Dic 122009
 





¿escuchan al Cuentacuentos?


Hace mucho, mucho tiempo, vivían en una aldea dos mujeres jóvenes que no habían tenido la suerte de tener ni hijos, ni hijas. Había un dicho según el cual “una mujer sin hijos era una fuente de desgracias para la aldea”.

Un día, una señora vieja golpeó a su puerta para pedir comida. Las mujeres jóvenes la recibieron con mucha amabilidad y le dieron de comer y ropa para vestirse. Después de comer y extrañada por el silencio y la ausencia de voces infantiles, la anciana les pregunto:

– ¿Dónde están vuestros hijos?

– Nosotras no tenemos hijos, n hijas y por eso, para no causar desgracias a la aldea nos pasamos el día fuera del pueblo.

Entonces, les dice la señora:

– Yo tengo una medicina para tener hijos, pero después de haber dado a luz, la madre se vuelve loca.

Una de la mujeres le contestó que aunque enfermase ella sería feliz por haber dejado un niño o una niña en la tierra. En cambio, la segunda le dijo que no quería enloquecer por un hijo.

La señora vieja dio la medicina solo a la que se lo pidió.

Después, algunos años más tarde la señora vieja regresó al pueblo y se encontró a las dos mujeres jóvenes. La que no había tomado su medicina le dijo: “Tu nos dijiste que quien tomara la medicina se volvería loca, pero mi hermana la tomó, tuvo una hija y no enfermó”

Y la anciana le respondió: “Volverse loca no quiere decir que se convertiría en una persona que anduviera rasgándose las ropas o que pasara todo el día mirando a las nubes como si paseara por el aire ; lo que yo quise decir es que una mujer que da a luz un niño o una niña estará obligada a gritar todo el tiempo, para a continuación no parar de reír, llorará por la criatura, le pegará, le amará… Éso es él ser madre y volverse loca.

Cuentos y leyendas africanos.


  2 Responses to “La madre loca”

  1. Si,ser madre lleva incorporado "perder los nervios" muchas veces…ja…ja…Lo que está bastante "demodé" es eso de que las mujeres que no tienen hijos acompañan toda suerte de maldiciones. Yo conozco unas cuentas que son mujeres razonablemente felices y han encontrado otra suerte de realizaciones que le llenan su vida, en fin, hay que abrir el campo de posibilidades para crecer como seres humanos, reducer la felicidad a un sólo aspecto de la vida no es nada bueno, eso si me parece convertir la vida a una maldición del destino..

  2. Totalmente con usted, señora Malanga, porque yo conozco también a más de una que paren y despues no encuentran tiempo ni para jugar con ellos cuando son pequeños, ni para escuchar las inquietudes y desconciertos propios de la adolescencia; ni tan siquiera para pasar un fin de semana en armonía…Es triste pero resultan dos extraterrestres en tierra de nadie…
    Conclusión: la maldición no es "no"tener hijos, sino ser una NEFASTA MADRE.
    Un abrazo.
    Nina.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>