Mar 242010
 

La razón de Doña Juana se desboca…

Encerrada en las paredes de un castillo,
la razón de Doña Juana se desboca,
y a la sombra de los largos corredores,
las doncellas rezan por su reina loca…
Burgos llora su locura,
Valladolid se lamenta,
Tordesillas la recoge de celos ya medio muerta…

Me ha venido a la memoria esta canción que “Ojos de gato” me cantaba cuando era niña, y que a mi me impactaba tanto. La imaginaba con la cara desencajada y con unas horribles manos de dedos largos y delgados de los que despuntaban unas afiladas uñas ¡pobre Doña Juana! que la tuve hasta en mis pesadillas más profundas… No hace muchos meses la pude ver en unos cuantos cuadros de la pintura del XIX en el Prado, junto a mi nieta, y mi pequeño homenaje fue hablarle a la niña de la cara amable de la “reina loca”.
¡Hasta siempre Doña Juana!


Doña Juana I de Castilla”Juana la loca”, fue la tercera hija de Fernando el católico e Isabel la Catolica,que enfermó de “locura de amor” por su marido el archiduque Felipe de Austria. Pero Juana fue más que una “loca”. Fue reina de Castilla, de Navarra, de Aragón, de Mallorca, de Nápoles, de Sicilia y de Valencia; Condesa de Barcelona. Mujer inteligente educada en todos los menesteres que una dama debía dominar como la danza, o la música, y esencialmente para la obediencia.

Emprendió una larga y azarosa travesía cruzando Europa, hasta las tierras flamencas en donde se reuniría con el que iba a ser su esposo, pero él no se encontraba allí cuando llegó. Vivieron una historia de pasión corta, porque el archiduque pronto se cansó, y es ahí cuando empieza a germinar esa locura de amor. Tuvo seis hijos el último hijo póstumo de Felipe I “el hermoso” rey de Castilla, fue una niña a la que puso por nombre Catalina. Al morir su marido, parece ser que envenenado, decide trasladarlo desde Burgos a Granada para enterrarlo, como era su deseo, no sin antes enviar su corazón, porque así lo quiso él, a Flandes. Ocho meses duró ese procesión dantesca, viajando en la oscuridad con un gran numero de personas de todos los estamentos, dando lugar a comentarios sobre el empeoramiento de su estado mental. Al dar a luz, su padre el rey Fernando la encierra en Tordesillas con sus dos hijos menores, durante cuarenta y seis años hasta que el 12 de abril de 1555 murió, habiendo sido confortada por un joven jesuita, el futuro San Francisco de Borja.

Mar 232010
 

Y guardo cincelado en mi cerebro aquella mirada fría…


En este último viaje viví algo que me dejó un poco hecha polvo y bastante preocupada, y es que estando en la cola para embarcar hacia Ceuta, dos coches aparcaron a nuestro lado, uno detrás del otro, el primero era un Seat León-no diré el color, y menos la matricula- y el segundo un coche negro. Del Seat salieron los ocupantes dos chicas y dos chicos, de los que tampoco daré ningún detalle personal que los pueda identificar. Eran muy jóvenes, entre diecisiete y veinte, y en sus caras llevaban reflejado eso de:la noche es muy mala;la noche te confunde...el conductor un muchacho con unas características muy, muy particulares, salió, resoplando, y muy agobiado,frotándose la nariz, con desenfreno, y la mirada inquieta. No podía controlar su cuerpo que se movía de un lado a otro como cuando un@ se ha tomado cuatro o seis cafés de esos de “Juan valdés”. decía algo, que a mis oídos no llegó con
nitidez porque mi consorte se había dormido con la ventanilla prácticamente cerrada. Se acercó al coche negro, del que enseguida salieron dos muchachos – y no se si alguien más- uno de ellos no tan muchacho, unos treinta y pocos diría yo, y el otro desde luego también mayor que los del Seat.,que lo alejaron de donde estaba la cola de coches. El muchacho se sentó en un saliente de cemento al tiempo en que uno de ellos lo parapetaba de pie, con su cuerpo, imagino que para que llamara la atención lo menos posible. le dieron una botella de agua de esas de dos litros a la que se agarró como un bebé a un biberón. Entre bromas y risas, y miradas furtivas aquí y allá, de los dos mayores, se acercaron al Seat a donde habían vuelto una de las chicas y el otro chaval, del cual solo veía el índice de su mano bordeando el espejo situado en el parasol del acompañante. Y lo bordeaba con energía, como cuando se le acaba una terrina de helado a un niño, y rebaña con el dedo todo el interior.Y luego el dedo se lo acercaba ¿a la boca? no podría precisarlo puesto que tenía el respaldo del asiento reclinado hacia atrás, y los cristales de esa parte del coche estaban teñidos. Junto al coche una de las muchachas hacía rato que parecía concentrada en una cámara de fotos, pero su cuerpo la delataba porque también se movía al ritmo de “Juan Valdés”. El más mayor, cuyo atuendo le daba un aire a canta autor de eso que llaman mezcla de flamenco y Jazz, flamenco rok y no se que modernidades más, sacó de la guantera dos o tres bolsas de caramelos que empezaron a engullir, en el sentido literal de la palabra, entre trago y trago de agua, y mirada de reojo al interior de nuestro coche,en donde tropezó con mis ojos. Risas, y más risas, y entre los dos que parecían llevar la batuta mostrando en todo momento una apariencia de tranquilidad pasmosa, si no hubiera sido por esos ojos furtivos que los delataban, se llevaron al muchacho descolocado hasta el noray más cercano. Y hablaron, y le dieron palmaditas en la espalda y el mayor le hizo esa señal de “estupendo”, levantando el brazo y cerrando los dedos en un puño a excepción del pulgar:”estupendo, Lo estás haciendo muy bien; sigue así macho”,parecía decirle por la expresión de su mirada.Al cabo de un buen rato dieron el visto bueno para subir a la bodega del barco y todos arrancamos el coche :el chaval del “juan valdés”,conducía el Seat … Y así nos pusimos en marcha todos, como siempre en un rally absurdo, para ver quien llegaba el primero:””¡si hay sitio para todos!”” -pienso siempre- pero nada, el subir y el bajar del barco siempre resulta agobiante. Casualidad de la vida que al situarnos en nuestro lugar ya en la panza del ferry, nos volvió a tocar al lado y al bajar de los coches cada uno de ellos cruzó su mirada con la mía…No me gustó lo que vi: “una noche loca, de iniciación para un viaje sin retorno, de la mano de dos guias expertos en la materia”.No me gustó lo que vi, y desde esa tarde tengo en mi cabeza grabada aquellas estudiadas sonrisas que inútilmente querían disfrazar el miedo,y la angustia que realmente sentían. Y guardo cincelado en mi cerebro aquella mirada fría del “canta autor de flamenco rok”
Mar 232010
 

Está cansado
Tal vez vapuleado por el tiempo
Quizá por lo vivido que le pesa en el alma,
y le embota la mente…
El polvo del camino pegado a su atavío
La piel curtida y seca,
denuncian esos surcos trazados por el sol,
el frío del invierno, y el viento azotador.
Sabe bien que no puede acomodarse
Entiende bien que es su destino rular por los caminos,
para ir dejando día a día, año tras año
¡Toda una vida! sin volver la vista a tras.
Dime Cuentacuentos quien marco tu sino…
Quien tornó la vida que debías tener,
por andar los senderos,
por subir las cañadas…
por bajar las laderas
y llegar hasta el mar…
Cuentacuentos dime:
¿cambiar si pudieras, tu destino harías?

El cuentacuentos dice:
no puedo trocarlo…
llevo el polvo del camino pegado a mi atavío.
Y la mente hechizada por todo lo que he visto,
por todo lo vivido…
Ven humano y camina a mi lado,
mientras te cuento todo lo soñado,
y te relato todo ¿lo vivido?
Ven y camina a mi lado…

Mar 232010
 


Aquí le dejo algo que se le gustará…

Querido señor ratón Perez:
le escribo unas lineas para disculpar el fallo, a medias, que he tenido con usted, por no haberle dejado en el blog mi felicitación,pero como le digo es un fallo a medias porque mi garganta me ha tenido muyyyyyyy ocupada, así que aquí se queda ese “FELICIDADES” pos su santo. Espero que lo haya pasado, por lo menos tranquilo, degustando alguna comida tailandesa que tanto le gustan, o dando las últimas pinceladas a alguno de esas acuarelas tan estupendas que usted, los que le conocemos, sabemos que pinta.
Un fuerte abrazo:
Judea de Lasah

Mar 222010
 

En esa cafetería del puerto de Algeciras…
Tuve la suerte de conocer a María Jesús…
En esos barcos…. y por esos dominios de Poseidón…
Con jóvenes vigías como este…
El descanso del guerrero es si cabe, más placentero…

…….. Y una vez consiguió ducharse, y haciendo finalmente la maleta, se subió al barco dejando por unos días la “Bombonera Bella”, recalando al otro lado del estrecho en una mañana sin lluvia y un sol perezoso de tanto dormir……

Gaviota por aquí, gaviota por allá, señora Malanga. Y un rosario corto de coches bajando por la rampa de la bodega del barco, porque aún era pronto para ir a ninguna parte – deduje yo -, aunque nosotros si teníamos puesto en el “GPS” del cerebro la dirección: Helipuerto de Algeciras. Y bajamos dirección parking terminal puerto, o parkingHelipuerto, como se coma eso y a gusto del consumidor. Me estoy riendo porque contado así parece que de un punto a otro hubiera como un kilómetro, pero no señor, porque una cosa se encuentra al lado de la otra. Sal del coche con el culpable de mi tendinitis colgado del hombro, y “La Costurera”, formidable novela, en una mano. A fuera, dirección barecillo de cafelito rico y bocata sabrosón de jamoncito, nos espera como siempre una larga acera de botones circulares cuya textura machaca la planta de mis pies. -¡Esto es un asco! a que lumbreras se le habrá ocurrido hacer esta gracia en la acera, porque para invidentes es demasiado largo el tramo…- le digo mientras sorteo un precioso gargajo. – Anda camina…- y me tira de la mano diciendo- , siempre la misma conversación, pero si sabes que te la vas a encontrar cada vez que vengamos¡la acera no se va a esfumar por mucho que tu protestes! – ……………….. Ya en el barecillo, atestado de humanos, con hambre y sed, no precisamente de justicia, nos encontramos con Cristinita y Juan Luis -ella ingeniero y él arquitecto-, que forman parte de esa plantilla de currantes que día tras día van dando forma a ese nuevo Helipuerto en gestación. Entre humos, risas, y:
-¡marchando dos de bocatas de jamón por aquí!
-¿”Usté” está servido caballero?
-¡Pepeeeee! Un carajillo, hombre, “pa” calentar un poquito el cuerpo…-y yo sudando.
-¡El cuarenta y siete para hoyyyy! ¡me queda el cuarenta y sieteeeee!
– ¿Está ocupada? – No, no; te la puedes llevar- le digo al peón albañil, de cara curtida y de cabello fuerte exento de “Vitacrecil”, que agradece el ofrecimiento con una sonrisa. Y uno habla a voces, y otro contesta a gritos, y practicamente nadie se escucha y menos se entiende lo que se quiere decir, solo las voces de los camareros, del otro lado de la barra, que a fuerza de bregar día a día con ese “coro de Ángeles”, se deja oír por encima del tumulto. Mientras le doy un mordisco al bocadillo,mi vista va más allá de una de las ventanas, y ve a una muchacha, arrastrando hasta uno de los autobuses allí estacionados, una maleta color pistacho a la que le falta una rueda, de pronto la joven se tambalea desde sus tacones de aguja,hasta casi perder el equilibrio :¡se le había roto un tacón! Fue chocante porque mientras comía estaba pensando en lo incómodos que eran los zapatos que llevaba para caminar arrastrando la maleta coja, y en ese instante ¡pataplas! Quise contarlo pero luego pensé que para que me iba a esforzar con lo que me escocía la garganta…Al fin ellos a su trabajo y yo con la coyuntura de si irme con ellos al despacho con mi libro, mientras escuchaba los interminables rollos de la obra, patear el Corte Inglés, o acabar en la cafetería de la terminal del puerto en donde mi amiga María Jesús, una camarera cincuentona, campechana y habladora – de la que alguna vez escribiré alguna anécdota porque ella así me lo ha pedido-, me alegraría la mañana como siempre, con sus vivencias del día a día,entre menú servido y pasada de bayeta por las mesas: no me lo pensé dos veces y allá que nos fuimos mi garganta, el bolso, La Costurera, y yo. Busca un rincón en donde no sientas la corriente ¡imposible! está por todas partes, y yo encontrándome cada vez peor…
-¡Holaaaaaaaaaaaaa! -María Jesús con el trapo al viento a modo de saludo.
– Holaaaa guapaaaaggggg….. -¡hay que j….como me duele!- vuelve a ponerte el chaquetón y la bufanda de tres por cuatro al cuello.
-¡Pero que “hases arma mía”! ¿que tienes frío?
– Pues si, María Jesús…es que me duele la garganta, y tengo escalofríos…- le digo mirando la camiseta de manga corta que lleva.
– Pues yo…mira, no “estado” nunca mala.Mira;escucha, desde que fui a parir a mi hijo hace “vintidoz”años, que no he “vuerto ai al hozpitá”.
– me dice resoplando para espantar un mechón del cabello que le resbalaba por la cara; esa cara redonda, grande, y sana como una manzana.

-¡Que suerte tienes compañera! y me río con ella de su salida.
– Oye, “pá” mi que tienes mala carita… – me observa con el ceño fruncido y los brazos en jarras sin soltar el trapo. Sus ojos bailan de mi cara al mostrador y del mostrador a mi cara, acostumbrados, se ve, a ese ejercicio durante tantos años de trabajo.
– Es que tengo que estar pendiente “po ci alguien se aserca” a la barra y “quuiere argo”, me entiendes…
-Claro…claro, que te entiendo-siempre me dice lo mismo. Y charlamos; bueno charla, y yo escucho y no por falta de ganas de meter baza sino porque ¡no puedo! y va y viene y viene y va sin dejar de trabajar. Y yo no me explico como puede moverse con esa agilidad con ese cuerpo pequeño y rechoncho, de donde sobresalen unos enormes, pero enormes pechos, a los que no ha puesto remedio por el bien de su espalda…y como si me leyera el pensamiento me suelta…
– ¡No “ci” a mi no me “moleztan”! la gente “dise” que porqué no me opero…¡operate tú, hombre, que yo “eztoy mu bien azi”…
Al filo de las tres dejé a mi pintoresca y encantadora amiga, al pie del cañón, y me fui con mi consorte al Hotel, para dejar el poco equipaje que llevábamos y comer algo, porque por la tarde tendría que volver a su trabajo, y a la mañana siguiente también. Yo no comí, y acabé en la cama, con “La Costurera” cerrada, y el Aumentine 500, a pie de mesilla… ¡Lo dicho! me pasé el tiempo en la cama, y aunque ya no estoy en el AC Bahia de Algerciras, sino en mi jaima, sigo, no en la cama pero si encerrada, porque tengo que estar en forma para dentro de unos días en que me marcharé otra vez, y esta vez bastante más lejos…
Querida María Jesús, se que es difícil que alguna vez leas esto, pero eso es lo de menos. Eres un ser humano adorable, con unas historietas simpatiquisimas, que tengo que ir colgando poco a poco. Si algo ha valido la pena hasta ahora, de estos viajes exprés tan continuos y pesados, ha sido conocerte, aunque he de decir que el lío que tengo para captar entre comillas esa forma tan particular que tienes de expresarte, es monumental ¡ja, ja, ja! Un beso amiga inesperada.

Mar 192010
 



¡Que el reloj del ordenata marca la 1:12 y aún tengo que ducharme, y acabar con la dichosa maleta! Asi que un abrazote para todos y mirar a ver si por algún rincón del zaguán queda algo de té ¡premio para el que lo encuentre! porque hoy no he ha tenido tiempo para hacerlo, así que si hay algo será el que dejé hace un mes bajo la mesa ¡ja, ja, ja!
¡Hasta pronto! y sed buenos que…¡OS VEO! ¡muak!
Gudea de Lagash

Mar 182010
 

El artesano de Marruecos mostrando su buen hacer, aunque ese “buen hacer”, se quedara en el tintero por fallo de la fotógrafa.

Y esta foto si que está tomada en Fitur…

Otro rincón del hotel…Junto al “cerdito aventurero” en uno de los salones…Esta es la entrada del Hotel Continental, en donde se rodó gran parte de la película “Casablanca” ¡una de mis preferidas!Aunque no os lo creáis es una plaza de toros de cuando estuvimos allí, Playa, playa, playa…



¿A quien me recuerda a mi el individuo del anuncio? ¡espero equivocarme!Unas muchachas de hoy en la heladería…

Andrea se durmió en la heladería…¡Humanidad!Gente joven…
Nos encontramos con el cartel, pero no al principio sino al final…Un bonito rincón del puerto

Es muy típico ver al aguador, que se ha modernizado y no te ofrece agua por unas monedas, lo que te ofrece es naranjada, o limonada, en unos pequeños vasos que va “limpiando”en un barreño, que lleva con él…

¡Que no falten los anuncios! Por cierto que aquí la Cocacola es muy empalagosa! ¡son MUY golosos!¡¡Una pareja de jovenes comiendose un helado ¡como en cualquier parte del múndo mundial!

En la recepción, mi nieta Andrea al fondo con una camiseta rosa y una gorrilla ¿O no? ¡Tendré que ver la foto más detenidamente porque igual estoy diciendo que la niña de “la vecina del quinto” es mi nieta ¡ja, ja, ja!
En Tanger, el paseo de la playa lleno de marroquís, que llegan a pasar el verano a su país…Y detrás otro palacio de Mohamed VI…


Y otro…
Y tras los aromas poco agradables y el estómago revuelto…¡un precioso rincón de la medina!¡Es el lugar donde trabajan los curtidores de pieles! y donde se tiñen estas…


Es interesante la experiencia…pero muy desagradable…hay que tener estómago…
Al típico turista….

Un lugar a donde…no suele llevar…
El Guía nos llevó hasta …
la bella Sara en la tienda de alfombras…
Aún me estoy preguntando que como llegó hasta la medina el cartelito…A ella no le importó posar para la foto y salió así de estupenda. ella no quería salir en la foto…
nos encontramos con algo de personal
Entrando a la medina

uno de los palacios de Mohamed VI

En un pueblo perdido…

Un alto en el camino¡hay que comer!

Cualquier sitio es bueno para echar una siesta, siempre que sea fresco…

Al igual que en España, la cacharreria también se ofrece a pie de carretera…


El Cabo Espartel Es un cabo situado en la costa marroqui cerca de Tanger. El faro allí situado emite una luz visible a 23 millas. Antiguamente, este cabo era conocido con el nombre de Cabo Ampelusia. Este punto es uno de los límites en tierra del Estrecho de Gibraltar.


bajando a la cueva, puedes hacerte una foto con el juguetón “tití”…

Ya en el interior de la cueva, la roca oradada por la mano del hombre para forjar las piedras para moler…

Las cuevas de Hércules se encuentran ubicadas a tan solo 14 kilómetros al oeste de Tanger. Enmarcado en un lugar sorprendente, su valor arqueológico es significativo.

Según la leyenda aquí es donde la mítica figura de Hércules descansó después de realizar sus 12 tareas.
La entrada de las cuevas está orientada hacía el Atlántico, y cuando sube la marea el agua inundan la cueva.
No está claro el verdadero origen de las cuevas. Pudieran ser producto de una civilización antigua que las construyó para protegerse, o simplemente están ahí por la fuerza de la naturaleza…
La primera vez que pasé a Marruecos, de esto hace ya seis años, lo hice con el corazón en un puño, y la adrenalina a punto de salirme por las orejas ¡cuanta emoción! ¡que aventura! Algo parecido a lo que debió sentir Colón cuando se fue en su barquito, a “hacer las Americas”.
Tras una larga o corta espera, depende de como le dé al “mehani”, consigues pasar al otro lado junto a un mogollón de coches. Unos,los menos, trucados con su güisqui camuflado, otros a comprar la buena y barata verdura del país vecino, los más a pasar un rato disfrutando de un sabrosa comida a base de pescadito fresco, en bellos y pequeños pueblos como Asilah – Arcila para nosotros los españoles -, Cabo Negro, y el “no tan bello” pero entrañable Rincón, y otros, como una servidora, aventureros novatos con cara de preocupación dispuestos a vivir una gran aventura ¡vamos que ni el “Harrinson Ford” ese, en: Indiana Jones y el Arca Perdida. A esto hay que añadirle una maraña humana que atraviesa la frontera a pie.Fardos, y más fardos, llevan las mujeres marroquís, por cuatro monedas mal pagadas: – están acostumbradas, me dicen…¡yo nolo creo! Un hombre enjuto y de barba oscura, arrrastra la carcasa de una lavadora, eso me trae ahora un recuerdo posterior en el que vi ,una vez de vuelta a casa,un par de jovenes llevando por el agua, muy cerca de la orilla , una nevera ¡me quedé a cuadros! luego alguien me explicó que el motor lo habían desarmado y lo llevaban por tierra ¡que cosas! lo que puede llegar a hacer el ser humano para subsistir… Y atraviesas finalmente la frontera, no sin antes guardar: “mi tesooooorroooooooo….; es mi tesooooorooooo…”je, je, je. ¡el pasaporte! Y ahora empieza lo bueno, si te creias que ya habías soltado toda la adrenalina que llevabas en las alforjas de tu cuerpo flamenco, te equivocas amig@, porque en cuanto rulas por la carretera, y compruebas en tus carnes de que manera ponen en práctica el codigo de la circulación, te quedas sin voz, o te confundes con el tapizado del asiento ¡madre de Dios Todo Poderoso! que manera de conducir. Ni rayas continuas, ni semaforos, ni rotondas – ¡hay cada torta en las rotondas!- por no hablar de los pasos cebra, eso si nuestro buén amigo el mehani, nos para cuando lo cre conveniente ¿sin “ñapos pá” tabaco?, y hale a soltar algunos eurillos, si quieres continuar la aventura, y se los sueltas mientras te quedas pensando que quien es el sastre que toma las medidas, corta, y cose los uniformes de ese Cuerpo de Mehanis, porque solo hace uso de una única talla. A unos le quedan las guerreras -o como se llamen-, cortas de manga, a otros largas. Algunos llevan la pistolera de ¿charol blanco? sin pistola, a otros la gorra le tapa los ojos y más de uno ni se la encasqueta medianamente.Y tú cavila, que te cavila en ese enigma hasta que sueltas un: ¡La madre que te parió! al pobre coche, que lo único que ha hecho es meter las ruedas por donde tú le has ordenado. Un agujero de los guapos, de esos que aparecen en el espacio estelar de las peliculas de ovnis, ha rodeado amorosamente la rueda delantera izquierda del todo terreno ¡oh que aventura! y ahora reza lo que sepas para que la cosa no sea grave y puedas seguir rodando, porque pedir ayuda en carretera ¡ja, ja, ja! ¿habra, no habra? ¿llegará, no llegará? ¡Qui sait! Cuando consigues solventar el problema. Aplausos:¡plas, plas, plas, plas! llegas por fin al punto de destino, osea, a uno de los pueblecitos de pescadores a ponerte hasta las cejas de pescaito rico, “güeno” y barato. Y llegas, y te sientas, y piensas:””haz un pipi, o suelta un chorro””, según seas “niño,. o niña” y luego lavate las manos. Así que con las mismas te levantas y te diriges al lavabo en donde ¡sorpresa! te encuentras un charco ¿de agua? no por el aroma, a modo de alfombrilla ante una taza turca en un espacio de cuatro baldosas, mas o menos,¡ja! ahi te quiero ver guapa, y digo guapa y no guap@ porque los señores no tiene problemas a la hora de “soltar el chorro”,apuntan y andando, pero y nosotras:haz malabarismos, para subirte los refajos, y bajar los contrarrefajos. Atina colocando cada pie,eso si con un pequeño tacón, porque como nos vamos de excursión…¡toma pequeño tacón!:””pero quien me mandaría a mi dejar los tenis y ponerme esto””, pues eso;atina…atina con los pinrreles en esos puntos determinados ¡y no te muevas un pelo porque te quedas sentada en “tó mitá”: la taza turca me mira, y yo la miro, y las dos llegamos a la conclusión de que nuestra relación es imposible. Asi que sales, comes, y cuando ya decides marcharte, es decir, cuando todo el mundo se ha puesto ya de acuerdo, aguantas hasta llegar a un tramo de la carretera, en que como es de noche nadie te ve, y tú.¡para, para! que no puedo más, y es entonces cuando te sientes más en comunión con la madre naturleza:ella agradecida porque le riegues aunque sea con amoníaco, las cuatro yerbas que hormiguean por allí, y tú porque has podido dejar tu impronta huella, a modo de recuerdo.
Finalmente, cuando sales de la casa del vecino para meterte en la tuya, llegas cansadiiiisiiima, como sin hubieras estado cavando a pico y pala todito el dia, y claro, cavar lo que se dice cavar, no has cavado nada, todo es a causa de la famosa adrenalina que desde que te embarcaste esa mañana en la aventura, ha sido tu compañera fiel de viaje.

Todo esto que os he contado es la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad, como tambíen es cierto que despues de tirarme un buen rato escribiendo un poco de historia seria, de ese país vecino que es Marruecos, ha habido un apagón en la ciudad y se ha ido todo al garete, asi que seré breve porque tengo otras ocupaciones como hacer maletas, que mañana cruzo el charco y aquí estoy tan campante.

Pues bién: que tras pasar unos, y asentarse otros por la costa, sin adentrarse, por ser: “los bereberes gente ingobernable y causante de muchos problemas” – según los romanos -, fenicios, romanos, vándalos, y la pincelada de los bizantinos por Tanger, recularon todos en 682 con el califato Omeya. Y así dijo Ibn Nafi montado, en mitad del óceano, en su caballo:”Juro ante Allah, que ya no quedan más tierras que conquistar”. Se equivocaba un poquito el señor, pues despues los que vinieron detrás, como los Almorabídes, y todos los demas, la liaron buena, hasta que la Corona de Castilla se hartó y les dijo:¡andando “pa” vuestro pueblo! y les dieron “pal pelo”en la Batalla de Salado quedandose con Tanger 1399.
Con losWatassidas empezó el principio del fin,hasta el punto de que en 1469 solo les quedaba Granada, la que disfrutaron hasta 1492, en que los Reyes Católicos les dijeron: salid del hotelito que ya no quedan habitaciones y hay que limpiar la piscina porque está llenita de rabitos de manzana, de tantas como el califa ha echado a sus mujeres, para ver a quien le tocaba la suerte de pasar una noche loca con el más mandón. Y así fue, no sin antes haber tomado Ceuta 1415 y la isla de Perejil: a Melilla la ficharon un poquito más tarde, acabando el siglo XV.
Tras unas cuantas dinastías más de las que solo nombraré la alauita por ser la más conocida, creo yo,acaba, tras follones y más follones, por ocurrir lo que tenía que ocurrir: la partición de todo aquel territorio, así que el protectorado francés, que ahora no voy a contar aquí lo que es; el que quiera que lo busque, acordó otorgar a España, entre un tira y afloja con los ingleses, el llamado Protectorado de Tetuán “Marruecos español”- menos la ciudad de Tánger que no se aún por qué se convirtió en ciudad internacional:haced memoria con la pelicula de Casablanca. Luego para acabar de arreglarlo, vino la guerra del Rif, porque los bereberes de esa zona no estaban por la labor de “ser de otros”, y en todo este jaleo mi abuelo, fue uno de los extras, que no protagonista, participó en el desastre de Anual, y allí fue donde se puso maliiiiiisimo del estómago, por comer tanta cabeza de jabalí, que se ve que era lo único que había muriendo muchos años despues de una úlcera de estómago. Bueno y como esto lo más probable es que no le importe a nadie solo a mi, por ser su nieta, lo dejaremos a un lado. Solo diré que la guerra del Rif es para Marruecos una epopeya nacional, porque simboliza la lucha anticolonialista.Tras la II Guerra Mundial, y despues del exilio del rey Mohammed V -fue exilado por su apoyo a los nacionalistas- en 1956 Marruecos alcanzó su independencia subiendo al trono Mohammed V y a su muerte, Hassan II, el padre del actual rey Mohamed VI el que una vez declaró que: “la justicia, la educación y los derechos humanos, formarían el esqueleto de su política”.
Los problemas primordiales de Marruecos en el momento actual son sociales y económicos:
regimén aún feudal, aunque hay un intento de renovación, captando inversiones extranjeras y alguna privatización.La población es analfabeta y se invierte muy poco en la educación, y menos en la sanidad: No seguridad social, no pensiones…
Confiemos en algún momento de la historia se pueda decir que Marruecos es realmente un país del siglo XXI. Porque recursos tiene, y encanto también y mucho. Ahora solo falta “la voluntad” de querer que ese pueblo salga de una vez del fantasma de la sociedad pseudofeudal en que está inmerso.
Mi voto de confianza para el vecino de al lado.

¡Oh Fitur, Futur!

Mar 152010
 

Un sonajero romano, para ahuyentar los malos espíritus de las cunas de los niños. El “Titoy” de forma fálica , tiene los testículos por orejas.la bruja de los hielos Muy popular en Dinamarca

Una bruja de La ciudad de Brujas


De Taiwán


“La mujer nace hada. Por el retorno singular de la exaltación es sibila. Por el amor, maga. Por su finura, su malicia, es bruja”.

Michelet


La palabra bruja deriva de las lenguas romances, formada por el término bruxa, derivado de bruixa, tal vez comparta la misma raíz que la palabra druida. Esta bruja se dedicaba a realizar conjuros o hechizos, ya sea para provecho propio o ajeno. Son innumerables los temas tratados en estos hechizos pero se sintetizará con tres principales, aunque el tercer tema por ser negativo, no lo pondré: Los conjuros de salud y bienestar:

Los conjuros de salud y bienestar

Desde la antigüedad era conocida la habilidad de las mujeres para sanar en forma “mágica”. Esta creencia en España derivó de los bárbaros y tuvo repercusión durante la edad media. Lamentablemente los médicos no estaban al alcance de todos, sus costos eran elevados.

El aporte de la mujer fue muy importante para la medicina. Las brujas, desde el punto de vista de curanderas, tenían un gran conocimiento en cuanto a hierbas y remedios se trataba. Las consultaba desde los más necesitados como los de las grandes esferas.

Se suponía que si ellas eran capaces de hacer el mal también podían eliminarlo. Las brujas tenían sus pócimas y fórmulas medicinales para ello, los cuales iban

acompañados de algunos conjuros:

“Allá vayas, mal, de la parte del mar

Donde no canta gallo ni gallina,

Que no pares en esta casa ni en este hogar”

Esta fórmula era muy utilizada para el mal de ojo, algo habitual en el mundo medieval. Como curiosidad diremos que para que fuera efectivo se debía poner en un plato, de cinco en cinco granos de cebada, ruda y cilantro seco, aceite de enebro y cera derretida de una vela. Con esto hacían un sahumerio que se echaba en un plato con agua sobre la cabeza del doliente.

Los conjuros de amor

La bruja tiene la tarea de unir a dos amantes. Generalmente esto ocurría en contra de la voluntad de uno de ellos. El conjuro de las brujas nunca falla, lo que puede fallar es el que lo solicita o la que lo realiza.

Una bruja española, Juana la esquiladora, todavía en 1716, le decía a su marido enojada antes de hablarle:

“Con dos te miro

Con tres te mato,

La sangre te bebo,

El corazón te parto;

Que vengas tan sujeto a mí

Como la suela de mi zapato”

Desde siempre han ocurrido desventuras amorosas, amores no correspondidos o prohibidos. Las brujas al realizar estos conjuros invocaba a Selene, a Venus y a Hécate. También encontramos elementos totalmente cristianos en ellos. Hay también mezcla de características paganas como la numerología por ejemplo. El rito que acompañaba a este conjuro lo dio a conocer una procesada: había que medir la puerta de la calle, una vez con las manos y otra con un cordel, echar sal de moler en las junturas de las puertas y poner en una esquina de la misma una escoba nueva. Había que hacerlo nueve veces por nueve noches consecutivas mirando la misma estrella, que debía ser de su propio gusto.


Supersticiones de buena suerte


Derramar el vino trae buena suerte Encontrarse por casualidad una herradura con 7 agujeros para los clavos es un buen augurio en o la sola posesión de una herradura. Tener la pata de un conejo, frotarse y acariciarse con ella. Un número que trae buena suerte es el siete Para ganar en la lotería, se debe apoyar el billete en la espalda de un jorobado o en el vientre de una embarazada Tener amuletos como una pata de conejo,estampitas de santos, alguna piedra especial o semipreciosa Tener la bendición de los padres al casarse. La mujer soltera que durante – una fiesta de casamiento- atrape el ramo de la novia, cuando ésta realiza el rito de tirarlo violentamente por encima del hombro será la siguiente en casarse (en la Edad Media era primordial que una mujer se casase). Cuando una persona debe pasar una prueba o realizar un examen académico, debe encender (ella misma u otra persona) una o varias velas en su casa o en una iglesia católica. El feng shui chino y el vastu de la arquitecturahindú, poseen conceptos parecidos y hasta equivalentes, que analizan qué lugares y fechas son las mejores para construir un edificio o iniciar una empresa o negocio o una relación de pareja. En Mexico se dice cada Viernes Santo hay un aguacate que en vez de carozo contiene un huevo de paloma. Hay que sostener el huevo en la mano y rezar un Padre Nuestro. El huevo se abrirá, y saldrá volando un polluelo, que es el Espíritu Santo. El lugar donde el polluelo se pose estará bendito incorruptiblemente hasta la llegada del Fin del Mundo Pisar excremento que esté en el suelo, da buena suerte durante 7 años.

Supersticiones que auguran el futuro

Cuando a un difunto se le quedan los ojos abiertos es señal de que pronto le seguirá algún individuo de la familia.

No deben echarse las cáscaras de los huevos en el fuego, porque se les secará el ano a las gallinas y no pondrán más huevos.

Quien duerma en una cama con los pies hacia la calle morirá.

Cuando se tira al suelo una cerilla encendida, y ésta no se apaga, es el augurio de una muerte próxima.

Una mujer, durante la menstruación, no puede hacer mantequilla, mayonesa, tocar o preparar la leche o productos lácteos, regar las plantas, dar de comer a los animales… la mantequilla o mayonesa no ligarán, la leche se cortará, las plantas se secarán, los animales morirán, especialmente crías o bebés ajenos, o se les estropeará la comida, o se arguellarán. Esta superstición está relacionada con la pureza y la impureza de la mujer, y coincide con supersticiones afines del mundo islámico actual.

“Dineros o palos”. Si se siente comezón o picazón en la palmas de las manos, es que se va a recibir dinero, o se van a recibir palos.

La mujer que siga el vuelo de una mariquita dará con el hombre ideal.

Una mariposa que vuela alrededor de una persona augura buenas noticias si es blanca, y malas noticias si es negra.

Cuando una pulga pica en el dorso de la mano, es señal de que se va a recibir dinero (en la Edad Media había pulgas en todas las casas).

Cuando una persona sueña con toros, es que le tocará la lotería, si es que ha jugado.

Cuando a una persona soltera se le barren los pies, no se casa.

Pisar accidentalmente el excremento de un animal traerá buena suerte.

Todos los dos de febrero, la estatua de la Virgen María sale en procesión ritual por las calles cercanas al templo. Si vuelve a entrar con la vela encendida, será buen año.

Las roscas y roscones, comidas en fechas señaladas San Valero, Reyes,Magos… coincidentes con las fiestas paganas de la siembra, la recolección, la primavera etc., suelen llevar una o dos sorpresas. Una solía ser una moneda o regalo favorable, y la otra, habitualmente desfavorable que trae pagar el roscón consiste generalmente en una semilla de haba relacionada con el glande masculino

En Mexico, cuando un cuchillo cae y se clava en el suelo, augura la llegada de una visita.

En Aragón -España- , cuando una persona, sin darse cuenta, se pone una prenda del revés (por ejemplo, la camiseta con la espalda al frente), es que se va a producir una sorpresa, un imprevisto bueno o malo.

En Aragón -España- “Soñar con muertos, saber de vivos”: cuando se sueña con personas que han muerto, sobre todo familiares, es que se van a recibir nuevas noticias de, o se va reunir uno con, amigos o parientes.

¡Ya podeis conjurar agusto! ¡Que os salgan bién! Porque…una no cre en las meigas, pero…¡haberlas haylas!

¡Muak! ¡Muak!

Mar 142010
 



En Río Benito -La antigua Rio Muni-. OJos de Gato, junto a la Escopetilla-“la bella Sara”– y mi hermana Tatín.

La portezuela que daba paso al cercado, vieja y descolgada permanecía en su puesto, aun teniendo la madera agujereada como un queso de gruyere, por los clavos que inútilmente su cuidador se afanaba en hundir entre el tablaje. Quiso esquivar el más viejo y retorcido, que servia de atadero para la cuerda de melongo que la sujetaba, pero el impermeable se le engancho, agujereándose. En la cara de la Escopetilla, se dibujo una mueca de disgusto.
– Celestinooo – llamó al tiempo de cambiar de mano, la pequeña cesta en la que colocaba la puesta del día de las gallinas.
Una parte de la falda de amplio vuelo se le enganchó en un rosal, que crecía despreocupado junto al sembrado de maíz, haciéndola retroceder. Estaba harta del dichoso clavo pero más aún lo estaba de su estupidez, porque siempre caía en lo mismo. Con aire de disgusto estiró del elástico que fruncía la falda a su cintura, y se pasó la mano por la marca rojiza que le había dejado en la piel: ““con Tatín se puso gorda-pensó-, pero con este bebé, ya iba a parecer un pez globo””. Volvió a llamar al hombre de la huerta, poniendo cuidado con cada paso que daba para no ensuciarse demasiado los zapatos blancos que había estrenado
– Solo a mi se me ocurre meterme con este calzado aquí… ¡Celestino!
Un hombre joven vestido con harapos, que regaba un surco de tomateras con una lata grande y herrumbrosa en la que aún se podía leer a lo largo de su redondez: sardinas en aceite de oliva de las rías gallegas…-el nombre de la fábrica de conservas simplemente había desaparecido con el paso del tiempo a la intemperie-, levantó la vista al tiempo que se secaba el sudor de la frente con el dorso de la mano y sonrió a la escopetilla. Su piel brillaba a pesar de que el sol de la mañana, se había camuflado entre las nubes, resaltando los tendones fibrosos de los brazos y piernas del preso, al que una larga condena, por asesinato, lo tenía atado a la cárcel.
– Celestino…-volvió a llamar-.
No comprendía como podía sonreír cuando la mitad de su vida pertenecía a la cárcel. No era el primer caso ni sería el último que se diera en esa tierra: los presos “parecían felices”, con ese modo de vida…eran felices, al menos los que había conocido, y había conocido unos cuantos, con techo y comida. Y si les tocaba cuidar la huerta y el corral, cosa que por lo general era así, ya parecían estar en el séptimo cielo. El hombre le indicó gesticulando la pequeña tabla de alubias que había plantado hacía un mes. Las flores moradas salpicaban las hojas, de un verde intenso, mordiscadas por los caracoles de caparazón duro y cuerpo frío y meloso.
– Está bien… ya se, ya se…- la mudez del hombre no era obstáculo para entenderse-. Quieres azufrar las matas antes de que los malditos caracoles acaben con ellas…
Celestino sonrió dejando ver unos dientes blancos entre las encías del color de las branquias de la barracuda más fresca, y rogó porque no abriera la boca; esa boca sin lengua, que fue arrancada casi de raíz, en una reyerta según le contó “Ojos de Gato”. Caminaban entre el sembrado, el con la despreocupación que da el no calzar otra cosa que unos zapatos viejos de vestir de su marido, y ella con el fastidio de estropear los que había estrenado esa mañana. El agradable olor que despedían las tomateras dobladas por el peso de los tomates rojos y carnosos, se pegaron a las pituitarias de su nariz, provocándole una sensación de desmayo. Se dio cuenta de que le había entrado un hambre canina, y la culpa la tenía el embarazo…Un abejorro zumbó a su alrededor, hasta que el hombre joven lo aplastó entre las palmas de las manos dando fin a su existencia, para luego limpiarse el pringue del bicho escachado en la culera trastejada, de los pantalones. La escopetilla enfiló el pequeño sendero que llevaba hasta los semilleros, junto a un pedazo de tierra en donde unas cuantas cajas de madera habían cambiado el buen vino que en su día albergaron, por sementeras en donde unos frágiles brotes de pimientos, tomates y lechugas, crecían a la sombra de media docena de naranjos y limoneros, bajo la mano experta del singular hortelano, que se esforzaba en mantener a raya, caracoles y babosas. Celestino tomó una lata con un sinfín de agujeros en la base, que el hombre había perforado a modo de regadera y sumergiéndola en un bidón con agua la sacó al instante para dejar que escurriera como lluvia fina sobre los brotes. Y así, una y otra vez iba de bidón a sementera y de sementera a bidón. La Escopetilla lo observaba pensando en como un hombre que no había dudado en segar la vida a otro de su especie, ponía tanto ahínco en conservar la que bullía en la huerta: ““Era todo un misterio”” –pensó- El preso seguía con su labor, y ella se acercó a la pequeña plantación, si a eso se le podía llamar plantación de piñas, en donde la fruta madura asomaba por entre las verdes hojas oblongas y de filos punzantes. Había escuchado más de una vez que a las serpientes les gustaba rondar por entre las piñas para succionar el jugo de los frutos, así que, como siempre, caminaba entre las filas de plantas asegurando muy bien donde ponía el pie. Divisó una par de hermosas piezas listas para comer; le habían enseñado a distinguirlas por el penacho de hojas que coronaba la fruta: ““a la vista las hojas tienen que estar ajadas, y mustias, desprendiendo con facilidad de la piña””…Su perfume era embriagador; tanto, que le hubiera gustado tener un perfume con esa fragancia. En un ángulo de la huerta, una cabra asomo la cabeza por una grieta de la tablazón, mostrando unos dientes bien dispuestos a rumiar un flanco de las tomateras hasta donde su cuello diera de si. Con los ojos, del color del caramelo, y tan saltones como dos huevos de paloma a medio formar, exploraba el panorama que tenía a su alcance: ¡todo un mundo de aromáticas hojas verdes la esperaban! Emitió un balido, y una lengua húmeda y oscura rozó las hojas de una de las plantas, como testando el sabor, para después, con un chasquido de dientes comenzar con su particular poda. Otra cabra se acerco a la primera batallando por meter también la cabeza por la grieta, sin conseguirlo, y luego llegó otra, y otra, balando desesperadas por alcanzar las tiernas hojas. Un poco más allá un viejo cabrón enbestía contra el joven maizal, que la Escopetilla había plantado junto a Tatín.
– ¡Celestino! –llamó fastidiada, sin dejar de escudriñar el terreno, incómoda por el tema de las serpientes. Pero el hombre dejó las sementeras para espantar a las cabras, haciendo caso omiso a la Escopetilla, que se había quedado rezagada en mitad del sembrado de piñas.
– ¡Celestino!
De la garganta de Celestino salió un sonido extraño, y de su cuerpo tales aspavientos que las cabras abandonaron la tablazón, perdiéndose en el terreno.
-¡Celestino! -la testarudez del hombre la sacaba de quicio: “más terco que las cabras””-¡esa la arrancas! y me coges esta, y esta…ya sabes; en cuanto puedas las llevas a casa…
Avanzó unos pasos primero con la vista perdida en los cafetales, donde solía ir a parar una parte de la piara: la otra tenía sus preferencias entre los restos de apósitos, algodones y otras inmundicias que salpicaban los alrededores del hospital. No comprendía como se las apañaba Lucrecio, el preso encargado del corral, para hacer que todos volvieran al redil, campando como campaban a la buena de Dios, pero así era, cada atardecer y antes de ponerse el sol, los animales volvían a estar cada uno en su lugar. Tras esquivar el viejo clavo que sujetaba la cuerda de melongo, cerró la portezuela tras de si, y se quedó mirando el barro pegado a la puntera de sus zapatos. Una gallina cruzó despavorida, perseguida por un gallo de plumas marrones y blancas, y una cresta marcada de cicatrices, prueba de su carácter bravucón. En la carrera olvidaron una parte del plumón que con tanto celo cobijaban bajo el plumaje de guerra… Apunto estuvo de pisar a un pequeño pato, rezagado de la madre pata que paseaba con su prole al margen de todo cuanto pasaba a su alrededor. Y una cabra de mirada entupida se afanaba en mordisquear el tronco del banano que crecía en mitad de aquel alboroto. En el gallinero, unas cuantas gallinas cloquearon desde sus ponederos en protesta por la intromisión de esa humana que cada día les robaba los huevos que con tanto esfuerzo ponían; bueno unas cuantas gallinas y “Hilda”, el tucán que un día Lucrecio recogió del suelo del corral. La encontró bajo el banano con un ala rota y el cogote desplumado. Desde entonces el animal pasó a formar parte de sus vidas haciendo lo que le venía en gana, como ahora que estaba “ella”, aunque en realidad no sabían de su sexo, empollando cualquier objeto que se le hubiera antojado, eso si, solo tenía que brillar un poco. La espantó llamándola por su nombre y Hilda se movió de mala gana dejando a la vista un botón dorado de un uniforme, al que estaba cuidando con esmero. No se lo quitó, al contrario, la llamó con voz suave, para que volara hasta su hombro, y el tucán la obedeció. Era un bello animal, de plumaje negro, mirada provocativa y con un pico espectacular, al que habían tomado cariño. El bicho les había causado problemas, más que otra cosa, pues era muy dado a lo ajeno siempre que brillara. Se acordó de Carola y Okiri, con tanta ternura que en su garganta se formó “el nudo de la emoción”:-A tu sitio Hilda-le dijo al tucán, moviendo el hombro para que volviera al ponedero. Y Hilda regresó junto al botón, ahuecando las plumas como la mejor de las gallinas ponederas. Se alejó del corral sorteando como pudo el lodazal formado por la lluvia, en derredor del cercado, con una mano aflojando el elástico de la cintura. Estaba ya de ocho meses y la barriga la tenía tan tensa como la piel de un tambor, causándole una tremenda picazón. Los pechos hinchados le molestaban, y las piernas le pesaban. Un dolor permanente en los riñones la hizo pararse, se llevó la mano a la parte dolorida, y resoplando como la locomotora del ferrocarril de Bikaba, se alejó del corral.

Mar 122010
 

¡pelotón! ¡en marcha!
¿me lo como o no me lo como? “that is the question”
Y mientras atan en la bicicleta de papi a Leyre, yo me saco un moco…
¡No me toques los libros que eso no se come!
En total sintonía…

Me recuerda a San Agustín queriendo llenar un agujero de la playa con toda el agua del mar….


de que hay que compartir las tareas del hogar!


aún no se ha enterado…


Esta niña….

¡Dios!
¡Come para que te hagas grande como Nina! je, je, je ¡es pequeñaja como una servidora!
¡Y come sola la niña!
En medio del desorden navideño…¡se encontró un limón vaya usted a saber donde!
la hora del “bibi”…
No deja títere con cabeza…
¡vamos Sandra ahora que no nos ven! ¡ay madre!
¡Más babas!en este caso de madre y tía…
El babero es un poema… Sus ojos una maravilla…
El abuelo en cambio tiene un huevo de práctica…
El padrino no sabe que hacer con la niña…
A Chicho se le cae la baba…

………………………..Las 7.30 de la tarde. Estaba descifrando una de las cartas de amor de “Ojos de Gato”, en”La Tierra Prometida”, cuando sonó el teléfono…: Besos; todo va a ir bien…- en la voz de Dulcinea un deje de cansancio, y en mi interior un cóctel de emociones se agitaban en el músculo mas “vapuleado” de mi cuerpo, por eso de tenerlo siempre a rebosar de pasiones, agobios, y otras zarandajas que tanto me gusta coleccionar: “”Todo va a ir bien…todo va bien””… – pienso mientras escucho a la madre de mis nietas. Me dice algo de sus padres; de las niñas que están con Heidi -la canguro-…Que si Campanilla y Chicho se quedarán luego con ellas… que si van en el coche ella y Doyo, camino del hospital San Carlos, en Murcia…¡Hasta Murcia! ¿Pero es que nadie más va con ellos? Intento aparentar calma más no lo consigo…
– Tengo contracciones cada cinco minutos…Ya os llamaremos… Adiós, adiós…otro beso .
Conversación acabada. Cuelgo y a los cinco minutos no puedo aguantar más y llamo, esta vez a “pequeño Ángel”, y tanteo el terreno, pues según como coge las cosas que le digo, reacciona de la manera más inesperada. Y le cuento, y me dice…
– Me los he cruzado hace un momento, pero no sabía lo que ocurría… ¿Qué hago?- pregunta inesperada, pues no creo recordar que alguna vez me haya pedido parecer… bueno si, pero siempre esperando que esté de acuerdo con su decisión. Cogiendo al toro por los cuernos, aprovecho su desconcierto para llevarlo hasta las tablas de lo que en ese momento barruntaba…
– pues….quizá debería haber alguien con Doyo… está solo…. ¡Pobre! –mano santa:
– ¡Voy para allá! Pero… ¡Y donde está eso? Bueno ya lo encontraré. Un beso “mater”, y dale otro a “pater”.
Conversación acabada. Me hago el propósito de esperar un tiempo antes de darle al móvil, y para eso intento concentrarme en lo que estaba haciendo: fracaso total. Son las 20:00; ahora marco el de Chicho : rrriiiiinnnnggggg… rrriiiiiiiiinnnnnngggggg…
– Estamos con Andrea y Sandra . No… no nos han traído a las niñas; somos nosotros los que hemos venido a casa de Doyo y Lidia ¡uuufffff! ¡Que dialogo de besugos! – empieza a impacientarse. Ya sabéis, es el que tiene todo cuadriculado, el que se agobia ante un cambio de planes… aquel que no sabía si en la habitación del hospital había cuna, o no había cuna ¡el del baúl de la Piqué! si, ese… ese… ya veo, ya, que os vais acordando de los personajes de: “Venida al mundo de Sandra”.
– ¿Y “Champi” –Campanilla- que hace? Es que le quiero preguntar algo… Y Chicho que me conoce, no me deja terminar
– Que no, que está por ahí haciendo cosas ¡si sabe lo mismo que yo!
– Vale, vale; adiós. Un beso.
8: 15. Marco el número de Doyo y es Dulcinea con su voz cansada…
– Estamos en un atasco… es que es la hora punta de la entrada en Murcia…- ¡Lo que faltaba! ¡Madre mía! Y solos que van. Me entra un dolor de cabeza tremendo. Me llevo las manos a las sienes y siento latir las venas; las noto hinchadas, como siempre que me duele la cabeza: “herencia de papalelo” -pienso.
– vale, vale; llamaré más tarde. Un beso. Adiós.
8:20 A esto le llamo yo:”más tarde”. No me da tiempo a hablar: Dulcinea otra vez. Voz entrecortada.
– Linda… que vamos a monitores… Doyo te llamará en cuanto pueda… Monologo terminado.
8:30 Ahora llamo a “pequeño Ángel”, que no se por donde anda, pienso que quizá, haya aparecido por las inmediaciones de Bilbao, o tal vez Guadalajara ¡Vaya usted a saber! Y en medio de mi ahogo, escucho la voz de Manolo desde el despacho que me dice…: – no te desesperes, que no pasa nada… que todo va bien… y conforme desmenuzo cada palabra, me voy rebotando más… ¡Hombres! ¡Pero que cuajo tienen!
-Siiiiiii… -es “pequeño Ángel”- que estoy aquí con Doyo…
-¡Menos mal! Hola cariño…
– Que pasa… – la voz de mi hijo querido, al otro lado del móvil: mi “chico guapo”; mi pequeño Doyo… creo escuchar su balbuceo de bebé; me parece verlo sentado en su parque, con sus pequeños dedos de las manos aferrados a los agujeros de la maya: se ha quedado dormido; se ha quedado dormido sentado, <él es capaz de eso y más>.Y lo veo con su mechón de pelo rubio bailando sobre la frente, la naricilla sucia, y los mofletes adornados con pequeñas migas de pan con saliva, y en torno a el, un montón de juguetes: entre ellos el pelusín”, el primer muñeco que su padre le compro, nada más nacer. Aún lo conservo; está en nuestra habitación, junto con el “Mimosin” de Ángel… Y ahora que mi cerebro anda por estos vericuetos del alma, pienso que debería colocar junto a ellos el “pollo” de goma de Chicho que, no se por qué, aún conservo en su habitación…¡cosas de madre empalagosa!
– Hola “chico guapo”. Todo va a ir muy bien, ya lo veras…
– Si ya lo se ¡Que no pasa nada!
¡Este es mi Doyo! Siempre con su caparazón puesto, como una “tortuga ninja”; este es mi chico.
– Vale cariño; llamaré más tarde. Un beso. Os quiero.- Y apago el móvil, con el mismo sentimiento: de desconsuelo, y la misma sensación: de soledad, que me invade cada vez que cruzo unas palabras con él.
9.00 Llamo a “pequeño Ángel”…
– No se donde está Doyo. Yo estoy en la habitación, que me ha costado encontrarla “un huevo”, porque Doyo me ha mandado a buscar la bolsa de la ropa del bebé, y ahora no se que hacer con ella…
-Pues que vas a hacer criatura ¡dársela a tu hermano!
– Es que no se donde está… Espera… – Le escucho decir algo; está hablando con alguien…
– ya se la he dado a una enfermera ¡No sabia que hacer con la bolsa!
– ¿Pero Doyo donde está?
– No lo se. Desapareció por una puerta porque le llamaron, luego salió un momento y me dijo lo de la bolsa… ¡Y ahora que hago?
– ¡Torpes! pero mira que sois torpes los hombres. Pues que vas a hacer: ir – a- la- ha- bi-ta- ci – ón, – digo, remarcando las silabas como si estuviera hablando con alguien corto de entendederas – ¿O es que crees que después de parir a la cría se van a ir de marcha?
– No, si lo estaba pensando…
– ¡Marchando! pues les esperas allí, que seguro que aparecen. Un beso . Si hay novedades llámanos ¿Habéis cenado?
– Si, y Doyo me ha dicho muy “sutilmente”, que yo era el padrino de “Leyre”- noto en su voz una nota de alegría: está contento.
– Bueno cariño, llamarme en cuanto esté en el mundo la pequeña Leyre.
– hasta luego “mater”. Adiós.
Leyre. Es un nombre bonito, me gusta. Me da igual que lo hayan sacado del monasterio de san Salvador de Leire, o de Nuestra Señora de Leyre. En cualquier caso el nombre me resulta precioso. En todo momento y aunque no lo haya mencionado mi pensamiento está puesto en papalelo y el ángel de la guarda de la pequeña. Mi corazón confía en el bueno de Dios para que toque su alma con la fe y haga de ella un ser humano; una buena persona ¡Que sea persona Buen Dios! que sea persona…
¿Le has dado la mano papalelo? Se que estás ahí, junto a dulcinea. Se que Leyire te siente, y eso la hace feliz. Ahora que estás con ellas, se que todo irá bien… Sigo enfrascada en mis particulares “conversaciones divinas”, y suena el movil…: la voz de Dulcinea al otro lado…:
-Linda… Que ya está en este mundo Leyre. Ha llegado a las diez y cuarto de la noche…- no puedo evitar la carne de gallina en mi piel, ni que mi corazón se desborde de alegría, ni que mi alma de gracias al Dios de dioses, ni siquiera puedo evitar que con el pensamiento “le haga un cuco” a papalelo. Ella sigue hablando – Doyo ha cortado el cordón… Ha pesado tres doscientos…
– ¿A quien crees que se parece? – la interrumpo – me dice que a Sandra, pero más pequeña todavía… y yo me echo a reír, pensando que alguna tenia que salir “pequeña” como Nina.- ¿Y tú como estás? – le digo sabiendo ya la respuesta…
– Cansada, y temblando, de pronto me ha entrado frío…
– Ya hablaremos mañana. Un beso gordo. Estamos muy contentos. Os queremos.
Al rato suena el móvil, puedo jurar que esta vez no he sido yo la que lo ha puesto en funcionamiento: ha sido “pequeño Ángel”, que me pone con Doyo:
– ¡eeeehhhh! Ya está aquí la enana – escucho su voz, y siento que está feliz.
– Enhorabuena “Doyito”. Ya hemos aumentado la tribu de papalelo… solo sabes hacer niñas como él – le digo riendo. Estamos felices, muy felices…
– hasta mañana “mater”. Un beso para “pater”…
– Espera que te quiere decir algo…- le doy el móvil a Manolo, y mientras habla con él, le observo un brillo inusual en esos ojos cansados de tanto ordenador, que indican lo feliz y orgulloso que esta de cada uno de sus hijos… y le miro y pienso como hubiera sido la vida sin él, y como no me gusta la idea, la sacudo con presteza de mi cabeza, colocando en su lugar otra que me gusta más, y era pensar en todo lo bueno que me había dado la vida.

En Ceuta 19 / 05 / 07

Mar 122010
 


Ella promete…Con su babero”el paño jamonero”, os lo recomiendo, es muy praaaccticoooooooooo ¡pues aún así se pone perdida.Se acostumbró a sentarse a la mesa junto a su “abu Manolo”
No te preocupes, que como se empeñe alcanzará lo que quiera…
La primera vez que le regalé un libro fue una experiencia traumática:¡lo destrozó al momento!
¡tatachaaaaaaannnn! ¡el taiwanés lo consiguió! je, je, je…
¡sobre ruedas!
La cosa va…
Y una vez conseguido…
Como hacer un par de coletas sin tener ni idea… conseguir que la niña en cuestión acapare toda tu atención…
Para la foto una sonrisa feliz…
Conversaciones “top secret” sobre un colmillo de mandril, que había sido de “abu Manolo” cuando era un adolescente ¡cuando la guerra con lanza, vamos!
Toda su curiosidad puesta en el belen…¿Una tele, Nina? ¿Y donde están “Pokoyo”?
¡No deja títere con cabeza! Bueno más trasto es Leire… Vease “el babero jamonero” al fondo en la trona…
Coqueta es un rato ¡sale a la bella Sara!
¿Quieres un ganchito?

Acunada por Campanilla…siempre ha sido muy querida…

….. sin saber que decir me he quedado…; sin saber como seguir con las memorias de mi padre”Ojos de Gato”… Desde las seis de la tarde una nueva vida pugna por salir de esa cómoda burbuja protectora que durante nueve meses ha sido su palacio de cristal: el vientre de su madre “Dulcinea”. Me encuentro a seiscientos kilómetros del hogar, pero mi mente y mi espíritu la acompañan. Toma mi mano Sandra, soy Nina; dame la mano Papalelo, ayúdame a sacar a esta nueva personita de su nido porque llegó la hora de enfrentarse a la vida. Espera un momento… donde está el Ángel que le han asignado… no podemos traerla al mundo sin su Ángel de la Guarda; encuéntralo papalelo…
Son las 19 : 24 y nadie ha llamado, a sí que llamaré yo…
En la habitación solo estaba el pedacito de pan que es mi hijo Chicho: – ¿novedades?- le pregunto-
– ¡Y yo que se mamá! Aquí no hay nadie…¡es que tiene cojones! Al final me he quedado yo solo…Creo que Doyo está en “monitores”…
-Pues vete, porque supongo que tienes que recoger a la pequeña Andrea de “Taikuondo”…
– ¡Pero si me habías dicho que dejara a Andrea con Campanilla en la farmacia y me viniera con mi hermano! – el tono de voz era de un incomodo disgusto, que yo ya conocía bien: cuando se le sacaba de su cuadriculado mundo, ya “no daba pie con bola”…- además, no puedo irme porque alguien tiene que cuidar los trastos que han traído.
– ¿Qué se han llevado, el baúl de “la piqué”?- digo con guasa.
– No, hay una maleta pequeña… – le oigo bostezar y le digo bromeando que se acueste en la cama. De pronto me acuerdo de la cuna…
– Y si no te metes en la cuna; porque está la cuna ¿no?
– ¿?
– ¡Hay cuna, o no hay cuna!- le digo incomoda por su despiste
– ¡A coño, si, aquí esta… es una especie de cuenco de cristal…
Sonrió, por la salida que ha tenido, muy típica de él por cierto, y no puedo dejar de pensar en lo afortunada que soy con todo lo que la vida me ha dado; en todo lo que Dios me ha regalado, sin merecerlo: mis padres, mi marido, mis hijos, mis nietas… ¡Mi FAMILIA! : supongo querido Dios que algo me pedirás a cambio; espero que me lo indique clarito, clarito, porque ya sabes lo ingenua y despistada que soy, y me temo que ya es tarde para cambiar…
-¿me estás escuchando?
-Si, si…bueno Chicho, un beso, llamaré mas tarde; por cierto ¿“Pequeño Ángel” sabe algo?
-Si, si, Doyo le llamó; hoy cena con Maria Eugenia y Rafa…
-Pater y yo le llamamos al medio día y le pregunté por el regalo que le habían llevado a “London”… no sabe lo que es, pero cuando vea y cate ese chorizo y ese salchichón “tipical hispanis”, se le van a saltar las lágrimas de gusto y regusto- digo riendo a carcajada limpia.
Las 20.21
Vuelvo a llamar…
Chicho… Escucho la voz de Campanilla.
-Que no te preocupes, que va para un buen rato, dicen que para las diez o las once… Doyo está cenando en la cafetería, del hospital…- La interrumpo.
-Campanilla ¿esta noche te quedas tú con Lidia? -y me dice que Doyo no quiere…- Que vais a hacer ahora.
-cenar con Andrea- dice con voz alegre- y me viene a la cabeza la Campanilla de Peter Pan…
21:05,
llamo de nuevo, pienso que para que molestarme con Doyo, si no lo va a coger, pero lo intento de nuevo; no estaba equivocada: “mutis por el foro”… lo intentaremos con Chicho y Champí…
-¿Sabéis algo?
– Nada, pero no te preocupes… es que no dilata… – me quedo pensando… no se me había pasado por la cabeza la posibilidad de una cesárea; aunque sé que no tiene mayor importancia, no me gusta la idea…
– Estate tranquila; te llamaremos…
21.30
Vamos en el coche camino de la “jaima” y suena el teléfono…
– Holaaaaa…
– ¡hola Doyo! ¡ya ha nacido?
– A las nueve y dos minutos de la noche; ha pesado tres Kilos doscientos ochenta gramos y se parece mucho a mi, bueno a Andrea. Lidia esta muy bien; tan fresca…- mientras le escuchaba hablar, mi alma se agitaba como una coctelera: la felicidad y la tristeza afloraban a mis ojos aumentando el brillo de las luces navideñas que alumbraban las calles de Ceuta; recordaba cuanto le habría gustado conocer a Papalelo , a esta nueva personita que Dios le había regalado para aumentar su tribu: “igual que la tribu de Abraham, habría dicho él…
– Enhorabuena cariño; estamos muy contentos, ya sabes que Papalelo ha estado con ella y que le han asignado un pedazo de Ángel de la Guarda…
– ………Un beso
– Adios cariño; un beso y otro para Lidia y mis niñas – a mi lado Manolo, dice levantando la voz: – un beso “cabroncete”, que solo sabes hacer niñas; un beso Doyo, estamos muy orgullosos y muy contentos porque todo haya ido bien…

1/12/2006

Mar 092010
 


¡”ojos de gato”, Andrea! “ojos de gato…
Ya ves; a la gente le gusta releer, y “remirar”. En este caso, el lugar: la cafetería del Prado

Ya sabes; hay que captar los momentos…

Con “abuelo Manolo”, tras su reunión en La Piovera

Muy diligente repasas los apuntes que prometiste llevarle a tu tutor sobre lo que habías visto en el Museo del Prado…

¡Como te encanta leer!
¡Te gusta! ¿eh?

A este bombardeo…!oh, “La Condesa de Vilches”!
te apuntarás…

Se que siempre que puedas…

divinamente…
Lo pasamos…

¡El siglo XIX! Los pintores de esa época están en nuestro ranking de preferencias…

Con “abuelo Manolo” en El Conde Duque, en Madrid, un hotel lleno de encanto…
Empieza por la escalera, que te queda aún mucho por subir en la vida…

Con nuestro Chicho en “El Desnarigado” durante un bellisimo paseo por la costa ceutí...

Andrea “Doria” empezando a vivir…

El Andrea Doria tras la lucha final…

Andrera Doria”. Mi nieta An
drea…no se porqué,pero siempre la he llamado así, con el nombre del aciago transatlántico, aunque su nombre sea”Andrea Idoya”. Quizá sea porque al igual que ese barco con nombre de almirante genovés del XVI, valiente y luchador, ella transmite arrojo a pesar de ese caparazón de cachaza con la que va revestida. La pequeña Andrea vino al mundo con un bagaje de sentimientos encontrados, y un pesado sueño, tan pesado durante días, que llegué a pensar que Dios se había olvidado de modelar del todo su cerebro,pero estaba equivocada porque no solo se había esmerado en modelar su pequeño y prometedor cerebro, sino que también había afinado en su diminuto estómago, el cual se encontraba saturado del alimento materno, por lo que debió pensar que para qué iba a moverse, tan siquiera ni para pestañear. Andrea Idoya; Andrea Doria, lo mismo da, creció. Y en su crecer aprendió, sin pretenderlo, a usar ese sentido camaleónico del que la vida le dotó en su momento, pensando tal vez, que a la niña en alguna vez le vendría al pelo, y así fue. Aprendió a ver, oír, y callar, acomodandose siempre a las circunstancias que le venían de frente.
Querida Andrea, yo no sé; Nina no sabe, hasta donde llegan los recuerdos de tu más tierna infancia. en realidad eso me da igual. Solo quiero que sepas que eres un ser especial, muy especial, y que vas bien armada para enfrentarte a las cornadas de la vida que espero sean las mínimas en la tuya. Caminarás pisando fuerte, te lo dice Nina, porque estás preparada para ello, y llegaras hasta donde tú quieras llegar, pero eso si, procura llevar en la mochila de la vida, un poco de Dios, algo de “Ojos de Gato”, y una pizca de amor por la familia. Y en el bolsillo de fuera no te olvides de meter un par de tabletas de :”todas las sangres son rojas”, y todas las almas son de Dios, porque me he dado cuenta de que de esas “tabletas”, te olvidas de cuando en cuando, y es bueno darles un mordisquito, cuando sientas que te falta en tu interior algo de ellas.
Querida Andrea Doria, Andrea Idoya…pequeña Andrea.Tu y yo tenemos una complicidad que no hemos buscado, pero la tenemos. No voy a decir que te quiero más que a tus hermanas porque estaría faltando a la verdad: en mi corazón las tres tenéis las mismas fanegas, pero hay algo, y es esa forma que tienes de decirme:-hola Nina…me encanta ese timbre de voz que empleas, y que tú ni sabes que lo empleas…:-hola Nina…
-¡Hola Andrea Doria!
No se porqué siempre la he llamado así, como ese bello transatlántico, que hoy reposa en aguas profundas, sobre un banco de arena,dirección Nueva York. No se porqué siempre la he llamado así…


Mar 092010
 

Ruge el mar, baten las olas, y en su refugio del acantilado,
allí en aquel paraje agreste y escarpado,
remembra un pasaje, muy, muy lejano,de un buque, de la mar, del océano…
de un mortal que huyendo del pasado,
se afana en desechar de la memoria, episodios de guerra y de revancha
Del mortal, en su talega conserva los recuerdos,de esos…de los que hieren por dentro,
que una noche cruzando el océano, lanzó a sus aguas negras y profundas,
creyendo, el infeliz, el pobre humano,
librarse de este modo de cadenas;
de esas que axfisian el alma penitente…
Ese ser extraño y solitario,
que gusta de narrarte, aquello que recoge por el mundo
te ruega que le escuches como siempre…
Lo estoy viendo ¿No lo ves tú?
Te está haciendo señales con la mano…
Te llama por tu nombre… No, no es el viento ni tampoco el murmullo de la mar
Te estas equivocando, torpe humano…
Vuelve la vista hacia el acantilado ¿Lo ves ya?
Es el Cuentacuentos, no le hagas esperar
Te aguarda en su refugio
Allí en aquel paraje agreste y escarpado, donde no suele llevar a los humanos…
¡Corre! ¡Vuela! Te espera el Cuentacuentos…
Mar 082010
 
¡Lo que siento por ti!

No me pidas que te quiera, porque ya te quise
No me pidas que te anhele porque ya una vez lamenté ese anhelo
No me pidas que te odie,
porque ya te odié
Solo, pídeme que te mire a los ojos;

que lo haga de frente,sin pestañear,

para que puedas leer en mi alma :
el odio,el amor…
¡lo que siento por ti!

Mar 082010
 



¡desde mi niñez!



Como un caracol…



Me siento…

Hasta donde mi memoria alcanza, toda mi vida la he pasado de un lado a otro. Esta forma de vivir me ha dejado sin raíces porque aunque mi corazón esté aferrado al África negra, mi gente, mis ancestros; los que hicieron posible el que hoy esté aquí tecleando estas palabras, se desperdigan en el tiempo, entre un lugar y otro como los granos de arena de una playa cualquiera,llevados por la brisa desde el momento en que los dejas resbalar entre los dedos. ¿De donde eres? me preguntan, y antes de que pueda responder comienzan las adivinanzas.Justificar a ambos lados – Es que el acento…esa voz… Y te dicen que si eres Argentina, andaluza, canaria…que si eres asturiana…Es que esa voz, ese pronunciación…Y agotadas todas las especulaciones, contesto con diligencia: soy del África negra, pero no tengo raíces, los mios son de aquí y de allí, no puedo abogar por una comunidad u otra, para mi todas son iguales, vivo el tiempo que me toque vivir en un lugar y en el dejo un poco de mi. La mente se te abre, te enriqueces culturalmente y aprendes lo bueno y lo malo de cada ser humano. Observas desde la barrera, la idiosincrasia de cada colectivo humano buscando a quien parecerte… -¡Viva la Virgen de Los Desamparados! – ¡Viva! -¡Viva san fermín! -¡Viva! – ¡Viva la Macarena! ¡Viva! -Viva la Virgen de África! -¡Viva! Y la de las Nieves, y la del Árbol, y la de Guadalupe, y Santiago Apóstol.Y la de la Paloma, la de Monserrat, y toda la cohorte celestial, que sería largo y pesado tanto para el que lee como para la que escribe, de dejar aquí ¿Que como me siento? ¿que con quien me identifico? pues yo diría que siempre me he sentido como un caracol, de un lado a otro con la casa a cuestas. Cambiando de colegio a mitad de curso cada año y medio. Cambiando de destino de aeropuerto en aeropuerto una vez hecha mujer , con la casa acuestas. – ¡Corre, cariño que nos vamos! ¡que el barco se va! – ¡A donde vamos papá!- le digo mientras me calza los pequeños zapatos de charol negro, al tiempo que dejo que se deshaga con la saliva, presionando contra el paladar, el bocadito de queso de bola que tengo en mi mano. Un pedacito de queso de bola, que había que comer casi con reverencia, en aquella época de posguerra. – ¡A Bata! ¡a Valladolid de los Bimbiles! ¡a Sevilla de Niefang!¡a San Carlos! ¡a Santa Isabel! y así sucesivamente recorriendo aquel pequeño trozo de territorio español justo por donde cruza el ecuador, entre escuelas en mitad de la selva, pedacitos de queso de bola, zapatitos de charol, y colegios de monjas en “España” como se decía en “nuestra “Guinea”, olvidando un poco que aquel rincón también era España. -¡La niña es zurda! ¡mamma mía! había que corregir ese defecto ¿como iba a escribir con la mano del diablo! -¡Ja, ja, ja! no puedo menos que reírme al recordar aquello, aunque en esos tiempos no me hiciera ni pizca de gracia encontrarme en “España”, en una academia extraña, con alumnos a los que no conocía de nada, y para colofón, sentada junto al maestro,en una silla de esas que llevan la tabla a modo de mesa en el lado izquierdo del apoya brazos ¡vamos de las que se usan en las auto escuelas, universidades y de más! -¿Quien te ha enseñado a leer y a escribir, aunque sea con la izquierda? Y yo, que de por si ya soy pequeña, siempre lo fui, llegué hasta el 1´55 y ahí me quedé, miro al profesor, o a la monja, los dos me sirven y contesto con toda naturalidad… – Mi papá en la selva… – ¡Pero que cosas dice esta niña! ¡O dices la verdad o copiaras cien veces:”no diré mentiras”… -¡Pero si es verdad! Y todos los niños mirando a esa cría flacucha y ojerosa; de flequillo escuálido y recortado por mitad de la frente.La estudiaban como un niño puede estudiar a una mosca cuando comienza por arrancarle las alas y se queda embobado con la reacción del infeliz insecto…¿De donde vendrá? parece un marciano… y así pasaba yo ese tiempo de aprender, entre compañeros ajenos a mi, pedacitos de queso de bola, zapatitos de charol, y el anhelo de regresar a la escuela de la selva… Estoy cansada de “rular”, pero no tengo otro remedio;es mi destino. Me siento como el mítico coicoy, pero apagado y dudando de ese cierto imán para con los demás, que siempre me han dicho que he tenido… Decididamente me siento como un caracol, pero a pesar de los pesares…¡LA VIDA ES BELLA!

Mar 032010
 

Laslentejas.com

Bueno guapisim@s, que salgo un momento y regreso al zaguán en un visto y no visto. Que aquí os dejo el té, o el café, o lo que quiera que se pueda beber en esas tazas tan divertidas, que más que infusiones parecen llenitas de roncito del bueno, o “wiskise” irlandés. En cuanto a lo que hay por la tabla, me parece algo extraño como para ser inofensivas pastas de té.je, je, je…ya me contareis si las probáis…

Sed buenos que ya sabéis que os veo.

Mar 012010
 

de arena…



nuestro granito…

aportamos…

Y aquí…

http://www.adn.es/clipping/ADNIMA20080327_2876/4.jpg

Museo del Hermitage

<<span class=

Leonardo da Vinci: “MADONNA LITTA”

El almuerzo <<span class=

Diego Velázquez: “EL ALMUERZO”

http://www.oceansbridge.com/paintings/museums/hermitage/Gallait%20Louis-XX-A%20Fishermans%20Family-XX-1848.jpg

Fishermans:Una familia. 1848


Reproducción impresa de  En el velero



Caspar David:” Friedrich:”en el velero”

Reproducción impresa de  Un árabe ensilla su caballo

Delacroix:”un arabe ensilla su caballo”




Reproducción impresa de  Seated Dancer Adjusting her Shoes

Degas: “Seated Dancer Adjusting her Shoes”.1890

Reproducción impresa de  Model windmill, c.1600 (wood)

“Model windmill, c.1600 (wood)”.1410

Reproducción impresa de  Lady in a Hat

Vallotton: “Lady in a Hat”.1908 -La señora y el sombreo –

Reproducción impresa de  ÑMañana en las montañas

Friedrich: “Mañana en las montañas”.1822-1823

Reproducción impresa de  Self Portrait in a Casquette

Cézanne: “Self Portrait in a Casquette”

Reproducción impresa de  After the Bath (pastel & gouache on paper)



Degas: “After the Bath”





Reproducción impresa de  The drying area in the Laundry (photo)



Lady Cawley’s: ” Room, formerly a smoking room”




Reproducción impresa de  Kitchen-Boy



Joseph Bail: “Kitchen-Boy”. 1896







Reproducción impresa de  Good Morning, Dear Father



Eduard Meyerheim: “Good Morning, Dear Father”





Reproducción impresa de  A Canoe (Tahitian Family)



Paul Gauguin “A Canoe (Tahitian Family)”





Reproducción impresa de  After the Bath



Degas: “After the Bath”. 1884



Reproducción impresa de  Be Be (The Nativity)



Gauguin: “Be Be (The Nativity)”. 1896





He tardado varios dias en asomarme al blog, porque esto que os he colgado, me ha llevado un poco de tiempo,pero ha valido la pena. Aquí os dejo unos cuantos cuadros !espero que os guste!







Museo de Hermitage es el museo de arte de Rusia. Ubicado en el “Palacio de Invierno”en San Petersburgo justo en el centro de la ciudad a la orilla del río Nevá. De estilo Barroco, fue la sede de los zares rusos. Su mecenas y fundadora fue Catalina la Grande, que compró en Berlín una colección de 255 cuadros . En la actualidad la galería tiene más de 3 .000.000 obras de arte. La colección abarca desde la protohistoria hasta el Siglo XX. El Hermitage figura entre los museos de arte más respetados del mundo, siendo considerado, tras el Museo del Prado, la segunda pinacoteca más importante del mundo.El edificio alberga tambien una historia notable, como: Palacio de Invierno,porque en él Catalina la Grande -emperatriz- tenía establecida su residencia. Hoy en dia y desde 1927, “El Palacio de Invierno” es conocido en el múndo como “El Hermitage”, en donde a parte de una impresionante colección de cuadros, cuenta también con unos 10.000 dibujos y grabados, otras tantas esculturas, y unos 38.000 libros .

Desde 1904, el Palacio de Invierno dejó de ser residencia imperial, hasta que en 1914, durante la Primera Guerra Mundial, el Hermitage pasó a ser un Hospital, y las colecciones, para su seguridad, fueron trasladadas a Moscú. No volvieron hasta el año 1924.

En 1941, cuando las tropas alemanas entraron en Rusia, se inició la mayor evacuación de obras de arte de la historia, sólo por detrás de la ocurrida durante la Guerra Civil Española en el Museo del Prado. Miles de voluntarios embalaron más de un millón de obras, para trasladarlas en tres trenes hasta Sverdlovsk, en los Urales. Dos de ellos llegaron a su destino, pero el tercero no pudo salir a causa del asedio nazi sobre la ciudad. Al final de la Segunda Guerra Mundial, el museo volvió a abrir sus puertas al público, con las obras evacuadas que volvieron a ser colocadas en su lugar de origen.El ejercito rojo a su vuelta de Berlín se trajo numerosas obras que acabaron en el Hermitage, sobre todo de obras impresionistas y postimpresionistas de colecciones privadas. El gobierno ruso prohibió la devolución de obras en los casos en que se demostrara que sus dueños ayudaran, con financiación económica, al régimen nazi.

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/a4/Rasputin_pt.jpg

Rasputín, o “el monje loco” ¿Visionario, lunatico? Lujurioso y pederasta… Una joyita, vamos

http://arndiario.com.ar/noticias/wp-content/uploads/2009/07/familia-romanov-zar-nicolas-ii-b.jpg

La última dinastía de Romanof. Nicolas II, junto a la zarina Alejandra y sus hijas Olga, Maria, Tatiana, Anastasia-la más pequeña- y Alexis.

La Muerte del Cisne: O el fin de la Rusia Imperial.

El último zar de Rusia Nicolás II fue un hombre bueno y familiar, pero débil de caracter en cuanto a las decisiones de gobierno. Mimado por su padre,Alejandro III, se encontró a la muerte prematura de éste, con una Rusia convulsionada que “le venía grande” . No se le puede culpar de todos los males acaecidos porque tuviera un carácter débil, idealista y soñador, que en nada se parecía al de su padre. Si acaso seamos benevolentes con él diciendo que a Alejandro III no le dió tiempo a “adiestrarlo” en el arte de gobernar: “No estoy preparado para ser zar, nunca quise serlo. No sé nada del arte de gobernar, ni siquiera sé la forma en que debo hablar a los ministros…. confesión de Nicolás II.

Manipulado por sus tíos, y mas tarde por el Kaiser Guillermo II, prácticó una política exterior nefasta.Metió baza en la guerra chino-japonesa, en el reparto de Persia. Y su intervención en Europa Oriental y los Balcanes, fue muy conflictiva. Con quien realmente se entendia era con Francia y con Alemania ,pero porque Guillermo II, “mandaba mucho”.A la larga esa influencia sería su perdición.

En Política interior tampoco le fue muy bien. Parece ser que lo hizo tan mal, que acabó junto a su preciosa familia acribillado a tiros. Claro que esa política no la empezó él, pues ya venía de atrás cuando su país entró en la era industrial,y con ella, como es normal, los obreros con sus sindicatos, y sus revoluciones , no faltas de justificación.Le propusieron hacer una constitución y el hombre dijo:”nanas”, porque no tenía ni idea de como iban a cambiar los tiempos.Como sería la cosa que soltó esta perla: “insensatos sueños de administración interna”. Nicolás II no parecía tener las dotes de vidente del “pedazo de trozo de pieza de Gregori Yefímovich: Rasputín, o el monje loco”como queraís llamarlo, que se cameló a la zarina con el cuento de que podía curar la hemofília de su único hijo.Porque si hubiera tenido esos poderes que esa buena pieza decía que tenía, se habría enterado de que al final la clase obrera, SI tendría “algo de participación en la administración interna, y en todo lo que le echaran y hasta en el mundo mundial ¡Hijo mío! es que no dabas una. Mucho descontento había y tu casi ni te enterabas…hasta que apareció el señor Lenín, muy enfadado entre otras cosas porque a su hermano, que intentó cargarse a Alejandro III,tú padre,lo habían ejecutado.Tenía una buena mano para arengar a las masas, hasta el punto en que “marcó tendencia”. Total que despues del asesinato de Rasputín, que por cierto, ni el cianuro, ni los bastonazos podían con él – murió ahogado porque hartos ya sus ejecutores de ver que se les acababa el vino en donde verter el cianuro, y se les dormían las manos de tanto darle al bastón- pues eso, que lo lanzaron al Neva en donde si la palmó. seguramente por el frío, digo yo.Y como me parece que me he ido por las ramas, soy muy dada a ello, seguire diciendo que el pobre Nicolas II tuvo que abdicar, acabando así la dinastía Romanof. deportados a Siberia para luego ser asesinados al filo de la media noche del 17 de julio, por orden de Lenín.

Nicolas II, y la zarina: Alejandra Romanova, Olga, María, Anastasia, Alexis y Tatiana pasaron a la historia, la cual según el “color” desde donde se analicen los hechos pasan a ser: martires de su destino, o justo castigo por sus desmanes.

Queda decir que la Iglesia Ortodoxa rusa en el año 2000 canonizó a la última dinastía de Romanof, como “martires del comunismo” en la catedral del Salvador de Moscú.

Cada un@ es libre de pensar lo que quiera.

¡Oh Fitur, Fitur !