Oct 182011
 

fotos.

las últimas….

y alguien sacando....

Apunto de cerrar el templo,aún queda alguien rezando….
Orquídeas y ofrendas…

Y...aquí estoy¡con la cara lavada y sin peinar! pero la ocasión lo merece.

Siddhartha Gautamá:BUDA- S.V-IV a.C. – Lumbimi
Yo llegué primero.je…je…je…

Desde la escalinata...

No es artificial. Son los nudos de la madera…

Y otro...

Un bellisimo rincón…

Lanza la moneda, y si la introduces:¡sierte y monei,monei! para los asiáticos todo se centra en el money,money y en la suerte ¡Que cosas!

Desde la escalinata…

Una de las entradas...

Muy comercializado por cierto…

Y ¡voilá! el templo de Jing`an

La vida es bella!

Desdeluego yo NUNCA me la traería de recuredo.

Preparando la comida? ¡Siempre están comiendo!

Brujuleando...

Nunca imaginé que a “la caja tonta” se le pudiera sacar tanto partido. Se encontraba delante de un diminuto comercio…¡Anunciará algo? si es así seguro que el anuncio no sale por un ojo de la cara como los de la T.V. del mundo occidental…

Y con este...Se ve que está harto de que lo fotografien porque ni se inmutó

esto:una pequeña haciendo sus tareas en mitad de la callejuela ¡y valio la pena!

y...

esto…

como...

cosas…

algunas...

encontramos…
nos…

camino...

nuestro…

en...

En el metro mirando el plano del itinerario para llegar hasta el templo…

La casa Mercedes creó este pabellón cuando la Expo del 2010, y tras ser desmantelado el resto de pabellones al finalizar los juegos, lo dejaron aquí para uso y disfrute del pueblo Shanghainese,junto al pabellón de China.

En su interior El Circo del Sol hizo su actuación pero no se pudo sacar ni una sola foto;había vigilantes en todas las gradas.

Así que luego regresa a casa por navidad",como el turrón" ,y no se inmuta ante las luces navideñas...

Camino de la expo de Shanghai 2010: en el recinto de la Mercedes Arena actuaba El Circo del Sol.

Colesterol no deben de tener, y no será por la comida...

¡Lo que hace el hambre ¡Que dos!

El Circo del Sol actuaba en Shanghai  y nuestro retoño nos llevó a verlo. Para nosotros iba a ser la segunda vez que disfrutáramos de ese espectáculo maravilloso, que por ser tan estupendo no nos importó.Actuaban en el pabellón que instaló la casa Mercedes Benz Arena junto a otros pabellones durante la Expo del 2010. En la actualidad solo quedan allí el pabellón de China y este  que dejó la Mercedes, y que se utiliza para eventos como  como el que ibamos a ver.Lo cierto es que impresiona cuando un@ se va acercando al lugar. Enteramente parece una nave extraterrestre posada en la tierra, y esperas que de un momento a otro salgan de ella unos hombrecillos verdes con la seria duda de si vendrán en son de paz o nos fulminarán con un espectacular rayo laser salido de su mano de” pata de sapo”.El pabellón estaba hasta la bandera, claro que recordando los habitantes de Shanghai, tampoco era nada raro¿donde no hay gente en la gran Shanghai? Eso si sería una noticia. ¿Fotos? imposible, porque como son tantos no fue difícil tener controlado al público ya que en cada fila de grada había un guardia de seguridad que en cuanto alguien se desmandaba, por algún pinganillo supongo, se lo decía a una de las mesas de cuadro de luces y automaticamene lo enfocaban con un laser rojo, y como a una el rojo no le va, pues no estuvo por la labor de dar la nota. Pero bueno al margen de esta anecdota, fue un espectáculo precioso en el que sobresalió ,al menos para mi,un payaso único con las imitaciones,gestos y rictus. Una noche de ensueño que acabó en cuanto salimos a la calle en busca de un taxi ¡ja! tortas había por ellos y claro, ellos que lo sabían le habían dado vacaciones al taximetro para cobrar lo que les daba la gana, y es aquí ¡oh! señores mios, en donde la pericia del regateo,cosa que ni mi consorte ni yo dominamos,juega un papel crucial: y de eso si sabía nuestro retoño que trar un tira y afloja en mandarí,macarrónico o no,subimos a uno que nos llevó por las calles de la gran ciudad como si fueramos a apagar un incendio en la torre Jin Mao, claro que tampoco hacía nada de lo normal ya que allí conducen que riete tú de los kamikaces…porque todos van igual.
-¡No entres! Sacate los zapatos primero…
-Es verdad…lo olvidaba…
Le digo mientras pongo un “calcetín” delante del otro sobre la tarima del apartamento. Pues…estoy pensando yo en imponer la misma norma en casa ¡no veas como brillaría el gres! pero no iban a hacerme ni p…..caso ¡Si lo sabré yo que no consigo ni que mantengan la puerta cerrada al “hall”.
Y se comieron un pan con tomate,aceite de oliva y queso muy luchados y trabajados, por eso de que hubo que caminar dos kilómetros para conseguirlos en un supermercado occidental donde todo es cariiiiisimo. Y una disfrutó de un pomelo del tamaño de una pelota de futbol ¡no exagero! su sabor apenas amarga,y carece de zumo.Es como comerse una naranja con poco zumo pero está riquisimo. Una lo compró por curiosidad pues no tenía ni idea de lo que era y me picaba la curiosidad.
Buenas noches…
Se hizo de dia enseguida. La luz entra a raudales por la ventana desde muy temprano y no entiendo como no tiene persianas o cortinas tupidas para no jorobarte el sueño…En Taiwán pasaba exactamente igual,así que he sacado mi propia conclusión: o se levantan a la hora de las gallinas, o no se acuestan…claro que el tema dormir no es problema para ellos porque cuando quieren duermen sea donde sea:en el metro, en el puesto del mercado, en la mesa de un restaurante, en la oficina en la idem…es increible la facilidad que tienen para quedarse “roque”, entre el gentío, la luz y el ruido ¡ya lo quisiera yo para mi!
Tras nuestras andanzas por esas calles de Buda en busca del “cafelate”de la mañana alcanzado despues del kilómetro largo de caminata,nuestro retoño dio el pistoletazo de salida por los vericuetos de Shanghai:los ojos bien abiertos, la cámara en ristre y el corazón dando saltitos por llevar ese guía tan guapo y estupendo.Soy la madre.je…je…je…
Con el metro siempre atestado de gente caminamos por calles y avenidas y callejeamos por las callejuelas en donde se veía ni un palmo de pared desnuda. Todo estaba ocupado.Pequeñisimas tiendecitas monotemáticas en su mercancía: de palillos para comer,coleteros, filigranas de papel recortadas con arte y esmero,que más tarde el guiri de turno enmarcaría en su pueblo o ciudad…tiendas de objetos de jade y porcelana…restaurantes a gogó…y una nena haciendo las tareas del colegio entre todo ese mundillo, teniendo por pupitre un viejo banco de la calle y por asiento un pequeño taburete,mientras su madre vendía zapatillas rojas,y no las de Dorthy y su Mago de Hoz precisamente.Un bebé dirmiendo en brazos de su padre ajeno también,como la pequeña, a todo ese hervidero.Un muchacho de amplia sonrisa hablando por el móvil…unos cocineros preparando los noodels y todos esos manjares tan difíciles para mi paladar…Gente, y gente, y gente…Gente y gente y gente ,hasta llegar a calle abierta en donde el templo de Jing`An se levantaba entre  altas torres de hormigón.
Eran casi las cinco de la tarde cuando sacamos las entradas,cosa que me choco pues en Taiwán nunca nos cobraron por entrar en un templo, y entramos por los pelos ya que a esa hora cierrán a cal y canto. Recuerdo a unas mujeres que nos miraban contrariadas al no poder pasar y es que no debían, o no querían saber que justo con nosotros caía el telón.El gran patio que preside templo estaba en obras; bueno yo diría que casi todo él lo estaba.La restauración era importante pues del original quedaba muy poco, y no tengo claro el motivo…no se si lo destrozaron durante la revuelta de un tiempo pasado, o si se dejó caer cuando empezarón la gran Shanghai…el caso es que el origen de su deterioro importa muy poco, lo que realmente importa es que un conplejo monumental cultural y espiritual como ese, se fuera diluyendo a través del tiempo…¡menos mal que imperó la sensatez! y decidieron sacarlo a flote.El templo en si ni me caló, ni me impactó, ni quedó grabado a fuego en mi corazón a pesar de los bellos y escasos rincones con lo que me tropece.De todos los rincones y de todas las fotos que en mi cámara guardé de él, me quedo con la de los tejados y voladizos decorados con campanillas…¡bellisimos!.


  2 Responses to “Del Mercedes Benz Arena al Templo Jing`An. III”

  1. Me alegro de verla de vuelta por ese viaje a la milenaria China…bueno, veo por su excelente reportaje que está en la vanguardia de las grandes megalopolis occidentales y mucho más después de su última gran exposición….veo que ha sabido aprovechar bien el tiempo….cansada?…que le quiten lo bailao. Estoy segura que ha merecido la pena, sobre todo por disfrutar de tan buena compañia….Un abrazo y bienvenida, gaviota.

  2. Que alegría me da, señora Malanga, ver esa barca llamada “amistad” en la arena de la isla…
    Un abrazo y ya sabe que la echo de menos en ese rincón de “por la orilla de los dias”.

    Nina Gaviota

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>