Oct 152010
 

Vuela ahora que aún puedes…

– Necesito hablar contigo¿tienes tiempo?
su voz apagada me hizo comprender que la cosa no iba bien. Sabía lo que me iba a decir; no necesitaba ser bruja para adivinarlo, aunque ella está convencida de que lo soy ¡que se le va a hacer! Es algo tan sencillo como poner en marcha el sentido de la pura lógica y la observación.
– Cuéntame – digo a pesar de que estaba ocupada, esta vez entre libros y no entre ollas y sartenes.
– Me ha dicho que se va a presentar en mi lugar de trabajo y que me va a montar un lío de los guapos…
No la dejo seguir; porque veo que se está alterando por momentos , Y le digo, que lo que me va a decir no es para hablarlo por el móvil, así que quedamos para tomarnos un café a la mañana siguiente.

Estoy sentada en “El Bizantino” con la cámara en una mano sacando fotos a diestro y siniestro, porque desde que me he metido en este lío, me ha dado por captar el bullir de la vida por donde paso, pero hasta entonces yo a lo mío. Espero que aparezca por las escaleras del callejón, mientras sorbo el café con leche que quema un h…..pero lo agradezco porque empieza a hacer fresco y yo solo llevo una camiseta de manga corta. Una muchacha pelirroja baja las escaleras de piedra y me doy cuenta de que es ella teñida de ídem, y aunque le sienta bien el color, pienso que es una pena que haya cubierto su pelo natural con ese tinte caoba.
– Hola “Eder”- me llama “Eder” como mucha gente en esta, ciudad porque mi nombre es largo y difícil , incluso acortándolo, hay gente que me llama “Edu”¡Que cosas! mejor me callo porque yo soy única para olvidar los nombres del personal y mezclarlos todos, así que a callar…
-………..Puntos suspensivos ,porque iba a decir algo pero no me deja hablar, eso es lo que tiene, que cuando quiere exponer sus razonamientos, no deja hablar, hay que entrar a matar entre frase y frase. No me lo tomo a mal, porque la conozco bien y se que actúa así porque está nerviosa y necesita soluciones para su problema. Veo bajo esos preciosos ojos unas indeseables ojeras y en su cuerpo, a través del vestido, bastantes kilos de menos. En la mano un cigarrillo, y en sus pulmones nicotina. Y le pregunto que desde cuando fuma, aunque ya se la respuesta. Y me cuenta que “la otra ” se ha enterado porque encontró algo suyo entre sus pertenencias, y que no va a parar hasta saber quien es…
– Lo que no comprendo es como sabe donde trabajas y no te ha encontrado aún… .-“que más quisiera que poder deshacer todo este lío que presiento no va a terminar bien”, pienso emitiendo un suspiro tan sonoro que las de la mesa de al lado se vuelven a mirarnos.
– La verdad es que no se como se ha enterado…
– Esto es muy pequeño, y aquí nos conocemos todos, aunque a veces nos pensemos lo contrario. Bueno… eso creo, porque yo ya sabes lo despistada que soy y bastante tengo con mis cosas…
– No estoy dispuesta a darle explicaciones…
– Y él que dice…- se muy bien lo que me va a decir, porque la historia la conozco al dedillo.
– que no piensa dejarla, por sus hijos y por la familia… que son como una piña y esto sería muy fuerte.
-“”La eterna historia “”-pienso yo- Ya… -acierto a decir, y aunque una parte de mí me dice que me calle y no eche más leña al fuego,la otra;la de la conciencia, a riesgo de perder a una amiga, es la que gana la batalla- Lo que no comprendo es como has aguantado esto tanto tiempo…¿No te das cuenta de que estás perdiendo los mejores años de tu vida, de una preciosa vida; eres muy joven, bonita, con un trabajo estupendo, amigos, viajes… esa es tu vida, y podías disfrutarla plenamente si decidieras cortar esto…
– Pero si ya cortamos hace tiempo, bueno alguna vez, hemos tenido una relación de alcoba, pero ahora solo como amigos..
– Te robó unos cuantos años de tu vida. Tú misma dijiste: “me ha tenido en un callejón sin salida”… pero como estás enamorada, en el fondo no quieres acabar con esto aunque tengas que sacrificar muchas cosas…
– Me tengo que ir, Eder, ya te llamaré contándote que tal va todo…- Pagamos, nos abrazamos y nos vamos cada una a nuestras cosas.
Estoy dándole a la tecla pero no con el blog, sino con el libro que espero acabar antes de que me de un patatús ¡Ja! que moral tengo. El móvil suena y veo que es ella…
No me deja hablar;está muy alterada. Me cuenta que esa mañana la señora en cuestión se presentó en su lugar de trabajo preguntando por ella, pero le salvó la campana porque no supo describirla….
-¿Y tú como lo sabes?¿Es que se lo has contado a alguien más?- le digo preocupada.
-es que yo estaba detrás de ella, fue una coincidencia, y juego con ventaja , porque yo si la he visto en foto y un par de veces en persona, pero eso ella no lo sabe…
– Ay “Irene”, “Irene” , en que líos te has metido…- le digo mientra analizo la situación. Que verdad es eso de que “toda regla tiene su excepción”, porque en el caso de “Irene”, ella no entorpeció ese matrimonio en ningún momento:ella es la víctima, aunque cueste creerlo, y aquí el único culpable es él, por seducirla cuando hace unos años llegó a Ceuta con su familia.Era muy joven e ingenua y estaba sola. Él en cambio tenía ya sus kilómetros corridos y sabía muy bien lo que se hacía. Lo de “mi mujer no me comprende”, esa frase tan trillada de los hombres , y que a tantas nos gusta creer aunque sabemos que no es cierta, también se la dijerón a ella y la muy tonta se lo creyó: “que si llevo mogollón de años bajo el mismo techo, pero sin alcoba…que si por el momento no me voy de casa por los hijos… que si estamos viviendo algo precioso… que si algún día la dejaré…y mientras tanto el tiempo va pasando, esperando algo que yo se, y ella sabe que nunca pasará.Alguien le dijo una vez, hace años, que “no era la primera con la que le ponía los cuernos a su mujer; que hubo otras…
conclusión de esta Historia inconclusa: él siempre fue “un pica flores”, aunque por ella sienta ¿algo especial? Yo creo que solo es cuestión de cama para él. La mujer, es “una consentida”porque nunca le importó que fuera de flor en flor, siempre y cuando regresara a su cama y trajera la pasta,pero con lo que no contaba era con que ese hombre dejara de picar flores para libar solo una, eso si, sin compromisos ¡Cuidado! que esto ya es más serio, ahora monto el follón; ahora si. E “Irene” es la víctima de esta historia porque se enamoró de un hombre que le mintió en todo momento; un hombre cobarde y egoísta, como muchos otros, que “ni come ni deja comer”, al que ella ama y yo quiero mucho porque es un buen amigo mío ¡que ironía¡
Esta es la puesta en escena de una tragicomedia, cuyos personajes son : el truhán, la consentida y la “ciega que no quiere ver”

Presiento que es una obra larga , de la que solo he vivido la presentación y de la que queda un largo nudo y un desastroso desenlace… ¡Y YO NO SOY DE PIEDRA!

P. D. Por si alguien llamada Irene tiene una historia parecida, aclarar que la persona en cuestión de esta historia real, no lleva ese nombre.


 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>