Jul 312011
 

La luna se puede tomar a cucharadas
o como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante
y también alivia
a los que se han intoxicado de filosofía.
Un pedazo de luna en el bolsillo
es mejor amuleto que la pata de conejo:
sirve para encontrar a quien se ama,
para ser rico sin que lo sepa nadie
y para alejar a los médicos y las clínicas.
Se puede dar de postre a los niños
cuando no se han dormido,
y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
ayudan a bien morir.
Pon una hoja tierna de la luna
debajo de tu almohada
y mirarás lo que quieras ver.
Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
para cuando te ahogues,
y dale la llave de la luna
a los presos y a los desencantados.
Para los condenados a muerte
y para los condenados a vida
no hay mejor estimulante que la luna
en dosis precisas y controladas.

                                                                   jaime sabinés

                                                               

Jul 312011
 

                                                        

                                                          
 

 

Voy a llenar esta hoja
hasta arriba de “tequieros”
como un muro de graffitis
unos grandes, otros pequeños;
pero todos de colores,
divertidos y bien hechos.
Y quiero llenar también
hasta arriba de “tequieros”,
lo que me brota del alma
y se refleja en mis versos:
los que no le dije a nadie,
los que callé por respeto,
o porque no procedía;
pero que eran sinceros;
quiero escribirlos ahora,
ahora que tengo tiempo.
Yo quiero llenar mi hogar
hasta arriba de “tequieros”
los que enmudecí a los míos
y les privé de tenerlos,
por las prisas de la vida,
o porque no había tiempo.
Los “tequieros” de ternura
tejidos con gran respeto,
que por cualquier nadería,
le negué a mi compañero.
Tengo que llenar mi casa
hasta el último agujero
de “tequieros atrasados”:
no puedo perder el tiempo.
Y quiero llenar mi barrio
hasta arriba de “tequieros”
empezando por la iglesia
… desde el mercado hasta el metro
“tequieros” de soledades
a los que se sienten viejos
los que no tienen a nadie
y han perdido hasta los sueños,
los “tequieros” de la calle
donde a veces ni nos vemos…
esos… serán especiales,
con calorcito por dentro.
¿Y los “tequieros” diarios
a todos mis compañeros?
Esos tendré que formarlos
con mil besitos muy tiernos.
Tengo… tengo… tengo…
mucho trabajo este invierno.
Amigo, si un día lees
estos renglones pequeños
busca con mimo y cuidado
pon tu paciencia y empeño
que dejo en estos renglones
escondido tu “tequiero”
por si un día te decides
y vienes a recogerlo.

Beby

Escrito por RJ
Jul 232011
 
Y…que bueno ese bombom de almendra,ese trocito de chocolate,esa uva redonda y roja como la yema de la mejor de tus ponedoras…

¡Que bien! hoy soy feliz ¡ja,ja, ja! y es que hoy por fin estoy dentro del gallinero de mi amigo Honorio. Si porque el bueno de Honorio tiene un corral de gallinas jóvenes y ponedoras unas, y otras viejas de esas que dicen,dan buen caldo. ¡ja! Hoy soy feliz. Me alegró el día este hombre tan peculiar por sus rarezas y manías, a las que después de tantos años de conocernos, ya casi son tan normales para mi. ¿Que aparece una de tantas tardes en la sala de juntas, donde una está dale que dale a la tecla,con ganas de hablar sobre el final de los tiempos profetizado por el pueblo Maya y el calentamiento global? Pues una lo escucha con interés porque sabe que es importante para él que alguien se solidarice con una de sus obsesiones, que tiene alguna ¿pero quien no tiene alguna?
¡Que bien, que bien! Hoy soy feliz. me siento como una gallina clueca pero sin polluelos, porque ¿Quien necesita polluelos teniendo al gallo del corral preocupado por tu economía familiar? porque eso si, sabe más que nadie de ese mundillo de banca y de bolsa a la alza y a la baja, de la que una no tiene ni pajolera idea, tal vez porque esta que escribe no cuenta con una talega como la suya.esto me ha hecho recordar que una vez, hace ya tiempo, en una conversación de las tantas en esta sala de juntas, le pregunté que por qué guardaba tanta pasta, a lo que me respondió “a la gallega” preguntándome que por qué yo “coleccionaba libros”…
– para empezar amigo Honorio yo no “colecciono libros” simplemente los compro, leo y naturalmente los guardo. No querrás que los tire…
– Bueno pues llámalo como quieras…¡Yo colecciono pasta!
 Y se quedó tan ancho mirándome con esa mirada tan suya de “loco despistado”, “pá” despistar, porque es un hombre inteligente al que le gusta quedarse con el personal con sus excentricidades.
¡Que bien! ¡Que bien! esa cama con baldaquín aderezado de tules que piensas poner en tu habitación por eso de que “te caen piedrecillas! del techo cuando duermes, y es que hay que aclarar que tienes una casa muy particular,en donde las tejas del techo no son tejas sino tierra, y el techo de tejas no son tejas sino montaña…¡Que lío! Y digo yo si no hubiera sido más normal vivir en una casa con tejado de tejas como la gente corriente…Es verdad,olvidaba que eres un ser peculiar.Pero no me negarás que en lo del baldaquín revestido de tul…¡”taspasao”!Un tejadito hombre…Un tejadito como todos los mortales
¡Que bien! ¡Que bien! Estoy dentro del gallinero de mi amigo Honorio. Y es que Honorio está hecho un rompe corazones. Le gustan TODAS, y para todas tiene siempre un regalito. Que si unas avellanas, un vaso de Cocacola, unas patatas de bolsa, media hamburguesa con queso, un pimiento amarillo enorme precioso y exquisito ¡Si lo sabré yo que fue a esta gallina a quien se lo regaló ! Palomitas de maíz….aunque con esto de las palomitas ando un poco celosona porque yo no he catado ni una, todas han ido a parar a otras gallinas más jóvenes y ponedoras , aunque no sirvan para hacer buen caldo.
¡Que bien! ¡Que bien! Hoy ha llegado el gallo del corral, con la firme promesa de que no habrá ni una sola gallina que se quede sin sus atenciones ¡Todas por igual!¡Que bien que bien! Que bueno ese bombóm de almendra, ese trocito de chocolate, esa uva redonda y roja como la yema de la mejor de tus ponedoras…Ese trocito de galletita salada ¡Que bueno! ¡Que rico!
¡Que bien! ¡Hoy soy feliz!Hoy por fin estoy dentro de tu gallinero amigo, y aunque una no es ponedora sino gallina vieja,se siente alagada por tus atenciones.
¡Que bien! ¡Que estupendo! Pasar esos ratitos charlando contigo, cuando tu quieres; eso si ¡Que bien! ¡Que estupendo! ¡¡¡¡¡¡¡ESTAR EN EL GALLINERO!!!!!

Jul 192011
 

Un beso, y otro, y uno más, y espera; quiero otro…Un beso “a lo esquimal”.Un bocadito en el lóbulo, un rozar  tus pestañas con la punta de mi nariz…Un lametón en la mejilla, un chupetón en la barbilla ¡Pinchas tío! me has dejado la lengua como si la hubiera pasado por papel de lija.Y no me digas que hoy no te has afeitado para “descansar la barba”, que ese rollo ya me lo se…
Apenas una leve presión del índice y el pulgar de tu mano en mi nuca. Apenas una presión, pero me hace estremecer y elevarse el vello de mis brazos como ese girasol plantado en la  maceta,  junto al macizo de margaritas, enamorado del sol.
Ya ves…me siento como un caracol adormecido bajo el sol de tu sonrisa, resbalando por tu piel lentamente; sin prisas, sin “ayeres”, sin mañanas, solo el hoy, el ahora mismo; el solo tú y yo ¡Vamos! algo así como “Platero y Yo”,por esos mimos de niño, que necesitas en el corazón.
Esos besos de ascensor, esa llamada de móvil a la hora que tú sabes que acostumbro a despertar…ese “que vas a hacer ahora, que estás haciendo”…Esa espumadera en alto y ese gorro; el gorro de tus siestas de lagartija, encajado en mi cabeza por no perfumar mi pelo con el olor a fritanga que baila por la cocina.
Llego tarde, como siempre a nuestra cita del colchón…como siempre llego tarde, y tú ya duermes.Mañana te mentiré. Tú preguntarás:
– ¿A que hora te acostaste?
Yo contestaré:
– Nada; un rato después que tú…
Y me mirarás y sonreirás, y me besarás. Y antes de marcharte yo te abrazaré y preguntarás:
– ¿Quieres que me quite la corbata?
Y contestaré:
– Corre…anda …se hace tarde…¿Me has puesto el despertador? Y pienso “que tontería, si me has de llamar,amor”…
Y un lametón en la mejilla, y un chupetón en la barbilla…
Como ese girasol plantado en la maceta…
Algo así como “Platero y Yo”…
Y que vas a hacer ahora, que estás haciendo…
Y el gorro de tus siestas…
Y la espumadera en alto…
-¿Quieres que me quite la corbata?

Jul 152011
 

Buceando en los archivos me encontré esta foto de un par de años atrás en la cocina de casa el día de Noche Buena. Como esa tengo un montón ¿Como esa? Me parece que no…Alguna otra; muy pocas en las que estamos tu y yo solos como cuando nos conocimos hace treinta y cuatro años ¡como pasa la vida! Corriste tanto que a penas me diste tiempo para disfrutarte. Tanto y tanto aleteaste para salir del nido que al final volaste sin saber muy bien que rumbo tomar y donde parar, pero tu buena estrella, porque naciste con estrella, te iluminó el camino. Si te asomaras al blog no sería necesario ni que leyeras una sola palabra de las que estoy dejando, porque solo con mirar la foto ya estaría todo dicho, todo lo que guardo dentro para ti, porque vale que nunca has sido pródigo en caricias, ni muy dado a “darle al móvil”, con decirte que cada vez que llamabas era como si me hubieses regalado un diamante rosa…Pero es que de un tiempo a esta parte ya no hay diamantes rosas, ni circonitas azules, ni culos de botella. Ultimamente solo oigo, cuando marco tú número: Holaaa…Tengo mucho curro mater; luego te llamo. Y yo te contesto:No lo harás. Un beso; cuidate…
Solo quiero que sepas, que no sabrás porque nunca recalas en esta isla, que me conformo con un culo de botella; un: “hola, estoy bien”.
Solo quiero que sepas que has pasado a ser el primero de la lista para nuestro amigo San Judas.
Solo quiero que sepas, que estoy aquí…en el mismo sitio de todos los dias.
Solo quiero que sepas que soy la de siempre:tú amiga desde hace treinta y cuatro años.
Solo quiero que sepas que el último pensamiento al acostarme es para ti.Y el primero al despertarme es tuyo también.
Si te asomaras al blog…
Solo con mirar la foto, ya estaría todo dicho…

Jul 112011
 

No la había visto nunca pero era como si la conociera de toda la vida…: “las cosas del Internet”- murmuró. Le gustaba su forma de pensar,sus ratos de humor… pero su mayor encanto era ese don que tenía para leer en la distancia el estado de ánimo de aquell@s que como él navegaban por un mar imaginario hacia” la isla de los deseos incumplidos”. Era una persona que le hacía sentir como un adolescente ilusionado, y a él le gustaba, porque ¿cuanto tiempo hacía que no experimenta ciertos sentimientos en su interior? – sonrió pensando en que había llegado a ruborizarse como un chaval con granos, al releer alguna de las cosas que dejaba en la red – Y es que le parecía que las dejaba por él, y solo para él. Hasta habían mejorado las relaciones de cama con su pareja de toda la vida, porque solo tenía que pensar en ella y arropar ese pensamiento con alguna palabra… alguna frase de las que iba desgranando día a día, mes a mes, en cada post colgado con un par de pinzas de nube de algodón, en la ventana de su castillo virtual. ¡tenia gracia! porque así era como se sentía: flotando en una nube de algodón. Le resultaba extraño que él, que siempre había flipado por las tías buenas que se cruzaban en su camino: -¡porque haberlas hailas! – dijo en voz alta guiñándole un ojo a la rubia de tetas de silicona y piernas largas larguisimas, calzadas con aquellos tacones de aguja más propios de una Dómina en hora laboral, que de una administrativa sacando correspondencia a las nueve de la mañana- Tenía gracia que ahora solo se sintiera vivo frente a las teclas del ordenador, o enganchado al iphone…pi, pi, pi… Suena el iphone y piensa que ella ha colgado algo nuevo “para él” y olvidando a la dueña de las tetas de silicona y los tacones de aguja, ocupa la mesa de todos los días y se sumerge en ese mar imaginario que le transportará hasta “la isla de los deseos incumplidos”.
“De los deseos incumplidos”… para él ya no lo son, porque desde hace algún tiempo vuelve a sentirse vivo.
Y es que nadie como ella para leer en la distancia los estados de ánimo… Su estado de ánimo….
Y es que…Y es que…y es que… nadie como ella.
Y era como si la conociera de toda la vida…
Y nadie como ella…

Jul 082011
 

En la ventana del Skype…

Y…hoy es tu cumpleaños…Y al filo de la media noche te has asomado a la ventana del Skype. Allí daban las seis de la mañana…aquí daban las doce ¡Que cosas! Que horas tan desordenadas¡mira tú! que no se ponen de acuerdo ni por una vez al año…Fíjate tú si podrían las dos ser una por unos minutos y pedir un deseo, y soplar una vela…una cerilla, un mechero, un candil, la llama del calentador de butano…la nota de la compra quemándose en el fregadero…la hoja de unos versos consumiendose en el cenicero. Fíjate tú.
Y fíjate tú si podrían ponerse de acuerdo esa doce de la noche y esa seis de la mañana para darte un buen tirón de orejas con uno más de regalo sin tener que guardar esos tirones por no ponerse de acuerdo Y tener esas orejas que quedarse sin regalo.
Fíjate tú si por una vez al año ese otro lado del mundo fuera el cuarto que hay en frente, justo al salir de este otro;fíjate tú.
Fíjate tú si en vez de pegar los dedos a esa cámara web, pudiésemos darte un abrazo; de esos de oso…de oso panda ,ya entrado en años, porque una se ha empeñado que a lo largo de la vida aprendió a abrazar MÁS fuerte, a fuerza de no querer alejarse de aquellos a los que quiere.Así que…¡me pido ser EL oso panda!
Fíjate tú si una es tonta que aún le pide a la vida que te acerque un poco más.s
Fíjate tú que cosas se me ocurren a estas horas de la madrugada en que todo está en silencio.Fíjate tú la que has liado sin querer con esos ojos dormidos, con esa sonrisa tuya, con ese:¡ey! Aquí estoy…
Si…ahí estás…tras el cristal a miles de kilómetros de aquí.
Y…¡Fíjate tú cuanto te echamos de menos!

! Feliz cumpleaños Angel !

Mater

Jul 052011
 

Subió la Cuesta de las Fiebres con la camioneta a todo lo que el baqueteado motor le permitía bajo un cielo cada vez menos azul.Hacia un calor del demonio al que no se había acostumbrado a pesar del par de campañas que llevaba sobre sus hombros. Se quitó el pesado salacot en el que había dibujado, a fuerza de sudar el corcho,el perímetro perfecto de su cabeza y pasando una mano por la frente barrió las gotas de sudor que resbalaban igual que gotas de lluvia en el cristal de la camioneta. Al llegar a la altura del bar Rosaleda miró al cielo;un cielo, cada vez más oscuro, que a la luz de los relámpagos parecía la madriguera de un inmenso lagarto de colores”:un aikambeke”,como decían los morenos para referirse al insólito animal.Un tremendo trueno pareció rajar el cielo del que empezaban a caer gruesas gotas de lluvia. Pisó el acelerador a fondo a sabiendas de que tenia que llegar al campamento antes de que el fuerte viento, que anunciaba su tarjeta de visita con el cimbrado de las palmeras reales de una Plaza de España de bancos solitarios,arrastrara la camioneta con él dentro. Echó un rápido vistazo a la balaustrada ,vacía de almas, encarada hacia una bahía de aguas plomizas en las que un cañonero Dato y un Canovas del Castillo permanecían fondeados al abrigo de la bahía bajo el acantilado de Punta Fernanda. Al pasar junto al: “El Chiringuito”lo vió cerrado a cal y canto y sin saber porqué, le invadió una extraña sensación de soledad que no duró mucho apremiado como estaba por llegar al campamento. Por el espejo retrovisor vio a un moreno correr hacia la Misión Católica peleando contra el viento.Y a una “mama” de clote amarillo estampado de palmeras y loros de Guinea,que apresuraba el paso hasta donde su grueso cuerpo se lo permitía:Unos segundos antes de perderse en la curva la vio refugiarse también en la Misión, mientras la palangana de buñuelos fritos en aceite de palma, que la mujer llevaba sobre la cabeza, volaba por los aires perdiéndose en algún rincón de la Plaza de España. Una plancha metálica arrancada por la fuerza del viento de algún tejado de los muchos hogares de nipa,tal vez de “Campo Yaundé”, se cruzó con él a la altura del juzgado.
La lluvia se desparramaba como si un gigantesco filtro Sinaí se hubiese rajado en mil pedazos sobre todo lo que había sobre la tierra a la vez que un viento huracanado barría cada calle, cada rincón y esquina que se cruzaba en su camino arrancando mangos, poncianas e ilang-ilangs, que bordeaban el paseo de Punta Fernanda.
Eran las dos de la tarde cuando atravesó el Cuerpo de Guardia como alma que lleva el diablo, bajo un cielo de noche cerrada y un mar de truenos y agua.
Eran las dos de la tarde cuando atravesó el campamento en dirección a los garajes como alma que lleva el diablo.
Eran las dos de la tarde y a las puertas de Santa Isabel un tornado dejaba su tarjeta de visita.

Jul 052011
 




Dos monjes zen iban a cruzar el río cuando se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que tambien queria cruzar,pero tenía miedo. Uno de los monjes la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla.El otro monje estaba furioso. No dijo nada pero hervía de rabia por dentro porque eso estaba prohibido:”un monje budista no debía tocar a una mujer y ese monje no solo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros.

Recorrieron varias legua en silencio, y al llegar al monasterio el monje enojado se volvió hacia el otro y le dijo:

-Tendré que decirselo al maestro.Tendré que informarle a cerca de esto…está prohibido.

-¿De que estás hablando? ¿Que está prohibido?-le dijo el otro.

¿te has olvidado? llevaste a esa mujer hermosa sobre sobre los hombros…

El monje se rió y luego dijo:

-Si, yo la llevé,pero la dejé en el rio muchas leguas atrás,en cambio tú todavía la estás cargando.

Anónimo






Jul 052011
 




El literato Wu, de Ch’iang Ling, había insultado al mago Chang Ch’i Shen. Seguro de que éste procuraría vengarse, Wu pasó la noche levantado, leyendo, a la luz de la lámpara, el sagrado Libro de las transformaciones. De pronto se oyó un golpe de viento que rodeaba la casa, y apareció en la puerta un guerrero que lo amenazó con su lanza. Wu lo derribó con el libro. Al inclinarse para mirarlo, vio que no era más que una figura, recortada en papel. La guardó entre las hojas. Poco después entraron dos pequeños espíritus malignos, de cara negra y blandiendo hachas. También éstos, cuando Wu los derribó con el libro, resultaron ser figuras de papel. Wu las guardó como a la primera. A media noche, una mujer, llorando y gimiendo, llamó a la puerta.

-Soy la mujer de Chang -declaró-. Mi marido y mis hijos vinieron a atacarlo y usted los ha encerrado en su libro. Le suplico que los ponga en libertad.

-Ni sus hijos ni su marido están en mi libro -contestó Wu-. Sólo tengo estas figuras de papel.

-Sus almas están en esas figuras -dijo la mujer-. Si a la madrugada no han vuelto, sus cuerpos, que yacen en casa, no podrán revivir.

-¡Malditos magos! -gritó Wu-. ¿Qué merced pueden esperar? No pienso ponerlos en libertad. De lástima, le devolveré uno de sus hijos, pero no pida más.

Le dio una de las figuras de cara negra.

Al otro día supo que el mago y su hijo mayor habían muerto esa noche.

Anónimo