Jun 292010
 

Con nuestro buen amigo David, el instructor de los bomberos, preparados para el ascenso a los cielos.
¡Ay! este cuerpo de bomberos que va y viene, y viene y va
Este señor tan serio, que no lo es tanto cuando sonrie, se llama Antonio.


Y aquí estos tres chicos de la compañía de vuelo:Juan Antonio, Vallinas
¡Por fin! conseguí que saliera en su oficina hecha un desastre. Je, je, je…


En la terminal reunión a discreción de parte del personal…

Así, pero así de requeteguapisima posó esta resignada señora de la limpieza a la que no hacemos más que pisarle lo que acaba de fregar ¡si sabré yo la rabia que eso da!
¡Pero como me gusta a mi esa maquinita de rayos “x”. Je, je, je…
Pilar junto a uno de sus compañeros de INAER. Lo siento pero no recuerdo tu nombre ¡Soy un desastre!
Sergio y Pilar y su infinita paciencia para con mi cámara.
Rocío, la guapa periodista del gabinete de Aena de la zona de Andalucia, nos dedica esa espléndida sonrisa.

Y seguimos con las fotos…

Jun 292010
 

Esta foto nada tiene que ver con este nuevo Helipuerto. Pertenece al de Ceuta, pero he querido colgarla por la situación: Mariló, la eficiente y eficaz muchacha que trabaja en INAER, la compañía de helicópteros que enlaza Ceuta con Málaga, desesperada por” no salir” en el blog, bajo la divertida mirada de Sandra, la limpiadora y el Senador Fernandez Cucurull.
Debe ser algo interesante lo que se están contando…
Mi cámara captó a Contra luz la imagen de Sergio el guardia de seguridad, y Pilar
Pilar, la persona que lleva la oficina de INAER, no quería que sacara su rincón con tanto desbarajuste: ¡Animo Pilar que estamos a punto despegar!
Va tomando forma…
Una foto para mi recuerdo personal…

Y con este estilazo posan para la cámara, estas chicas de la limpieza ¡guapisimas!
Cristinita y Juanlu, guapos, inteligentes y simpáticos ¿Que más se puede pedir?
Y esta niña tan sonriente es Úrsula, que hacía las prácticas en la oficina de INAER en Ceuta

Y el Helipuerto se sigue poniendo guapo para la ocasión. Su nacimiento es inminente, y la gente se moviliza al toque de .¡¡¡¡zafarrancho de combate!!!

Jun 242010
 


La he gritado. Hoy la he gritado más que de costumbre, y con ello hice alarde de mi inhumana humanidad, que tengo mucha, porque tras estas páginas de mi vida; esas que os presento con regularidad, y en la que muchos veis en ella:ternura, sensibilidad, dulzura… y no sé cuantos dones del Cielo más, también tiene esa:” mi vida”, su otra cara de la moneda…Y es que con este ir y venir de un lado del Estrecho a al otro, el puerto de Algeciras lo frecuentamos con más asiduidad de la que quisiéramos… La he visto mas de una vez en el puerto acercándose a los coches que como una larga fila de procesionarias esperan impacientes a que el barco llegue al muelle y se los trague, como una vez en un cuento cualquiera de los de siempre, se tragó una ballena al viejo carpintero que tras perder su trozo de madera insuflado de vida, salió en pos de ella porque la necesitaba para dar sentido a su vida; sentido a su vida…¿ A que vida? digo yo… La he visto mas de una vez en la cafetería del puerto, mientras esperaba a que el barco que me devolvería a Ceuta, llegara con un poco de suerte sin retraso. La observo, mientras va de mesa en mesa acercándose a la mía sin remedio. Es lo que queda de una mujer que en su día fue bella, muy bella, a juzgar por las facciones que aunque machacadas por esa vida maldita que le a tocado vivir, o tal vez, que ella eligió sin más. siguen relatando como un libro abierto, que hubo un tiempo en el que podía disfrutar de la frescura de los campos, y de un cielo azul. O tal vez fuera una “urbanita” incondicional. De cualquier modo, aún le queda estilo. Se dice, y yo creo que es cierto: que con la elegancia se nace, y por mucho que un@ se empeñe a lo largo de la vida, en serlo no hay nada que hacer: el traje “lo lleva a él”; el vestido ” a ella”, y ese es el caso de esta mujer de edad indefinida aunque a mi parecer no llega ni a los cuarenta, en la que el estilo no la ha abandonado del todo. La veo acercarse a las mesas musitando incoherencias, y extendiendo la mano desde ese brazo replegado como al amparo del cuerpo; como si aún le quedara algo de dignidad escondida bajo el ala agujereada por los pinchazos de la heroína. Se acerca hasta donde me encuentro, y me fijo en, aunque parezca increíble, sus preciosos ojos azules, hoy entornados más que otros días. Algo me dice desde ese cuerpo inestable y yo impaciente por apartarla de mi mesa le dedico un:NO, mientras que con un gesto de la mano le digo:LARGO DE AQUÍ.Pero ella insiste y yo me exaspero, me seria muchisimo más fácil sacar unas monedas y dejar que se alejara sin más, pero no lo hago, no lo hago nunca, y eso que con toda la sinceridad de mi alma, he de decir, que soy una persona dada a dar más de lo que que puedo; he sido toda la vida de esta manera y ya es tarde para cambiar. Así que esta actitud mía con esa infeliz, no va en acorde con mi forma de ser y pensar. Pero es que no puedo ver como se acerca junto a mi, rozando casi el borde de cualquier bebida o alimento que en ese momento esté sobre la mesa. Pienso: “”””me va a contagiar cualquier cosa…”” ¡crueldad, crueldad, crueldad! y la despacho con un:-¡¡¡DEJAME EN PAZ!!! VETE DE AQUÍ ¿QUIERES?, y ella entonces haciendo un esfuerzo abre esos precioso y castigadisimos ojos azules, como asombrada, no creo que por no darle unas monedas, si no más bien por esa actitud, tan dura que adopto con ella. Está acostumbrada seguro, a que le digan: “no”, o a que dejen en su mano unas monedas sin más, pero a ese enojo que mi voz le trasmite…a eso creo que no. – ¡María Jesús!- es la camarera amiga, de la cafetería de ese puesto de Algeciras-, anda dale de comer lo que quiera, como si se come tres menús- cosa que dudo por esa delgadez alimentada por la heroína, la coca, y todas esas sustancias que tanto bien causan al ser humano. – Si es que se lo pones y no lo quiere…- me dice desde la barra en la que está sirviendo un pedido de comida rápida. – Pues un bocata, pero dale algo… -Como quieras, pero luego no digas que no te lo advertí… Y la veo recoger el bocata, y alejarse hacia la puerta de embarque, no sin antes pasar por una u otra de las mesas ocupadas, en la que si le dan unas monedas, porque con ella tienen el corazón más blando que el de una. Me levanto y la sigo, observando el caminar vacilante en el que a pesar de los pesares, aún le queda algo del estilo que un día tuvo. -¿Que haces? – Le pregunto con enfado al ver que deja el bocadillo al pie de la escalera… Se levanta apoyando su brazo en el pasamanos, y me mira de frente, como a mi me gusta mirar a la gente, pero descubro que con ella no puedo, porque con ella no tengo el corazón limpio ni el alma serena: “”tendré que esconder esta mirada en en el revés de mi alma; quizá algún día pueda guardarla junto a las otras que me he cruzado en la vida, pero ahora tengo que esconderla en ese bolsillo que tanto me avergüenza. – Necesito “pá comé”… – Ni un euro, te doy que has tirado el bocadillo. Tú lo que quieres es que te ayude a pincharte, ¡PUES NI UN EURO! y la veo alejarse con esa elegancia que aún no ha perdido del todo, a pesar de tantos pesares. Y yo me siento fatal y me pregunto que cual es el motivo real que me impide darle esas monedas, cada vez que me la cruzo, si no se las niego a ningún Cristo viviente cuando se acercan a mi…Dime por qué. Hoy la he gritado más que de costumbre…Es la otra cara de la moneda de mi vida. Hoy he sido cruel, como muchos otros días con ese Cristo viviente. que no se realmente el por qué de mi rechazo; hoy he tenido que esconder en un rincón de mi alma esos ojos azules, en los que leo:”ten algo de pieda”.

Desde un hotel cualquiera de Algeciras
Jun 222010
 

Y llegó la hora del té. He de irme por unos días, pero procuraré estar en contacto de alguna manera, todo es cuestión de secuestrar algún ordenata,por un rato, a alguien que esté despistadillo: prometo devolverlo. Je, je,je…
Cuidaros y ¡¡¡¡¡¡Sed buenos que os veo!!!!!!
Abrazotes.
Gudea de Lagash

Jun 222010
 


He colgado un par de cosas en el blog y he pasado por otro al que como no estaba su dueña, le he dejado mi tarjeta de visita, al tiempo que le guiñaba un ojo al pobre Felipe II al que nunca enseñaron a ser rey,porque total para lo que iba a vivir… eso cuenta, y eso comenta la señora Varech, con esa naturalidad, que una, aunque no quiera, acaba por comprender los líos de sucesiones, que en el fondo ¿que son? pues el tira y afloja por quedarme con mi terrenito y el tuyo…Pero bueno, como veo que como siempre voy a terminar por destrozar la guerra de sucesión, el tratado de Utrech, y un montón de cosas más, os recomiendo que os paséis por el blog de la señora Varech, que para estos temas es bastante más amena y fidedigna que yo.A lo que iba, he dejado mi tarjeta en ese blog, y por último llevé a cabo un monólogo tal vez algo absurdo, por parecerme algunas veces que estoy escribiéndole al viento; no importa…Y me he comido unas cerezas, y le he pegado a la “coca zero”, un par de sorbos calientes, por llevar bastantes horas junto al ordenata. Hoy no he salido ¡Que lió de casa tengo! llevo dos a la vez: la de la peninsula y la de Ceuta ¡madre que lió! Con tanto rular, no tengo nada en su sitio ¡para visitas está una! !Madre que lío! no tengo nada en la nevera…llegué hace un par de días, me voy mañana ¿que que tengo en la nevera? leche, creo, un par de cogollos, y algo de queso, las cerezas “estaban”; ya no están ¡ah! y algo de pan, de cuando inventaron las sopas de ajo…que cosas: el pan; “ese pan que tiramos con tanta alegría, y que hay princesas que se mueren por comer un pedazo”…Y así empezaba un cuento que la madre de una amiga mía contaba cada vez que les daba la merienda a esa prole con la que Dios, y el empeño que ponía su marido, le había premiado ¡Que bueno! ese pan con chocolate Nestlé, que ruido tan angelical ese crujir de la plata, y que aroma el de aquellas porciones gruesas y grandes, que te ocupaban toda la cavidad de la boca si te las engullías enteras. El envoltorio era blanco con letras verdes, me parece recordar, y yo me moría por el, hasta el punto de que una tarde me fui al cine con mi amiga Maria José, y nos compramos un par de tabletas de ese chocolate…¡que empacho mas dulce! ¡Que arcadas más dulces! que diarrea más…incómoda ¿pero y lo que disfrutamos? eso no nos lo ha quitado nadie porque permanece en nuestros recuerdos. “La princesa pide pan”, así comenzaba aquel cuento que la madre de aquella otra amiga relataba cada vez que repartía el pan con un buen pedazo de chocolate, y yo la escuchaba extasiada narrar el cuento de esa lánguida princesa , que habiendo aborrecido todos los manjares que le preparaban, se marchitaba con la misma rapidez que un apio fuera de la nevera. Por qué me era tan familiar esa historieta…Yo no era una princesa, bueno en mis sueños infantiles hasta llegué a ser reina- también quería ser peluquera, pero lo tenia más complicado por eso de faltarme el secador de pié, y en cambio para princesa, con pintarrojerme un poco los labios y calzarme los tacones de la “bella Sara” , ya estaba una lista para reinar entre sus juguetes. Lo que digo, una no era princesa, ni tampoco peluquera, pero se moría por ese pan y chocolate que su madre se negaba a darle para merendar:-¿Quieres chocolate? pues no ¡toma pan y queso, pan y jamón!-que aunque parezca increíble, en aquella posguerra se comía jamón, en esa Guinea que me vió nacer… -¡Quiero pan y chocolate! -gritaba como una posesa, soltando el bocadillo en cualquier parte para deleite de las hormigas rojas, que tanto abundaban en donde me crié – Pero por qué no puedo comer como todos los niños pan y chocolate…- protestaba al borde del puchero más sonoro. Pero nadie nunca me dió una explicación. Aún hoy le pregunto a la bella Sara, alguna vez sobre el prohibido pan con chocolate – ¿Si? ¿de verdad? Yo creo que te lo inventas. Y se queda tan pancha. Pero mi venganza de niña fue terrible, porque cuando descuidaba el manojo de llaves que llevaba con ella – en donde nací no había más remedio que cerrar hasta la nevera a cal y canto, por los animales, y por los nativos que se bebían los pobrecitos hasta la colonia-, asaltaba la despensa,al más puro estilo de Pancho Villa y sus trenes saqueados, en busca de las latas de bombones de Cadbury a las que les quitaba el precinto casi invisible al ojo humano, pero no para mi, que me moría por ellos. Y así me iba comiendo, ahora uno de esta lata, ahora otro de la otra, y volvía a colocar magistralmente el precinto en su lugar. He de explicar que la colección de bombones, galletas, y latas de caramelos que se agolpaban en las estanterías de la despensa, no estaban allí porque la bella Sara los comprara; el motivo no era otro que las fiestas de cumpleaños y navidad, en donde se solían hacer este tipo de regalos, y que mi madre guardaba con tanto celo, hasta el punto de que se estropeaban, pero a mi eso me daba igual ¡yo me los comía! La princesa pidió pan; pidió pan con chocolate, aunque la verdadera princesa del cuento lo que pedía era pan y queso. Y pedía la princesa que también quería ser peluquera, que le dieran ese pan con chocolate. La princesa pidió pan…

Jun 222010
 




Poblados de Anashun, yu Anamaboe

………….Cuando los tripulantes de la “AtIatinda” pusimos el pie en las escalerillas del muelle de aquel tranquilo puerto , la multitud impaciente por darnos la bienvenida cerró materialmente el paso haciéndonos, punto menos que imposible caminar hasta laoficina de la aduanal, situada en el mismo muelle:, en donde su jefe,apellidado Segovia nos ofrece una copa de champan antes de subir a los automviles que nos habían preparado mientras los vítores a España y a la Aviación Militar y española se sucedían sin interrupción atronando el espacio.

En los automóviles, adornados con banderas con los colores nacionales recorrimos triunfalmente las calles principales de Santa Isabel rodeados y seguidos de la multitud que, enardecida de entusiasmo, nos acompañó hasta la catedral en donde se cantó un solemne Tedeum en acción de gracias por este viaje tan felizmente realizado.

Desde la catedral, y con las mismas muestras de afecto, nos encaminamos al Palacio del gobernador, en donde el general Núñez de Prado nos presentó a los más distinguidos nativos de la isla.

Entre otras cosas el general dijo l0 siguiente: Aquí no encontaréis entusiasmo como l0 encontraron vuestros compañeros en América y Filpinas; pero es cuestión de número. Lo que hoy constituye un átomo de nuestro imperio colonial vive con impetuosidad y vigor, sin desmentir el espíritu de la raza;que no concluyó el abolengo de los conquistadores, que los grandes aventureros que ceñían y daban imperios a la corona de Castilla son los mismos, y hoy: unos con sus arriesgados vuelos, otros con el comercio y otros con el hacha, arrancan a esta tierra sus misteriosos secretos. habeis venido como paladines de una empresa de civilización y progreso. Todos sentimos los mismos anhelos en pro de esta obra de trabajo.

Ya en tierra, decidimos montar el gabinete fotográfico en la planta baja del Gobierno General en dos amplias y cómodas habitaciones de este edificio que el general inmediatamente nos ofreció, para poder desarrollar todo el trabajo necesario para realizar el levantamiento topográfico del continente, al revelar las placas aquí mismo con el fin de poder repetir las fotografías que salgan deficientes.

La suspensión del vuelo de los aviones terrestres es una gran contrariedad porque nos va a impedir el uso del toposeriógrafo instalado en aquellos, aunque el capitán de ingenieros Antonio Cañete o observador del ” Andalucia” y jefe de los talleres de la base de Mar Chica se ha puesto a trabajar en uno de los hidros para hacer asomar el objetivo del toposeriómetro por el fondo de la barquilla.

No obstante con los medios fotográficos disponible, subsanaremos en la medida de l0 posible este artificio tan necesario, confiando en poder hacer un levantamiento planométrico suficiente, satisfaciendo esta tarea.

La impresión que el vuelo ha causado a los indígenas de Fernando Poo ha sido extraordinaria, muchos no dan crédito a l0 que con sus propios ojos han visto no saliendo de su asombro y de que no es una ficción.

Servicio Histórico y Cultural del Ejército del Aire Patrocinado por Fundación Aena.

Jun 222010
 

Para poder elegir sobre que hacer con sus vidas…

Una no ve mucho la televisión ,y no lo digo por quedar como la típica “intelectual”, que niega seguir algún programa de esta nuestra televisión, y luego se traga hasta el “Deluxse”, si no está bien escrito me disculpáis, pero este tipo de palabras tan rebuscadas y yo, andamos un poco regañadas. Pues bien, no es que una no quiera sentarse todo lo espatarrada que mis cortas piernas me dejaran en el sofá, comiendome un helado, que para eso es la época, no. Lo que ocurre es que no tengo tiempo con tanto caracoleo que me traigo y me llevo, pero ayer mientras planchaba unas camisas, Vi un programa de esos que arreglan el mundo, y colocándome las gafas agucé el oído, que no es hoy por hoy uno de los sentidos que tenga en mejor forma, porque mi amigo el “señor ocupa”, parece que ha puesto el salón en el,a juzgar por el vocerío interno que monta¡En fin! que como siempre hay que ver como me voy por los cerros de mi pueblo, y esto que voy a decir es serio. En ese programa advirtieron de que las imágenes que iban a sacar, rozaban lo pornográfico, y por lo tanto los niños no debieran estar frente al televisor. Y efectivamente tenían razón: las imágenes y el vídeo que sacaron era Justificar a ambos ladossobre “orientación sexual”, para niños a partir de los doce o trece años, promocionado por la Conserjería de Sanidad en la que ningún miembro del gobierno tripartito, que ahora dirige los destinos de los ciudadanos catalanes, ha sido capaz de poner ni una sola objeción. A mi particularmente se me pusieron los pelos de punta, y no porque me asuste el sexo, que yo no nací ayer, y estoy en este mundo vivita y coleando, pero si me parece una total aberración, lo que están haciendo. No confundamos las ideas: yo estoy a favor de la educación sexual tanto en casa como en los colegios, cosa que a los españolitos de mi generación nos faltó, pero esto, es un verdadero desatino, porque incita a la pedofilia, con unas imagenes de un hombre mayor sodomizando a un chaval ¡pero hasta donde vamos a llegar! por un lado la pederastia – pedofilia están penadas por la ley, y muy duramente, y por otro lado ¡venga! a impartir este desatino en los centro de educación ¿Alguien lo entiende? ¿alguien puede darme un argumento coherente?Siguiendo con el video hay un montón de imagenes incitando a la homosexualidad,como un cachas que encandila a un adolescente, y se lo pasa por la piedra… Yo no entro ni salgo en es tema de : “toma lo que más te guste”, porque cada ADULTO es libre de hacer lo que le de la gana con su cuerpo serrano y aunque tengo mi opinión, no soy nadie para imponérsela a los demás ¡faltaría más!, pero si que opino en referencia a los chavales:dejarlos que lo descubran solitos, si eso es lo que quieren pero ¡sin empujar! No se pueden poner estas barbaridades, y a eso hay que añadirle los diferentes muñecotes con referencias muy gráficas de como debe hacerse una felación, o un coito anal, y de más…y por supuesto los diferentes sabores de los condones, para que la cosa fuera más agradable…
¡Señores y señoras! decididamente nos hemos vuelto locos, o el anticristo impera a sus anchas por el mundo, o sencillamente hay un sector de la sociedad española que se quiere cargar a todas luces la dignidad más elemental del ser humano: la libertad para elegir, y en eso los padres y educadores como mi hijo mayor, estamos perdiendo fuerza. Yo espero que en Cataluña, los ciudadanos con un mínimo de dignidad lleven sus protestas hasta donde tengan que llevarlas, para que los niñ@s de hoy que habitan esa comunidad, puedan ser hombres y mujeres íntegros, y libres para poder elegir sobre que hacer con sus vidas.
Jun 202010
 

Hoy a veintiocho de enero del año mil novecientos ochenta y ocho, a mis setenta y cinco años de edad.Quiero aquí,en la ciudad de Valencia, en donde resido con mi esposa Sarita Camaró Morell, tratar de narrar en estas cuartillas lo que fue de mi vida en el transcurso de tan prolongado tiempo.No trataré de hacer una exposición, pues de sobra se que no tengo aptitudes para ello.Mis estudios no pasaron de aquellos que se pueden esperar asistiendo a una escuela de pueblo; es decir: de lo más elemental que se puede pedir..Lo poco o mucho que luego pudiera aprender fue en la Universidad de la vida, que en algunos aspectos resulta más dura que esa en donde los libros te brindan tal fidelidad, que jamás te traicionan: solemos ser nosotros quienes los dejamos en la cuneta.Por suerte o por desgracia me tocó tener que vivir una larga guerra, junto con diversos destinos en mi vida militar, que me llevaron a pasar veinticinco años en lo que entonces era: Guinea Ecuatorial Española, como instructor de la Guardia Colonial. A parte de las peripecias que tuve que vivir en uno y otro lado, trataré, como no, de dejar en estos folios recuerdos de mi niñez, adolescencia, y de mi familia, en ese pueblo que me vio nacer. Personalmente presumo de tener muy buena memoria, y así en la computadora de mi mente conservo impresos mis recuerdos de cuando tenía tres o cuatro años…
Y después de contaros esto, me pondré manos a la obra, y veremos como resulta lo que me he propuesto. Como no he llevado un diario de mi vida, tal y como lo hacen otras personas mas precavidas que yo, no serán pues de mucha fiabilidad las fechas que en mi narración pueda citar, pero en conjunto tampoco creo que tenga la menor importancia, puesto que esto no pretende ser una narración con todo el rigor histórico que un escritor consagrado pondría en ello.
Pienso que mi relato no va atener nada de excepcional, y quizá pueda resultar un verdadero rollo, pero me queda la esperanza de que lo que aquí dejo resulte interesante para mis hijas, y nietos, a los que tanto he querido y quiero.Y así que tendré que decir como los toreros: ¡Va por ellos!
papalelo

Aclaración: a “Ojos de Gato” todos sus niet@s y bizniet@s le llamaban así:Papalelo

Jun 192010
 

¡Por fin el rótulo! Pero falta el logotipo ¡ja, ja, ja!
Y aquí “el equipo A”. Es una pena José Manuel que te marches tan pronto; yo sigo pensando que te sienta pero que muy bien ese despacho ¡Pero si el color de la madera le va que ni pintado a tus ojos! ¡¡¡¡¡QQuedate porfa!!!!!
¡Mirad que guapisimos está tod@s! Roberto ¿has visto a tu hermano? Si el de la camiseta roja…¡Os parecéis como un huevo a una castaña ¡ja, ja, ja! hay más, lo que ocurre es que aún no los he pillado, pero todo se andará…
Mucho, muuucho jaleo…¡Esto es mio!
Mucho, muuuuucho ruido…como dice la canción del señor Sabina.
Ese día tocaba reunión de empresa de seguridad…
Posaron así de guapos.
Y estos chicos…

Y ¡Por fin! José Manuel dejó de sufrir! menudo jaleo se traía con ¿Vendrán o no vendrán a llevarse la basura? ¿si? ¿no? !pues a final si! menudo sufridor estás tu hecho. Un besote señor adjunto.

Aquí se quedan el resto de las fotos, hasta que tenga otras nuevas. Espero que, para los que seguís el nacimiento de este recinto, os haya gustado; están colgadas con esa intención. Abrazotes.

Jun 192010
 

Una servidora escribe su”ladrillo” en cualquier rincón…La gente ya se ha acostumbrado a verme.
Una cosa en cada lugar y un lugar para cada cosa: en este mástil irá la bandera.




A ver….¡El que está mirando a la pared! Si tú, el de la maquinita esa que te hace la chapita con la fotito que luego no puedes quitártela ni para hacer un pipí, No te escondas José Manuel, porque te queda el despacho muy bien ¡Te tocó! je, je, je…


Ese rotulo está equivocado y se ha de cambiar, porque es la oficina de la compañía de vuelo, en las que estarán unas señoritas muy guapas, que os atenderán con con sonrisa Profiden.Je, je, je…

Aquí os dejo más “momentos para la historia” de este Helipuerto, que tanto trabajito está dando.
Abrazotes.

Gudea de Lagash

Jun 162010
 

A fuera,el grave repiqueteo del agua de lluvia al pegar contra el cristal. Y en el interior,un cuarto en penumbra, de cortinas a medio descorrer, como abochornado por mostrar sus entretelas a “nadie”. Y es que esa farola que una vez alguien se empeñó en colocar junto a su ventana se la tenía jurada… A ella le daba igual las inclemencias del tiempo, porque siempre estaba allí husmeando todo lo que le venía en gana. Mejor le hubiese ido en alguna esquina de una gran avenida, o sirviendo de punto de apoyo para alguna prostituta en algún barrio perdido, no dice de Dios, porque Él está en todos los saraos,pero si retirado del suyo; o quizá a la puerta de un colegio, pero claro, allí no podría lucirse con la gente menuda, ya que de noche no queda un alma: las buenas almas se van a sus casas ,lejos de farolas indiscretas, buscando la calidez de las paredes del hogar, aunque a veces ese hogar no sea todo lo idílico que debiera. Repiquetea, repiquetea, y repiquetea una y otra vez sobre el cristal la lluvia,que cae de un cielo desnudo de estrellas mientras que la farola ilumina ese caer en el cristal, en la ventana ;en la pared que da a la calle de la vieja habitación, que observa impotente como desnuda su interior con esa luz amarilla de envidia por no tener un hogar donde caerse muerta. Un cosquilleo bajo su entablado, rompe el hilo de sus divagaciones para dar paso a un “crujir de gusto”, que a los oídos humanos sería algo así como:”ruidos extraños”. Algo se mueve bajo la alfombra más que raída y embotada de polvo, y con el corre que te corre, y ahora me paro, y luego husmeo, y me pongo en marcha de nuevo. El viejo ratón de bigotes despeluchados, y rabo con muescas que hablan de duras batallas en defensa de su territorio, o de un buen botín con sabor al mejor de los mejores manchegos, asoma las orejas y luego el resto, tras comprobar que solo está su viejo amigo y la sempiterna luz amarilla de esa farola impertinente , que si en su bombilla tuviera el poder de iluminar al sol…pero la muy truhán no se atreve; es que ni siquiera lo intenta, porque no le llega ni a la suela del zapato. Sus pensamientos y correrías, le han llevado hasta la parte del piso en donde la luz de la exasperante farola, juega con las gotas de lluvia al caer en el cristal dibujando caprichosas formas en la madera a través del gastado vidrio. El cuarto y el ratón se trasmiten el mismo pensamiento: “”es por lo único que merece la pena soportarla””… Y es que, no se sabe por qué, la bombilla de la farola se enternece cuando las nubes se abren. Quizá alguna vez formó parte de una luz de pescador, o del cuarto de un viejo farero:
-Vaya usted a saber señor cuarto…
– Vaya usted a saber señor ratón…..
Al cuarto cansado por el peso de los años. le cruje hasta la última astilla del tablado más profundo de todos los que conforman su armazón. Busca a su amigo el ratón y clava sus ojos del color del palo rojo, en el lugar en donde debería encontrarse la insoportable farola, pero no la encuentra…así que aguza el oído, al que el paso del tiempo ha endurecido como el corazón del ébano, y por un momento es consciente de la realidad: su vida había llegado a su fin: “”Es lo que cabía esperar de una casa desahuciada por derribo desde hacia años””- pensó atisbando por entre las cortinas a medio correr-
De sus ojos del color del palo rojo unas gotas de la última pintura que le dieron sesenta años atrás, cayeron en la madera: a fuera un gigante de fauces de metal, hincaba sus afilados dientes en la ventana.Todo fue muy rápido, con él se llevó la visión de un amasijo de hierros por el que asomaba una bombilla, y un par de orejas emergiendo por el borde de la alfombra:-hay que ver como somos- se dijo-, valoramos las cosas cuando ya no las tenemos…
Y su pensamiento hasta la última, y última astilla de su deslucida madera, deseó reencontrarse con la exasperante farola, el viejo ratón, y las gotas de lluvia en el cristal de la ventana. Hay que ver como somos…

Jun 072010
 

Llegada de la Patrulla Atlántida a Santa Isabel -Fernando Poo- El 25/ 12/ 1926.

Recibimiento de la Patrulla Atlántida en el puerto de Santa Isabel.

……………..La Patrulla despega de Lagos a las 8 horas y 6 minutos, para cubrir la última etapa que inician con las emociones consecuentes de este hecho, de tener ya prácticamente al alcance de la mano la meta y ser Conscientes, no obstante,de las múltiples dificultades que restan aún para cumplimentar l0s trabajos a realizar en La Guinea como supone el de regresar a Melilla.
Recorren el amplio delta del Niger con sus múltiples bocas y maravillosa vegetación. Hasta alcanzar la desembocadura del río Middelton, a 364 Km.de la salida siguen un rumbo de 145, pero a partir de Brass cambian a 109 aproándose hacia la desembocadura del río Opobo.El río Middelton l0 sobrevuelan a las 10 horas, 45 minutos después lo hacen sobre Brass y a las 13 horas llegan al río Cross.
Se separan de la costa adentrándose en el mar que vuelan con retazos de lluvia y nubes bajas,pero finalmente a las 14 horas aparece Santa Isabel al fondo de la bahía. Vuela la patrulla sobre la isla, primero en cuña luego en linea y finalmente en columna.
Después de amerizar, puestos en pie en las aeronaves, pilotos, observadores Y mecánicos escuchan los vítores que se dan a España acompañados por el movimiento de millares de manos que saludan su llegada, agitando al aire sombreros y pañuelos, mientras el general gobernador Núñez de Prado,impaciente por darles la bienvenida, salta a los aparatos desde la gasolinera en la que fue a recibirlos.
La llegada a tierra firme y la narración de los hechos posteriores la cuenta así Cipriano Grande ………………………………

Servicio Histórico y Cultural del Ejército del Aire Patrocinado por Fundación Aena.

Jun 072010
 

Y “Ojos de Gato” se cuadraba ante Bosch de la Barrera…Desfile de la Gurdia Colonial en Sata Isabel.

…………………Lo que lamentaba de verdad eran las fotos de la escopetilla y sus cartas; eso si que lo sentía de verdad.El resto lo había dado todo por perdido hasta hacía un par de días, cuando acompañando al gobernador a la mina de oro para que le hicieran la conocida demostración del proceso de extracción, allí el capitán ayudante le comunico que le pagarían los daños causados por el incendio…
Solo quedaba por terminar el tejado de nipa de la vivienda que iba a ocupar cuando, desde el Gobierno General dieron la orden del inicio de las obras. Tenían que sustituir en todos los campamentos las precarias edificaciones por otras de mampostería en un tiempo record, y el no tenía ni idea de cómo se iban a apañar sin personal especializado y lo que era peor sin material…La cuenta atrás había empezado y “Ojos de Gato” iba de cabeza intentando buscar soluciones porque en la zona no había piedra, así que no quedaba más remedio que aguzar el ingenio, y lo aguzó: un folleto de cómo construir un horno para cocer ladrillos, e ilusión y ganas por el proyecto, era todo lo que tenían para hacer realidad el reto. El horno les costó un huevo montarlo: “”mucha leña, mucha mano de obra, pero no conseguimos un solo ladrillo en condiciones…””Pero al final, triunfó la perseverancia y el trabajo bien hecho: Los ladrillos salían como churros de la manga de un churrero.
– Hacemos ladrillos como el que hace churros – Barreal apuraba los restos de la media papaya que el boy le había servido, le gustaba con mucho limón y sin azúcar, Se llevó la última cucharada a la boca, y al masticar noto el sabor amargo de una pepita disfrazada entre el dulzor de la pulpa. La apartó con la lengua y la escupió en la mano – Pero Ángel, me parece que hasta aquí hemos llegado. No hay gasolina; se acabó. De nada nos sirve la maravillosa sierra de cinta, porque hasta hoy que yo sepa no funcionan con gasógeno ¿cierto?
– Hemos conseguido hacer un horno para cocer ladrillos ¿como no vamos a ser capaces de hacer funcionar una vieja sierra de cinta en esta carpintería? – dijo, dándole un trozo de su plátano al “Capitán”, el loro de Azpuro, que se había instalado en la casa a pesar de su oposición. Este que caminaba de un lado a otro por el borde de la ventana, ajeno a los problemas de los hombres. Alargó el cuello y con los ojos puestos en el trozo de fruta compacta y dulce, lo agarra con el pico para luego ir a posarse en la ventana más alejada de donde se encontraba la mesa. “Ojos de Gato” lo siguió con el ceño fruncido: “”algunas veces creo que este maldito loro me torea… No se ni como lo aguanto, si al fin y al cabo no es mío””… – ¿Cuándo se va a llevar Azpuro el loro? Estoy harto de sus cagarrutas, que lo ponen todo perdido y de ese aire arrogante que adopta cuando me mira…
– ¿Y eso a que viene ahora? – lo mira extrañado.- Si Capitán” lleva aquí desde que se fue a “”España””…
– Espera… Ya está ¡Gasógeno! ¡Eso es compañero! eso es. Déjame hablar y no me interrumpas. Tenemos un montón de madera para quemar ¿me sigues?- Barreal le seguía con la vista fija en el loro que permanecía con la cabeza levemente ladeada, apoyado muy tieso en el borde del respaldo, de la silla de su compañero, como si fuera a tomar parte de la conversación en cualquier momento. De tanto en tanto se frotaba el pico en la madera y hacia intentos por picotear la oreja de “Ojos de Gato”, a lo que este le respondía con un manoteo. – Instalamos a la sierra unas calderas que recojan el gasógeno que emana de la combustión de la madera y esto pondrá en marcha el motor.
– vale, ¿y el problema de la cepilladora como lo resolvemos? No tenemos sierra circular, no tenemos taladro…
– Ya pensaré algo ¡Joder con el loro! – “Capitán” voló al otro lado del comedor poniendo tierra por medio entre él y su incomodo anfitrión, no sin antes robar un trozo de piña del plato de este.- Si conseguimos hacer funcionar el viejo eje de cepilladora que choricé en Bata en el Servicio Agronómico, también tendremos las otras dos herramientas ¡hombre de poca fe! – Dijo riendo a la vez que se levantaba de la mesa, observando a “Capitan”, afanado ahora, en picotearse el plumaje del cuello. – Como lo consiga, me debes unos saltos, macho. –
– Eso está hecho, pero si no, tú me deberás a mí una cena en el “Guria”.
Y el dicho de: “si quieres, puedes”, se hizo verdad una vez más… Dándole vueltas a la cabeza, tantas como las vueltas que podía dar las ruedas del viejo Chevrolet, “Ojos de Gato” llegó a la conclusión, de que se podía utilizar las revoluciones de una de las ruedas traseras, para poner en funcionamiento la máquina. Para ello, acercaron la parte de atrás del camión a la cepilladora y quitando la cubierta de una de las ruedas acoplaron la correa transmisora desde esa rueda hasta el viejo eje.
– ¡Funciona! Funciona! – Chillaba Barreal –
-¡Masa, tú saber mucho! masa, tu saber mucho – decía Alejandro, dando palmas como un niño
– Masa, tú sabes mucho… – Y los ojos de Pablo se abrieron como los de “Capitán” cuando trincó el pedazo de plátano.
Hicieron ladrillos, puertas, ventanas y muebles como churros. Realizaron todas las obras que les habían encomendado y mucho más. Construyeron la casa del Administrador Territorial: una preciosa mansión: sin duda, la mejor que existía en la Colonia fuera de Bata. Dejaron en cada ladrillo, en cada ventana y de más, la firma invisible de quien tiene espíritu de superación; de quien no se amilana ante “el más difícil todavía”. “Ojos de Gato” Barreal, Alejandro, Pablo, y el resto de los hombres que tomaron parte activa en la aventura de cómo cambiar todo un campamento de madera y nipa, por otro de ladrillo. Algo que seguramente llevarían toda una vida entre sus recuerdos…Toda una vida lo vivido…

……….. – Enhorabuena Instructor Fuentes, ha hecho un buen trabajo; muy bueno, si señor… – Le estrechaba la mano a la vez que se tocaba la gorra con el saludo militar.
– Gracias mi Comandante.
Y “Ojos de Gato” se cuadraba ante Bosch de la Barrera.

……………- Me debes los “Saltos” ¿recuerdas?

– Si compañero, te debo los “Saltos”…

Jun 062010
 

Al comienzo de las obras del Helipuerto de Algeciras,alguien lo colocó donde lo veis ahora. Ha sobrevivido durante todo este tiempo y espero que continúe en su lugar toda una vida ¡Que os vaya bonito!
Una perspectiva del Helipuerto. Alliiiiiii arribaaaaaa esta la pistaaaaaaaa. Aún no he tenido ocasión de subir, porque no funciona el ascensor, y no estoy dispuesta a subir diez pisos andando.

Las chuches no podían faltar ¡luego no ganan para dentistas…¡Esta foto me encanta! Un secreto: cuando algo le sale bien…¡le da por hacer el “castor”¿?¿?¿? o eso dice ella…No se…no se si has visto muchos castores en tu vida…creo que andas un poco despistada en cuanto a las costumbres de estos bichejos…¡Tatachaaaaaánnnn! Y aquí la sonrisa de”Cristinita”,toda una ingeniero superior aeronáutico,recién salidita del horno ¿que tal te va en Pamplona? ¡seguro que bien! ¡Mucha suerte en tu vida! Anda que…¡Como tienes el despacho de mi consorte! ¡desastre! que eres un desastre…Esta es la oficina para el adjunto y el administrativo…Y en un rincón de la mesa las gafas de una servidora…
¡Y acabó, con uno de los muebles! No te escondas que te veo. Je, je, je…
Y aquí la recogida de equipajes…
Como estos monitores , que vigilan todo el recinto…

La maquina de rayos “X”, forma parte esencial de nuestra seguridad…

Hace calor, y está sudando, por eso le pica la espalda ¡El destornillador también cumple con otras finalidades!


¿Leyendo las instrucciones del ensamblaje? quizá esté mirando la lista de la compra. Je, je, je...
Un rinconcito, en “Operaciones”, para esta “ocupa casual”. le suelo dar al libro y al ordenata, dependiendo del tiempo a esperar ¡Estoy hecha una todo terreno! je, je, je…

Dándole a los tampones…¿cuantos habrás puesto a lo largo de tu vida laboral? No quiero ni pensarlo…
Pagando facturas ¡¡Que hay que pagar!!
Mi consorte con el responsable del montaje de todo el mobiliario. El hombre nos dedica su mejor sonrisa , mientras que “mi señor” ¡ja, ja, ja! que cara de susto tiene el pobre ¡ja, ja, ja!
Más gente Guapa: José Manuel, el adjunto a dirección, y otro currante ¡””tope de güeno””!
El también es gente guapa. me dijo: – ¿cuando tengo que verme? Le contesté: – un día de estos…no tardaré ¡has salido muy guapo!
Mientras este otro, por cierto encantador, lo va ensamblando…
Un muchacho desempaqueta parte del mobiliario del despacho de mi consorte…De dentro a fuera, una vista de la terminal…
A saber de lo que están hablando¡de fútbol no! eso seguro.
Los detalle se van ultimando…

¡Confieso mi pecado! he sido mala con Blogger; lo siento, pero la culpa la tiene el Helipuerto de Algeciras, y esa gente estupenda, que ha currado y curra, para que en su momento pueda abrirse al público. Han trabajado duro; ya lo he dicho antes, y aquí os quiero dejar unas fotos de parte, de ese contingente humano.Faltan todos los que hicieron realidad esa pista allá en lo alto: los responsables de la instalación eléctrica, los informáticos, los pintores, la señora de la limpieza, Cristina-que no Cristinita – Juan Luis, Miguel , a quien deseo que se recupere totalmente de su problema y algún día pueda continuar con su trabajo… Y muchos más, pero solo he tenido oportunidad de captar a este pequeño grupo, y en ellos quiero reflejar al resto de personas que han dejado su trabajo en ese nuevo Helipuerto.Confiando en que esa obra perdure largo tiempo, junto a esa joven buganvilla que ha permanecido a la entrada, viendo crecer vuestro trabajo día a día…os envío un abrazo para tod@s y ¡Que os vaya bonito!

Gudea de Lagash.

Jun 062010
 

– Dime ¿regresarás algún día?
La vista alzada porque algo ha llamado su atención. Es una nube;una única nube pintada en el azul, que toma forma de niño, de delfín o de león,según la meza el viento, o le de forma la imaginación…
– Que has de emprender una marcha; eso ya lo se…Pero dime Cuentacuentos ¿vas a volver? que buscas Cuentacuentos… ¿volverás algún día?
– No lo se. – contesta con la vista perdida en el cielo dormido- Busco una estrella pequeña…y es tal su pequeñez, que nunca ha llamado la atención de los humanos.
– Pero tú la necesitas ¿no es cierto?
Es el hogar de mis ancestros…Hoy necesito de su luz y su calor…me hace falta algo de valor, porque tengo que enfrentarme a Morta, a Décima y a Nona…Me hace falta valor ¡Mira !allí está mi estrella ¿la ves torpe humano?
El Cuentacuentos señala un punto en el cielo cuajado de luz.
– ¿La ves torpe humano?
-No…no se donde está…
– ¡Hombre necio!te lo advertí: es la estrella que ilumina el corazón, que calienta el alma, que templa la razón. y eso pobre humano…
– ¿Regresarás algún día Cuentacuentos?
– Ahora deja que me enfrente a mi batalla; después; no lo se.

Jun 052010
 

¿Fue un encuentro casual? Parece ser que no. Alejandro Magno; el joven conquistador que tuvo el mundo a sus pies, y que irónicamente fue vencido por un minúsculo insecto portador de unas fiebres palúdicas – así alguien lo contó, y yo no entro, entre otras cosas porque nada se, de si eso fue cierto o no- , se encontraba en Corinto por rollos de política: había heredado todo lo conquistado por su padre Filipo II – a otr@s en cambio nos dejan el sol, la luna y las estrellas-, y tenia que hacer inventario de todo lo conquistado. El caso es que el gran Alejandro, tenía un ídolo, que de haber existido entonces “el club de fans”, seguro que habría formado uno: “club de fans de Diógenes de Sinope”, porque estaba coladito por todo lo que salia de sus labios: tal vez porque él se movía en un mar de fuerza bruta, y este último en un mar de pensamientos… El joven Alejandro convencido estaba de que El filósofo se acercaría a conocerle “in person”, por la adoración que le habrían causado sus increíbles hazañas, pero se coló, porque no dio señales de vida. Y así como dice el dicho: ya que Mahoma no se acercó a la montaña, pues la montaña fue a Mahoma. Llegó hasta las afueras de la ciudad, buscando el apartamento del señor Diógenes, que no era otra cosa más que un “cómodo” barril, y allí lo encontró al lado de la boca de su barril, tomando el sol de la mañana, no se sabe si porque le gustaba ponerse moreno, o porque como ya era bastante mayor, solo quería calentar sus huesos con los cálidos rayos de ese sol mañanero de invierno: supongo que era invierno, porque si hubiera sido verano lo lógico, al ser tan viejo, era cobijarse en su barril para que un golpe de calor no se lo llevara por delante, aunque como entonces esos miramientos no existían…¡pues vaya usted a saber! el caso es que allí estaba Diogenes con su túnica de arpillera, y apoyado en el barril, su bastón y la talega en donde guardaba todo alimento que la buena gente de la ciudad le daba a pesar de que los tenia amargaditos, porque era tal su comunión con la naturaleza, que a parte de hacer sus necesidades en donde le pillaba, practicaba también, en solitario, los juegos malabares, propios de Afrodita, la diosa del amor. Le daba igual una esquina, que la plaza del mercado, junto a un puesto de frutas, o un puente cruzando el río ¿No hay que ser consecuentes con lo que se predica? pues el lo era al dedillo:renuncia a lo material, y abraza la naturaleza ¡todo lo que es natural no tiene que escandalizar! – por eso le daba igual donde estuviera…cuando las ganas de una u otra índole apremiaban ¡oiga sin problemas! ¡No iban a estar sus pobrecitos vecinos hartitos del pensador! y lo pesadito que se ponía cuando cegaba a todos con su farol buscando a un hombre…¡pero mira a tu alrededor Diógenes! si está llenito el mundo: “busco a un hombre y no lo encuentro”…Eran tan necios que no veían mas allá de sus narices, porque el buscaba al hombre integro, alejado de todas las cadenas terrenales…¡En fin!ª que ya sabéis que me enrollo, así que volvamos al joven Alejandro, que como hombre poderoso que era, creyó que Diógenes caería rendido ante su ofrecimiento:
– Hola ¿que tal? me llamo Alejandro y soy el rey de Macedonia…
– pues…-le dice guiñando un ojo y muy fastidiado porque el sol “le ha metido un rayo en el ojo”, yo soy Diógenes “el cínico”
Y como vió que aquí se había acabado la conversación, Alejandro, queriendo impresionarle le dijo…
– Dime lo que quieres y te lo conseguiré…
– Pues….¡aparta un poco que me tapas el sol!
Alejandro ante la petición del pensador, se apartó obediente, y viendo las pocas ganas de hablar que tenia el hombre se marchó,y cuentan que dijo :
– Si no fuera Alejandro, me habría gustado ser Diógenes.
estas y otras muchas anécdotas han pasado a la historia sobre el hombre del barril, y del farol, pero lo cierto es que fue un hombre sabio, que aprendió de Antístenes, antiguo alumno de Aristóteles, y fundador de la escuela cínica que no era otra cosa que ir en contra de todo lo establecido socialmente: política, decoro, artes , religión, costumbres ¡vamos! que todito, todo menos lo que tenía que ver con su persona y la madre naturaleza. Tanto es así que una vez vió a un niño beber agua con las manos y se desprendió de su cuenco.pero claro yo tengo mis dudas de que eso fuera por llegar al sumun de todo ese come cocos de la escuela “cínica”. Tal vez era que estaba traumatizado por las vivencias de su infancia, y es que al pobre le tocó en gracia un padre “”empleado de hacienda””, que le dió por acuñar ¡ monedas falsas! , y por eso, ese tremendo afán por desprenderse de todo…
¡Ay ! hacienda, hacienda, la tabarra que dabas ya en esos tiempos ¿quien sabe si hacienda no fue la culpable de las rerezas del bueno de Diógenes? ¡ah!

Jun 022010
 

La generación del yogurt : Andrea y sandra, dos de mis preciosas nietas.

La generación del Pelargón: Mi hermana Tatín y la pequeña “de nombre largo y complicado”…

Ya lejos de las máquinas y con la llave echada a la oficina, Se sienta en el porche con un cigarro entre los labios y un “Salto”con hielo, en la mano. Hacia tiempo que el hielo formaba pare de la vida cotidiana gracias a las neveras de petróleo: “”quien se lo iba a decir a él que al final lograría tomarse, en esa Guinea, una cerveza fría y un salto con hielo””…- piensa, con la vista perdida en la luz del “Petromax”, en el que se refleja el líquido del vaso, en donde las burbujas ambarinas burbujean en una orgía de sifón y de coñac. A su lado el instructor Pacheco, se retrepa en el sillón colonial estirando piernas y brazos tan flacos como el resto de su cuerpo, a la vez que un bostezo sale de su boca provocando otro en “Ojos de Gato”. Es un hombre de piel morena y abundante pelo negro con un fuerte acento andaluz, al que le gusta la broma más que a un niño un caramelo.
– ¿Y al final como vais a llamar a la niña?
– Ederlinda…
– ¿Y eso de donde lo habéis sacado de algún libro de caballería?
– Pues no lo se muy bien, creo que la escopetilla lo oyó, cuando era niña, en un refugio durante un bombardeo… Una vez que te acostumbras te resulta hasta bonito – sonríe con el vaso entre los labios.
– ¿Y de verdad crees que el cura la bautizará con ese nombre? – comenta con expresión burlona, mordisqueando entre los dientes un pedazo de hielo.
– Eso ya se lo he dicho, aunque claro, tú no conoces bien el poder de persuasión con que Dios ha dotado a la escopetilla,- afirma observando la silueta de un hombre y dos perros que avanzan hacia ellos bajo el cielo dormido.- Por ahí viene Anselmo…
Tierra caminaba con paso tranquilo junto al doctor, haciendo caso omiso de las travesuras de Viento, ocupado en desbaratar la formación de unos patos que cruzaban la explanada del campamento. Las perneras de los pantalones cortos del bueno de Anselmo, reposaban a lo largo de sus piernas, como las velas de una faluca, en calma chicha.
– Tomate un Salto…
– No. Mejor una cerveza –contesta, buscando al viejo Capitán, que últimamente había tomado la costumbre de lanzarse en picado sobre su cabeza, volando al ras de esta como lo haría un Zero japonés.
Era difícil que sus ojos divisaran al insufrible loro, que agazapado entre las ramas del Egombe-gombe, aguardaba un descuido del joven doctor para poner en práctica una de sus diversiones favoritas desde que Viento apunto estuvo de acabar con todas las plumas de su cola. Aposentado en su natural torre de vigía, observaba a los hombres, mientras de cuando en cuando se expurgaba las plumas con el pico. La Escopetilla salió de la casa con Tatín y la pequeña, de nombre largo y complicado, bajo el mosquitero protector de su coche de bebé. El aire quedó empapado del aroma a Maderas de Oriente que llevaba en la piel: La noche olía a talco y a colonia y a perfume de mujer…
-Deja que vea a esa pequeña – dice sonriendo Anselmo, a la vez que rebusca entre los bolsillos del pantalón: unas cuantas monedas, un caramelo y un par de canicas de cristal, es todo lo que lleva, pero sabe muy bien como centrar la atención de Tatín, logrando por un rato que olvide ese sentimiento de”menos querida”, que estaba viviendo a causa de la llegada de su hermana. – Para la niña más guapa de todo Niefang.- le dice bailando el caramelo y el par de canicas en la palma de la mano, cuya irisación a la luz del Petromáx, no era suficiente para anular el brillo de sus ojos; unos ojos castaños, de mirada suave, que llegaba hasta lo más profundo del alma. La chiquilla apartó un fino mechón de pelo del exiguo flequillo y extendió una mano abarquillada hacia los regalos que Anselmo le ofrecía; la otra la tenía ocupada en rescatar el lazo que rodeaba su vestido, al que tanta afición le había tomado Viento, y en medio de toda esa puesta en escena, llegó la hora de Capitán que se lanzó a por su presa, en ese momento de distracción.
– ¡La madre que te parió! – soltó, al sentir las garras del loro rozar su pelo.
Los ladridos de los dos perros ante la presencia de Capitán despertaron a la niña de nombre largo y complicado, que manifestó su disgusto de la mejor y única manera que sabía hacer: llorar. La escopetilla levantó el mosquitero y sacó al bebé a la brisa del anochecer.
– Trae aquí a esta personita que yo la vea…A ver, a ver ¡pero si tiene más nombre que cuerpo!- dijo riendo. Y era verdad, porque la chiquilla era pequeña, pero esa falta de bebé “hermosamente rollizo”, lo suplía con una carita graciosa en la que unos ojos inquietos observaban el mundo con el mismo interés que un ratoncillo de capo lo haría ante una plantación de grano. Anselmo rozó el pelo rizado y rubio de la pequeña de nombre largo y complicado, con los dedos de la mano, y al hacerlo percibió la suavidad de los polvos de talco para bebés. Cuatro monerías bastaron para acabar con el llanto de la niña, que sin dejar de mirarle a los ojos le dedicó una gran sonrisa adornada en una de las comisuras, por un pequeño cuajaron de leche; y esa sonrisa con olor a leche agria de “Pelargón”* le cautivó hasta el punto de afirmar que esa sonrisa picara que Dios había dibujado en esa cara menuda seria su mejor arma para caminar por la selva de la vida, que era bastante más peligrosa y dañina que la que tenía a su alrededor. Devolvió la niña a los brazos de su madre y esta la dejó en el coche, no sin antes colocarle entre los labios un chupete más grande que la pequeña. Con esos ojos inquietos de ratoncillo de campo, y desde su caja protectora, contemplaba a su madre en espera de un beso que no llegaba, así que lloró de nuevo confiando en que esa madre que le había tocado en suerte, comprendiera la necesidad de un beso.
– Ando algo preocupado, porque me están faltando cartucho de la escopeta de caza…- dice Anselmo, acariciando ahora a Tierra que descansaba en el suelo a su lado, observando no sin mucho interés las cabriolas de Viento.
Capitán dejó escapar un graznido desde la jaula en donde Ojos de Gato”, lo había encerrado; hacia mucho tiempo que no le daba un escarmiento, pero últimamente ya estaba pasando de castaño a oscuro, con esas salidas que tenía…no se fiaba de ese viejo cascarrabias, y presentía que se había encelado del bebé. Se levantó y acercándose le alargó un trozo de plátano, a lo que el loro le respondió girando la cabeza con soberbia:- “es que no ves que estoy herido en mi orgullo ¡mira que eres capullo!””- parecía decirle con su actitud.
– Eres un bicho malo. Me tienes tan harto que cualquier día cumpliré mi amenaza y acabarás en la olla, viejo testarudo.
Pero él sabía que nunca llevaría a cabo su amenaza porque después de tantos años era uno más de la familia. Insufrible, pero uno más.
– ¿Como que echas en falta los cartuchos de la escopeta?
– Cada vez que salgo de caza, se me moja más de uno, y cuando regreso los dejos en la ventana secándose al sol, y en cuanto me descuido desaparecen…
– ¡Anselmo no me jodas! Como van a desaparecer…- salta Pacheco, dejando la botella vacía, de cerveza en el suelo junto a su sillón – a no ser que te los esté robando alguien para cazar, pero bueno eso no sería tan difícil de descubrir, puesto que los cazadores negros que usan armas tienen los cartuchos controlados…
– No se…- contesta con aire de preocupación.
– Ya daremos con él – le dice “Ojos de Gato”, restándole importancia.
Un “buenas noches” y un “hasta mañana” marcaban el final de las tertulias y el principio de la cena y el sueño reparador, hasta el amanecer; mañana será otro día con su atardecer, su charla y su noche. Pero eso será mañana.

Pelargón*: En 1944 en U.S.A. sacaron una leche en polvo como refuerzo a la leche materna, o en sustitución de esta. Y en 1949 la Nestle, la trae a España. Las generaciones nacidas en la postguerra, son conocidas como:”generaciones del Pelargón”

Jun 022010
 



¡Por fin! has entrado en mi zaguán. Te he esperado mucho tiempo, sin saber si llegarías a tomarte un té conmigo. y esta tarde te he visto asomada a mi ventana ¿te gusta lo que ves? Contempla el mar que hoy tiene un color especial, y esas orquideas que hay junto al pequeño muro que bordea la entrada del zaguán. Entra y sientaté donde más cómoda te encuentres.Ahí estás bien,junto a la ventana, de cara al mar de los sueños virtuales.Choquemos los vasos por nuestra reencuentro, y bebamos el té por nuestra vieja amistad.
Te estaba esperando, y hoy por fin has entrado en mi zaguán.

¡Un beso Dulce Moloko!

Gudea de Lagash

Jun 012010
 

De playas de invierno…de lluvia…de frío…

Acabo de llegar de la calle con un calor de narices ¡Yo que soy la amante incondicional del frío y la lluvia, ahora me encuentro que me han abandonado como cada año; debería estar acostumbrada pero no puedo. A mi me llama ese arroparse en la noche con la ventana entreabierta; desaparecer bajo las mantas- hoy los nórdicos -, y sentir esa sensación de protección; de calor de hogar. Me gusta pensármelo dos veces, o tres, según el frío que haga -para eso tengo mi nariz, que calcula los grados como nadie,- para levantarme en la noche “hacer un pipí”. Y que rabia da cuando llegan las ganas queriendo fastidiarte el sueño, y tú medio despiert@ repites una y otra vez.- bueno seguro que se me pasa…¡pero no! al final tras una perdida inútil de tiempo queriendo engañar al liquido elemento, acabas levantandote rezongando, y ya “de paso”-piensas- me pego una excursión a la nevera para ver que me llevo a la boca tras el esfuerzo realizado Y hay un@s que simplemente le pegan un morreo al cartón de leche, otr@s un bocado a la tableta de chocolate. Los mas osados hasta se hacen un sanwis. Yo he de confesar que de cuando en cuando le doy a la fruta, y al helado si lo tengo en casa, cosa que rara vez hago porque me conozco. Pero no creáis que me llevo la palma, no. Porque tengo un amigo; mi amigo Pedro, y esto es verídico, que le da a las “”””gambas”””, si, si, como os lo cuento. Fina, su mujer, aún no se ha acostumbrado, aun después de tantos años compartiendo cama y lentejas, a ese cruje, cruje en el silencio de la noche, porque el buen señor no se las lleva peladitas, se las lleva enteritas y hasta chupa las cabecitas ¡pero que cosas hacemos! por culpa de ese pipí que nos viene a romper el sueño de la noche .Y por qué os estoy contando esto si yo de lo que me estaba quejando era del insoportable verano. A una no le gusta la playa desde que tenía uso de razón, y eso que nací en la costa, me fastidia la arena en la que me siento como una croqueta de esas de cocido de “La Cocinera”, eso si “artesanas”, porque es ponerme la crema y ¡hale! toda la arena para mi solita:la brisa que la levanta, el niño que pasa corriendo, y ni os cuento si me estoy comiendo un bocata:solo mastico tierra. A mi me admira esas mujeres que lucen palmito en la playa, con un bronceado perfecto y sin un puñetero grano de arena en su piel ¿como lo harán? Pero es que por no tener,nn tiene ni la toalla…Yo estoy por comprarme una con un tigre estampado en la felpa, a ver si así la puñetera no invade mi territorio, pero dudo mucho que eso la asuste. Y luego están las mujeres de “lujo” ,como las denomino yo, que son esas que aparecen bellisimas, con esos labios pintados y esos ojos con su rimel y todo, por no hablar de las joyas, que lucen algunas… ¡ Y no pierden nada! ¡y no se les acartona la piel con las pinturas de guerra! ¿o si? Yo seria un desastre con todo eso acuestas: el antídoto de la lujuria,je, je, je…A mi lo que me iría, si me fuera la playa, seria ir ¡disfrazada de croqueta!
Soy animal de invierno, de frío, de playas solitarias en esa estación del año en donde me espera un amante fiel, que nunca me falla: “mi conciencia”, vuelta del revés para que no se quede ni un solo recuerdo, ni se trabe en ese bolsillo del alma ninguna de mis acciones; todas esas que he ido guardando a lo largo de mi vida. Soy de playas en invierno, de mar bravío, de cielo barruntando lluvia, y de gaviotas, alzando el vuelo con cada paso que damos mi amante y yo.
Cuando las playas las hagan de cemento y las techen para que no penetre el sol ¡allí estaré!