Jun 042011
 

Ayer llamé a la puerta de un desconocido, por la insistencia de una amiga común. El amablemente me la abrió de par en par y una entró de puntillas, por no conocer al anfitrión. ¡Que cosas! ahora que lo pienso “El desván de Rafael Castillejo”está a un tiro de piedra;solo hay que torcer la esquina, allí en facebook.
Y nosotros sin conocernos en todo este tiempo: ni una tacita de azúcar, ni un par de huevos, ni “por favor…¿puede usted bajar el volumen de “la caja tonta”? Y lo cierto es que el hogar de sus recuerdos,que son los mios,resulta acogedor. Me llamó la atención la de féminas que le siguen y como les va eso de volver la vista atrás, como a una servidora para que voy a negarlo.Entré en su perfil, como hacemos todos, para brujulear un poco las pinceladas que ha querido dejar al mundo sobre su personalidad.Son grandes trazos a brocha gorda pero suficientes para hilvanar su particular patrón.Y yo no quería, pero mi neurona que es muy plomo se paró a observar su rostro y tras un rápido escaneo me dijo: “me recuerda a un personaje salido de una representación de una compañía shakesperiana”. Y yo pensé, porque a veces me deja pensar por mi misma :todo un caballero con don de gentes y mucho encanto para las damas.Y debe ser verdad porque la maldita no dijo ni pío, y ya es raro sabiendo como le gusta llevarme la contraria como sabe que tiene mi cerebro para ella sola…
En fin, que fue una visita agradable, con un anfitrión con mucho gancho, al que no le le resulta incómodo abrir las puertas de su desván.Así que…si te apetece recordar, por eso que dicen de que:”cualquier tiempo pasado fue mejor, y que recordar es volver a vivir” aquí te dejo su dirección: El desván de Rafael Castillejo.
Lo dicho, tan cerca y ni una taza de azúcar, ni de sal, ni para colmo,cruzarnos en el ascensor.
Todo un placer conocerte “Caballero de los recuerdos”

Gudea de Lagash

  2 Responses to “Ni una tacita de azúcar,ni un par de huevos…”

  1. Puede que en su visita a mi "viejo desván", querida señora, no encontrara sal, ni azúcar, ni huevos siquiera, pero puede que viese algún cubito de Avecrem, algún sobre de Flan Potax y, como no, botes y latas de ColaCao, sin faltar aquellas tabletas de Chocolates Batanga, con cromos y todo. No noté que había estado pues lo dejó todo tan ordenado como lo había encontrado. Menos mal que una amiga me avisó. Gracias por su visita.

  2. Pues…he de confesarle "Caballero de los recuerdos",que me llevé de la alacena que tiene entrando a la izquierda, uno de los dos botes de leche evaporada Ideal",porque venía a tomarse un café "nuestra común amiga" y no tenía absolutamente nada para añadir al brebaje, así que me dije: "no creo que le moleste; en cuanto tenga un momento se lo devolveré, y le pediré disculpas por mi frescura.
    Un abrazo con un sorbo del té de la concordia.

    Gudea

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>