Dic 302010
 

pasaba por aquí…pasaba por aquí…ninguna letra os he dejado desde hace tiempo y no me pude resistir ¿como os va amig@s? Una está bien. Feliz de encontrarse entre los suyos, pero no he de negar que echando mucho de menos ese dejar correr los dedos sobre el teclado…ese sentir vuestro calor desde la distancia…ese saber que estáis ahí, justo a una vuelta de pantalla. Bueno y ahora tengo que dejar guardado en el pensamiento y en el corazón todo lo que os diría si tuviera tiempo, porque tiempo es lo que me falta ahora mismo. Así que hasta que vuelva a pasar por aquí, mi deseo es que ,en la medida de lo posible, seáis felices, y que en este nuevo año que empezamos se os cumpla alguna de vuestras ilusiones.
Cuidaros mucho que ya sabéis que no os tengo repetidos.
¡Muak! ¡Muak!

Gudea de Lagash

P. se que aún no estando en la Isla de Las Orquideas, aún os dejáis caer por el zaguán. espero que no hayáis agotado el té y las pastas.

Dic 212010
 

Señora Malanga, no he podido resistirme a su petición, así que aquí les dejo unas letras con todo mi cariño. Espero regresar, no como el turrón “por Navidad” sino hasta que los dedos resistan sobre el teclado ¡hay que vivir con las botas puestas! ¡ja, ja, ja!
Un besote gordote, y cuarto y mitad de abrazotes.
Gudea de Lagash

P. D. sigan ustedes con el té con pastas aunque no sea lo que se lleva en Navidad.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡MUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUAK!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Dic 072010
 

Y el caso es que una tiene que bregar mucho para que la luz de ese candil ,que le ha tocado llevar, se mantenga siempre a punto…

Mañana me marcho querid@s y esta vez como digo arriba: tardaré “un poco, de un poco más”. Porque llegó el tiempo de encuentros tan deseados y desencuentros tan odiados, pues si hay una fecha en el año de sentimientos encontrados esa es la Navidad. Un@s la esperan con ilusión aunque a la hora de sentarse a la mesa en esa Noche Buena, el corazón haga “plis-plas” por esos que no están.””falta un plato…”- piensas- , o tal vez dos o tres…falta alguien en la mesa, a tu lado, entre tu gente y se te nubla la vista y agradeces el que esa noche la casa parezca el camarote de los hermanos Marx. así que arrinconas no sin esfuerzo, ese recuerdo triste que te apaga la luz de la mirada. Y lo arrinconas porque sabes que esa horas la debes a los que te rodean; porque eres consciente de que cada una de esas noches que Dios, o la vida te regala es irrepetible, algo que ni el swarovski, ni el “clicquot”, ni nada de nada de lo que no puedas llevar en tu corazón al más allá de las estrellas, merece la pena tanto como el calor que te rodea. Todos vivimos tiempos difíciles, con nuestros problemas de siempre y el bolsillo desmayado, pero eso no debe apagar la luz del candil de nuestros deseos más deseados . Me hace gracia lo que os estoy contando porque me siento como el hombre de las cavernas protegiendo el fuego de la vida a toda costa; de esa vida mejor que tendrá él y sus hijos, y los hijos de sus hijos si conserva la llama.Y el caso es que una tiene que bregar mucho para que la luz de ese candil que le ha tocado llevar se mantenga siempre a punto: soy algo así como el equipo de la escudería de Alonso, pero en plan de “andar por casa”. Quizá por eso mis deseos tan deseados, son tan harto difíciles de cumplir….Ya se, ya se que más de un@ estará pensando que :”anda y que te den”, porque maldita la gracia que le hace “La Navidad”, y lo entiendo, creeme que lo entiendo que estés amargad@ por cosas que ahora no voy a enumerar, pero que seguro seguro que daría con alguna de las que oprime tu corazón, haciendo que aborrezcas estas fechas ¡ja, ja, ja! lo siento me estoy riendo pero no de ti, sino de mi que parezco un personaje del Ejercito de Salvación de alguna de las películas de navidad de Walt Disney. Disculpa este inciso. Pero es algo que me ocurre con frecuencia eso de reirme de mi misma…resulta una buena terapia contra el abatimiento, al menos para mi.
¡En fin! mi intención no era enrollarme como las flautas rellenas de jamón y queso, pero es que una es así de plomazo y cuando aprieta una tecla luego sigue otra, y otra y otra..por algo me dice Andrea Doria cada vez que le regalo un libro: “”Nina, no me lo dediques por favor que ocupas todas las hojas en blanco y aún así te falta espacio, y luego el rollo me lo tengo que tragar yo””. Y digo yo:¡Aguanta nietas de tu corazón, para esto””.Je, je, je…
Me marcho amigos visibles e invisibles, me voy primero a entablar la última batalla,espero, en el campo de un quirófano,con ese incómodo ocupa que lo es de mi apéndice nasal desde hace largo tiempo, el señor Papiloma Scheideriano al que espero vencer con las armas del Optimismo y !las ganas de vivir!Después pasaré estos días entrañables y tan necesarios para la dieta de mi alma, con my family.Si puedo, y el ajetreo me lo permite os dejaré algo en el blog durante el tiempo en que esté fuera. Llevadme en vuestro pensamiento a ratitos, para no cansaros. Yo os llevaré en el mio siempre.
Para mis amigos, aquellos que creen en Dios.
Para mis amigos, aquellos que creen “a su manera”.
Para mis amigos ,aquellos que creen en todo.
Para mis amigos, aquellos que creen en el Big ban y en Darwin.
Para mis amigos, aquellos en que no saben en que creer….
¡Un abrazo grande que calienta el alma y un beso que alegra el corazón!

Gudea de Lagash

¡¡¡¡¡¡LA VIDA ES BELLA!!!!!!!!!

P. D.
No se me olvida el té con pastas, que ya sabéis que siempre os espera en mi zaguán, pero esta vez he querido dejar las tazas en la alacena, haced el favor de cogerlas vosotros mismos.

Dic 072010
 

Y no me mires así porque me siento incomoda y no te acerques a mi porque me tiembla el cuerpo y no roces ni un milímetro de mi piel; ni se te ocurra aspirar el perfume, que anida en la bufanda compañera del frío de mi invierno. Y no me mires así cuando cruzo a la otra acera de la calle, para evitar el portal en donde vives. Y es que no quiero que gires la cabeza hacia el cristal de la ventana de ese “bareto”, en donde tomas la tostada con manteca colorá y el café de la mañana junto a la gente de tu oficina. ¡Y por favor! Lo de la otra tarde no… No vuelvas a ofrecerme un espacio en tu paraguas. Que no me mires, que no me hables, que no te acerques…Y no me digas que no te lo advertí, y porque la que advierte no es traidora, si no dejas que me rija la cordura, si no te alejas de mi al menos dos manzanas, perderé los papeles. Me soltaré la melena y gritaré al viento y al sol de la mañana y a la lluvia y a la osada gaviota que se posa cuando le viene en gana en mi ventana, esa por la que veo la vida pasar. Y a esa vecina chismosa, tan pendiente de mis idas y venidas, de quien entra o quien sale de mi casa; de si bebo, de si fumo…Y gritaré, gritaré. Gritaré sin importarme un huevo de pato, lo que la gente diga; lo que la gente piense, tu nombre…mil veces tu nombre . Y juraré, juraré y juraré, que usé el alambre de espino de la indiferencia para aislar mi corazón de tu paraguas. Si, de tu paraguas que en esa tarde de lluvia acabó con mi causa, esa de:”no pasará”.
Y me enredó ese espacio en tu paraguas la otra tarde de lluvia….
Y me importó un huevo de pato…
Un huevo de pato me importa el mundo…
Y no me mires así…
Y no me metas en líos,
que yo no tengo que ver…
Fue ese espacio en tu paraguas.

Dic 062010
 


Hoy 13 – 5 – 46

Querida Sarita:
como te decía en mi carta de ayer, vuelvo hoy a escribirte de nuevo, aún cuando en realidad poco o nada tengo de interés para notificarte. Lo hago no obstante muy gustoso, por ser a ti a quien escribo y con mi mejor deseo para tenerte contenta.
Empezaré por decirte que todavía no me he quitado el frío desde que vine de esa. Estando ya a mediados de Mayo todavía la gente anda con sus gabardinas y si para ellos está el tiempo malo, te puedes figurar lo que será para nosotros que venimos de esas tierras. Lo mismo que me sucede a mi le ocurre también a Arrieta y a “la señá Pili”. Esta última no sale casi de casa y dice que su mayor ilusión es volver nuevamente a Bata. Según me dijo Arrieta, el jefe le habló de que cuando regresase del permiso volvería nuevamente al mismo campamento. También dijo que a Sanchez no lo dejaban regresar a la Colonia. No se que habrá de cierto en todo ello.
Espero que ahora cuando llegue el “Poeta Arolas” recibiré unas cuantas cartas tuyas, y que en ellas me hablaras de lo que por allí ocurre. Por mi parte tan solo deseo que pasen estos meses para volver a reunirme contigo y mi mayor ilusión sería que fuese a Evinayón a donde nos destinasen. Por lo que afecta al permiso me resulta completamente ¿?, y creo que al igual que a mi les ocurre a todos los demás. La vida en todas partes está carísima, pero donde es imposible es en Cataluña. De esto te hablo con conocimiento de causa, ya que he estado allí unos días. La carne de cordero se vende a 50 ptas. El kg, las patatas a doce y el pan a 19 Te puedes figurar lo que es, con lo que anteriormente te digo. Con todas estas cosas no ves más que preocupaciones en todo el mundo. No obstante, la cosa tiene tendencia a arreglarse mucho debido a la buena cosecha de toda clase de frutos que viene este año.
Ahora pasaré unos cuantos días aquí con mi familia y el mes que viene me iré nuevamente para Bilbao a casa de mi hermano, y así una vez en un lado y otra en otro, iré disfrutando el permiso. Como verás, con esta te mando una foto de cuando estaba de comandante de puesto en Bagur.
Recuerdos a tus padres, y tú recibe lo que gustes de este que sabes te quiere mucho y no te olvida.
Ángel

Dic 062010
 

Y tras una noche loca, acabaron en la maceta.

Y riase usted señora Varech, porque después de dejar sobre el teclado nuestra gratificante conversación de esta tarde mientras una tendía la colada en una perfecta labor en cadena con mi consorte. Pues sucedió lo que tenía que suceder, y eso no ha sido ni más ni menos ni menos ni más, que se quedo guardado, supongo, en el fondo del portátil y no en el disco duro que siempre va con una en el bolso. Y es una pena que no pueda dejar aquí esa “santificante” conversación, lo digo por la paciencia de mi hombre que en vista de no poder contra el enemigo,en este caso nosotras dos,se unió a él sucumbiendo en el marujeo que nos traíamos:
– Que que dice…- Calzón suspendido en el aire como diciendo: o me lo dices o no te lo doy.
– Que el señor Altair, es adicto a unos programas rarisimos de la “tele”…- Mano buscando calzón y la mirada puesta en un mar de pinzas que bañaban el suelo del balcón.
– ¿?¿?¿?¿
-“”¡Hombres!””-pienso, decidida a bajar hasta la fosa abisal en donde me esperaban las pinzas.
– No entiendo…-sin comentarios.
– Pues que dice que es algo sobre huevos, muchos huevos:”” ¡uuufff! que asco””. Yo me limito a eso de “correveydile”.
Ahora toca calcetienes, desparejados como siempre.
– ¡Ah! muy bien…pues dejelo usted señora Varech que para gustos no hay nada escrito…
– Que dice…-y venga calcetines.
– Que hay dos hormigas rojas echando un polvo…:””¡uuuufff! que asco!””. Lo dicho, que yo me limito a “correveydile”.
– ¿?¿?¿?
– Y…¡hombre unas bragas! estaba empezando a pensar que esta colada era machista!A si digame…cuente…cuente…
– Que dice…anda que menudo gusto raro tiene el señor Altair…
– ¡Ja, ja, ja!
– Que dice…- Ya con el barreño en cueros.
– Que el señor Altair hace rato que se fue a la habitación de al lado a darle a la tecla del ordenata, y que ella se lo ha tenido que chupar por estar hablando con una servidora por el fijo, y que por no dejarme colgada…¡ja, ja, ja!
– Que cosas más raras hacéis las mujeres…
– Oye perdona: que cosas tan raras haceis los hombres.
– Nada, nada, que estaba hablando con mi consorte…Un beso adiós.¿Por cierto como ha dicho que se llamaba esa pelicula que estaba viendo…¿Que ya acabó? que no ha podido ver el final por estar enganchada al fijo escuchando mis desvaríos…pero al menos sabrá el titulo…¡¡¡Emily!!! que sugestivo. Invita a sentarse sin fijos al lado, ni maridos con películas eróticas sobre hormigas rojas danzando por una polvera de arena.
– Que que dice…
– Nada que llegamos tarde al Helipuerto, y que no nos quiere entretener más.
-……………………………….

Dic 062010
 

Es un hombre mayor, muy mayor. Lo leo en los surcos de su cara negra y rugosa coma la piel de una vieja tortuga. Es un hombre de edad. Lo veo en las canas que asoman en ese pelo ensortijado que una vez fue de un negro zaino, Es un hombre demasiado mayor para ir a varar en otra playa que no sea la que lo vio nacer; la que lo vio crecer. Y a la que jamás regresará para morir en paz. Es un hombre que ya no tiene edad para esperar, tiritando de frío, apoyado en cualquier coche junto a la puerta de la cafetería…Es un hombre de una mirada tan tristemente desesperada, doliente y profunda que el corazón se me pliega, con las mismas dobleces que el envoltorio de un “huevo kinder” en un bolsillo. Y el nudo gordiano, que asegura mi alma, se desliga con la suavidad de una cinta de seda, dejando escapar cada uno de los sentimientos encontrados que a lo largo de la vida he guardado para mí. Es un hombre al que me costó mirarle de frente cada vez que mi mano soltaba una moneda en la suya. Y digo “soltaba” porque la posibilidad del roce de su piel en mi piel me daba grima, tal vez porque era una piel cargada de tanto y tanto que mi corazón no quería saber.
Hoy es un hombre al que saludo con una sonrisa y él, mucho más generoso, me la devuelve multiplicada por mil.
Hoy es un hombre al que miro a los ojos aunque me cueste porque en ellos sigo viendo todo lo que dejó atrás. Y eso aún me pliega el corazón.
Hoy mi piel se ha vuelto dependiente de la suya, y ahora necesita de su roce aunque solo sea a golpe de moneda, o al “toma, está caliente este vaso de café”.
No me mires así tiritando de frío. No me mires así viejo macho encallado en la playa de “vendrás pero no volverás”.
No se de tu vida, ni tu nombre, ni de donde vienes, ni adonde querías, porque ya no quieres, llegar. Solo se donde encontrarte, y que no alcanzarás nunca tu destino, porque no hay destino para ti.
No me mires así viejo macho, porque no puedo hacer nada por volverte a la mar; a tu mar…a la arena de la playa de tu hogar.
No me mires asi.

Dic 052010
 




Y han firmado su sentencia porque tanto estirar de la cuerda al final se rompió. No se puede ir por la vida como hasta ahora ha ido esa escuadra del “abuso por la necesidad”. Por la necesidad de ir de un lado a otro de este mundo nuestro a expensas de que a estos “profesionales” les de la ventolera de cruzarse de brazos cada vez que quieren algo, que al final todo se traduce a:menos curro y más dinero. Y si de toda la vida me ha parecido escandalosa su actitud, ahora ya no encuentro calificativo apropiado para la machada de ayer. Pupa, señor@s…mucha pupa es la que causaron ayer a a las personas que habitan este país. Familias que se quedaron colgadas en E.U. una vez enviado el féretro de su ser querido para España, y al amotinarse, ellos se quedaron atascados con su dolor a miles de kilómetros. Niños que no llegaban a los brazos de sus padres por que a ustedes no les dio la gana. vacaciones truncadas después de haber soltado mucho dinero…Hombres de negocios que no acudieron a su destino. Millones perdidos para las personas de este país que se dedican al mundo de la hostelería,enfermos que no llegaron a tiempo a la cita con el especialista…podría seguir durante unas cuantas lineas enumerando los dramas personales que la gente narraba en los medios de comunicación, pero esto iba a resultar un poco largo, aunque si tengo que decir que “el bocado de la reina” lo dieron al dejar la imagen de nuestro país por los suelos. Señores:¡no tienen ustedes VERGUENZA! Son prepotentes, y tan subidos en la nube estaban que al final la caída ha sido más fuerte. A mi me daría lo que a ustedes les falta:vergüenza si estuviera en alguno de sus pellejos. Pellejos que en estas horas vividas les salvó las fuerzas del orden cumpliendo con su cometido, pero que si no lo más probable es que hubieran experimentado alguna acción algo violenta por parte de más de un desesperado viajero. Craso error salir como una jeremías, en los medios de comunicación, y contar alguien de su colectivo que “los tienen como esclavos” ¡craso error! ¡Pero que lástima nos dan ! Les aseguro sin miedo a equivocarme que la GRAN mayoría de los españoles no es precisamente el sentimiento de lastima ni la intención de solidaridad con su “causa” lo que hoy nos invade…no es precisamente eso. Ustedes han conseguido todo lo contrario y ahora han de cargar con las consecuencias. Y esperemos que sea así. Mano dura, pero que muy dura empleaba yo si tuviera la sartén por el mango ¿que llegaron los militares y les obligaron a trabajar? pues que quiere que les diga, que aunque resulta una medida”peligrosa” en un mundo democrático, no han dejado otra opción a este gobierno que parece que al final se han mojado algo aunque tarde y mal, porque si las medidas se hubieran tomado antes…mucho antes; cada vez que les daba la pataleta, esa drástica e insisto”peligrosa” decisión de obligarles a punta de ordenes a jugar a ser profesionales serios, no habría tenido lugar. Ya ven que no son tan indispensables, necesarios si, pero como todos sabemos se pueden sustituir por otros, aunque no en su totalidad por falta de profesionales, pero después de esto supongo que el gobierno espabilará para:carrera universitaria ¡Ya! y entonces como todos los pobres mortales,si abandonan su trabajo ¡¡¡¡A LA CALLE!!! De momento alguno a la sombra durante una temporadita ponía yo, y al resto a soltar pasta gansa¡ una sanción gorda pero que muyyyyy gorda.
Lo dicho: es una lástima que no tenga la sartén por el mango.

Gudea de Lagash

Dic 042010
 





Desaparezca please y llevese con usted el mundo de “Yupi” en el que vive

Hemos perdido el oriente;de eso no hay duda. Siento como la caja de Pandora, que hace tiempo se abrió en esta tierra mía; en esta tierra vuestra, ha volcado el resto de su mala sangre sobre todos nosotros. Y es que últimamente me tengo que pellizcar para ver si lo que está ocurriendo es real, o solo se trata de una de mis pesadillas. Porque vivimos en una tierra sin ley en donde el chérif ha provocado una apnea galopante en los habitantes con su proceder. Y yo como siempre he sido de las de “la botella medio llena”, quiero pensar que más que odio hacia los desamparados que somos todos, lo que tiene es una gastroenteritis cerebral que le impide pensar cuerdamente con las neuronas con las que la madre naturaleza le dotó. Desatino tras desatino, ha ido pasando el tiempo y a este guardián de la paz y del buen funcionamiento de este país no le arranca la placa nadie, ni siquiera los que lo nombraron confiando en sus bondades y mejor gestión…supongo. Y no le quitan de un plumazo esa facultad de “buen gobierno”, porque los ha ido hechizando desde hace mucho, mucho tiempo con los cantos de sirenas y algún que otro juego malabar de bajada de pantalones con nuestros incómodos vecinos y con nuestra buena amiga doña ETA. Aunque creo que, aunque tarde, han despertado de su letargo descubriendo ¿a tiempo? de que no sirve para hacer cumplir la ley, porque no la cumple ni él.
No se levantó en su momento al paso de la bandera de USA, supongo que por las agujetas de tanto footing por los jardines del Pardo al que tanto gusto le ha tomado seguro que por el aire que se respira, al parece, más oxigenado que el de los jardines de la Moncloa, porque es que sino ¡Que me lo expliquen!
No ha sido capaz de ponerle las peras al cuarto al señor Mohamed, en tocante a Ceuta y Melilla, y al humillado pueblo saharaui, porque entre amigos es mejor no tocar temas delicados como lo son el fútbol, la religión o la política y si es conveniente agasajarle con alguna frusleria como la pasta gansa del españolito, pues sin dudarlo ¡a romper el cerdito! que los amigos, son para los amigos y el amo del feudo de Marruecos es de los mejores. Y como será la amistad que hoy esperábamos la visita de una parte de la marabunta, muy joven por cierto, que emulando al chérif, venían a pie desde Castillejos hasta la frontera¿solo?, lo que no sé, es si practicando footing o en plan “marcha verde”…aunque creo que a última hora la visita se suspendió, tal vez porque el tiempo no acompaña, o porque quieren llegar sin anunciarse para darnos una sorpresa.
No ha sido capaz de meter en vereda a dos mil cuatrocientos españolitos que forman el colectivo de controladores, que desde hace mucho, mucho tiempo venían tocando la moral, armándose finalmente la de Dios es Cristo. Por cierto que no le vimos aparecer ante los medios de comunicación en ningún momento, o igual si, y es que una como ya es mayor se quedó adormilada en el sofá en el momento crucial…podría ser.Pensamiento de mi neurona: “” mientras no se lleve a la universidad y salgan controladores como churros este problema no se acabará, porque es un circulo vicioso: yo me lo guiso yo me lo como. Y como para esto se necesita tiempo…a espabilar aleccionando controladores militares hasta obtener una solución radical y después cada uno a su redil””.
Y la rúbrica de sus acertadas gestiones la coló en medio de todo el cacao de ayer: Se retira la ayuda a los parados ¿?¿?¿?¿?¿?¿? Señor Zapatero, esto es muy serio¿sabe realmente lo que está haciendo? Sabe a cuantas familias condena a la indigencia. La suya no desde luego. NO siento decirle que, o se le ha nublado el seso, o siente una animadversión total y absoluta a TODOS, sin excepción, los habitantes que pueblan este país llamado España y que durante tanto tiempo estuvo en el candelero como un país respetable. Lo fuimos con todos los gobernantes que han llevado las riendas con mayor o peor acierto, pero las han llevado, hasta que tuvimos la desgracia de tropezarnos con usted.
Señor Zapatero, si le queda algún resto de
dignidad, y un ápice de ética…por favor ¡Dejenos en paz! Yo no lo voté, No lo quise nunca como presidente de mi país, y nunca me gustó. Por favor coja a su familia, “el dinero que tenga ahorrado” y su avión, y desaparezca please.

Gudea de Lagash

Dic 012010
 

 

 

Y sabes que te quiero; que siempre te he querido. Y sabes que te quise; que siempre te querré. Y porque te quiero, te quise y te querré, mi “yo” más absorbente,mi lado más oscuro, se inventa, maquina, razona mil maneras de tenerte enganchado a su vida; a su forma de ser. Y se que no me crees cuando te digo que yo no tengo nada que ver con mi “yo” más absorbente, al que he intentado de mil formas dejarlo empantanado con sus tramas, sus enredos… con sus tejes y manejes por liarte… por nublar tu voluntad…Que si miras, que si piensas, que si actúas… ¡Es que no te deja en paz! Y ha llegado hasta tal punto, que la historia de los dos se ha quedado relegada a un cajón del corazón, justo en el que pone “olvidos” y no en el de “recuerdos vivos”. Abrazame, besame… y no juzgues a mi “yo” más transigente. Él no tiene la culpa de vivir enmaromado a ese triste partenaire que el destino, en el reparto del teatro de la vida, le otorgó.
Y ya sabes que te quiero, que te quise y que siempre te querré.
Mi”yo” más absorbente…mi lado más oscuro…
!Y no juzgues a mi “yo” más transigente¡

Dic 012010
 



El gran portón de madera recia que presidía la fachada principal, aparecía cerrado a cal y canto
en contraste con las ventanas que presentaban los cristales desnudos con las contraventanas abiertas de par en par, lo que hacía que la casa diera la sensación de ser frágil y muy vulnerable ante los saqueadores que tanto abundaban desde que empezó la guerra. Un vetusto roble de ramas desnudas nos dio la bienvenida a la entrada de un jardín en donde clavado en el suelo, un indicador de madera tenía grabado a fuego: “Rodalía.” El capitán, me explicó que era el nombre con el que su bisabuelo había bautizado la casa.
Caminamos teniendo bajo nuestros pies una tupida alfombra de hojas que indicaba el sueño en que estaban sumidas las plantas, esperando la llegada de la primavera. Había dejado de llover y el Sol pugnaba por salir de entre las nubes proyectándose, de vez en cuando, en las hojas caídas. El paisaje quedó envuelto en una cálida luz dándole al lugar un mágico toque; como de cuento de hadas y creí percibir en el crujir de una rama o en el vuelo de un hoja, la silueta de alguno de los habitantes del jardín: nomos corriendo a refugiarse debajo del viejo roble, duendes a lomos de caballitos del diablo, o hadas que al agitar la varita lo ponían todo perdido de un polvo dorado…pero solo era una ilusión porque en el exterior no había un alma y todo parecía estar en su sitio. Trepamos por un árbol hasta el balcón con la intención de romper un cristal pero ya se nos habían adelantado. Aquello era un caos:muebles destrozados, y objetos personales por el suelo ¿había pasado Atila, por allí?
En la biblioteca nos recibió un agonizante Chester, con los muelles asomando de entre los tajos propinados en su piel…y las oquedades de la librería, en otro momento vivas, parecían nichos vacíos en espera de ser ocupados por los restos de las vidas que llenaban los libros esparcidos por el suelo de la estancia…
— Es de mi niña Bea- dijo, mientras se agachaba a recoger una pequeña muñeca de trapo, sucia y pelona, a la que habían mordisqueado la nariz hasta dejarla sin ella.
Se la quedó mirando un momento guardándola luego en el interior de la guerrera. Un ruido lejano hizo que guardáramos silencio,y avanzamos por el pasillo, en donde las sombras de algunos muebles se proyectaba contra la pared, con el mismo sigilo que un gato oliendo a presa.
– Viene de la cocina —Comentó…
– ¡Hijos de puta! Que habéis hecho con mi familia… El cañón de la pistola del capitán se hundía peligrosamente en la mejilla de uno de los individuos que soltó el pedazo de pan duro a medio comer. Con la furia reflejada en el rostro desarmó al militar, mientras yo apuntaba a los otros dos ordenándoles que levantaran las manos en alto; nuestra irrupción en la cocina les había cogido por sorpresa y estaban muy asustados. Por nuestra parte, no podíamos dar crédito a lo que estábamos viendo: eran tres muchachos muy jóvenes vestidos de falangistas, apenas tendrían veinte años. Uno de ellos me resultaba vagamente familiar… Tenía la cara llena de granos… Claro, era el muchacho que el día del alzamiento, se acercó para enseñarme la camisa azul, bordada por su novia. El que siempre se iba ajustando el correaje con aire de “gallo peleón”…
Tras jurar una y mil veces que no sabían nada de la familia del capitán este, cada vez más encolerizado, les dijo:
– ¡No os habéis enterado de que estamos en estado de guerra!¡ Y que el pillaje se castiga con la pena de muerte!
Durante un rato estuvo interrogándoles en un vano intento de que le contaran que había sido de los suyos, y ellos repetían siempre la misma historia reconociendo que eran los causantes del destrozo, pero que cuando entraron en la casa no había nadie…
Subimos al coche con los tres muchachos sentados detrás y el capitán a mi lado apuntándoles con su pistola, mientras me decía que había que regresar a lrún para denunciar lo ocurrido en la Comandancia Militar; nadie habló durante el viaje. Por el retrovisor, alcanzaba a ver al muchacho de los granos que con la mirada baja permanecía, al igual que los otros, en silencio… Quizá, su pensamiento estuviera en la muchacha que le bordó la camisa o, tal vez, en su familia ¿ quien lo sabía? Lo más probable era que el miedo a lo que se le avecinaba tuviera bloqueada su mente…
-Ángel, no les quites el ojo de encima – dijo el capitán al llegar a la Comandancia.
Cuando nos quedamos solos uno de los chicos me entregó una libreta, diciéndome que desde que se alistó había escrito en ella día tras día sus vivencias; que por favor se la Llevara a sus padres que vivían en Sangüesa — los tres eran de allí.- Mientras los escuchaba, yo sentía una infinita pena por ellos y por mí: en mi interior se libraba un dura batalla entre mi fidelidad a todo lo que juré obedecer y mis sentimientos, que me gritaban que los dejara marchar… Me quedé sin comprobar cual habría sido mi resolución, ante esa tesitura, porque apareció el capitán. Al parecer, al final de la avenida de Irún se encontraba un destacamento de soldados que serian los que se encargarían de fusilarlos. Intercedí por ellos varias veces apelando a su compasión, pero me mandó callar, y fue entonces cuando La Providencia vino en nuestra ayuda. Por la avenida la gente corría hacia donde nosotros estábamos,llegando de la parte francesa por el puente internacional hacia España. De nuevo empezó a llover esta vez con fuerza, acompañada de ráfagas de viento. La gente se arrebujaba en sus prendas de abrigo en un intento de guarecerse del agua que caía; las varillas de los paraguas se doblaban ante la fuerza del viento dejándolos inservibles: periódicos, maletas, bolsos, plásticos… todo era válido para protegerse. Por casualidad observe a dos mujeres con dos niños de la mano que cruzaban la calzada y el corazón me dio un vuelco: era María Teresa y la familia del capitán. El no se percató de su presencia, tal vez por las gafas de sol que llevaba a pesar de la lluvia que caía. Paré el coche cerca de donde estaban y le dije:
– Ahí tiene a su familia…
Miró incrédulo hacía donde le indicaba y la tensión acumulada durante el tiempo que duró la búsqueda hizo aflorar las lágrimas a sus ojos. Se abrazaron y besaron mientras los tres infelices y yo, contemplábamos la escena. Hablaban mirando hacía nosotros; suponía que él les estaba contando lo sucedido… Fue entonces cuando María Teresa me vio y echó a andar hacia el coche y mientras lo hacia, vislumbré su sonrisa y el brillo de sus ojos y pensé que aunque el mundo se parara y el cielo se hundiera en ese preciso instante, seguiría allí sentado esperando a que llegara hasta a mi. Todo lo demás ya no importaba.. Antes de que pudiéramos cruzar palabra el capitán se acercó, diciendo:
-Dar gracias a Dios, porque he encontrado a los míos y por la intercesión de mi mujer para que os deje en libertad; sé que debería seguir hasta el final, pues habéis incurrido en una falta muy grave aun así os dejo marchar. Habéis manchado todo lo que representa el uniforme que lleváis ¡largaros antes de que me arrepienta!
Salieron del coche y sin volver la vista atrás se alejaron de nosotros. Nunca más me los crucé en el camino…