitiva de “sangre caliente”, al ritmo de salsa: y uno y dos, “palante, patrás…y pa un lado y pal otro” ¡bamboleo de caderas! ¡venga y toma y dale! ¡y otra vez vuelta a empezar! y una… y nosotros parados, como todos claro, agradablemente asombrados contemplando la escena. Los pies se me iban, supongo que como a todos, y el meneito, aunque leve de las caderas, también denotaba que a una “le pone” , esa música fresca y deshinibida del otro lado del charco…
– ¡Que bien que cerquita están – le digo a mi consorte
– Si la verdad es que está gracioso…Anda trae que te cojo algo, que vas cargada como una burra…
– que no, que no, que no, que me llevas el chaquetón como si fuera un saco de patatas, y me lo dejas como una acordeón; es que te piensas que es tu “trenca”, y eso si que no, que es un regalo de mi “amigo invisible”…
– ¡Pues andando, a sufrir por Dios y por España! j…..
Y en esto estábamos cuando veo que la comitiva está encima de nosotros y la mano del muchacho que dirigía el cotarro me sujeta por la cintura , y se marca unos pasos con la menda, el bolso y el chaquetón de mi “amigo invisible”:
– ¡Pero que ritmo tiene! ¡yaaa! ¡que agilidad! Y uno y dos, palante y patras… Vos lo estáis haciendo muy bieeennn. Y en una de las piruetas me besa la mano muy cortes el argentino
y yo…
– No por favor! ¡Por favor no! que me da mucha vergüenza; que me siento como una maruja bailando los pajaritos en Benidorm…- Y el muchacho que sabrá de las marujas y los pajaritos…
– ¡Despreocupate ya “pivita”! – me dice haciendome girar con tanta soltura como las aspas de una “Minipimer”.
-Por favor que me estoy muriendo de vergüenza…
– Lo siento, y gracias; no pretendía que pasara un mal rato…- me dice con otro beso en la mano.
– Gracias a ti, y de verdad que ha sido toda una experiencia..
¡Venga, venga! sigamoooosss ¡y uno y dos! palante, patrás…
– ¿Que ahora quieres que te lleve algo? ¡ja, ja, ja! estabas muy propia bailando salsa con el chaquetón y el bolso ¡ja, ja ja!
– ¿No habrás sacado ninguna foto?
– Un par pero no se si habrán salido movidas… eso te pasa por querer estar en todas “las salsas”, je, je, je…
Por unos momentos, mientras “bailaba” de la mano del joven argentino,me senti como Malinche, entre Hernán Cortés y Arturo de Mondragón…Un triángulo amoroso a caballo entre la historia y la leyenda…




Malinche, la mujer que sirvió de interprete a Hernan Cortés, ante el mismísimo Moctezuma;la que enamoró a Hernán el mujeriego, el aventurero, el conquistador; la que estuvo a punto de unirse al joven soldado Arturo de Mondragón, por orden de Cortés. La que fue “Doña Marina” una vez la bautizaron, la vistieron y calzarón como a una dama castellana. De ella afirmó Cortés que: “después de Dios debemos la conquista a Doña Marina”.
A la historia ha pasado, para unos como una mujer valiente y enamorada, para otros, como una traidora a sus raíces…¿Pero que raíces me pregunto yo si en aquel periodo de la historia Méjico como tal no existía? permitirme quedarme con la Malitzin o ,Malinche,amante, valiente e inteligente, la mujer que jugo un papel importante en la conquista del Golfo de Mejico; la que sirvió de intermediaria entre Moctezuma, y el hombre que había bajo la armadura brillando bajo los rayos del sol que creyó era un dios, al verle cabalgar sobre aquel extraño animal de cuatro patas…La Malinche que bebía cacao amargo, y arrullaba al hijo que tuvo de Cortés; permitirme quedarme con la Malinche mujer, y si no me lo permitís: Eso me da igual.

¡Oh Fitur, Fitur!

  5 Responses to “¡No por favor! ¡Por favor noooo!”

  1. Que divertido viajar de tu mano!…un poco de historia y un poco de salsa …no te prives te veo en tu salsa.
    Besos, gaviota salsera

  2. Es que te estoy viendo con el pis en la puerta y dolor en el estómago de tanta risa. El año que viene no me pierdo yo este fiestorro. ¡Palabrita!:-*

  3. ¡Ay señora Varech! no sabe lo mal que lo pasé,es que no me lo podía creer, con la de gente que había ¡dios! pero el muchacho fue encantador y "socialmente correcto" je, je, je…

  4. i-) :d :o(

  5. Señora Malanga, no sabe usted bien, lo mal que lo pasé… divertido…bueno ¡Cuando les pasa a otros! ¡ja, ja, ja!i-)
    Un abrazo.
    Nina.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>