Aranjuez, punto de encuentro…

Aranjuez punto de encuentro

Entro en El Rana Verde con el firme propósito de esconder la timidez en un rincón del cajón desastre de mi cabeza

Aranjuez, punto de encuentro de las Vías Literarias de barrios de Letras.

@BarriosdeLetras @ViasLiterarias. El Rana Verde, Café Hábitat, Hotel Jardín de Aranjuez… Mañana fría y soleada. El viento nos da la bienvenida a la bella ciudad de Aranjuez, antaño capricho de Austrias y Borbones. Entro en El Rana Verde, un restaurante con solera donde los haya,  con el firme propósito de esconder la timidez en un rincón del cajón desastre de mi cabeza por mucho que se empeñe en lo contrario mi neurona , esa loca indomable y algo casquivana, que hace lo que le viene en gana. Me salva la campana de nombre Isabel, que me dedica una sonrisa  y un abrazo que me hace pisar con fuerza;  a su lado en la barra alguien conversa con ella. ¡Lo siento no te puedo recordar! Un muchacho joven con unos ojos preciosos me saluda y al momento lo reconozco, es Rubén, uno de nuestros poetas: beso, hola y adiós; Isabel también, a sí que doy unos pasos y me encuentro a un hombre de espaldas al que reconocí al momento, no me preguntes por qué, Duque  (aquí va una carita sonriente). Nos miramos de frente con un “malegroverte”, como se dice en esa Ceuta de mi corazón y nos dimos un abrazo para no olvidar.
El local lleno hasta la bandera. Por fin llega mi marido con una amiga de toda una vida y nos dirigimos al piso de arriba. Una sonriente  rana verde nos recibe estática junto a la escalera y una se pregunta mientras sube, si ha estado allí el tiempo suficiente para ver y escucha  a tanto monstruo de la pluma y el celuloide. Un montón de gente, nosotros los últimos ¡Cómo no! Esa neurona mía ha dejado escapar a mi timidez y le digo a mi marido de sentarnos nada más entrar, a la izquierda… Al otro lado del pasillo reconozco a la muchacha de rojo, es Charo  Bernal, una compañera de pluma que “solo sabe escribir cosas bellas”. Shiva Castellano, Manolo y su simpático “Gato Madriles”, Pierre Monteagudo. Con ese estilo que no se compra, ya viene de fábrica. Adolfo, y  Pedro con ese sobrenombre de “abuela motera” con el que me bautizó, y no le falta razón. Jesús y su abrazo de oso panda que me encantó… y tantos otros a los que mi neurona se negó a ponerles cara a pesar de compartir “retwitteos”,..

Aranjuez, punto de encuentro de los escritorer de barrios de letras
Los escritores de barrios de letras, posan junto al propietario de El Rana Verde (primero por la derecha de la foto, sentado), ,en la inauguración de las Vias Literarias de Aranjuez.

Un placer. Un verdadero placer compartir el corte de la cinta en la inauguración del segundo punto de encuentro en el café Hábitat, con Charo, Pierre Monteagudo y, me vas a perdonar si no recuerdo tu nombre, el dueño de ese estupendo café, como fue un placer atravesar la puerta de ese hotel con encanto, de nombre Jardín de Aranjuez. En los tres dejé mi impronta en ese Libro Único que se quedó para siempre entre sus paredes, junto a La Sombra del Egombe Egombe y las plumas de otros contadores de Historias…
Y el viento sopla con fuerza…
Y la mañana fría y soleada…
Capricho de Austrias y Borbones… Aranjuez
Puntos de Encuentro…
Libro Único…
Encuentros, sonrisa, abrazos
Y un mirarse a los ojos.
¡Enamorada de tu humildad!
¡Enganchada a tu generosidad!

Gracias Fernando Cotta

También te puede interesar:


Dónde puedes encontrar mis libros:

(Haz clic sobre Casa del Libro, Amazon o Uno Editorial, e irás directo a la tienda)


La sombra del Egombe-Egombe:
CASA DEL LIBRO
AMAZON
UNO EDITORIAL
La escribidora (los relatos dormidos):
CASA DEL LIBRO
AMAZON
UNO EDITORIAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.