Mar 082014
 

DSC08219
Ha sido una tarde mágica;de esas que salen bien sin programar. Las motos rodando por los caminos entre huertas con olor a campo, y anuncio de primavera prendido entre los rosales de tallos verdes y árboles a medio vestir. Braga hasta las orejas,mentoneras ajustadas,chaquetones abrochados arropando el cuello; las botas en los pedales,y el runrún de los motores como la mejor y más bella melodia. El viento en la cara y el sol rodando en el horizonte, casi a punto de perderse entre los mares de plástico y los campos de alcachofas. Y huele a campo,y un bache y otro. “No corras Doyo”…”No corro mater”,me dice con la sonrisa en los ojos mientras sale primero a la carretera.Tras él, nosotros. En los semáforos la gente mira y yo sonrio pensando, que nadie imagína que al chico de Suzuki Hayabusa 1300 le siguen sus padres…y una sonrie…y una es feliz mientras piensa en lo maravillosa que puede ser la vida. ¡Que bello es vivir! Que estupendos estos ratitos buenos.
Una ermita con su “Virgen del Pasico” y un bareto con Coca Cola y cafés. El tiempo pasa sin pensar entre charla,risas,y esa magia flotando en el ire del anochecer. El padre mira al hijo y el hijo mira al padre, que no puede desdibujar de su cara ese sentimiento de orgullo por tenerlo a su lado; por disfrutar esa tarde de invierno pillada sin premeditación ni alevosía.
Y ha sido una tarde mágica,de esas para no olvidar.
Y la braga hasta las orejas,mentoneras ajustadas y el runrún de los motores…
Gracias Doyo por esas horas que has compartido con nosotros
¡Este es mi chico guapo!
Un beso.
Mater

  4 Responses to “¡Mágica,mágica,mágica!”

  1. Gracias Doyo y Gelinda por esta maravillosa tarde.os quiero muchísimo.besos pater

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>