Mi vieja mochila

Me enamora la gente que va por el mundo a su aire, acompañada de su mochila, ni se les pasa por la cabeza perder el tiempo jugando a María rendijas…

No necesito nada más para recorrer el mundo que mi vieja mochila y las ganas de beberme a tragos grandes todo lo  que mis sentidos perciben. Soy otra, confieso que soy otra cuando pateo cualquier punto del planeta que esté como mínimo, a mil kilómetros de la rutina que programa mis dias aunque no quiera. Las colas para facturar, las largas esperas por retraso de los vuelos, el bocata de no sabe a nada pero cuesta un huevo de pato, los lavabos de señoras en los que una mira con cierta mezcla de asco y benevolencia la taza del w.c. el apremio de la gente por recoger cuanto antes  sus maletas en llegadas, junto al dilema existencial de si primero visitar la toilette… 
Me enamora la gente que va por el mundo a su aire, sin pararse a pensar la imagen que dan, seguramente porque a ellos ni se les pasa por la cabeza perder el tiempo jugando a Maria rendijas. El mundo es un caleidoscopio de colores. Un mar de aromas fuertes y suaves que acaban por dormirse en mi retina, por fundirse en mi nariz. El largo recorrido de las lineas del metro con sus vagones saturados de móviles alelando a sus dueños con esas atrapa voluntades, a las que llamamos redes sociales.

Acabo de aterrizar de un largo viaje. Medio mundo me he bebido a tragos pequeños, esta vez por no acabarlo, por estirar el tiempo compartido con gente que no quiero olvidar.

Medio mundo me he bebido despacito, por no perder el calor de sus abrazos ni esa mezcla de nostalgia y felicidad que firmaba su mirada.
Medio mundo me he bebido poquito a poco, por ver si engañaba al tiempo y se olvidaba de mi.
Medio mundo me he marcado con mi vieja mochila a la espalda. No hay nada como llevarla llena de recuerdos, sueños y nostalgia para pasar casi inadvertida cada control de seguridad que te encuentras por ahí.
Y crucé ese medio mundo con la esperanza de verte cruzándolo a ti tambien y no lo hiciste y tantas cosas te perdiste y tanto e echamos de menos ¡Faltabas tú!

 


Dónde puedes encontrar mis libros:

(Haz clic sobre Casa del Libro, Amazon o Uno Editorial, e irás directo a la tienda)


La sombra del Egombe-Egombe:
CASA DEL LIBRO
AMAZON
UNO EDITORIAL
La escribidora (los relatos dormidos):
CASA DEL LIBRO
AMAZON
UNO EDITORIAL

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.