Nov 292010
 

Y aunque no de las almas…Es usted el espíritu santo de las letras.

El móvil me sacó de un sueño desagradable y extraño. Era mi consorte haciendo de hombre del tiempo :-“No salgas que está lloviendo”. Y es que sabe que soy como un suéter de lana de oveja de las montañas del Pakistán que como lo laves de manera indebida se queda para uso de la “Leyre Queca” , una muñeca a la que le tengo un cariño especial y a la que mi nieta Leyre, le encanta pasear por los suelos, por mucho que yo le diga:”cuidala que es de Nina”. Así que conociendo lo facilona que soy para agarrar resfriados y dolores de garganta me avisó,y yo le agradecí que acabara con esos trasiegos en los que estaba inmersa mi neurona. En el reloj del móvil las 10’30 clavadas, y en mis ojos las las cortinas aún a medio abrir señal inequívoca en mi persona de que había salido de un pesado y profundo sueño, cosa poco usual porque tengo un dormir que no cruza el umbral de la fase alfa con frecuencia.Y soñé que me encontraba en una iglesia en mitad de una misa de domingo, en uno de los últimos bancos junto a mi consorte y mi nieta Sandra de tres años. De pie junto a la puerta nuestro hijo Doyo, el padre de la criatura. La niña se mostraba inquieta como casi todos los pequeños cuando se les pide que paren de moverse y permanezcan en silencio, cosa harto difícil de conseguir en unos huesos que están en continuo crecimiento, pero ¡en fin! Y yo no hacia más que llamarle la atención más que nada porque molestaba a la señora que estaba junto a ella.Tras un tira y afloja y un “no enterarme de nada” la misa acabó y sin más, me encuentro en la iglesia vacía junto a los mios, y el sacerdote que se acercaba caminando entre los bancos. Una carcajada de lo más horripilante llenó el recinto sagrado y a nosotros nos faltó el tiempo para darnos la vuelta dispuestos a salir al exterior pero nuestros pies no se movían. Solo la niña cruzó al otro lado de la puerta parándose junto a la señora que había ocupado un lugar a su lado durante la misa. La mujer la tenia tomada de la mano y parecía tranquila. El sacerdote llegó hasta nosotros y nos indicó que nos refugiáramos en la sacristía, que se encontraba justamente a nuestro lado y así lo hicimos con tanta prisa como si el alma de todos se la fuera a llevar el diablo que ya volaba enfilado hacia las mas rezagadas que eran las nuestras . Cerramos la puerta con tal fuerza que el ruido retumbó por toda la iglesia, como un cañonazo. En la habitación de paredes desnudas solo había una larga mesa rectangular con unas cuantas sillas y un portátil en el centro. El cura miró a Doyo a la vez que le decía, que él era la llave para acabar con el maligno a lo que el respondió sentandose a la mesa y abriendo el ordenador. A partir de ese momento todo fue como un torbellino. Tecleó, y tecleó un sin fin de números y letras con una rapidez brutal. No podía creer lo que estaba viendo porque mientras sus dedos patinaban sobre las letras del teclado sus ojos permanecían cerrados. Al cabo de un tiempo, no se si minutos u horas, los golpes en la puerta cesaron y las voces de ultratumba se acallaron, dando paso al héroe de mi sueño: el sonido del móvil.
Ha sido un sueño extraño e inquietante de los muchos a los que mi impresionable neurona me tiene acostumbrada, aunque se que el peso de la culpa no es totalmente suya sino de ese dueño y señor de las letras, que lo es , Garcia Marquez, y su : Sierva María de todos los Ángeles ,”Del Amor y otros Demonios”.
Es usted culpable señor García Marquez, de que esté enganchada a sus libros. De que me sienta más torpe en esto de las letras que una liendre en “la calva de un calvo” o que un peine en la piel de un erizo de mar. Lo siento pero:es usted culpable señor García Marquez.

  4 Responses to “Es usted culpable,señor Garcia Marquez.”

  1. Señora, a ver si sueña usted algo más alegre. Yo sueño a menudo con una bola gigante que rula cuando la voy a coger y todavía no he logrado alcanzarla.
    ¿No tiene usted algún siquiatra amigo?
    Sin acritud, ¿Eh?

  2. Pues, si…has escogido auno de los que enganchan…pero, hay que descansar, gaviota.La neurona tendrá doble vida con un buen descanso…a cuidarse.

  3. ¡Es usted la pera! ¿Es tal vez un queso de bola? si así es, tire la toalla pues no se dejará atrapar por la reina de los fogones ¡es un queso pero no es tonto! ¡ja, ja, ja! En cuanto al siquiatra…pues es que tengo entendido que todos tiene puesto un cartelito en la puerta que dice: ¡Gudea no por favor! Es que dicen que les descoloco. Je, je, je…
    ¡Muak! ¡Muak!

    La Ratita Presumida

  4. Señora Malanga, a mi neurona parece ser que lo que menos le importa es descansar.Nació siendo una rebelde sin causa y morirá cuando le toque con "las botas puestas".Así que si decide seguir sus andanzas, allá usted con las consecuencias. Luego no diga que no la advertí. Je, je, je…
    Abrazo de Epi y Blas.

    Nina Gaviota

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>