HISTORIAS… HISTORIAS…

 

«En tiempos de las hadas y de la hechicería…
cuando la reina cruel consultaba su espejo…
el duende Trasgolisto su sábana extendía
y los siete enanitos pasaban en cortejo…

»Cuando la Cenicienta perdía su zapato…
cuando Caperucita visitaba a la abuela…
cuando las botas mágicas calzábase el Gato…
y, al par que Jack trepaba, crecía la habichuela…»

La niña, ya impaciente, con la historia termina,
colgándose amorosa del cuello de la madre:
«Pero, Caperucita, ¿no tuvo padre?
¿Por qué la Cenicienta se queda en la cocina?
¿Y cómo a vivir sola no se va Blancanieves?
¡No cuentes, madre mía, historias para bebes!»

Marilina Rébora

5 comentarios sobre “HISTORIAS… HISTORIAS…

  1. Anda,pero si tengo en casa las mismas marionetas.
    El padre de Caperucita las abandonó porque no fue capaz de soportar la fama de su niña.
    En cuanto a Cenicienta, no la dejaban salir para que no manchara los sofases del salón.
    Pobre Blancanieves: la echaron antes de que pudiera denunciar a su padre por no darle una paga con la que costearse un apartamento en el bosque.

  2. ¡Muy bueno! recuerdo esas historias dejadas en el blog "El Mirlo de Papel".A ver si ahora se le ocurre algo sobre Pulgarcito.
    Un abrazo.

    La Ratita Presumida con lazo amarillo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.