Dic 122009
 


Una historia para la eternidad… ¡Te quiero Taiwán!










































¡¡TE QUIERO TAIWÁN!!

Último día en Taiwán; última oportunidad de abrazar, y mirarle a los ojos; esos ojos que derrochan dulzura o destilan furia, según lo pilles. Última oportunidad de decirle, lo que ya sabe hasta la saciedad, sobre cuanto le echa “la tribu de papalelo”, de menos; sobre como añoramos su vuelta, aunque comprendamos que ha elegido libremente ser un trotamundos en la vida. Última oportunidad para verlo sonreír, sin tener por el medio una cámara web…
Pedimos unas pizzas y el conserje el de “nokiu, nokiu” acompaña al pobre repartidor hasta el apartamento, no sabemos si es para cerciorarse de que no nos vaya a atracar a golpe de “peperoni”, o que se jale las pizzas y nos entregue las cajas vacías… ¿exagerado? no…
El chofer de la empresa nos devuelve al aeropuerto, al que llegamos días atrás ilusionados, con la misma ceremonia de entonces: música en inglés y sonrisa plastificada. Aunque en mis oídos solo suenan: “La Vie en Rose”, “ Blue Moon” y “El humo Ciega Tus Ojos”, temas que se escuchaban en cada comercio, en cada restaurante, en cada esquina… Las luces de la ciudad se van alejando de nosotros, o nosotros de ellas, da igual, lo cierto es que una parte de nuestro corazón se funde con la noche de Taiwán, y el otro pedazo nos lo tenemos que llevar pues pertenece al resto de la family…

…….!Lo habéis pasado bien¡ Solo quiero saber si lo habéis pasado bien…- nos dice mirándonos a los ojos. Creo ver algo de tristeza en los suyos, solo lo creo porque los míos andan un poco nublados.
Si pequeño Ángel, lo hemos pasado muy bien.
le decimos sin contener las lágrimas, a la vez que hacemos los tres un “teletubi”, sin importarnos la terminal del aeropuerto y la mirada curiosa del policía, que custodiaba la puerta de embarque.
– Venga, venga, que nos vemos en Navidad…
Caminamos hacia el control de seguridad, con la vista fija en cada tramo de cristal, por donde vemos como él también nos va siguiendo con la mirada. Un beso al aire, y otro, y otro…
Cuídate cerdito aventurero; cuídate.
……………….El 24 de este mes hará un año que te fuiste; cuídate…

Nuestro viaje a Taiwán fue algo mágico; algo que conservaremos en nuestros corazones toda una vida, y pudo hacerse realidad gracias a nuestros hijos que con su generosidad, se confabularon para reunir el dinero y todo lo demás, con la finalidad de, como siempre, hacernos un poco más felices…
Gracias, Chicho, Doyo y Ángel por vuestro cariño.
Mater – Nina.

En Ceuta a 11/ 08/ 09


  2 Responses to “De nuestra despedida……..”

  1. Seguro, que saben lo bien que te ha hecho ese viaje(los cerditos son agradecidos)…mete monedas en el cerdito (de porcelana) e invierta un poco en su felicidad…el mundo te espera…Gracias por compartirlo,yo me le he pasado muy bien leyendo tus "movimientos" por los Orientes…se ha acabado?….espero que no.
    Un abrazo madraza aventurera

  2. Fue una aventura maravillosa, y la llevaremos siempre en el corazón, al igual que la de Egipto, a donde nos facturaron hace algún tiempo. Estoy empezando a pensar que esa manía que tiene la gente joven de la family de envíarnos al quinto pino, de cuando en cuando, es por perdernos de vista un ratito je, je, je…
    Un besote
    Nina.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>