Feb 242013
 

Nunca saben con certeza si llegarán a su destino...

Esclavas de la frontera,porteadoras,muleras… se las llama a estas mujeres a las que el hambre las empuja a cruzar diariamente, haga frio o calor,de Marruecos a España .No saben de las diplomáticas relaciones entre los dos paises vecinos, ni de aranceles, ni de la inflación que nos salpica a todos. Lo único que saben es cargar como burras hasta más allá de la vida, una mercancía comprada en las ciudades españolas para el comerciante de turno marroquí que sabe se ha de ahorrar el impuesto aduanero, porque las leyes españolas permiten sacar del país una determinada cantidad de articulos para la persona que los estás comprando.Y así se lia la madeja entre lo lícito, lo no lícito y la cuerda floja de lo legal y la ética humana. Y entre una cosa y otra cientos de ellas pasan diariamente, llevando sobre sus espaldas, unos fardos que muchas veces alcanzan más de sesenta kilos de peso, movidas por la desesperación y la angustia por hacer el máximo de viajes posibles, que al final llegan a ser unos tres o cuatro viajes, por  treinta o cincuenta  dirhams -diez o quince euros- de los que tienen que restar diez dirhams -cinco euros- para untarle la manteca al mehani de guardia, que guarda la frontera de su país, y eso teniendo suerte de que no se encapriche el señor de los yogures, o de cualquier otro articulo con el que cargan: Alguien me dijo, que las veteranas saben de que pie cojea cada uno de los policías marroquíes y que procuran pasar cuando los buenos están de guardia… No se si eso será cierto o no, lo único que sé es que he estado muy cerca de esas mujeres y a mi cabeza solo vinieron dos palabras: VERGÜENZA Y PENA.

 

 

 

 

 

 

 

 

Feb 172013
 

DSC05960

 

Y con el tiempo camino pegado a mi cuerpo…

Y con el tiempo camino enganchado a mi alma…

Y con el tiempo camino como único amigo.

Aunque quiera no puedo.

Lo he intentado…

Lo prometo,te lo juro y pongo a Dios por testigo…

que he intentado separarme

Y cada vez que lo intento,

el marca en mi piel la huella de su paso por mi cuerpo…

Y con el tiempo camino.

Y lo he he intentado…

 

Feb 132013
 

268888_1968556093680_1236274794_32089024_4431803_n

Cómo la luna llena,
cómo la media luna.
Cómo me gustan tus ojos que acunan la luna llena,
la media luna.
Cómo la luna llena,
la media luna.
Cómo le gusta a mi mano
llenar su hueco con tus dos lunas.
Cómo la luna llena,
la media luna.
Cómo le gusta a mis dedos
saltar despacio por ese cráter casi perfecto,
como es tu ombligo.
Y digo casi, porque esa peca que duerme al lado
lo hace imperfecto
¡Quien fuera peca!
Quien fuera borde…
Cómo la luna llena,
la media luna.
Cómo la luna bella de tu sonrisa;
polvo de luna.
Cómo la luna llena,
la media luna.
Cómo el color de luna que hay en tu boca,
¡Quien fuera miga!
quien fuera gota de agua o café,
que corretea por la vaguada que hay en tus lábios
hasta perderse dentro de ti.
Cómo la luna llena,
la media luna.
Cómo la luna clara de primavera
de tus mejillas.
Cómo la luna llena,
la media luna.
Como la luna hermosa del contoneo de tus caderas.
Cómo la luna llena,
la media luna.
Cómo el reflejo;
rayo de luna,
hilo de plata
cuerdas de arpa que roza el mar.
Dedos de sal…
Luna lunera cascabelera,
debajo de la cama tienes la cena.
Quisiera ser tan alta como la luna,
para ver como tiemblan tus dos palomas.
Cómo la luna llena.
La media luna.
la luna plena,
la luna bella,
color de luna…
Peca…
Cráter…
Miga…
Hilo de seda…
Claro de luna.
Luna de coral;
como dice la princesa:
para hacerse un prendedor
con un verso, una perla, una pluma y una flor.
Luna menguante,
luna creciente.
Las dos caras de la luna,
y en un cuerno de la luna…
¡Como la luna!