Feb 012010
 

Y…¡Aqui estamos el señor Singh y yo,posando para el fotografo

¡Ganesh! ¡Ganesha! ocupando un lugar muy especial en un rincón de mi hogar…
Dipi, Andrea, y Guita; junto a ellas el cerdito soñador.
Manolo con su buen amigo Dayal, un indú muy caballa.

– ¡A donde vas! -desconcierto total del fotógrafo, que no es otro que mi sufrido consorte.
– ¡A la India!¡tú sigueme! – acelero el paso antes de que empiece a recular.
Dos señores con turbante, uno negro y el otro amarillo, a las puertas del territorio de “Kim de la India”, mantienen una conversación, sentados en unas sillas, frias e insulsas, a falta de mullidos cojines. Bajo los pies, ni un solo pelo de oveja del Pakistán; ni una hebra de algodón ¡por Snupy! que lo juro.Solo ese material hijo del petroleo, que tanto se usa hoy en dia ¿que cual es su nombre? ni idea, pero eso si; si por desgracia ardiera, de sus entrañas se escaparía un humo denso y negro como la pez en lugar del “natural de toda la vida”¡Que cosas se me ocurren! todo sea por “mantener” el planeta con los desastres del hombre a la vieja usanza, o los de la madre naturaleza…Si hay que cargarselo, al menos que sea lo más “limpio” posible: anda Gudea dejate ya de cambiar la derrota, y dedicate a lo que ibas.Pues eso, que hacia ellos me fui sin pensarlo y sin intención de ser grosera, interrumpo la conversación.
– Puedo pedirles un favor…- El caballero del turbante amarillo se volvió hacia mi, con gesto amable, e inclinandose un poco me dijo.
– Pidame lo que usted quiera, que aquí estoy para servirla.
¡Dios! me senti como Anita Delgado y su maharaní de Kapurthala…
– ¿Podría hacerme una foto con usted-le dije sin poder apartar la vista de aquel penacho de plumas rojas que coronaban el turbante.
Me mira sonriente y me dice…
– ¡Como no! pero “abrazandonos” ¿o.k.?
Yo me azoré como una colegiala “de las de antes”, y le contesté…
-¡De eso nada monada!
Y se echó a reir al tiempo que se ponia en pose junto a “la colegiala de las de antes”.
-Hay foto, o no hay foto- dice mi papparacchi particular, lanzandome una mirada como diciendo:”mira que te metes en cada lío”… y yo le guiñé el ojo.
Le pase la mano por detrás de su cintura, y al momento me di cuenta de que lo que había querido decir era: en un abrazo de amigos.
¡Ay señor Singh, siendo usted el “vice president del Group BAJAJ”, como no se dedica a perfeccionar el español, porque ¿vió lo que pasó? Ande, ande, practique más los idiomas, que luego pasa lo que pasa.Bueno para compensar le planté dos sonoros besos uno en cada lado de su luenga barba, aunque no se si los sintió, con aquella alfombra de pelo de Pakistán que lucía en la cara.
Gracias por su amabilidad, señor Partap Singh, le prometo que cuando tenga un euro ahorrado, haré un viaje a ese enigmatico país que de siempre me atrajo como un imán casero a su nevera. Fue usted un encanto.

Antes de alejarnos vi sobre la mesa, una pequeña estatuilla de Ganesh ¡como no! es alguien que no puede faltar en el local, por pequeño que sea, de todo negociante indú. Ganesh…Ganesha… dios de la sabiduria, de los negocios, el de los problemas internos:yo, con mi yo, y nadie más. El dios come bombones…el dios de LOS ESCRITORES. Es un personaje simpático que ejerce en mi una extraña atracción, y aunque no crea en el lo tengo en mi hogar y aquí en la mesilla de noche, grabado en una moneda de plata que mi amiga Minu un dia; hace ya años, me regaló.Se ha contado su leyenda de mil maneras, y muchas de ellas las he leido, pero de todas las versiones me quedo con esta que voy a dejar aquí…
La diosa Parvati vivia en paz en el universo, junto a su esposo el dios Shiva, pero le faltaba algo, y ese algo era un hijo. Un dia mientras Shiva dormia, ella tomó del pecho de su marido un poco de ceniza – los hombres de vida ascética, y por supuesto, se supone que también los dioses, se untan la piel con ceniza-,y la mezcló con unas gotas de su sudor, y amasando entre las y,emas de los dedos esa pasta, dió forma a Ganesh niño. Lo había forjado con la virtud de la bondad y con un profundo amor filial, es decir que era obediente y bueno.
Cuando Parvati se retiraba a sus aposentos el muchacho permanecia a la puerta, para guardar el sueño de su madre porque así se lo había pedido ella. Pero un dia Shiva quiso entrar, y Ganesh, se lo impidió, el padre montó en colera y sacando la espada le cortó la cabeza. Con los gritos, Parvati se despertó y salió a la puerta viendo a su hijo muerto en el suelo y sin cabeza. Sus gritos de dolor se escuchaban por todo el universo, y le pidió a su marido que volviera a dar vida a Ganesh. Shiva era un dios colérico – el hombre tenía un pronto muy malo pero luego no era nadie-, eso nos pasa a más de uno ¿no es cierto?Así que mandó a un soldado, o a un criado, eso es lo de menos,que le trajera la cabeza de lo primero que se encontrara con vida. Y el criado se tropezó con un elefante, al cual sin pensarselo dos veces le separó la cabeza del cuerpo, y se la llevó a Shiva, que inmediatamente la unió al cuerpo del dios niño, Ganesh.
Ganesh siempre fue un dios goloso, tanto de niño como de adulto, asi que una noche en que se había pegado un buen atracón, de dulces, y estaba a punto de reventar-todos sabemos lo malisimas que són las grandes cenas-, decidió ir a dar un paseo montado en su medio de locomoción preferido: la rata. Así que salió en una noche de luna llena preciosa, y como esa noche era preciosa y había luna llena, no solo a él le apetecia dar un paseo, tambien a otros seres vivos que habítaban el jardín de palacio, como una serpiente que ajena al paso de Ganes a lomo de su rata, asomó la cabeza, por encima de una pequeña roca, pegandose la rata un susto de no te menees, que hizo caer al dios elefante estrellandose este panza a bajo. La enorme barriga se le rajó, esparciendose por el suelo todos los bombones y pasteles que había comido. Enfadado agarró a la pobre serpiente y una vez metidos los dulces de nuevo en el vientre, sujeto este con el pobre bicho a modo de cinturón, mientras estaba ocupado en esta operación, se escucho una tremenda carcajada…
– ¡ja, ja, jaaaaaaa! -Era la luna llena que desde el cielo estaba viendo todos los movimientos de Ganesh- Que ridiculo eres tan gordo, y sujetandote la barrigota con ese bichejo vil ¡ja, ja, ja! y montado en esa rata ¡mira que eres ridiculo y feo!
– ¡Callate maldita! a partir de ahora nunca existiras como luna plena todo el tiempo, habrá dias que decrecerás sin que lo puedas evitar, para luego volver a crecer, y así por toda la eternidad.
Al llegar a este punto hay cierta polémica sobre el porqué se representa a Ganesh con uno de sus colmillos en la mano. Hay quien cree que es porque se lo arrancó, para luego lanzarselo a la luna llena, y así rajar su redondez, y otro creen que el colmillo suelto, no tiene que ver con la soberbia luna, pero si con el tiempo en que hizo de escriba para un sabio al que ayudó copiando los versos que le dictaba,-el Majabharata-, utilizando el colmillo que lleva en la mano como pluma.
Leyendas o no, cada uno que crea lo que quiera, ya he dicho que es un dios encantador, dueño y señor de la sabiduria, que te ayuda en los problemas internos y amante de los escritores, por eso en la India es su patrón.

Majabharata: la mayor y mas grande epopeya escrita de todos los tiempos. Trata sobre los origenes de la India.

La rata: por su rapidez y capacidad de sortear los obstáculos, se la vincula con Ganesh

¡Oh Fitur, fitur!


  3 Responses to “Ganesh…Ganesha…”

  1. Ja…ja….ja…alucinantes las coletillas a esta maravillosa historia de la creación del Dios Ganesh…no sé si sabes que tuve el placer de visitar ese país, en un viaje en solitario de casi un mes y que todavia no he tenido oportunidad de compartir por aqui…quizá lo haga. Lo que si puedo decirte es que me encomende a ese Dios, entre otros y resulto ser uno de los grandes viajes de mi vida…al volver , alguien me pregunto que era lo que más me habia impresionado. Sin dudar , dijé : la gente…todavia me calienta el corazón su sonrisa.
    Veo que a ti no te hace falta coger el avión, eres capaz de viajar sin moverte de una baldosa…ja…ja…Me sorprendes todos los días…Besos

  2. Mi querida señora Malanga: Ahora resulta que tambíen ha estado usted en la India…primero, que si en China, luego que si el mapa de Ceuta… ahora este país…lo que tiene que hacer, si me permite decirlo, es empezar a soltarlo TODO, en la "Orilla de los dias", para que podamos disfrutar de sus vivencias, que estoy segura de que a más de un@ nos va a enganchar. Por cierto que de nustro amigo Ganesh, se de algo extraño que le pasó a una presentadora de una T.V. local en el hogar de una familia indú, el dia del cumpleaños de ganesh: le ofrecieron dar de beber leche,al dios, y ella vió con sus propios ojos, como la estatuilla sorbia la leche de una cucharilla deplata, que la presentadora sostenía…¿curiosidad? ¿truco? ¿realidad?sin comentarios.
    Nuestro querido amigo Ganesh, es algo sorprendente ¿no cree?
    Un beso.
    Nina.

  3. Yo del "Gran Ganesh" me lo creo todo,por si acaso… bueno, la trompa le ayuda un poco…ja…ja…En China y en Ceuta no he estado todavia, yo también viajo en la baldosa…a veces. Es más barato….
    Un besazo

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>