Ago 302010
 




Y abarco tu cintura con mis brazos retirando mi cabeza de la tuya; quiero mirarte a los ojos una vez más y leer, si las lentillas lo permiten, que me sigues amando con la fuerza; con las ganas de otro tiempo; de otra edad. Y mientras una parte de mi desea averiguarlo la otra, más prudente, le pide a las lentillas de mis ojos que conserven algún resto de esa crema que en las noches de mis días, ha sido y es, confidente de mi piel; de esa piel surcada por las huellas de una, cien,doscientas; yo que se…más de un millar de batallas cara a cara con la vida, y de otras grabadas por las ganas de vivir. Y busco ese brillo de tus ojos, y me cuesta encontrarlo en tu mirada:””tal vez sean los cristales de las gafas, o quizá ese ápice de crema que manchan las lentillas de mis ojos”-pienso.
Y me miras y me dices extrañado: – ¿Que pasa amor? – mientras dejas que los dedos de tu mano resbalen por mi piel.
Y te miro y te digo en un susurro: “si me quieres aún…”
Y me dices, con la luz de tu mirada, a través de los cristales de tus gafas, que tú siempre me has querido y que siempre me querrás.Y yo leo a través de mis lentillas el: “yo siempre te he querido”, pero el verbo conjugado en un futuro… no lo veo…Debe ser por ese ápice de crema que emborrona mis lentillas…
Y me dices con la luz de tu mirada…

Ago 272010
 


 

 

……………Corría el año 900 de nuestro Señor…
Los cascos de los caballos retumban sobre el empedrado de las calles estrechas y empinadas de un pueblo que bajo la luz de la luna dormita envuelto en sueños de luchas cristianas y sarracenas. Por sus calles soldados y caballeros en pos de su señor el conde Fernan Gonzalez, que tras la batalla desigual contra el moro Almanzor,consiguió su retroceso. Aspiró agradecido el perfume que llevaba el aire de la noche, y un chorro de vida con aroma de tomillo y aliaga invadió su interior dando una vez más gracias a Dios nuestro Señor, por haber sembrado en sus tierras esas plantas que alejaban el olor de la peste cuando decidía atravesar sus dominios… Apartó el negro pensamiento de su mente espoleando con fuerza su caballo al tiempo que evocaba la figura de aquel monje y sus palabras… todo ocurrió tal y como profetizó: Los pendones eran pocos ante el moro pero el no medró; ni tan siquiera lo hizo cuando vio el miedo en los ojos de sus soldados al ver tragarse la tierra al caballero cristiano que al galope regresaba para informar de las posiciones del invasor;el no medró y arengó a sus compañeros con un:«¡No temáis este agüero! Si la tierra no es capaz de soportarnos, ¿quién podrá con nosotros? ¡Adelante!» Y su ejercito luchó.
La luz de luna daba paso a la del alba. Todo estaba en calma al despertar la mañana, junto al pueblo dormido, el Cidaco corría como siempre dejando a su paso el murmullo cantarín de sus aguas.Y en el cielo, la silueta de un buitre leonado les daba la bienvenida:””ganamos la batalla -pensó el guerrero mientras remontaba el último tramo que conducía a su castillo de Lara -,hemos ganado la batalla pero no la guerra”…
Y no falto de razón pensaba eso el Señor del castillo, porque aún le esperaba la madre de todas las batallas junto a las fuerzas aliadas de León, y el condado de Castilla, y Navarra: Abderramán III, lucharía con valor y con astucia en la batalla de Simancas, pero esa es otra historia…
Y esto fue en los tiempos en que el moro soñaba con plantar sus tiendas para TODA la eternidad en esa tierra cristiana…pero solo fue un sueño; solo eso:solo SOÑABA…
¡

 

 

Ago 252010
 

Mía es la prudencia de los siglos.
Tengo la clave de los misterios de la vida
Arrojo mis semillas en terreno fértil
Y las nutro con constancia y decisión
Mis miradas son fijas, inalterable mi mirada.
Firme, inexorable y profunda
Avanzo con marcha constante y sostenida.
Debajo tengo, sólida, la tierra.
SOY LA SERPIENTE

De la China milenaria

Y hubo un tiempo en que las gentes vivían inmersas en encarnizadas luchas, por plantar su estandarte en algún lugar del planeta de la luna solitaria; desde que el mundo era mundo así sucedía. Matanza tras matanza, y hoy estoy contigo y mañana contra ti. Sin importar lo que un día juré en nombre de mi Dios y de tu dios; o el pacto de sangre que hiciera, bajo la mudez de esa luna solitaria, y a la luz de las hogueras protectoras en torno a las yurtas del campamento. Y en ese tiempo también hubo gente que luchó, y acabó empapando la tierra con su sangre, por defender los valores en que creía, y a los que amaba. Y los hubo que dieron la vida por salvaguardar los códices que con tanto afán, y sacrificando los ojos hasta la ceguera total, iluminaron con colores sacados de la cantera de la naturaleza, las hojas que sembraron de letras que con la magia de la sabiduría fueron formando palabras encadenadas y con sentido; con un significado tan contundente, y tan hartas de verdad, que a muchos les pareció un arma peligrosa, si caía entre las manos de alguien con afán de saber más.Y pasó lo que tenía que pasar, y lo que sucedió fue que se formo una caza del saber, para luego acabar con esa sapiencia en las mil y una hogueras, que en unos y otros rincones de la tierra ardieron en aras de la ignorancia. Y todo esto ocurrió a pesar de los esfuerzos que esos locos del saber emplearon en salvaguardar lo que el hombre inteligente dejó escrito a golpe de pluma, tintero y papel. Pero lo grave no es lo que en ese tiempo tan lejano sucedió; lo terrible es que poco ha cambiado desde entonces, ese sacrificio atroz de aquellos que guardan la sabiduría. Tantos atropellos, en nombre de la ignorancia, se han cometido y se cometen que no sería capaz en este momento de enumerar; tan solo me viene a la mente, la aberración de esa quema de libros que durante el reinado de tinieblas de ese monstruo, maestro en la estrategia de la guerra, al que no le importó ni la vida humana ni el saber que encerraban esos cofres de papel, cuyo único pecado cometido fue :no ser “arios”¿Que paso con Chukri? Olvidado, secuestrado, prohibido ese libro de su vida en esa tierra que le vio nacer por ocultar la cruda verdad de su existencia, en beneficio de esa doble moral tan arraigada en” esa manera de ser”de su tierra natal ¿que está ocurriendo con Salman Rushide, y esa caza de brujas de sus “versos Satánicos”
Y… en este tiempo en que vivimos, las gentes viven inmersas…

Soy la serpiente, portadora del don de la sabiduría…
Mía es la prudencia de los siglos…
Tengo la clave de los misterios de la vida…

De la China milenaria.

Ago 242010
 

Este es el Cuartel general de Las chicas de Oro. Aquí “la plana mayor”: la “Bella Sara” rubia y con gafas, Maria Luisa a su izquierda: el nuevo fichaje. Victoria, la que va de rojo, Mari, de rosa, y Mari Luz, el convidado de piedra no se ve, pero puedo prometer y prometo que se encuentra entre la” Bella Sara”y su dueña.

No se que tiene mis Chicas de Oro… Mari Luz hija junto a Mari Luz madre ¡chiquilla, que te has colado en la foto!

Son “Las Chicas de Oro”Mujeres que han vivido una vida, y si se parara un@ a escucharlas con paciencia y sin esas prisas que nos come como la carcoma a la madera, aprenderíamos con ellas, reiríamos y hasta se no pondría la piel de gallina a más de un@, y tal vez sentiríamos el corazón en la garganta sin querer,con cada uno de los pedacitos de vida que dejarían en sus relatos. Yo lo he comprobado; he sido testigo mudo de sus vivencias, aunque eso si, hay que poner todo el empeño del que un@ sea capaz para comprender lo que te cuenta cada una de ellas, por esa manía que tiene la gente mayor de hablar tod@s a la vez sin apenas escucharse:””tienen patente de corso””-pienso-, por esos años que maquillan la piel de cada una de esas Chicas de Oro; por esas vidas vividas paso, a paso en ese caminar irrefrenable que les toca y nos toca vivir.Por todos los recuerdos dulces, y amargos que guardan en sus corazones, aunque de estos últimos les cueste más hablar, y hasta hay veces que los adornan, o los olvidan sin más porque no les interesan, y porque están en su derecho por eso de la edad.son divertidas, y repetitivas con sus historietas, pero a pesar de ese circulo viciado de conversación, no se que tiene esa mesa a donde acuden todas las mañanas de doce a dos ¡Ay! “la cafetería de Quique! porque así es como ellas me la presentaron, y así es como la llama una ¡Santa paciencia! ¡santo varón! por no hablar de las camareras que a fuerza de tratarlas ya sabe como “entrar a matar”. Si Eistein levantara la cabeza quizá la teoría de La Relatividad, le parecería cosa de niños, buscando una explicación de lógica matemática a esa mesa pequeña y redonda, en la que en “teoría”, solo admite un determinado número de sillas…Seguramente desistiría, y lo dejaría en que “no es un milagro de la ciencia”, si no del empeño en pegarse unas a las otras, refugiandose del mínimo resquicio de sol que pudiera colarse por entre las ramas de los árboles, y haciendo equilibrismos para no meter la pata, nunca mejor dicho, en el boquete del árbol que ese dia les ha tocado en suerte y acabar en el suelo. Yo he llegado a contar hasta diez, que se dice pronto; diez más el convidado de piedra:el enigmático carrito de la compra de la encantadora Mari Luz ¿Que contendrá el carro? ¡Y que una se tenga que morir sin saberlo!
Son Las Chicas de Oro. Un ejemplo de voluntad de vivir a pesar de los problemas que seguro tiene cada una de ellas. cada mañana acuden a la cita, y se que en ese tiempo que pasan juntas parloteando llenan sus corazones con el combustible de la ilusión.
Son Las Chicas de Oro.Seres entrañables, con una historia que contar, pero que poca gente sabe, puede, o quiere escuchar.
No se que tiene esa mesa; no se que tiene ellas,que tanto enganchan.Solo se que son:¡mis Chicas de Oro!
Un beso preciosas.

Ago 242010
 

Hay un árbol que crece en mi país.
oh rey Salomón,
es extraordinario y hermoso.

Por la tarde lo talan,
por la mañana vuelve a brotar.
Tan hermoso como él no he visto nada más sobre
la tierra.

A Su derecha hay un campo, .
plantado de piedras preciosas,
adonde todo el mundo desea ir.

Un emisario viene todos los años
cargado de buenos regalos
que ofrece a todos los habitantes.

Luego regresa a su casa.
Si eres capaz,, Salomón, de resolverme este enigma,
entonces divulgaré tu gloria.

El que allí crece, el árbol, en tu país,
oh Saba, reina de los etiópes,
es una metáfora del sol.

Todas las las tardes se pone,
todas las mañanas se ilumina,
Tan hermoso como él es no he visto nada más sobre
la tierra.

El campo junto al árbol
es una metáfora del cielo,
las piedras preciosas son estrellas

que brillan por la noche.
Pero se oscurecen nada más salir el sol,
debido a la luz que rodea al sol

El emisario que viene a tu país
es el agua del río de Egipto,
que todos los años empapa la tierra.

CUENTOS DEl ANTIGUO EGIPTO .
Versión, introducción y notas de EMMA BRUNNER-TRAUT .
ARCA DE
LA SABIDURIA . Editorial EDAF, S.A.

Ago 242010
 




Privilegio de los bateleros de París. año 1170

Luis, por la gracia de Dios rey de los francos … Hacemos saber tananto.a los presentes como a los que vendrán, que nuestros ciudadanos de París que son mercaderes por vía fluvial han venido ante nos para que les concedamos y confirmemos los usos que tenían en tiempo de nuestro padre Luis … Sus usos son así. desde hace mucho tiempo: nadie tiene derecho de traer o sacar de París ninguna mercancía desde el puente de Nantes hasta los puentes de París s1 no es marchand de l ‘eau de ,París o si no tiene dicha mercancía en sociedad con alguno de ellos. Si alguien contraviene esta medida lo perderá todo, la mitad para el rey y la mitad para los marchands de l’eau de París. En cuanto a los marchands de l’eau de Rouen, tienen licencia para ir con sus barcos vacíos hasta el callejón del Pecq pero no más allá y, desde allí, han de cargar y descargar : asociados a los de París …

(R. DE LASTEYR1E, Cartulalre général de París, 1, 404. En De La Ronciere y L’Europe auMoyen Age. París, 1969, II, pp. 260-261).

Ago 232010
 

Esta carta la ha escrito un amigo en respuesta a los abusos del incómodo país vecino; es una de las muchas protestas que se han escrito con las armas de la palabra y la pluma. Os la dejo aquí con su permiso, pero su sitio está en “Blog de Ceuta”, en donde si os interesa podréis encontrar más sobre el tema.
Un abrazo.

Gudea de Lagash

.
Escrita por M.A.
.
. Es indignante ver como unos marroquíes, impresentables y mal nacidos, manipulan unas fotografías de municionarías del Cuerpo Nacional de Policía con la intención de ridiculizarlas. Difícil labor la de estos impresentables, pues es imposible de ridiculizar a unas grandes profesionales. Estas fotografías han sido colocadas en Marruecos, cerca de la frontera con Melilla.
Los marroquíes que han hecho la manipulación de esas fotografías, deben de pensar que aquí en España se regalan los puestos de trabajo de funcionaria. No, Mohamed, te equivocas, aquí hay que estudiar mucho y estar muy bien preparado/a para ser funcionario/a del Cuerpo Nacional de Policía. En Marruecos es posible que no haya que pasar ninguna prueba para ser funcionario/a, a lo mejor basta con pagar unos dirhan o ser familia de tal o cual persona influyente.
A estos misóginos que han hecho la manipulación deberían de encontrarlos y ponerlos a disposición de la justicia, para que pagaran por ello. Para ellos, la igualdad entre hombres y mujeres está todavía muy lejos y les duele que una mujer policía, perfectamente preparada para ello, les pida el pasaporte, pues os vais a ir jodiendo porque seguirán haciendo su trabajo aunque reventéis del coraje que os dé. Si queréis tenéis una opción muy buena para no ver mujeres policías, no pasar la frontera con Melilla y Ceuta y quedaros en Marruecos.
Ago 222010
 

Hola Carlos. Primero que nada agradecer tu cortesía. Este es tú zaguán para cuando no tengas nada mejor que hacer. Y dicho esto,comentarte que no me refería a lo que se cuelga o no en Blog de Ceuta, sino a mi blog. Al pasar por el de la comunidad, he visto que seguía con el mismo articulo de hace unos días, y por eso he pensado que podría haber algún problemilla en un blog u en otro. Insisto, no me estaba refiriendo a lo que se cuelga en el blog de la comunidad, entre otras cosas porque lo que escribe Gudea de Lagash son simples reflexiones, y vivencias, y no temas de interés global, que como es lógico, deben, y tienen que ocupar la primera plana.
Encantada de cruzar unas lineas contigo.
Cordiales saludos.

Gudea de Lagash

Ago 222010
 

Esperando que alguien se diera cuenta de mi ausencia…

Y me escondia entre los árboles

Estas fotos me han traído a la memoria aquellas plantaciones de café y cacao, en donde tantas veces jugué cuando era niña. Correteaba por entre los cafetos, como corretean los niños que en su inocencia no temen a nada. Y me escondía entre los árboles, esperando que alguien se diera cuenta de mi ausencia, aunque fuera “mayor”, porque en las plantaciones no solían haber demasiados niños blancos” con quien jugar, y yo quería jugar porque era algo innato en mi alma de niña:”los niños juegan”-pensaba yo mirando al animalito de turno que tenía como compañero de aventuras, y el animal me miraba como diciendo:” y yo que quieres que le haga si no se hablar, ni jugar al escondite, ni saltar a la comba….Y en medio de las largas esperas, y esperando a que acabaran el café, la copa y el puro, de esas sobremesas eternas de aquéllas fincas de cafetos y cacao, me sentaba en la tierra y apoyada la espalda en el tronco de un árbol cualquiera, mordisqueaba los pequeños frutos rojos, que en la flor de su madurez, al morderlos llenaban mi boca de niña con un sabor agridulce que me encantaba. Retengo ese sabor, no se si en el cerebro, o en el paladar, como conservo también en mi olfato el intenso aroma de los cafetos en floración que inundaba el aire.Bajo las Miles de florecillas blancas agrupadas en pequeños ramilletes que colgaban de las ramas, en donde las hojas de un verde cinabrio derramaban su sombra sobre esa tierra, que les daba la vida; bajo esas hojas, permanecia yo en un monólogo sin solución por no haber dotado el buen Dios a los animales, del don del habla: – seguramente -me decía-, Él, cuando hizo el mundo,no pensó en las niñas como yo que se pasan el tiempo entre mayores…Claro que niños hay en todas partes aunque sean negros, chinos, o indios – esto lo sabía por las huchas modeladas con forma de cabezas de las cinco razas de los continentes que conforman nuestro mundo, y que en el colegio, las monjas misioneras entregaban a los más mayores para pedir por el día del “Domund”-, aunque para mi no hubiera más mundo que ese en el que vivía y al que amaba con todo mi corazón a pesar de no tener como ya he dicho, demasiada gente menuda con quien dar rienda suelta a los juegos infantiles.Y así pasaba el tiempo, unas veces armada de paciencia hasta que escuchaba la voz del boy o del niñero llamarme por mi nombre, y otras harta ya de esperar, salía de mi escondite buscando “nuevas aventuras” con las que dar rienda suelta a mis fantasías, que eran muchas. Pasaba practicamente inadvertida para unos y para otros, cuando tocaba ir a esas fincas de casas inmensas cuyas amplias galerías corridas, de suelos bruñidos me fascinaban porque podía usar mis patines de ruedas sin tropezar ni atascarme como ocurría si intentaba patinar en cualquier otro lugar. Y no me importaba esas inacabables reuniones de los mayores, porque me deslizaba de la silla y desaparecía, eso si, no sin antes mantener el cruce de frases de rigor con la “Bella Sara”:
– Gelinda -aunque ese no es mi nombre así me llamaban cuando era niña-¿a donde vas?
– A jugar…
– No te alejes mucho…
– No, mamá…
Pero Gelinda se alejaba, ahora no recuerdo si mucho o poco, para saberlo tendría que volver a esos rincones en donde paradojicamente me sentía menos sola.Y me perdía en cada cuarto, en cada baño, en la enorme cocina, en la que siempre había alguien de color entre los fogones de la cocina de hierro. Pero de la casa lo que más me llamaba la atención era el desván; un lugar extraño y solitario que me hechizaba. Había polvo; parece que lo estoy viendo. Si cierro los ojos, hasta puedo rozarlo con la yema de mis infantiles dedos, y hasta puedo escuchar al piso de madera protestar, al paso de los pies que lo pisan; esos pies pequeños y livianos de solo siete años de vida, cuya dueña era una niña escuálida, y falta de algunos centímetros de estatura. Entrando a la derecha, una cómoda de madera rosada, que mi infantil cerebro calificó como “vieja” por el hecho, supongo, de encontrármela en el desván, tenía los cajones entreabiertos y no pude resistirme a investigar lo que aquellos contenían. Quizá fuera el instinto maternal con el que Dios me dotó, tal vez para suplir el que no le dio a la “Bella Sara”,hizo que todo mi cuerpo de niña vibrara, ante lo que tenía delante, que no era otra cosa que unas crías recién nacidas, de…en ese momento ni me lo pregunté ni me interesaba, solo se que las cogí deprisa y salí con ellas escaleras abajo, como temiendo que apareciera la madre y me las quitara. Ya lejos del desván, caminé más despacio observando a las pequeñas crias, que eran cuatro, como se movían en la improvisada cuna que les había hecho ahuecando las palmas de mis manos.Llegué nerviosa al salón, en donde aún permanecia la misma gente que había cuando me escabullí de la mesa, y acercándome a mi madre, le enseñé mi hallazgo con la esperanza de que dejara que formara parte de mi colección de mascotas sin “el don de la palabra”¡madre la que lié! ella pegó un grito y todos los ojos se volvieron hacia nosotras, y es que aquellos animalitos de piel translúcida que dejaba entrever las venas del interior de sus diminutos cuerpecillos, eran crías de rata: “bueno – pensaba yo -, tampoco es para ponerse así”, claro que yo no tenía ni idea de lo que era una rata porque no había tenido ocasión de cruzarme con ninguna, o tal vez, si se colaba alguna en mi habitación durante la noche; vaya usted a saber, teniendo el hogar en mitad de la selva tropical.Pero aún así: tampoco era para ponerse de esa manera;vamos digo yo. A falta de niños…

Ago 222010
 

¿Que tal Carlos? te escribo estas lineas para comunicarte que creo hay algún problema con las entradas de mi blog en “Blog de Ceuta” pues mi última aparición de este, es del día 17: “No se puede ser más macho”. A partir de ahí faltan por salir los días 18,19 y 20: Para el Blog de Ceuta….De un capitulo de “mi ladrillo”……………..Una cita con Chukri……………..¡Eureka!………….Historias de un ascensor. Como creo que han pasado inadvertidos, te informo por si hay modo de subsanarlo.
Cordiales saludos.

Gudea de Lagash

Ago 202010
 

Y al salir nos encontramos con la prensa:”Canal Sur”: Gracias por la foto. Un besote Begoña

Se mantenía más o menos el humor…Pero tanto…Alguna cara lo dice todo…
Y vale que debía bajar lento…

Y entramos en él…
Paco de Inaer, nos esperaba para bajar en el ascensor…
El primer actor de reparto, aunque sea¿inanimado?
La sombra del helicóptero reflejada en el suelo.
la gente estaba encantada
Y en ese vuelo inaugural…

Fue toda una pequeña aventura; un contratiempo con final feliz, que le dio un toque vamos a dejarlo en “especial”. Tras un vuelo de unos seis o siete minutos, y con el buen humor que todos aportamos, unos más que otros, dependiendo lo trasnochada que hubiera sido la noche anterior, porque habían cuerpos jóvenes de esos que aguantan la marcha y después se zumban un vuelecito; no como otr@s que a fuerza de calzarse las pantuflas a “la hora de las gallinas”:nunca he comprendido la relación de esas aves de corral, con “la marcha y las pantuflas”. Anda callate Gudea que te estás desviando del camino, cosa muy tuya…Pues eso, que a fuerza de colocarme el pijama en cuanto llego a la jaima, una ya se olvidó hace tiempo, de como resiste el cuerpo cuando sale de copas ¿de copas? ¡madre mía! eso creo que lo viví en mi otra vida, je, je, je… Pero alguna ventaja tenia que tener esa vida casi monacal, que una “últimamente y desde hace años”¡menuda frase! practica, no por devoción:es porque no tengo más narices, ya que mi neurona se estressaaaaa si la llevas de marcha ¡si es que la pobre ya no está “paná” ¿Y todo esto para decir que los chavales tras pasárselo pipa, se iban al parque acuático de no se donde apasar el día ¡venga ya Gudea! que cortita eres hija mía.
Bueno pues eso, que llegamos, bajamos, aplaudimos, y nos fuimos con Paco de Inaer, hasta el ascensor; un ascensor muy especial, según explicaba mi consorte. El artilugio, debía subir y bajar, este era nuestro caso, más lento que uno convencional, por no se que de su revolucionaria tecnología…¿pero tanto? oye…que esto se ha “parao”…risas, bromas, y calor ¡mogollón de calor! y Paco siguiendo instrucciones sobre como hacer que el ascensor se pusiera en marcha de nuevo…pero el que nanas, y viendo la situación, a mi se me ocurrió hacer el ganso con el abanico: el ser humano es imprevisible, porque un@ cree saber cual seria su reacción en una determinado momento, algo tenso, al que no está acostumbrad@ y ya, ya…sales por peteneras, que eso fue lo que hice yo. Se ve que la susodicha neurona se dio cuenta de lo que podia ocurrir y tiró de la broma y la risa, cosa que dio resultado hasta conmigo.Al final un muchachote de los de la marcha, consiguió lo que toda la tecnología no podía ¡si es que no hay nada como abrir los ascensores a la vieja usanza! es decir forzando las puertas para un lado y para el otro, aunque para eso hay que tener fuerza, claro ¡ja, ja, ja! Y entonces fue cuando la vimos: la pared ¡estaba la pared!tras las puertas había una preciosa pared esperándonos;bueno, bueno, pero la diosa Fortuna nos dejó un metro , o metro y medio, no lo se con certeza porque no me llevé la cinta métrica y no pude tomar las medidas, pero vamos, que palmo arriba o palmo abajo…y mirando hacia tierra, porque ya digo que la diosa Fortuna se portó, y el ascensor se paró casi, casi, al final del camino ¡Visión bendita! pero que botas tan preciosas las que calzaban los bomberos ¡que gustazo alcanzar a ver las perneras de esos trajes tan especiales que visten en momentos “Ol brant”. No me preguntéis como¡por favor! no me lo preguntéis, pero salí “Pepita la primera”, y conforme caminaba por el pasillo me dió por hablar como un papagayo de la selva amazónica, y no pare hasta…¡olvide que la prensa estaba esperando a los pasajeros de ese vuelo inaugural! ¡horror! Se que hablé, y hablé como el papagayo, pero no recuerdo nada de lo que dije, claro que no debí soltar ninguna inconveniencia porque nada escuché ni leí al respecto…uuuf…Lo único que recuerdo de esa entrada en la terminal es esa foto que le hice a los de Canal Sur. Supongo que los pillé “infraganti” con mi entrada. Bueno en cualquier caso, tuve la suerte de captarlos para el recuerdo de ese día en que “el ascensor”, quiso tener su momento de gloria.
Ago 202010
 

¡Sonríe a la cámara Amigo! Un abrazo fuerte.Uno de los momentos duros de aquellos días…
Marino y Jose Manuel. La amistad les viene de Albacete…
rozando la isla de Perejil
Volamos...
Gloria, la señora de la limpieza y su precioso bebé
¡Como me gusta veros en el blog!
Así de guapos y preparados posaron estos dos bomberos la tarde del simulacro.
Con Enrique, uno de los muchacho de “Operaciones”

Las niñas del “AC” de Algeciras la noche del partido España – Holanda. Ellas también seguían en la medida de lo posible a la selección

¡Por fin salieron! no tenia ni idea de donde habían ido a parar, pero “el que la sigue la consigue”, asi que ¡Aquí están!

Ago 192010
 


Antiguo palacio, hoy: Museo del Revellín

Foto cedida.

Seguro que lo he visto más de una vez a lo largo de estos años; lo más probable es que cruzáramos alguna frase de cortesía: “Buenos días” “Buenas tardes”, y que nos miráramos “sin ver”, como se suele decir, para indicar que no te has fijado en alguien o en algo, hasta hace más o menos un par de semanas en que fiel a nuestra cita de los domingos, a ese museo del Revellín, que tenemos mi consorte y yo desde el primer año en que colocamos nuestra yurta, o nuestro “ger” de la vida, como queráis llamarlo, en esta ciudad pequeña que por sus circunstancias no deja a nadie impasible. Vimos y disfrutamos ; y aún hoy admiramos esas pinturas que colgadas por un tiempo más o menos corto, nos hacen más llevaderos el tedio de los domingos vacíos de gente que habla,que ríe, que llora,que llena el aire de colonia y sudor ;que canta a voz en grito esos números de la suerte que te harán feliz, y lograran que que tu mujer vuelva a quererte. que tu hij@ regrese a casa “limpi@”, o que la carretera te devuelva a aquel amigo que tanto querías. Y allí nos lo encontramos acompañado de una sonrisa amable, y una “neblina de timidez”, aunque a ciencia cierta no se si está envuelto en ella durante todos los segundos, minutos, Y horas del día, o solo se escuda en ese otro lado del espejo, cuando un@ extrañ@ invade su burbuja.Y hablamos como es lógico y normal sobre la exposición ” Chukri”, alguien anónimo para mi, hasta el momento en que pisé el museo; ese museo heladito como una nevera de “campin”, por eso de los rigores del verano. Y vi, y me recreé en cada rincón de la sala en el que había algo colgado de ese genio, prometiéndome allí mismo,que esta ignorante de su obra y de su vida; de esa cruda vida. Dejaría de serlo en cuanto se agenciara el libro.Y tras este rodeo tan propio de mi, para decir que en ese museo al que tantas veces fui, para acabar en el pequeño cuarto que hay entrando al fondo y a la izquierda, lavando y guardando tanto individuo dormido bajo el peso de los siglos, y tanta cacharreria desgajada en pedazos por el paso del tiempo; en ese museo lo conocí. No se como ni por qué llegó la conversación hasta ese blog comunitario en el que estoy inmersa, pero si se, que me sorprendió que hubiera leído algo de lo que escribo. Y hablamos de todo un poco, pero siempre centrado en este mundo que atrae como la magnetita al metal, y que solo podemos entender esa atracción los que estamos inmersos hasta la médula.Y entre “marcas de agua”, fotos antiguas, curiosidades satisfechas, prometió entregarme un CD, con recuerdos de una Ceuta de otra época ya lejana en el tiempo,pero no en el corazón de los que la habitan.Y así fue, porque al domingo siguiente tenia lo prometido entre las manos. Ya nos íbamos a ir cuando me volví y le dije:
– Les pondré la marca de agua con tu nombre…
– No lo hagas, las fotos no son mías…
– Entonces pondré “fotos cedidas”…
– Muy bien
Y eso fue todo.
Gracias Miguel por tu cortesía.
Un beso

Gudea de Lgash

Ago 182010
 

…………………………Ángel ¿estas bien?, “Ojos de Gato” levantó la mirada del plato de galletas Y vio un par de ojos pequeños y vivarachos, que le observaban a través de unas gafas de concha gruesa. Era Valentín Ortega, otro compañero cuyo destino en ese momento no recordaba. De rostro amable, su sonrisa se veía coronada por un finísimo bigote a lo «Card Gable.”
– Si ¿que me decías?- Es que no estaba escuchando, perdona… Hacía rato que había perdido el hilo de la discusión. La verdad, es que le importaba un comino los problemas gilipollescos de sus compañeros, e intuía que Valentín, poco dado a las disputas, estaba pensando lo mismo.
-Decía, que si quieres, jugamos una partida de ajedrez mientras estos siguen discutiendo sobre sus problemas de “ubicación nocturna”
¡Ramón, ya está bien! por mí, como si quieres montarte la juega en el mismísimo puente de mando! ¡Pero el camarote, lo que queda de viaje es para dormir!
– Pero tío, si es que no las has visto ¡están buenísimas! ¡sobre todo la pelirroja, que tiene unas tetas con dos pezones, que parecen los pitones de un toro de Miura! ¡Y la morena! No veas que piernas; largas, Iarguísimas Y…
– Ángel, ¿nos vamos? — dijo Valentín, apagando la colilla del “Camel”,en el ya desbordado cenicero que había encima de la mesa del desayuno. — Espera un momento- Y levantándose de la silla se colocó entre los dos en un intento de arreglar la situación. —Se me ha ocurrido algo ¿Julio, porqué no te vienes a mi camarote, hay una litera vacía y estoy seguro de que a mi compañero La Cruz no le va a importar?
– ¿Por qué me tengo que cambiar yo? ¡Que no, hombre que no! Lo que tiene que hacer…- empezó a decir Julio, cada vez más nervioso-, pero Ramón le interrumpió sin darle tiempo a terminar la frase.
– Está bien, tú ganas, no más “juergas místicas” en el camarote en lo que resta de viaje, pero macho cálmate que te va a dar un “telele…”
– Bueno, pues entonces, todo arreglado — exclamó Valentín ¿Ángel, jugamos la partida?
Desde el rincón donde estaban sentados se divisaba casi toda la sala de esparcimiento que empezaba a llenarse de pasajeros a pesar de ser una hora temprana. Como ellos, buscaban alguna forma de distracción, que les hiciera el día más corto. En una mesa cerca de una de las puertas de entrada dos parejas de mediana edad, charlaban animadamente. Las señoras iban profusamente enjoyadas, luciendo en sus cabezas sendas pamelas en tonos azules a juego con sus vestidos estampados, de vuelo amplio y a media pierna. Las dos calzaban zapatos de tacón fino —y “Ojos de Gato” se preguntaba: ¿cómo podían guardar el equilibrio con los vaivenes del barco? Parecían personas totalmente despreocupadas: igual que cigarras en una continua, fiesta… .Seguramente sus maridos eran gerentes de alguna finca de café, o alguna empresa maderera de la Colonia.
Un poco más cerca, ocupando un sofá de dos plazas, un hombre mayor removía distraídamente una taza de café mientras ojeaba un libro cuyo titulo no alcanzaba a leer desde donde estaba. Vestía de los pies a la cabeza de blanco a excepción de un cinturón oscuro y un bastón negro – probablemente de ébano — con empuñadura de plata, pero lo que más resaltaba en él era la abundante melena gris que partida en dos, le caía libremente sobre los hombros.Observó su perfil y como si de un caballo alazán se tratara, unos impertinentes cabalgaban con destreza sobre el prominente puente de la nariz.. El hombre dejó el libro y saco del bolsillo de su chaleco un grueso reloj de oro, que el abrir la tapa dejó escapar las primeras notas de “Claro de Luna”. Miró hacía una de las puertas de entrada y volvió a echar otro vistazo al reloj. Era evidente, que estaba esperando a alguien que se retrasaba…
No muy lejos de donde se encontraban; en el sofá más grande, un sofá de piel marrón, una joven madre mecía un cochecito de bebe intentando calmar a su retoño que lloraba desesperado, mientras un niño de corta edad le tiraba de la blusa empeñado en captar su atención sin a penas conseguirlo, porque estaba escuchando con mucho interés algo que le contaba otra mujer más o menos de la misma edad. Esta última, llevaba en el hombro izquierdo un diminuto mono “Tití,”atado a una cadena que ella sujetaba. El animal, al que había vestido con un ridículo traje azul, llevaba en la cabeza un pequeño capirote de cuyo extremo colgaba un cascabel que sonaba con cada movimiento del primate. “Horacio,”que así lo llamaba su dueña, miraba con ojos asustados a otro niño más mayorcito — de unos seis o siete años- que intentaba tirarle del rabo sin conseguirlo, porque el pobre Horacio-que ya debía “ser perro viejo” en salvaguardar su apéndice, de niños como ese, había introducido el rabo dentro del escote de su ama que seguía hablando cada vez más alterada…
-Y entonces, al día siguiente, me la encontré en el economato y le dije: “Cuca”, mona, no creas que porque tú marido sea capitán y el mío teniente te voy a rendir pleitesía… ¡ay! ¡ Horacio estate quieto! —gritaba, mientras intentaba hacer bajar al animal de su cabeza. — Pero Horacio, estaba tan asustado que había buscado refugio entre el pelo de su ama. La escena era realmente cómica: las dos mujeres intentaban mantener su cotilleo, en medio del pequeño cataclismo que tenían a su alrededor…
– ¿Piezas blancas o negras? Como esas dos, vas a encontrar muchas en Guinea. Una, la de los niños, es la mujer del teniente Castaño y la otra la mujer de Pepe Montes, un capataz de la finca de café “Pradesa.”- Valentín lo miraba con sorna, mientras lo “adentraba en la vida social”de la Colonia, a la que había llegado un año antes que él.- Aquel, señor – continuó – vestido de blanco que lleva el bastón es el doctor Garriga, un medico del hospital de Bata. Durante la guerra estuvo de aquí para allá, en diferentes hospitales de campaña. Salvó muchas vidas, pero no pudo salvar la de su familia; el destino se cebó con él, porque su mujer y sus dos hijas fueron violadas y asesinadas, casi al final de la guerra… Nunca encontraron a los autores de tal barbarie… Tras la guerra civil vino a la Colonia y aquí continua. Siempre va rodeado de “monguitos*.”Más de una vez lo verás con su Jepp cargado de pequeños, a los que les dedica casi todo su tiempo.
-¿Monguitos?- Valentín, lo miró con expresión divertida.
– Quiere decir: niños. Hay palabras del dialecto “Fang,*”tan familiares, para los que ya llevamos una larga temporada aquí, que las mezclamos con nuestro idioma con toda naturalidad. Por ejemplo, para referirnos a los nativos, decimos: “morenos.” — su cara debía ser de total perplejidad, porque le dijo- No me mires así, a ellos no les gusta, que le llamen negros. Cuando queremos decir mujer, empleamos la palabra:”mininga*.” “mininga ntangana, quiere decir: mujer blanca; “miniga nfang*: mujer negra; “ir de miningueo”, es ir de putas. ¡Te aseguro, que esa expresión la vas a oír mucho,allá a donde vamos!………

Monguito: niño
Mininga: mujer
Mininga ntanganá: mujer negra
Mininga nfang: mujer

Ago 182010
 

He leído el artículo de ese periódico que habéis colgado en el blog de Ceuta, y tengo que decir, que aunque eso sea cierto, porque lo escrito, escrito está. Es la opinión de una minoría, que como podeis comprender son pro-independencia, pero puedo aseguraros que el sentir de los canarios, es el mismo que el sentir de las personas que habitan en Ceuta y Melilla. Tienen un sentimiento de españolidad tan grande como el que podamos tener aquí, lo que ocurre es que la distancia les hace sentirse “olvidados”. L@s canari@s llevan en el corazón a su bandera y a su país. Por eso no se debe meter a todos en el mismo saco. El “lumbreras “que ha escrito ese deshecho de razonamientos, pertenece a ese colectivo, pero no representa al pueblo canario en absoluto:el canario es gente de bien, amable, y español como el que más, y puedo decirlo más alto, pero no más claro porque he vivido en ese trocito de España, durante quince años, y allí nacieron mis tres hijos.Por favor, no los metamos a todos en el mismo saco, porque no es justo.
Cordiales saludos.

Gudea de Lagash

Ago 172010
 

Me cogió fuera cuando salto a la palestra el numerito de la frontera de Melilla, y me enteré en el barco mientras ojeaba “El Faro”. No voy a hablar del tema por que todo está más que dicho, escrito, y tecleado, aunque en eso de momento queda este desatino: en palabras, y letras.Pero si quiero dar mi punto de vista en una sola cosa, y es que para mi es simple y llanamente una cuestión de MACHISMO puro y duro.Yo no soy feminista en absoluto, con todos mis respetos para este colectivo, pero si soy mujer y tengo un cerebro como ser racional que soy, así que tengo que indignarme ante el atropello que están viviendo las mujeres policías, que cumplen como cualquiera de sus compañeros en estas fronteras tan difíciles que tiene España en nuestras ciudades de Ceuta y Melilla.La sociedad de nuestro, ultimamente, “incómodo” país vecino, está basada aún hoy como todos sabemos en una estructura feudal, aunque no quieran reconocerlo, con todo lo que esa forma de vida conlleva: todo se hizo, se hace y se hará con el beneplácito de mi rey. y las muchas familias feudales que en ese país habitan. Así que para empezar: los autores de esos desmanes tienen carta blanca¿Cual es la verdadera causa de ese ensañamiento con las mujeres policías? ni más ni menos, ni menos ni más que no consienten que una mujer les de órdenes, ni les digan lo que tiene que hacer en cumplimiento de la ley ¡esa es la razón pura y dura! y no hay más que hablar. Como será la cosa que tienen una plaza, ahora no recuerdo si la vi en Tanger o en Tetuán, dedicada a la mujer en la que aparece esta con una escoba barriendo¿su intelecto? ¡En fin! Yo misma he vivido esa mentalidad del medievo, en primera persona, cuando ya hace unos años fui a revisión al neurólogo y me tocó un médico, no se si era marroquí, o español, pero si un buen pedazo de retrógrado.
Conversación en la consulta:
– ¿A que se dedica?
– No me dio la gana decirle que era una simple ama de casa, porque lo veía venir, así que le solté mis aficiones,
– Pues…soy aprendiz de mucho y maestra de nada…
Cara de póquer
-Pero…ama de casa ¿no es eso?
– Pues no.yo por fastidiarle -, estoy en tercero de historia por la Uned, escribo un libro, y participo en todas las excavaciones arqueológicas que se me permite. Entonces no tenia el blog ¡se lo hubiera nombrado!
-¡Usted lo que tiene que hacer es ser AMA DE CASA – me dijo con cara de pocos amigos.
No volví más a su consulta ¿habrá cambiado? Creo que no. Y con esto queda dicho todo por mi parte ¡Cuestión de machismo!

Ago 122010
 

Buenas noches querid@s, me marcho mañana temprano, así que un achuchón para tod@s. ya sabéis que en mi zaguán encontrareis el té con pastas, o pastelitos como me está sugiriendo Andrea Doria “la niña de la cebolla”, así que haciendo caso a este retoño de mi retoño, hoy os dejo pastelitos.
Un beso con sabor a canela y coco.

Gudea de Lagash

P. D. ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Sed buenos que os veo!!!!!!!!!

Ago 122010
 




Nos quedamos solos; solos tu y yo a la luz de la luna, bajo las ramas de ese tulipanero del Gabón que ve pasar la vida tuya y mía, día a día, mes ames; año tras año…Arriba en la copa y entre las ramas, los pájaros ovillados en sus nidos aguardan el nuevo amanecer en esa tierra, la de ellos y la nuestra; la que un día nos vio nacer. Nosotros sentados en el viejo banco de madera de okume, que una vez hiciste con mi nombre grabado en el respaldo, nos bebemos a pequeños sorbos los recuerdos del ayer, y los del día de hoy. Y apuramos con afán los aún no vividos, de un mañana todavía por llegar. Nos quedamos solos como cada noche, pisando esa alfombra naranja y roja que han formado las flores al desprenderse del tulipanero. Y nos quedamos solos tu y yo, acunados por suave arrullo de las olas al lamer las rocas de la playa, y el aroma a sal de mar que la brisa ha traído con ella. Quizá en un relato similar alguien escribiría que “salvo el arrullo del mar, el silencio lo invadía todo”, pero yo no puedo hacerlo porque el ladrido de un perro y el sonido grave de unos tantanes se sumaban a la fiesta de muda alegría y risas contenidas”. Y siento que me miras, y me muero por mirarte, pero puede más el orgullo que el deseo, y mis ojos se vuelven hacia una de las muchas flores que visten la tierra bajo el tulipanero, y en ella la luna ha olvidado un rayo de su luz ¡que bonito! toca decir. Que bello, quizá si. Depende de si te gusta el punto poético en la prosa, o por el contrario te tedia hasta el empalago. Aquí al único que le preocupa el haz de luna es al paciente escarabajo que arrastra su botín entre las flores, confiando en pasar inadvertido entre los que “matarían por él”. Me suelto de tu mano y me acerco hasta el insecto, y remuevo con la punta de mi pie bañado ahora por ese haz de luna, las flores acampanadas del árbol del Gabón: “” es mi forma de ayudarte a cruzar las líneas enemigas””- le digo con una voz tan grave, que solo la oigo en mi interior.
– Hoy te veo triste-me dices con la vista fija en la acharolada puntera de mi zapato azul índigo, al que la luz de esa primera actriz de reparto que es la luna, le da un brillo inusitado-, y no se por qué…- acabas diciendo.
El son de los tambores llena el silencio de esas palabras sin continuidad. No puedo contestarte; no se que decirte, porque desde hace tiempo, no me preguntes cuanto, se agotó la cantera de la confianza. Solo se que el techo se desplomó aquella vez en que te pregunté porqué no venias a comer, porqué la cena se enfriaba en el mantel…porqué en las sabanas de la cama solo quedaban dibujadas los trazos de mi cuerpo y el olor de mi piel. Porqué al llegar la mañana traías en tu ropa aquel perfume de mujer.
He vuelto al viejo banco, y paso las yemas de mis dedos por las letras gastadas de mi nombre, y en mis ojos despuntan unas lágrimas a las que castigo con el ánimo de la indiferencia. Te quito de los labios el pitillo a medio fumar, y el sabor de la saliva de tu boca se funde entre los míos. Y me miras y me muero por mirarte. Y al hacerlo he perdido la batalla.
Vuelvo la vista hacia esas flores que el haz de luna a tocado con su luz, y me pregunto si el paciente escarabajo habrá llegado por fin a su trinchera. Yo no; yo he salido de la mía y he perdido la batalla sentada en ese viejo banco bajo el tulipanero del Gabón, por; de alguna manera probar tu sabor.
Y me miras y me muero por mirarte…
Y el sabor de la saliva de tu boca…