Oct 152017
 

Está cansado, tal vez vapuleado por el tiempo.
Quizá por lo vivido que le pesa en el alma,
y le embota la mente…
El polvo del camino pegado a su atavío.
La piel curtida y seca,
denuncian esos surcos trazados por el sol,
el frío del invierno y el viento azotador.
Sabe bien que no puede acomodarse.
Entiende bien que es su destino rular por los caminos,
para ir dejando día a día, año tras año
¡toda una vida!, sin volver la vista a tras.
Dime Cuentacuentos quien marco tu sino…
Quien tornó la vida que debías tener,
por andar los senderos,
por subir las cañadas,
por bajar las laderas,
y llegar hasta el mar…
Cuentacuentos dime:
¿cambiar si pudieras, tu destino harías?

El Cuentacuentos dice:
no puedo trocarlo…
Llevo el polvo del camino pegado a mi atavío
y la mente hechizada por todo lo que he visto;
por todo lo vivido…
Ven humano y camina a mi lado,
mientras te cuento todo lo soñado,
y te relato todo ¿lo vivido?
Ven y camina a mi lado…

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>