Mar 082010
 



¡desde mi niñez!



Como un caracol…



Me siento…

Hasta donde mi memoria alcanza, toda mi vida la he pasado de un lado a otro. Esta forma de vivir me ha dejado sin raíces porque aunque mi corazón esté aferrado al África negra, mi gente, mis ancestros; los que hicieron posible el que hoy esté aquí tecleando estas palabras, se desperdigan en el tiempo, entre un lugar y otro como los granos de arena de una playa cualquiera,llevados por la brisa desde el momento en que los dejas resbalar entre los dedos. ¿De donde eres? me preguntan, y antes de que pueda responder comienzan las adivinanzas.Justificar a ambos lados – Es que el acento…esa voz… Y te dicen que si eres Argentina, andaluza, canaria…que si eres asturiana…Es que esa voz, ese pronunciación…Y agotadas todas las especulaciones, contesto con diligencia: soy del África negra, pero no tengo raíces, los mios son de aquí y de allí, no puedo abogar por una comunidad u otra, para mi todas son iguales, vivo el tiempo que me toque vivir en un lugar y en el dejo un poco de mi. La mente se te abre, te enriqueces culturalmente y aprendes lo bueno y lo malo de cada ser humano. Observas desde la barrera, la idiosincrasia de cada colectivo humano buscando a quien parecerte… -¡Viva la Virgen de Los Desamparados! – ¡Viva! -¡Viva san fermín! -¡Viva! – ¡Viva la Macarena! ¡Viva! -Viva la Virgen de África! -¡Viva! Y la de las Nieves, y la del Árbol, y la de Guadalupe, y Santiago Apóstol.Y la de la Paloma, la de Monserrat, y toda la cohorte celestial, que sería largo y pesado tanto para el que lee como para la que escribe, de dejar aquí ¿Que como me siento? ¿que con quien me identifico? pues yo diría que siempre me he sentido como un caracol, de un lado a otro con la casa a cuestas. Cambiando de colegio a mitad de curso cada año y medio. Cambiando de destino de aeropuerto en aeropuerto una vez hecha mujer , con la casa acuestas. – ¡Corre, cariño que nos vamos! ¡que el barco se va! – ¡A donde vamos papá!- le digo mientras me calza los pequeños zapatos de charol negro, al tiempo que dejo que se deshaga con la saliva, presionando contra el paladar, el bocadito de queso de bola que tengo en mi mano. Un pedacito de queso de bola, que había que comer casi con reverencia, en aquella época de posguerra. – ¡A Bata! ¡a Valladolid de los Bimbiles! ¡a Sevilla de Niefang!¡a San Carlos! ¡a Santa Isabel! y así sucesivamente recorriendo aquel pequeño trozo de territorio español justo por donde cruza el ecuador, entre escuelas en mitad de la selva, pedacitos de queso de bola, zapatitos de charol, y colegios de monjas en “España” como se decía en “nuestra “Guinea”, olvidando un poco que aquel rincón también era España. -¡La niña es zurda! ¡mamma mía! había que corregir ese defecto ¿como iba a escribir con la mano del diablo! -¡Ja, ja, ja! no puedo menos que reírme al recordar aquello, aunque en esos tiempos no me hiciera ni pizca de gracia encontrarme en “España”, en una academia extraña, con alumnos a los que no conocía de nada, y para colofón, sentada junto al maestro,en una silla de esas que llevan la tabla a modo de mesa en el lado izquierdo del apoya brazos ¡vamos de las que se usan en las auto escuelas, universidades y de más! -¿Quien te ha enseñado a leer y a escribir, aunque sea con la izquierda? Y yo, que de por si ya soy pequeña, siempre lo fui, llegué hasta el 1´55 y ahí me quedé, miro al profesor, o a la monja, los dos me sirven y contesto con toda naturalidad… – Mi papá en la selva… – ¡Pero que cosas dice esta niña! ¡O dices la verdad o copiaras cien veces:”no diré mentiras”… -¡Pero si es verdad! Y todos los niños mirando a esa cría flacucha y ojerosa; de flequillo escuálido y recortado por mitad de la frente.La estudiaban como un niño puede estudiar a una mosca cuando comienza por arrancarle las alas y se queda embobado con la reacción del infeliz insecto…¿De donde vendrá? parece un marciano… y así pasaba yo ese tiempo de aprender, entre compañeros ajenos a mi, pedacitos de queso de bola, zapatitos de charol, y el anhelo de regresar a la escuela de la selva… Estoy cansada de “rular”, pero no tengo otro remedio;es mi destino. Me siento como el mítico coicoy, pero apagado y dudando de ese cierto imán para con los demás, que siempre me han dicho que he tenido… Decididamente me siento como un caracol, pero a pesar de los pesares…¡LA VIDA ES BELLA!


  7 Responses to “me siento como un caracol…”

  1. Caracol, col, col…………..saca los cuernos al sol quiricol……..
    :-[

  2. Ahora está claro, señora caracola.
    Lo has descrito perfectamente, pero creo que nunca has dejado de ser esa niña con el flequillo rebelde y ojos inquisidores, por muy salvaje que te hayas criado XD
    Pero qué guapísima estabas de comunión. Si yo te enseñara la mía:*)

  3. Me parece que hace mucho que no tararea esa canción:¡caracol, col, col, saca los cuernos y vete al sol, que tu padre y tu madre también los sacaron y se fueron al sol!;-D y es raro que no la recuerde con el "peaso dabuela" joven y guapa que es usted…je, je, je…Y en cuanto a la fotito de comunión, menos cachondeito que ya se que el flequillo es un poema ¡cosas de Ojos de Gato! Y ya que tiene foto de comunión:¡haga el favor de colgarla! ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡aaaaaaaaaaal rueeeeeeeeeeedoooooooooooooooooooooo!!!!!!!!!!:-["ANSINA SE MANQUEDAO LOZ OJOZ, ESPERANDO LA AFOTO DE VUEASA MERCED"¡ANSINA JE, JE, JE…AL RUEDO…AL RUEDO SEÑORA VARECH

  4. Usted lo que quiere es que me asesinen en día femenino tan señalado.}:-]
    Sólo le diré rapidito, que estaba entrada en carnes, con la cara bastante redonda, casi como ahora XD y mi querida mamás me hizo un peinado con las trenzas como dos medios cocos en las orejas, ideal a mi óvalo facial,:-[ y un flequillo en semirrizo, a media frente, que me lo debieron de hacer con una regla, porque de no ser así no me explico la rectitud.
    En cuanto al caracol de la entrada, sabe usted que nuestras respectivas familias han sido bastante caracoleras. ;-

  5. ¡No me esa gallina y cuelgue la foto de una vez! que yo le he echado valor…:-}

  6. Creo que necesitas un descanso…o sea permanecer en el mismo sitio , por lo menos, durante un mes…Cuidese, gaviota, cuidese

  7. Gracias señora Malanga por sus desvelos ¡para que están la¡os amiga
    @s si no para preocuprse porun@!
    Un besazo.Nina Gaviota,

Leave a Reply to gudea de lagash Cancel reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>