Oct 242013
 

 

35730_1137832863539_2581529_n

5 – 10 – 1945

Querida Sarita:
Como ves te escribo aprovechando que baja el camión a esa, tal y como lo habíamos acordado. Con el mismo te mando unos aguacates que desde luego son peores de lo que me creía.
El viaje para esta lo hicimos muy bien. Paramos un rato en Niefang donde comimos en casa de Rodríguez. Todavía no nos habían serrado el ébano en Abascal, con lo cual lo del bar se retrasará un poco. Veremos a ver si ahora en este viaje nos lo suben.
No se te olvide mandarme la tela que compré y, sobre todo, se la das a Alejandro bien envuelta en papeles o lo que sea, ya que este la meterá debajo del asiento y cabe la llene de grasa o aceites, pues ya sabes lo marranísimos que son. Así mismo, dile a tu padre recoja o mande recoger, en el juzgado, el cheque que hablamos, o mejor dicho el que ha de suplantar al que Barri perdió.
Yo por esta bien. Sigo trabajando en todas las cosas que por aquí tenemos a medio hilván y también hago alguna cosa en tu mueble, si bien poco me queda hasta no tener el ébano que te digo anteriormente.
Contéstame con Alejandro y dime si ya se te quitó la fiebre.
C4m4 – r2c4rd1r1s – t2 – d3g2 – q52 – l1 – c2n1 – q52 – 1 – B1rr3 – 3 – 1 – m3 – n4s – h1b31 – d1d4 – 1rr32t1 – 2r1 – d2 – l1 – d2 – l1s – gr1nd2s – r2c2pc34n2s. – B1rr3 – m2 – s1c4 – l1 c4nv2rs1c34n – 1l . s5b3r – 3 – m2 –d3j4 – q52 – 2l – s5b34 – 1v2rg4nz1d4. t1nt4 – 2s – 1s3 – q52 – p32ns1 – q52 – n4 – v4Lv2r1 – 1 – c4m2r- mjs-2n- s5 – c1s1 – p52s – n4 – q532r2 – s2 – g1st2 – 2N-5N-PIR-D2-h52V4s-FR3T4s p1r1 – 4bs2q531rl4. –d2sd2 – L52G4- T32N2 r1z4n – t4d1 – v2z- Q52- $2g5n – 2l – l2 – h1 – 4bs2q531d4 – m5ch1s – v2c2s – 2n – s5 – c1s1, – 3 – s32mpr2 – s2 – 2sm2r4 – p1r1 – q52 – s1l32r1 – c4nt2nt4-.2N-R2S5m3d1s – c52nt1s -Q52—F52-5N1-R3d3c5L2z.
Ya me dirás si has vuelto a salir con Elena y su tormento y qué es lo que han dicho de mí con respecto a lo de la otra noche. No dudo de que me haya juzgado como a un fresco, en lo que quizá no se equivoquen. Nada más te diré por ahora, de forma que no te olvides de los encargos que te hago, sobre todo lo de la tela para que yo me haga un uniforme ñanga ñanga* en esta capital de Evinayong.
Recuerdos en tu casa y tú ya sabes que te quiero, y que “hago muy buena cabesa”* por cumplir con tus deseos. Como verás, por complacerte te escribo a mano.
Ángel

Ñanga ñanga*, en el dialecto fang: elegante, bonito

“Que hago muy buena cabesa”: expresión del negro guineano para dar a entender que es una persona seria y sensata.

Oct 162013
 

 

fotos guinea 001

De la tierra que me vio nacer…
En otro tiempo ya lejano,guardado en el recuerdo, existia una tradición muy arraigada entre los jefes de los poblados y el hombre blanco que llegaba a la aldea. Su visita acababa con un huevo de pato o de gallina ,que el jefe del poblado le entregaba en señal de respeto y cariño. Así me lo contó mi padre “Ojos de Gato” ,y así os lo cuento yo.

………..Y la quería tanto.Y es que él la quería tanto,y con tanta fuerza,que como Juana la Loca,casi enloqueció de amor.Su reacción de celos desmedidos,absurdos e irracionales,le rompió los esquemas de ese mundo feliz en el que hasta entonces había compartido con el amor de su vida,y todo por unas palabras dichas a destiempo,y unos cuantos renglones escritos sin alevosía ni premeditación un dia cualquiera de ya, ni se acordaba cuando. Las lágrimas le caian con tanta fuerza como canicas rodando por el gres del hogar,mientras la comprensión de esa incomprensión del amor de su vida,ocupaba todo su pensamiento. Se decía que a donde había ido a parar la confianza que a lo largo del tiempo en comun había depositado en ella.Y lloraba,y se decía, y se preguntaba…
Y lloró…y lloró…y lloró en un rincón del sofá junto a una orquídea con brotes nuevos,y su vieja manta de Charlie Brown…

…………………………………………………

-Y yo te amo…no quiero vivir sin ti – le dijo entregandole el huevo que acunaba entre las manos
– Y yo te quiero…y no puedo estar sin ti – contestó secandose las lágrimas con la manga del pijama.
– No es un huevo de “gallina de guinea”. Lo cogí de la nevera…
– Eso no importa – le dijo besandole en los lábios-Eso no importa…
Y no lloró más porque sabía que aquel huevo de gallina encerraba todo el amor que por ella sentía y la confianza perdida.
Y la quería tanto…y es que la quería tanto y con tanta fuerza…
¡Y no lloró más!