Sep 072010
 













Cuidate que yo te cuidare…la caridad bien entendida empieza por uno mismo…arregla tu casa y luego la de los demás…Frases concisas y precisas que encierran un mucho de verdad, y que un@ se lo piensa dos veces, antes de soltarlas al viento o sobre un papel virtual, o tangible, porque pudiera o pudiese ser que te tacharan de intolerante y racista, medallas no gratas, en muchísimos casos,e injustamente otorgada. Y es que desde aquellos tiempos en que solo había que preocuparse por “los gitanos” – que de tanto en tanto saltaban los corrales para agenciarse alguna gallina, o “quedarse” con la bicicleta del infeliz que la dejaba en la calle; o los más osados rapiñar vehículos-, y del timo de la estampita; ha llovido mucho, con fuerza y causando destrozos.Soy humana y como tal siento una infinita pena por esas personas que lo dejan todo por una vida mejor, creyendo que este país es la panacea de todos sus problemas, pero resulta que no solo no es la panacea de todos sus problemas sino que sus problemas se añaden a los que nosotros los habitantes de este vapuleado pedazo de tierra ya llevamos a nuestras espaldas. Y es que eso de la “alianza de civilizaciones” no me entra en la mollera, porque desde que el mundo es mundo, el concepto de alianza es, si una no esta equivocada :la ayuda mutua, dicho de una forma llana para los que como yo necesitan de una explicación sencilla, para comprender ciertas posturas.Y digo yo que acogemos a unos y a otros, desgajando nuestra economía, en harás de la solidaridad, que no es otra cosa que la caridad de toda la vida pero que ahora en estos tiempos modernos esa palabra ya no está bien vista.Y sigo diciendo que tanta solidaridad hemos tenido, con los demás que ya no queda ni para poner en práctica alguna de esas tres frases con las que empecé esta entrada. Las hipotecas nos agobian, el paro nos angustia, la inseguridad nos mata.y todo esto da una suma de desaliento y desconfianza que hace que miremos a nuestros semejantes como enemigos acérrimos, y en el fondo lo son, porque han acabado, y no digo “acabarán”, puesto que ya hemos sobrepasado el limite de nuestras posibilidades con nuestra seguridad, así que yo me pregunto, que en donde está esa “alianza de civilizaciones” si solo arrimamos el hombro nosotros…Y nuestros bancos daban ,no se si aún seguirán con esa política de créditos blandos para los que vienen de fuera,pues ya les perdí el hilo, y bastante tengo yo con mi hipoteca. Y la seguridad social también sin preguntar…y las guarderías , colegios e institutos se colapsan, de tal modo que te toca llevar a cada uno de tus hijos a un colegio diferente.
No creo que nosotros los españoles tengamos ese sentimiento de racismo con el que ahora, algunos sectores de la sociedad, les ha dado por tacharnos; lo que si creo es que es una postura fácil en estos tiempos difícil cuando un@ se queda sin argumentos de peso para explicar el por qué de nuestro descontento.Y es que la causa de nuestro disgusto ha sido: ese abrir las puertas de nuestra hogar sin haber solucionado los problemas que nos atañen.
Yo no se si tienen o no tienen razón, pero si se,que cada uno de esos seres del África negra , de centro Europa, del otro lado del mar, o del país vecino que pululan por nuestra casa en busca de una vida mejor: aquí en esta España nuestra no encontrarán el oro de Moctezuma, porque ya no queda ni la medalla de la 1ª comunión en muchos de los hogares, solo hay que darse un paseito por esas calles y vereis como ha cambiado el paisaje urbano con esos locales de:”Compro Oro; pago más”.
No soy racista, ni creo que la gran mayoría de mis compatriotas lo sean, lo que si soy es REALISTA. No cruces el mar amigo, porque aquí solo acrecentarás tus penas; quedate en casa persona humana, porque “más vale morir de pie a la puerta de tu hogar, que morir arrodillado pidiendo limosna y papeles. No puedo tenderte la mano compañero de fatigas, porque el peso de las mías no me dejan fuerzas. No cruces el mar amigo…
Y Ahora observo las fotos de estos hombres del África negra, que se manifiestan a parentemente sin orden ni concierto por esas calles de Ceuta, acostumbradas a ver pasar la gente sin sobresaltos, por ser, esa gente, de naturaleza tranquila y afable,a la que no le gusta ni pizca esas clases de vivencias que trastocan su manera de vivir. Y observo también las del África blanca, y veo ahora otra manifestación totalmente organizada, aunque por mucho tiempo no autorizada, que desfila por esas calles, ya no tan tranquilas, de esta Ceuta nuestra, armando el mismo alboroto pero no al son de las voces graves y rítmicas tan del hombre del África negra; ellos se mueven a la consigna de : trabajo si, limosna no, y a golpe de “La Internacional” y a ritmo del “¡Ay! Carmela”, canción muy de moda en las trincheras del bando republicano, que luchaba por mantener el gobierno establecido, cosa totalmente razonable y consecuente: la defensa de esa bandera roja, amarilla y morada.Y hasta aquí. mi cerebro asimila esa lógica de un sector que lucha por lo que cree.Pero a lo que no le encuentra la lógica, es a escuchar una mañana el himno de la Internacional a toda pastilla, y el “!ay Carmela! a todo alta voz, acompañando a un pedazo de bandera roja, amarilla y roja que ondeaba tras el furgón de donde salían las canciones. La neurona de una servidora se quedó descolocada el primer día que vio, y escuchó, aunque luego he de confesar que a fuerza de creer tenerlos en mi cocina, ya tarareaba la Internacional, y Cantaba el !Ay Carmela!Pero dejando esto a un lado, aún de cuando en cuando me sale el !Ay Carmela! a lo que quiero ir es a lo siguiente ¡consecuentes! hay que ser consecuentes con lo que se pregona, se dice, o se hace, así que mi pregunta es:¿que pintaba la bandera nacional en una manifestación en la que se cantaba la Internacional, y una canción del bando republicano? Lo lógico, y consecuente hubiera sido que ondeara la bandera republicana ¡vamos digo yo!
Que no se moleste nadie porque solo he querido hacer ver, tal vez desde mi lógica y consecuencia este pequeño detalle, que nadie solventó ¡Ay Carmela!que despistadilla estás.


  7 Responses to “"Compro oro; pago más"”

  1. Hola amiga Gudea, está usted mas tiempo por ahí que por aquí,no importa que seas Re-bienvenida, ya he observado que ha perdido usted un tiempo precioso en leer mis cosillas.
    Con respecto a su tema, lleva toda la razon, pero estamos en el Pais del Quijote, por menos y na te tachan de racista, lo unico que cada uno pretendemos es salvaguardar nuestros derechos, pero por favor sin molestar al vecino.
    TALUEGONINIA.

  2. "Nuestros derechos"…¿A donde han ido a parar?

    Un abrazo fuerte.

    Gudea

  3. POfr cierto, amigo Yo Mismo, que como me empiece a hablar de usted, yo lo hare de"usía" ¡ja, ja, ja!
    "taprontoninio".

    Gudea

  4. Mis nietos llevan dos años intentando entrar en una guarderia en la que tienen preferencia los inmigrantes. Mi hija está en el paro y no puede trabajar porque tiene dos niños y no se los adminten. Me parece muy injusto que en nuestro propio país seamos ciudadanos de segunda. ¿Soy racista por eso?

  5. Que bueno verla por aqui, señora Varech, y…no es usted racista; usted viene a engrosar la fila de los desesperados ¿Que le parece?
    Abrazo.

    La Ratita Presumida

  6. Yo propongo cambiar el símbolo nacional del toro por un borrego, porque somos sencillamente eso, borregos.

    Beeeesote lanudo.

  7. 4.000000 m. de parados ¿O tal vez más? ¡Que lástima de familias!
    Abrazo de "brazos caidos".

    Gudeita

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>