Nov 282014
 

DSC05289

 

Y unos peces de colores,
y una bola de cristal,
y una foto con sonrisa,
y un libro abierto sin más.
Un botón de tu camisa,
y un billete de autobús sin extrenar.
Tu recuerdo en un bolsillo de mi abrigo,
y en la bufanda de lana,
tejida con dos agujas del siete y medio,
un beso de prendedor.
Y una tarde de tormenta conté hasta cinco,
y acompañada del primer trueno lancé a la calle el prendedor,
con la bufanda;
con las agujas de tricotar.
Y una tarde de lluvia de caracol,conté hasta seis;
otra de lluvia tranquila conté hasta diez…
Un barquito velero navega por el agüita del fregadero;
es tu foto con sonrisa ¡Valgame Dios!
Una mosca pesada revolotea sobre el azúcar de la tostada.
Y es tiempo;
es tiempo de pensamientos en el balcón,
y de ciclámen en la ventana.
Es tiempo de ser amada y amar sin más;
Es tiempo de conjugar;
hora de hacer balance en el corazón.
¡Uno,dos,tres,cuatro , cinco, y seis!
Tu recuerdo lo he borrado de la historia de mi vida…
Y tu voz la tiré por la ventana.
Y una mosca pesada,
y azúcar en la tostada.
Un barquito; un fregadero.
¡Siete,ocho,nueve y diez!
¡Que te vaya bonito!
¡Que seas muy feliz!
Y es tiempo de amar sin más…

 

Nov 232014
 

DSC_1398

Y la vi pasar…
Y su pelo olía a incienso,a canela,a maderas de oriente…
Y su piel a perfume de deseo,
y en sus ojos el amor de mil batallas ,menos una…
Me rozó sin darse cuenta,
y yo la amé en ese momento como nunca amé a ninguna.
Sin incienso,sin canela,sin la madera de oriente…
Con perfume de deseo,y mil batallas perdidas,menos una,
que guardaba para ella.
Y lo vi llegar…
con el pelo engominado,
con su chaqueta de Armani,oliendo a Bleu de Chanel,
con aire de “hombre de mundo” acostumbrado a ganar las mil,
más una batallas, del capricho del amor de noche y cama.
Y los vi marchar…
Y a su paso…,y en sus ojos yo lei:
“Te tuve por un momento”…
“Te he besado sin rozarte”…
“Te he amado sin conocerte”…
¡”Le has ganado la batalla”!
Y la vi pasar…

 

Nov 232014
 

10806498_10201888781339838_8698912246568049367_n

Y si la vida te da limones! bebetelos! Eso dicen, y una  ha escuchado por ahí…Y si la vida te da limones…y naranjas y mandarinas,y Kiwis, y todo lo que te cause llagas en el corazón y un tropel de verdades en la punta de la lengua. No te preocupes, ahogate en Almax y quedate con la vitamina C, porque algún dia no serás yunque, serás martillo y entonces ni Thor,el poderoso dios del trueno, golpeará con tanta fuerza como lo harás tú.
Y si la vida te da limones… ¡bebetelos! Dale al Almax y a la vitamina, porque la vida pone a la gente en cada lugar: tarde o temprano la ha de juzgar.
Y si la vida te da limones… Y si la vida te da sorpresas…
Y ahora soy yunque pero mañana seré martillo… ¡Ja! SERÉ MARTILLO. ¡Por Snoopy que lo he de ser!

Nov 212014
 

cuatro muñecas

Las dos personas mejores del mundo. No os he olvidado en toda mi vida;quiero ir con vosotros.

Diciembre 2000
Angel
……………………………………………………………………………………………………

Mis padres Fermín y Florencia naturales de (???) Zamora y Uztarroz (Navarra). las dos personas mejoresdel mundo. Os recuerdo con cariño. Se que estaís en el cielo…Pronto estaré con vosotos.

Ángel

Y me siento tan mal,hermana…Y estoy tan hecha polvo…Y es que esto de desmantelar la casa de nuestros padres es tan triste…Cada rincón,cada objeto, todo está tan lleno de recuerdos;recuerdos buenos y malos recorriendo el pasillo,flotando por las estancias,perdiendose en el salón.He abierto el balcón de par en par y he dejado que entrara el sol de la mañana por las ventanas,aunque en vano pues el sol hoy no ha querido salir. me he sentado en la cama de nuestros padres a contemplar las fotos de nuestra Comunión a ambos lados de cada mesita de noche y he hundido la cara en la almohada,la de “ojos de Gato” (papalelo), tu padre y el mio en un intento de aspirar su olor,pero tanto tardé en recostarme en aquella cama que su aroma se perdió siempre entre el polvo y el olvido. Me acurruqué esperando su abrazo;el mismo que me dió de pie ante la cómoda la mañana que salí de casa vestida de novia. No me gusta que me vean llorar,eso tu lo sabes,pero no pude evitarlo…las lágrimas me salían a borbotones sin hacer nada por frenarlas. Me importaban un comino los regueros de rimel tan enrevesados en su recorrido, como las carreteras de “nuestra Guinea”.Solo me importaba el abrazo de nuestro padre,y esa lágrima traicionera que se apresuró a borrar: – Y es que os he perdido tan pronto…Y es que os habeís marchado tan pronto de casa…Y es que no se que voy a hacer sin ninguna de mis hijas…No quiso ser ni tu padrino ni el mio…No ocupó el lugar que le correspondia en el primer banco de la iglesia,prefirió ver como volaban sus hijas en el último banco del templo.
¿Y por qué te cuento esto hermana? Porque me ha tocado la parte más dura;nunca me imaginé que iba a vivir en mi interior este carrusel de sentimientos encontrados,de recuerdos olvidados,de sonrisas y lágrimas,de voces tan queridas repartidas por la casa;esa casa que hora está que se cae de no habitarla,de no cuidarla…Siento los besos robados de Manolo cuando venía a verme desde la base de Matacán.Me veo embarazada de ese hijo tan querido con a penas dieciocho años. Una risa infantil ha llegado hasta a mi;es Manolito,tu hijo tan querido para ti también,es mi hermano pequeño tan especial para mi. Se rie con los dibujos de la tele mientras merienda… Mis pasos me han llevado a mi antigua habitación,te veo en la cama y te veo muy mal. Junto a ti, Don Jesus nuestro medico sin moverse de tu lado;ni siquiera se ha ido a cenar. “demasiadas emociones juntas”,y es lo que tocaba tras esa tristisima y forzada evacuación de Nuestra Guinea. Allí se quedó parte de tu corazón enterrado entre los crotos que “Ojos de Gato” plantó junto a la pequeña Sara…Allí se quedó,como muchos valientes más, tu teniente enamorado…Demasiadas empociones juntas para una niña de 19 años…
Y veo,veo a tu padre que es el mio,tirado en el suelo de la habitación,”un aneurisma de aorta” dijeron los entendidos…

Las dos personas mejores del mundo. No os he olvidado en toda mi vida;quiero ir con vosotros.

Diciembre 2000
Angel
……………………………………………………………………………………………………

Mis padres Fermín y Florencia naturales de (???) Zamora y Uztarroz (Navarra). las dos personas mejoresdel mundo. Os recuerdo con cariño. Se que estaís en el cielo…Pronto estaré con vosotos.

Ángel

    Y ahora tras leer esto que me he encontrado escrito de su puño y letra en la parte de atrás de un porta fotos, en la que un hombre y una mujer de aldea,permanecen de brazos caidos mirando a la cámara,me doy cuenta de que él ya sabía que se iba a morir…lo escribió unos meses antes…”Ojos de Gato” ya sabía que se iba a morir.
¿Y por qué te cuento esto hermana? Tal vez sea porque son muchos los recuerdos que encierra esa vieja casa.Recuerdos buenos y malos…Sonrisas y lágrimas…Emociones fuertes…Toda una vida en unos cuantos metros cuadrados,pero ¡Vida al fin!
Un beso Tatineta.

Nov 132014
 

DSC_0304

Hoy me han dicho algo bello,muy bello. Hace un par de horas más o menos, en mitad de la calle cruzando una acera. Mi marido y yo ibamos hablando de mil cosas cuando un hombre pequeño, escuálido y arropado por lo que en otro tiempo fue una americana,pasó por nuestro lado.Tiraba de algo parecido a un carrito de la compra,creo, porque no se veía entre la torre de cosas que el hombre cargaba cubiertas por un plástico. No nos paramos ni él tampoco, aunque mis ojos se volvieron buscandolo por lo que mi marido tuvo que arrastrarme como a un crio en su primer dia de parvulitos: – ¿Quieres darle algo?- me dijo parandose en seco con la vista fija en el hombre que se peleaba por subir “toda su vida” al filo de la otra acera.Yo asentí y caminé deprisa hasta él, que aún segúia peleandose con la acera para que le dejara continuar el camino con “su vida”.
– ¿Quiere que le ayude? – le dije tirando yo tambien del carrillo sin darle tiempo a contestar.Tenía las manos frias, y la cara llena de mugre-. Tenga,para que se tome un café con leche y un bocata…
Y entonces me miró y con una sonrisa,de esas que se quedan en tu retina para toda la vida,respondió:
– GRACIAS HERMANA.
Un muchacho nos miró sin pararse un momento; no se lo que pasaría por su cabeza al ver la escena de los dos tirando del carrito. No sé si alguien más nos vió…Regresé hasta donde se encontraba mi marido observandonos ,y nos volvimos los dos para ver como se alejaba calle arriba.
– ¿Que te ha dicho?
– GRACIAS HERMANA…¿No es curioso? Normalmente te dan las gracias sin más,o te dicen “señora”,pero “gracias hermana”…No se…Me ha llegado al corazón.
– ¿Dejará de tener una vida este pobre hombre?
– Si.- conteste- La lleva en un carrito.
Que será de ti,hermano…que será de ti…
No se que decirte hermano…un billete no es nada.
Yo ahora estoy en mi hogar ¿Tú donde estás?
No se que decirte hermano. Hace frío ahí fuera. Un frío humedo que cala hasta los huesos aunque una se ponga una prenda impermeable.Tú solo llevabas una chaqueta…Sin querer me has hecho polvo hermano. No, si encima acabaré echando al carro de tu vida,la sensación de culpa y vergüenza que me ha dejado esa ayuda en la cera,y el billete que te dí. Sigue tu camino y !que te vaya bonito!que una cerrará el ordenador,y se tumbará en el sofá con un tazón de sopa caliente entre las manos,comentando entre cucharada y cucharada, lo mal que me has dejado y donde estarás en estos mentos…Que será de ti HERMANO.
Y hoy me han dicho algo bello ,muy bello…
Hoy me ha mirado un ángel bueno,y me ha regalado una sonrisa para que mate el hambre de mi conciencia aunque sea por unas horas.
Y hoy me han dicho algo…

Nov 032014
 

DSC06267

 

Aquella noche, quemó y abrasó el ama todo los libros que había en el corral y en toda la casa. Muchos de los que ardieron merecian guardarse para siempre pero no lo permitio su suerte y la pereza del encargado de hacer el escrutinio. Asi se cumplió en ellos el refrán de que muchas veces pagan justos por pecadores.
Uno de los remedios que el cura y el barbero pensaron entonces para el mal de su amigo fue que hicieran un muro para tapiar el cuarto donde guardba los libros. De ese modo, cuando se levantase el caballero no se los encontraria -quiza, quitando la causa, desapareceria el efecto- y ellos dirian que un mago se los habia llevado,con todo el cuarto donde estaban. Asi se hizo con toda rapidez.
A los dos dias se levantó don Quijote y lo primero que hizo fue ir a ver sus libros. Como no encontraba el cuarto,donde los habia dejado, andaba buscandolo por todas partes.Llegaba adonde solia tener la puerta y la buscaba a tientas, volvia y revolvia los ojos por todo, sin decir una palabra. Al cabo de un buen rato, preguntó a su ama hacia que parte estaba el aposento de sus libros. y el ama, que ya estaba bien advertida de lo que tenia que responder,le dijo:
– ¿ Qué aposento ni que nada busca vestra merced? Ya no hay aposento ni libros en esta casa, porque todo se lo llevo el mismisimo diablo.
-No era un diablo – -replicó la sobrina- sino un encantador que vino encima de una nube una noche, despues del dia en que vuestra merced se march6 de aqui y, bajandose de una serpiente en que venia montado, entró en el aposento. No se lo que hizo allí dentro -pero al cabo de poco rato salió volando por el tejado y dejo la casa llena de humo.Cuando decidimos mirar lo que había hecho, no vimos libro ni aposento alguno.Solo nos acordamos muy bien el ama y yo de que, en el momento de marcharse, quel mal viejo dijo en voz alta que, por una enemistad secreta que tenia con el dueño de aquellos libros y aquel cuarto, dejaba hecho el desafio, en aquella casa, que despues se vería. Dijo también que se llamaba “el sabio Muñatón”.
-“Frestón” diria -dijo don Quijote.
-No se -respondió el ama- si se llamaba “Frestón o “Fritón”: solo se que acababa en tón su nombre.
-Asi es -dijo don Quijote-: ese es un sabio encantador, muy enemigo mio, que me tiene odio, porque sabe por sus artes y letras que, dentro de algún tiempo, he de llegar a pelear con un caballero al que él favorece y lo he de vencer, sin que él lo pueda impedir. Por eso procura hacerme todos los sinsabores que puede pero te aseguro que él no podrá evitar lo que por el cielo esta ordenado.
-¿Quien duda de eso? -dijo la sabrina-. Pero, ¿quien le mete a vuestra merced, señor tio, en esas pendencias? No estaría mejor quedarse pacifico en su casa y no irse por el mundo a buscar lo imposible, sin considerar que muchos van por lana y vuelven trasquilados?
– ¡Oh sobrina mia-respondió don Quijote-, que equivocada estas! Antes de que a mi me trasquilen les habré pelado y quitado la barba, como a siervos mios, a cuantos hayan imaginado tocarme en la punta de un solo cabello. No quisieron las dos replicarle mas porque vieron que se le encendia la colera. El caso es que él estuvo quince dias en casa,muy sosegado, sin dar muestras de querer repetir sus primeros delirios. En esos dias, tuvo charlas graciosisimas con sus dos compadres, el cura y el barbero. Decia él que la cosa de que mas necesidad tenia el mundo era de caballeros andantes y de que se resucitase, en él, la caballeria andantesca. Algunas veces, el cura le contradecía y, otras veces, concedía, porque, si no guardaba este artificio, no iba a poder ponerle en razón.
En este tiempo, solicitó don Quijote a un labrador, vecino suyo, hombre de bien – si es que ese título se puede dar al que es pobre- pero de muy poco juicio. En resolución, tanto le dijo, tanto le persuadió y prometió, que el pobre labrador decidió irse con él y servirle de escudero.
Deciale, entre otras cosas, don Quijote que se dispusiese a ir con el de buena gana, porque alguna vez le podía suceder una aventura en la que ganase, en un instante, alguna insula y le dejase a él como gobernador de ella. Con estas promesas y otras semejantes, Sancho Panza, que asi se llamaba el labrador, deja a su mujer y a sus hijos y se comprometió a servir a su vecino como escudero.
Dio luego don Quijote orden de buscar dineros y, vendiendo una cosa, empeñando otra y malbaratándolas todas,reunio una notable cantidad. Consiguió también un escudo, redondo,pequeño que pidió prestado a un amigo suyo, y arreglando lo mejor que pudo su casco medio roto aviso a su escudero Sancho del dia y la hora en que pensaba ponerse en camino, para que lo preparase todo lo que más podia necesitar. Le encargó, sobre todo, que llevase unas alforjas.
El dijo que si las llevaría y que tambien pensaba llevar un asno muy bueno que tenía, porque el no estaba acostumbrado a andar mucho a pie.
En lo del asno dudó un poco don Quijote, intentando recordar si algún caballero andante habia traido a algún escudero a lomos de un burro, pero no le vino ninguno a la memoria. ” En todo caso, aceptó que lo llevase con la intención de proporcionarle una caballería más honrada cuando hubiese ocasión para ello,quitándole el caballo alprimer caballero descortés que encontrase.
Don Quijote, por su parte, tomo camisas y las demás cosas que pudo, conforme a los consejos que le había dado el ventero. Cumplido todo ello, sin despedirse Panza de sus hijos y mujer, ni don Quijote de su ama y sobrina salieron una noche del lugar sin que nadia los viese. Esa noche caminaron tanto que, al amanecer, estaban ya seguros de que no los podrian encontrar, aunque los buscasen.
Iba Sancho Panza sobre su jumento como un rey, con sus alforjas y su bota, con muchos deseos de verse ya gobernador de la insula que su amo le habia prometido. Acertó don Quijote a tomar la misma dirección y camino que él había tomado en su primer viaje, que fue por el campo de Montiel, por el cual él caminaba con menos pesadumbre que la vez pasada, porque, al ser la hora de la mañana y herirles de lado los rayos de sol, no les molestaban. Dijo en esto Sancho Panza a su amo:
-Mire vuestra merced, señor caballero andante, que no se le olvide lo que me ha prometido de la insula, porque yo la sabre gobernar, por grande que sea.
A lo cua1 le respondió don Quijote:
-Has de saber, amigo Sancho Panza, que fue costumbre muy frecuente de los caballeros andantes antiguos hacer gobernadores a sus escuderos de las insulas o reinos que ellos ganaban, y yo tengo decidido no faltar a esa agradecida costumbre sino, por el contrario, superar a los demas en ella. Porque ellos, algunas veces, y quizas la mayor parte de ellas, esperaban a que sus escuderos fuesen viejos y, ya,después de estar hartos de servir, pasando malos dias y peores noches, les daban algún titulo de conde o, como mucho, de marqués de algun valle o provincia de poco mas o menos; sin embargo, si tú vives y yo vivo, bien podría ser que, antes de seis dias, ganase yo tal reino que llevase unidos a él otros y que fuesen a proposito para coronarte a ti como rey de alguno de ellos. Y no te parezca excesivo, que a los caballeros andantes les suceden tales casos y cosas, por caminos nunca vistos ni pensados, que con facilidad te podría dar aún más de lo que te prometo.
-Según eso -respondió Sancho Panza-, si yo llegase a ser rey, por algún milagro de los que vuestra merced dice, por lo menos mi mujer vendría a ser reina y mis hijos infantes.
-Pues, ¿quien lo duda? – respondió don Quijote.
-Yo lo dudo -replicó Sancho Panza- porque creo que, aunque Dios lloviese reinos sobre la tierra, ninguno de de ellos encajaría bien sobre la cabeza de mi mujer. Sepa, señor, que ella vale muy poco para reina; condesa le caerá mejor, con la ayuda de Dios.
-Encomiendalo tú a Dios, Sancho -respondió don Quijote-, que el le dará lo que más le convenga;pero no disminuyas tu ánimo tanto que te vengas a contentar con menos que con ser gobernador con plenos poderes.
-No lo hare, señor mio -respondió Sancho-, y mas teniendo un amo tan principal como vuestra merced, que me sabrá dar todo lo que me convenga y yo pueda llevar.