Jun 142011
 

Hace calor. Hoy hace un calor achicharrante, de ese que aplatana, que adormece, que hace que te sientas como un elefante con zapatillas de ballet. Hace calor. Hoy , ayer y antes de ayer. Y también lo hará mañana y así hasta el final del verano. Y una lo lleva mal, sobre todo por la noche cuando se mete entre las sábanas tras hacerse la remolona y pegarse una ducha a las tantas. Las puertas del balcón cerradas, no sea que aparezca una visita no deseada, es lo que tiene eso de no vivir en un piso…El aire sin conectar, porque agarro unos enfriamientos de” no te menees”:debate de la nación con el bando contrario, que no es otro que mi consorte, porque a él no le afecta para nada el maldito aire acondicionado, y a una servidora le machaca la garganta. Al final una idea luminosa:encargamos unas mosquiteras y así pasará “la fresca de la noche” o “el fresco”, según el argot costumbrista que cada un@ emplee cuando le de por pasar, y zanjado los temas “bichos”- enfriamientos…¡Pues que bien! Tan feliz, tan relajada por haber encontrado al fin la solución ¡Oh! Y…un día, y otro, y una semana, y otra, y un mes….¡¡¡¡Así llevamos desde el mes de enero!!! Esperando esas mosquiteras que nunca llegan, porque fuimos previsores, y no me digáis que no. Lo pensamos con tiempo para que este año no ocurriera lo de todos los años, en que el calor hace que durmamos peor, porque yo siempre duermo mal, con los consiguientes nervios a flor de piel ejerciendo en mi ánimo un influjo tan negativo que ni el doctor Yekill con dos litronas de la poción de Mr. Hyde tendría.
Calor, calor, calor….Verano, verano, verano, de moscas, mosquitos, hormigas y toda clase de inquilinos no deseados borbotando en la puesta de huevecillos de sus “mamás”¡uuuuuffffff!
Verano, verano, verano…Mi casa, la del banco,se encuentra situada en una urbanización de verano, en donde durante el año es todo paz y sosiego si dejamos a un lado a la “Caballé”de mi vecina y su “Campanera”, pero julio y agosto es otra cosa. Yo no se de donde sale tanta gente, hasta los pájaros que anidan en un par de árboles que hay en mi patio,parecen enmudecer con el bullicio. Claro que más de un@ pensará, y no sin razón, que si no me gusta el jaleo del verano ni la playa, como se me ocurrió comprar, es del banco, una casa en una urbanización de playa:¡Buena pregunta! para la que no hay respuesta a no ser que diga que me pilló en un día tonto, y de rebote yo pillé a mi consorte en otro día tonto y así nos vimos con la pluma en la mano ante notario y dispuestos a disfrutar de la paz y sosiego durante diez meses a cambio de…¡la guerra de los mundos!
Hace calor. Hoy hace un calor achicharrante y a mi aún no me han colocado las mosquiteras…quizá el responsable de mis mosquiteras se ha fundido como un “Calipo” al sol. O tal vez se ha bebido una infusión de adormidera y se ha frito bajo el olivo de su tía- abuela, mecido por la brisa de la noche, esa que yo no puedo disfrutar por no tener mosquiteras,sobre una hamaca paraguaya comprada en algún crucero de verano. A lo peor se a muerto…pudiera ser, ahogado en gazpacho que con este “calorcito” apetece tanto. O le han robado el cobre de su taladro eléctrico y por eso no puede acabar el trabajo…No se…solo se que….¡YO QUIERO MIS MOSQUITERAAASSSSS!
¡Hay que ver ! la sarta de tonterías que acabo de escribir. Es lo que tiene el calor y que una no duerma bien. La neurona se resiente; toma la consistencia de una ameba y como tal razona.
Es lo que tiene el calor.

  2 Responses to “¡Yo quiero mis mosquiteras!”

  1. Pues haga lo que yo. Compré de Lidl unas que son fenomenales y las quito y las pongo cuando quiero, que sabe usted que la casa que yo le compré al banco en la playa, también es planta baja. Alguna ni siquiera la he quitado en invierno, pero otras las he lavado y ya están dispuestas, porque son como un tul que se engancha a una cinta, y la cinta está puesta ya.
    Yo también tengo animalicos del Señor esperando en la puerta, que por cierto este año voy estilo terminaitor. Estoy esperando que me manden de Francia un matacucarachas americanas que es lo más. ¿Tiene usted cucharachas americanas? Las grandes, rubias y con alas?
    Vaya, vaya usted a cenar.

  2. No señora varech, no…que las tiene que colocar el susodicho:él lo empezó y el tiene que acabar tan magna obra…
    En cuanto a los animalicos del señor…¡¡¡¡uuuuufffff!!!! ¡Va de retro! Que mala es usted ha nombrado a la innombrable…¡¡¡Que asco!!! ¡¡¡Que repelús!!! Solo de pensar en alguna de ellas me muero. Es mi mayor fobia.
    ¡Que mala es usted!
    Abrazos.

    La Ratita Presumida con lazo amarillo

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>