Dic 172009
 



Para no separarnos jamás…

Ya no me hallo sin estar entre los negros…

Sangüesa 1 Junio 1946

Querida Sarita: esta mañana me vi sorprendido al entregarme el de telégrafos dos radios tuyos. En uno de ellos me notificas, había llegado el Dómine, y no habías recibido el reloj: espero que ya lo tengas en tu poder. En el segundo radio haces referencia al fallecimiento de mi madre – q.e.d.-, y me das el pésame; quedo agradecido. Los dos radios, veo, están cursados uno el día 25 y el otro el 27, y según me manifestó el de telégrafos, no venía clara la dirección y es por lo que hasta hoy no me los han entregado.
No puedes hacerte una idea de las ganas tan grandes que tengo de verme nuevamente en Guinea. Desde luego que el principal objeto de mis pensamientos eres tú, pero además, no se porqué, ya no me hallo sin estar entre los negros. Recordarás que sobre este particular te hablaba de muy distinta manera: no me importaría nada el no volver allí. Hoy veo que me encontraba muy equivocado.
Pasado mañana creo que tendré nuestros papeles en mi poder y en dicho caso te los mandaré certificados y por avión, a fin de que podamos ganar todo el tiempo posible. Te avisaré por radio de cuando han salido y en el barco que llega. Espero que para entonces tengas todo arreglado y ¡por fin te casas! Oye ¿verdad que no suena bien eso de”te casas”? ¿Se dice “nos casamos”? Sin embargo en el caso nuestro es: te casas. Pues bien una vez que estemos casados, y en el caso de que tenga que ir a la academia, – esto ya lo sabré antes de julio – te vienes en el primer barco del mes de agosto hasta Cádiz en donde estaré esperándote. De no ir al curso, para fin de dicho mes o primeros de septiembre me encontraré ya en Guinea. Si ocurriera esto último, una vez el barco atracara en Santa Isabel quisiera que vinieras hasta allí en avión y así pasaríamos allí unos días juntos: será nuestra “nuestra luna de miel, antes de ir a donde nos destinen, que espero sea Evinayong. En tu próxima carta ya me dirás si esto te parece bien. Desde luego que mi gusto sería que nos viéramos en “España”, más te repito por enésima vez , que de no tener que ir a la academia, sería muy poco tiempo el que pasaríamos aquí, tal vez menos de un mes, y creo que no compensaría las molestias de tan largo viaje. En resumidas cuentas que tan solo serían dos o tres meses lo que nos faltaría para reunirnos y entonces habrá de ser PARA NO SEPARARNOS JAMÁS.
Cuando me contestes ya me dirás si el “gato de bosque*” que te regalé aún vive, y si te llegan todas mis cartas. De que te quiero muchísimo y que no te olvido ni un solo momento, no debería ya decírtelo tantas y tantas veces, pero si lo hago es para que sepas que estás en mi corazón.
Con recuerdos a tu mama, a “Salvadoret”, como dice Trapero, y a Pepito, me despido hasta la próxima, no sin antes mandarte un beso.
Ángel

Gato de bosque: felino no domesticado, de mayor medida que el gato común. Su habitat se encuentra en la selva de ese territorio. Su pelaje suele ser de color pardo, y los dientes de mayor tamaño y muy afilados.


 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>