Nov 012013
 

DSC04602

He vuelto de llevar a “la Bella Sara o la Escopetilla”,como queráis llamarla, a “cumplir con los muertos”, como dice ella,aunque a mi me gusta más decir: a recordar a los dormidos,porque le da una pìncelada de alegria,y te hace pensar que aquellos que quisiste;que te importaron en esta vida, en algún momento aparecerán al torcer la esquina,o en aquel café en donde tantas horas pasamos hablando de una cosa y de la otra. Estaba en su salsa ,”la Bella Sara”,entre velitas bombilleras,y la voz amodorrada y cansina de la señora que rezaba el rosario rodeada de de las sempiternas beatas que rivalizan por una palabra,o una sonrisa del señor cura,aunque el pobre no esté “pa” trotes,y solo tenga dos cruzadas en su vida: Dios nuestro Señor ,y un buen tazón de chocolate con churros.
Santa María Madre de Dios…-y “la Bella Sara” seguia danzando por toda la iglesia,porque no encontraba a la Virgen del Pilar,para poner a sus pies las monedas que encenderían las velitas bombilleras- Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…- Y a “la Bella Sara” se la oia casi tanto, como a la rezadora adormilada y cansina,queriendo que alguien le cambiara dos euros por monedas de veinte céntimos:
-¡Callate por Dios! Que estás como una tapia,y no te das cuenta de que la gente no puede seguir el rosario,porque solo se te escucha a ti- le digo bajito
-¡Que me dices! ¡Ay! no seas pesada que no tengo monedas de veinte centimos,y no encuentro a la Virgen del Pilar! -se lamenta dando vueltas como un trompo.
– A quí detrás tienes al Sagrado Corazón,y aunque pone que son veinte cent…- Se marcha sin escuchar lo que le digo,volviendo la burra a los trigos.-yo no la conozco…no la conozco…-me digo vergonzadisima porque en esos momentos era la protagonista de la casa del Señor,que si hubier estado allí en carne y hueso,el mismo le habría cambiado los dos euros por monedas de veinte céntimos, con tal de que volviera al redil de la última fila y se estuviera, cuanto menos quietecita.¡Por fin! tras desconcertar a la parroquia,vuelve al sitio,desgranando a voz en grito los Ave María,Glorias,y Padres Nuestros,que la rezadora adormilada y cansina seguía salmodiando a su ritmo,que no era precisamente a la pastilla que iba “la Bella Sara”.
-¿ No ves que vas dos pueblos por delante de los demas? Cuando tu has acabado,ellos aún no han llegado al “Santa María”…Ni puñetero caso.
– ¿Nos quedamos a la misa?
-Pero si ya has seguido una por la tele esta mañana…Decide ¿O la misa o el chocolate con churros en el “Avanti”?
-Ahora que lo dices,esta mañana escuché misa,por cierto que no entendia nada de nada porque no estaba en español…
Y salimos dejando a la iglesia sumida en la Paz del Señor,y con el alivio de los feligreses,al perder de vista a “la Bella Sara”.
Ay “Bella Sara,Bella Sara”…El año que viene ,si Dios quiere que aún estés trotando por este mundo,no te quepa duda de que llevaré cambio!!!

Ago 222011
 

En el pasado…. En el África negra, junto a quien fue durante tantos años su marido:mi padre “Ojos de Gato”


 

En el presente... La cara de felicidad de "la bella Sara" lo dice todo. Ha pasado una eternidad, así lo siente ella, desde que se fue Ojos de Gato con "la pelirroja" se niega a decir que lo incineramos , y prefiere decir:la pelirroja ¡cosas de la bella Sara!

 

La bella Sara , a pesar de sus ochenta y cuatro años es "guerrera". Aquí esta sentada con otro de sus adorados nietos y dándole a la tecnología punta.


 ….- Cuéntame “bella Sara” como fue tu primera vez, en aquella habitación…
La escopetilla dejó el crucigrama que estaba haciendo , y se me quedó mirando con sus ojos de china, ahora mermados por la edad,
– ¡maravilloso! Fue algo maravill…. –
Mientras hablaba, sus ojos brillaban y a la piel de porcelana parecía subirle algo de lo que un tiempo fue “el color amapola”.
– Bueno… fue maravilloso. El me abrazó… yo le abracé; me besó…le besé… ¡Y luego a dormir hasta la mañana siguiente! – dijo haciendo aspavientos con las manos, mientras el crucigrama resbalaba de su regazo hasta el suelo.
– ¡huy! Casi me lo cuentas- le digo riendo.
– Solo te diré que al hotel llegamos a la hora en que mas castiga el sol, pero “pasamos la noche en la luna”.
Sigo la dirección de su mirada: la tiene puesta en la foto que se hicieron en recuerdo de su boda. La foto está tomada de medio cuerpo: ella radiante con su vestido estampado de flores azules, y el de uniforme. A ella le adorna un collar de marfil y un par de pulseras también de marfil. En la guerrera de “Ojos de Gato”la estrella azul de la Guardia Colonial me trae a la memoria a Rubén Darío, y su “Margarita de Baile”. Versos que me transportan a los sueños de mi infancia. Cuando era niña, entre Caperucita, Blancanieves y Pulgarcito, se colaba “Margarita de Baile” que mi padre recitaba con voz pausada hasta que me dormía…
Y…aquí se queda el resto de la conversación por respeto a esa intimidad de “La Bella Sara”, que contó lo que quiso y hasta donde quiso…

Ago 212011
 

Y el caso es que te sentaba bien la maternidad... ¡Pero si estabas como una rosa de Jericó! Más sana que una manzana. Eso si, menos mal que la moda ha cambiado, porque el modelito que llevabas te sentaba como una patada, je, je, je...

– Dime Bella Sara;cuéntame…No querías tener hijos ¿verdad?

Me mira desde su sillón color verde botella, “made in Marruecos”, al que la piel, que no es otra cosa que plástico, le surcan profundas grietas, por el uso. Esto es lo que tiene “comprar en los moros”:te suelen dar gato por liebre, mientras te invitan a sentarte en su tienda a saborear el té con menta, símbolo de la hospitalidad, que la tienen, y muy acentuada.

– Es que… me daba miedo a morir…- dice con esa vocecita mimosa, compañera inseparable durante toda la andadura de su a D. g. largo viaje por la vida.

– ¿Por qué vino mi hermana? ,- Las piernas descansando sobre la banqueta del baño, y en la espalda, un enorme cojín de color rosa, que un día encargué a una tienda de cortinas, allá en Canarias, en el tiempo en que estuvimos destinados, en esa tierra bendita.
– Porque papá se empeñó… – dice dejando el mando de la tele, sobre la mesa del comedor, que le pilla a mano, bueno, el mando, tiene dos: el digital, y el de toda la vida, que es,según ella, con el que se entiende, aunque la imagen sea de peor calidad, y ya se hayan dejado de emitir algunas cadenas ¿ o ya no se ve ninguna? No lo se porque veo poco la “tele”. Que no se crea nadie que no sabe usar el nuevo, no, es que es cabezota, y además en esa ve el teletexto, que viene a ser como la Biblia de las personas mayores.
– ¿Y por qué llegué yo?- Ahora me mira por encima de esas gafas que aún no me explico como puede ver algo entre las rayaduras de los cristales y los restos de maquillaje, adheridos a los ídem…
– Tú eres una ogino… a papá se lo explicaron todo al revés. Fue un compañero suyo. estaban en la oficina y él escribía a máquina cuanto le iba diciendo el otro…- sonríe, al recordarlo,- ¡todo al revés!Que si era un método revolucionario; que si el Papa lo aprobaba… que si yo que se cuantas tonterías… el caso es que naciste tú- me mira con esa cara de no romper un plato que también se le da-, y yo no puedo más que reírme.
– Bueno, bueno… y luego estaba lo de “pegar botes” beber café con sal… saltar a la comba con el saltador de Tatín, y vete tú a saber cuantas barbaridades más…-Mi cara ahora es de benevolencia; la misma que le pongo a mis nietas cuando han hecho alguna travesura,-
– Ya, ya, pero solo fueron dos días… – y yo exploto en una carcajada, porque se que fueron cuatro meses dale que dale.
– Pues ya ves que cosas, tu pegando botes y yo aferrada a la vida ¡Que no pudiste conmigo, nena!,- le digo riendo, mientras ordeno los papelotes que hay encima de la mesa; una mesa preciosa, tallada en Paquistán, y a la que tengo que cuidar como a la niña de mis ojos porque no es mía, sino de Paco, el verdadero dueño de la casa, aquí en Ceuta: mi hogar está en Murcia, no se si os lo he dicho alguna vez…
¡Que no me lo recuerdes más! – me dice medio enfadada,- si yo solo era porque tenía miedo a morirme… Si me los hubieran dado ya nacidos, habría tenido media docena.
– ¡Ayyy! que instinto maternal – le digo riendo, pero solo por fuera, porque en el fondo me siento “no querida”, por la Bella Sara. Seguramente estaré equivocada, porque siempre me está repitiendo lo mucho que me quiere:-¡te quiero mucho, no me olvides!,- es lo que escucho todos los días cuando hablamos por teléfono, porque he de decir, que a sus ochenta y cuatro años sigue haciendo lo que le da la gana, y va y viene cuando quiere…
– ¡no sabes “ná”!-le digo con una sonrisa aderezada con una pizca de tristeza,- Yo también mamá, yo también.

Conclusión: a sus hijas, y mirar que digo a sus hijas, las quiere, pero a quien ha querido de verdad y sigue queriendo es a mi padre Ojos de Gato, y a sus nietos y biznietas, con todo su corazón ¿Que si estoy resentida? si la conocierais diríais que esa etiqueta no sirve con ella.

¡Te quiero Bella Sara! aquí estoy para decírtelo a pesar de los pesares. Aunque sea una ogino y encima quisierais un chico…¡Te quiero Bella Sara.

 

Ago 212011
 

 

Se pone lo que le echen con tal de no ponerse "morena" Y va de nieto, "cerdito soñador",que es lo que a ella le gusta ¡ no si le va la gente joven...le va, le va...

 

En el Mirador de la Reina, en donde hay una vista preciosa de esta pequeña ciudad...

 

A la hora de enrollarse con el personal no tiene ningún problema con la edad. Aquí está con Piku, el hijo de unos queridos amigos indues- ceutis ¡chico encantador y altiiisiiimooo! ¡felicidades señor economista!

 

Nació con estilo. Le encanta hacer de figurín, y odia el delantal: mi padre se murió sin verle uno puesto...¡no sabe nada la bella Sara!

 

 

 

 

Se lo pasa como nadie con sus nietos...

 

 

No tiene ni idea de beber a morro ¡ya es difícil encontrar a alguien que sea tan torpe para una cosa tan tonta ¡Siempre acaba manchandose! El humor es uno de sus mayores encantos...


Golosa hasta la saciedad; de hecho si por ella fuera solo se alimentaría de: queso fruta y dulces ¡ah! y de hamburguesas...

 


La coquetería es una de sus debilidades....

 

 

Nino, ninoooo, nino ninoooo….-pongamos que así suena mi movil- Nino, ninoooo…

– Dime “bella Sara” ¿que has comido hoy? -ya se la respuesta , pero me hago de nuevas…

– Hamburguesa de pollo… – se sabe la lección de memoria, pero aún así tantea la respuesta, para que no la pille en un renuncio,- lechuga…¡una banana y un yogourt!-me dice triunfante.

– Ya, ya… y porqué todos los días comes lo mismo…- esto es un ritual que seguimos día a día por teléfono.

– No si ayer no comí lo mismo… ayer fue un muslo deshuesado y un tomate…

– De esos enanos que ahora están tan de moda…
– ……desconcierto total

– si, de esos que tú llamas “tomate de moreno”…

-¡Ah de esos ,nooo! -tengo la sensación de que me estás tomando el pelo “bella Sara”…
– ¿Y ya bebes agua?- Le importa un rábano que le diga que tiene los riñones como las pasas de Corinto, ella hace lo que le da la gana.

-Siiiii… todos los días una jarra de la que me comprasteis…- se refiere a la “Brita”, que filtra.

– No te lo crees ni tú, y además deben ser dos, y no una…

– Bueno, bueno, que ahora te dejo que tengo prisa. Hoy tengo que “echar las quinielas”- y cuando no son las quinielas, es la primitiva , y cuando no la lotería ¡menos mal que no le da por el bingo! Dice que es un juego tonto; ella sabrá porqué lo dice… Y esta tarde si no te cojo el móvil es porque voy en el autobús y hay mucho ruido…

– A donde vas ¿al corte Inglés, o a la Virgen? a ponerle las tropecientas mil velitas familiares… – Que no te enteras; la Virgen son los viernes, esta tarde toca Corte Inglés
-¡Tiembla Corte Inglés! que llegan las “termineitor”- le digo riendo, porque lo revuelven todo y no compran nada…- mira que os gusta el pingoneo…¡Con esos de que una es pensionista…¡hala! a ocupar los asientos del autobús sin pagar un duro

– ¡Para eso una es mayor de edad!Bueno que me voy ¡te quiero mucho!

– Ya… con condiciones. Porque soy tu Chachapaca que si no…

-¡Eso Chachapaca! Y es que me da una risa cuando lo dices…¡ Que cosas tienes!

– Anda corre que llegas tarde a la cita con tu amiga la dinosaurio.
– Un Beso
. pues si que está hecha una dinosaurio, pues si la vieras, es cinco años más joven que yo y al bajar del autobus necesita que le de la mano para bajar los escalones…

¡Madre del amor hermoso que dos! la bella Sara con 84 primaveras y un ala rota,ayudando a su amiga a bajar del autobús, solo me faltaba que me dijera que cede el asiento en el ídem a los “abueletes”- como dice ella-, y se que lo hace… ¡Ayyy Dios mio que cruz le has mandado a la ChachaPaca!

Jun 172011
 

Tiene ya un porrón de años: de años vividos siendo “el ombligo del mundo familiar”. Tiene ya un porrón de años y por el momento no tiene ninguna intención de dejar de cumplirlos, aunque eso de cumplir lo lleve tan mal. Toda la vida se quitó un año, cosa que “Ojos de Gato” decía, no sin acierto, que había que ser tonta, que de hecho era” más tonta que el cerrojo de un purgatorio” por eso de quitarse un año:”si te quitas, barre de un plumazo cuatro o cinco”… Ahora ha seguido su consejo, ese de tiempos inmemoriales de su vida pasada y se quita !porque si! TRES de sus casi 92 . Y para que se lo vas a discutir si ella vive tan feliz… La “bella Sara ” no quiere cumplir años pero si apagar las velas y verse frente a ella tres o cuatro perfumes de los buenos, que es lo que realmente le encocora. Y se los pone como la colonia de baño, no se si alguna vez lo he comentado, a chorros. Le da igual que le digas que ha costado un riñón él, o los perfumitos; a ella le da igual: Ahora estoy recordando, que escribí algo sobre los sufridos compañeros de trayecto en el ascensor con la “bella Sara”, y su particular estilo de chorrearse por su cuerpo serrano los ungüentos.
Ha empezado el verano y la “bella Sara” tiene una cita en la cafetería de Quique con” las chicas de oro”, que espero estén aún vivitas y coleando.
Una la llama a diario por eso de la costumbre, y que verdad es que: “no empezando no se termina”, porque si algún día me retraso cinco minutos ya está sonando el móvil para darme la puntilla de:”claro, como te lo estás pasando bien te has olvidado de mi”… Y es que no cambiará nunca, aunque ese nunca no sea ya tan extenso en su tiempo por pura lógica, pero con ese enganche a la vida que tiene quizá nos entierre a todos, y luego a ver quien le compra los perfumes ¡ja, ja, ja!
Bella Sara, bella Sara, no has perdido un ápice de esa extraña mezcla que define tu carácter, tan ordeno y mando unas veces y tan sumisa otras:”Dime cuando vendréis a buscarme, que tengo que limpiar la nevera y dejar todo bien cerrado”, y una piensa que qué es lo que tendrá que limpiar en la nevera, si la pobre pasa los casi trescientos sesenta y cinco dias del año muerta de hambre, porque la “bella Sara” la tiene a régimen. Yo no se de que se alimenta y encima tiene una que escuchar con la naturalidad que se lo cuenta a la gente eso de: “yo gasto más en las quinielas, en el saco de las quinielas entra la bonoloto y el euromillón, que en comer”. ¡Toma ya! y lo suelta tan tranquila; eso si: hay que decir en su descargo, que para casos de emergencia tiene una lata de atún, de cuando se abrió la primera conservera de España, guardada en un cajón del comedor por si nos dejamos caer por su ciudad. Yo no se si entiende, o no le da la gana entender, la estrecha relación que hay entre el botulismo y las conservas que languidecen largo tiempo en algún rincón. El único argumento que te da, y si quieres lo tomas y si no lo dejas, es que esa lata de atún está ahí desde que “Ojos de Gato” se fue con “la pelirroja”, frase que debo aclarar para no llevar a equívoco al lector:”la pelirroja” no es otra que la incineración de “Ojos de Gato”. Bueno…es una forma original de expresar esa ceremonia; con un cierto humor, cosa que está muy bien a esas edades.
Bella Sara, bella Sara ¿ya estás preparada para esta etapa mundana del veranito aquí en Ceuta? Lo estás deseando pillina ¡Pues no te gusta a ti nada un asfalto!Ya queda menos preciosa, vete limpiando la nevera de suspiros y no te traigas las quinielas que aquí hay a porrillo.
Un beso Bella Sara.

May 022010
 

 

Y se aferra a su recuerdo...Y no puede vivir sin él...



La observo, desde el incómodo sofá “del cuarto de la tele”, en donde se pasa las horas muertas;esas horas muertas que ofrece la tarde a las personas mayores, sin otro entretenimiento que las telenovelas a medio seguir por entrometerse el sueño amigo, propio de esas edades. Las piernas en alto, en un taburete de cocina de cuando “el Juramento del Juego de Pelota”, allá por los últimos tiempos del XVIII. En su regazo, como no, el libreto de los pasatiempos, a los que es tan aficionada. y su agenda, esa negra de piel que hace tantos tantos años que su nieto Chicho le regaló : – Toma, para que “apuntes las quinielas”; es recargable… Y aún la tiene, como también guarda un cuchillo de cocina al que ya no le queda a penas hoja, y que un día cuando Manolo -mi consorte – estaba en la base de los Llanos en Albacete, le compró. Eso ocurrió creo, durante la” Guerra de los Cien Años”, más o menos ¿Y el cepillo del pelo? ¡ooooooh! que cepillo ¿pero tiene púas? pues no se…creo que alguna le queda:
– ¿Por qué no lo tiras de una vez?
– Es que me lo regaló Manolo hace tantos años…
– Ya…deja que lo tire yo.
– Otro día – me dice arrancando la reliquia en cuestión, de mis manos.
– ¿ Y la dentadura de papa? ¿Y su cepillo de dientes? y el peinecito ese que llevaba siempre en el bolsillo; y las pilas que dejo sin colocar a su linterna, y las zapatillas que una vez calzó, y el pijama que siempre tenías preparado por si había que ir al hospital…Y la mecedora ¡ay la mecedora! esa que al pasar te machaca los tobillos ¡jubilala! ¡jubilala! que papá ya no la necesita, porque creo que allí arriba solo hay nubes para sentarse, y a nosotros si nos hacen falta los tobillos.
No se como lo hace pero ella no se golpea ni una vez al pasar por ese “cuarto de la tele”tan atestado de muebles.
¿Y los ramos de flores secas que su nieto Manolín-Manolín tiene ya cuarenta y dos años, – le envía cada día de la madre? Los va amontonando por los “búcaros”, como dice ella, utilizando esa palabra en desuso que tanto se llevaba en “La Guinea”, porque le da pena tirarlos.
– Pero no te das cuenta de que entrar en el piso es morir por una invasión de ácaros… Ni Ángel , su nieto aventurero, ni Doyo “el luchador”, pueden permanecer en el interior de la casa…
– ¡Tonterías! como si en las vuestras no hubiera polvo, y los bichos esos que dices…
– Ácaros, “bella Sara”; ácaros. Y si hay polvo pero fresquito, no este de hace dos mil años.
– !Tonterías¡
– Anda que ya has ganado la partida una vez más. Dame un beso “madre imaginaria” que hoy es el día de la madre.
– Toma, pero cuidame a “la Chacha Paca”- me dice riendo.
Hoy es feliz, muy feliz, porque sabe que es día de teléfonos, de felicitaciones: Toda la familia se moviliza para llamarla y decirle: felicidades mamálela: toda la familia, porque los nietos también tienen esa costumbre aunque sea la abuela:Hoy está feliz, porque sabe que llamarán al timbre del “templo del polvo añejo”, y alguien le entregará un precioso ramo de flores, de parte de su nieto “Manolín” en nombre de toda “la Tribu de Papalelo”.
¡Feliz día de la madre “bella Sara”!

Abr 122010
 

Vale…que estas muy guapa con esa camisa que te ha regalado tu amigo invisible… ¡pero quieres al menos abrochartela bien!
Un beso “bella Sara”

-Pero vamos a ver si alguien me explica esto…- dice la “bella Sara”, enderezándose en el sillón tras pelearse con los dos cojines que tiene detrás- si el mundo es una bola redonda que está en el universo y nosotros vivimos sobre ella ¿como no nos caemos? Ya se, ya se que me vas a decir lo de la gravedad, se lo he oído a tu padre un montón de veces ¡pero es que no lo entiendo!
– ¡ja! ¿y si mi padre se ha pasado la vida explicándotelo y no ha conseguido meterte algo tan sencillo en la mollera pretendes que lo haga yo, y a estas alturas de la vida? ¡ja, ja, ja! Anda, anda sigue con tu sodoku y no hagas trampas, que a mi no me la das.
– Vale; ya se que es por la gravedad, pero es que no lo entiendo…¿es como un imán?-y ella insistiendo.
– Mira Mamalela -a la “bella Sara” toda la familia le llama así-,¿tu notas que te caes? bueno escorada hacia estribor andas un poco escorada, je, je, je…- le digo con malicia.
– ¡oye ! ¿que te has creído? ¡escorada irás tú que yo camino muy recta! Eso es lo que me dicen todas las señoras en misa: – ¡Sarita, hay que ver lo recta que te sientas en misa!
– ¡Señor, Señor! que baje Modesto porque la “bella Sara” lo ha dejado en pañales ¿Que voy a hacer contigo? Mira que eres creída…
– ¡a si; eso si. A mi todo el mundo me dice que soy muy guapa y que menudo estilo tengo vistiendo…
-eso era antes, ahora pareces un perchero…
– ………….
– ¡Si eso era antes! ahora te colocas la ropa y los complementos sin orden ni concierto…que te lo he dicho mil veces, que pareces daltónica…- y me mira con esa mirada que también conozco y que dice: eso lo dirás tú que no tienes ni idea de como se coloca un pañuelo al cuello ¡ Y tiene razón!
– Bueno, bueno, dejemos eso ahora. A mi todo el mundo me dice que voy muy guapa y no hay nada más que hablar.
Cambio de tercio
– Y…otra pregunta -ya se lo que quiere saber, pero no me queda más remedio que seguirle el juego- Si ahora estamos aquí – dice cerrando un puño mientras el índice de la otra mano presiona una parte determinada para indicar la situación en donde nos encontramos-, y hacemos un agujero hasta el otro lado ¿nos caemos verdad?
La miro con la misma resignación que tendría una oveja a punto de ser esquilada.
– Que no….que ya te he dicho lo de la gravedad…
– Vale – ahora le da al mando de la tele, y busca el “teletexto” ¡Que sería el mundo sin “teletexto”! La bella Sara seguramente se uniría a la resistencia para salvaguardar tan “magno documento” de la caja tonta- Bueno y de toda la vida;a mi desde chiquitita me enseñaron que la tierra era redonda – la interrumpo para recordarle que sigue siéndolo-,y que el cielo estaba arriba, y el infierno abajo- lo dice señalando con ese índice que a modo de vara de los maestros de antaño, usó para investigar sobre la gravedad, y ahora lo hace para temas más versados del alma -, me vienen con el cuento de que el cielo no se sabe donde está, y el infierno tampoco anda por aquí abajo…
Lo dice mirando una de las losetas del suelo, y yo pienso si la vecina que habita bajo nuestras “infernales losetas”, llevará un tridente y guardará cuernos y cola, bajo una piel elástica tipo lagartos de U.V.E.”aquella serie de la tele que tanto impacto nos causó a más de un@ en su momento. Y yo pienso… hasta donde me deja, claro.
– Mira tú por eso no te preocupes, porque en algún sitio estarán ubicados, claro que con los tiempos que corremos, y como tuvieran hipoteca…¡ja, ja, ja! ¡pero mira que eres simple! de esto hemos hablado tropecientasmil veces.Eso es como lo de los Reyes Magos que no se sabe si fueron dos, tres, o cuarenta mil ¡que más dará ! Anda que te voy a apañar del todo:¿te has enterado de que ahora dice el Papa, que el Limbo no existe?
– Bueno ya era hora, porque a mi siempre me pareció una tontería…el Limbo… ni para un lado ni para otro.Es que hay que ver que cosas tiene Dios ¡a veces no hay quien lo entienda!
La doy por imposible, ahora resulta que “ella entiende a Dios” ¡toma ya! Ay bella Sara, bella Sara, que cosas tienes: ahora resulta que Platón, Cicerón, Voltaire, Rousseau, Santo Tomás, y toda una cadena de pensadores ilustres han pasado por el mundo sin comprender los designios de Dios, y llegas tú y ¡hale! “”Sin problemas oye. Que entre crucigrama, sodocu, y teletexto, alguna parrafadilla ya nos hemos echado, ya, y nos conocemos nuestro modo de ser.”” Pues muy bien ¿eso es lo que me quieres decir? Anda, y arreglate, que te esperan tus amigas “las Chicas de Oro” en la cafetería de Quique ¡que menuda paciencia que tienen allí tod@s con vosotras!
Pero esa es otra historia, no precisamente existencial, que otro día os contaré.
-¡Que guapa estás bella Sara! ¿pero no crees que has sido generosisima con el perfume?
-¡Que va si yo no me huelo!
– Déjalo; es cierto a penas se nota – y yo rezando para que nadie bajara con nosotras en el ascensor…

Feb 262010
 


Te venía un poco grande el gorro ¿no crees Beatriz?Tus padres y los míos…¿que se estarán diciendo los tuyos? que habrá dentro del vaso…seguramente “un salto” -coñac con soda-, algo que se bebía en “nuestra Guinea”allá en la posguerra “bella Sara”¿que le decías a “Ojos de Gato”…

Que verdad es que conforme nos hacemos mayores, volvemos a la niñez: somos como un yo-yó, de esos de toma, daca, para arriba, para abajo, giro para un lado y luego para el otro, regresando siempre al punto de partida…
-Es muy normal…la tía -la “bella Sara”, está muy bien para su edad; no te preocupes tanto por ella, que sabe mucho, como todas las personas mayores – me dice con esa voz suave que tanto agradezco oír, cuando pido ayuda vía móvil a mi prima Beatriz.Es medico de cabecera de la Seguridad Social, y a fuerza de batallar con la gente mayor se ha sacado en la “universidad de la vida cotidiana”, el titulo en sicología. Ella es un medico de los de antes; de los de pueblo diría yo, y no es porque no esté preparada, que lo está y mucho, sino por esa paciencia y ese trato entrañable que antes había entre paciente y medico, y que ahora por la forma de vida tan acelerada que llevamos se ha perdido. La puedes llamar a cualquier hora del día que ella siempre estará ahí. La puedes llamar al ambulatorio, que ella siempre se pondrá al teléfono,aunque esté con un paciente. Puedes decirle:-Beatriz estoy ech@ polvo…por esto, por esto y por esto…y ella siempre te dice lo que te viene al pelo. Que te duele un dedo…”una tirita”, no te habla de artrosis -por ejemplo- pero te dice: -cuando tengas tiempo, o nada que hacer no te cuesta nada acercarte “al de los huesos”…Que te duele la espalda, o tienes un gripazo: – ¡andando a la cama a sudar! mucho zumo de naranja y Paracetamol,si viene a hacerte una visita la pelmaza de la fiebre. Aquí hay que decir, que los mayores como mi madre, se sienten “un poco ofendidos”porque:-no me ha hecho caso, yo quería un antibiótico, y nada…Ja, ja, ja…¡mira que les gustan las pastillas a ese colectivo! por no hablar de su punto de reunión preferido:¡el ambulatorio! ¡ay el ambulatorio! ¿pero que tendrá ese edificio que les engancha tanto? la “bella Sara” por ejemplo, se va como dos horas y media antes para coger sitio. Se emperifolla como para ir de boda, y con dos litros de perfume, sale del ascensor tras haber dejado al pobre infeliz que bajaba con ella fuera de combate para toda la mañana ¡Y luego dicen que no rinden! si a los pobrecitos que les ha tocado la desgracia de compartir el ascensor con espécimenes como “la bella Sara”les han hecho el control de alcoholemia y han dado positivo ¿van a estar para currar! Y explicaselo tú a los de tráfico:-oiga que yo no he bebido…pero si solo llevo un colacao de esos reforzados con frutas y cereales…que me he empezado a encontrar mal en un ascensor, en el que iba una señora con dos litro de perfume de nardos…se lo juro señor guardia…Y el guardia te mira como diciendo:eso es lo que decís todos, anda que echas una peste a alcohol..-piensa el hombre.¡En fin! que tendrá el ambulatorio que tanto engancha a las personas mayores. Hasta donde llega “la bella sara”, que está abonada a las consultas externas del Clínico Universitario de valencia, porque cada vez que mis dos hijos mayores van a revisión ella se apunta…se ha convertido en todo un ritual que vienen poniendo en práctica desde hace años:ellos salen temprano de Murcia, llegando allí sobre las doce o la una y ella lleva allí desde las nueve ¡ja! y lo que ya es la monda, es la actitud del médico, porque alguna vez hemos ido con ellos, y luego no nos ha dejado pasar:
-De padres nada¡que entre la abuela como siempre –
– ¡Oiga usted ¡de abuela nada! que yo soy “mamalela”
– Lo siento; es verdad¡que pase “mamalela”!
Y nosotros con dos palmos de narices en la sala de espera…Se que esto que os cuento puede parecer rocambolesco y fruto de mi imaginación, pero os aseguro que es real como la vida misma ¡si lo que no haga “la bella sara”! Como por ejemplo reventarse la garganta de tanto “carraspear”hasta quedarse afónica el porqué de esa actitud, ni más ni menos que para llamar la atención a la family.Cuando ella calcula que su puesto en el ranking parece peligrar…¡andando a montar una de “enfermita”, menos mal que Beatriz ya la tiene “calada”, porque todo hay que decirlo, vive en el bloque de al lado de mi sufrida prima.
Y ¿por qué de todo esto? Pues porque ayer me llamó con una voz de “carretero abonado a la cazalla”-que me perdonen los carreteros que todos no son cazalleros-,que daba gloria oirla y entre carraspeo y carraspeo, contandome que me llamaba porque estaba preocupada por mi faringitis, con una voz de ultratumba de tanto haber forzado esa pobre garganta.que le metí una bronca de las guapas:
-¿No tendrás miel y limón verdad?
-No…ya sabes que no tengo ni un ajo…
No ha guisado nunca, no se si alguna vez lo conté, y claro ahora menos, pero un tarro de miel…ya lo del limón lo dejamos, porque es toda una aventura…
-Pues con un vaso de agua bien calentita, una buena cucharada sopera de miel y otra generosa de zumo del limón, la garganta se te cura en dos días…
– Tengo una pastillitas que me diste tú en Ceuta…
-¡La madre del cordero! si esas son de este verano de cuando estuviste en Ceuta…anda mira a ver si están caducadas…
Va y viene
-Pues si…
-Vale¿verdad que no se te olvidan ir a sellar las quinielas, ni la primitiva , ni ir a por la lotería del jueves?Mañana te quiero con la miel y “el limón” en casita.
-Vale…
Bella sara, se que no habrás hecho nada de lo que ayer por la noche te dije…¡Que se le va a hacer! Como siempre:¡que sea lo que Dios quiera!

Dic 092009
 

¡Mira tú por donde te pillé “bella Sara”, porque si le diste a la aguja alguna vez que otra ¡la foto es mi testigo!



Siempre fue muyyyy coqueta, coquetisima, pero…


Querida y encantadora Malanga: Pongamos una nota de humor, a esta “nuestra historia”, con matices, y digo lo de “con matices” porque en el caso de mi querida,caprichosa, mimosa, alegre y simpática madre, era y sigue siendo: UNA COBARDE con “denominacion de origen”. Más de un@ no entenderá como he sido capaz de contar esta historia, tan real como la vida misma , sin cierto reparo… Y es que con ella no puedo enfadarme porque te lo cuenta con la mayor naturalidad del múndo. Solo somos dos hermanas, y nos llevamos seis años … Pongamonos en situación:
– Si es que yo, no es que no te quisiera, es que tenía mucho miedo a morirme… en el parto de tu hermana, casi me muero ¡Bueno y tu hermana tambien! ¡A que sí papá? – el hombre absorto en un libro, u observando como el perro del veraneante deturno, levanta la pata en el muro de nuestro pequeño patio de entrada a la casa…
– Si… ¡”cansa almas”¡ – mi padre siempre la llamaba así, porque todo lo que tiene de buenaza lo tiene de PESADA , como se suele decir:comparación que nunca entendí, pero que a pesar de todo sigo diciendo…
– Si hasta sacarón a tu hermana con “forces”… ¿Verdad Ángel? – mi padre resignado, no en vano llevaba a su lado cincuenta años…
– Si, Sarita, si…
– Mira te tenía que haber parido otra, y asunto arreglado, luego habrías sido para mí; eras mi niña bonita; mi alma…
– ¡Pero si es que tu madre era más tonta que “el cerrojo de un purgatorio”- dice mi padre guiñandome un ojo – ¡Parir, parir! ¡Mi madre parió a seis y tan pancha, y cuidaba a los cerdos, y amasaba el pan, y…
– ¡Estas tú freco, si crees que yo me voy a poner a amasar pan! – ¡Dios! – digo mirando a mi madre – ¡eres más tonta que el cerrojo de un purgatorio ¡si señor! ¿ Alguien te está diciendo que amases pan? ¿es que no te has dado cuenta de que en la cocina no hay horno de pan? ¡ja, ja, ja. ¡Anda dame un beso, que sabes que te quiero a pesar de que me querías tirar a los “cucudrulos”- ¡y abrazo a mi madre a la que quiero con toda mi alma!Conclusión:
si en los tiempos de mis padres hubieran existido las madres de alquiler…: me juego doble contra sencillo a que yo habría tenido una ¡ja, ja, ja.

¡Amo la vida! ¡Apuesto por la vida, con todas sus cruces y problemas! amo la vida…