No me cortes las alas…

No me cortes las alas

No me hagas luz de gas ¡Y déjame volar!

No me cortes las alas;
déjame volar.
No me coacciones;
déjame respirar.

Permíteme ser yo misma.
No ahogues mis sueños,
mis pensamientos,
mis recuerdos…

No encierres bajo llave la magia,
la fantasía,
el poder de una sonrisa,
la ilusión de ese mundo de colores en el que quiero vivir…

No me cortes las alas por favor,

no soy una  mariposa quemándose en tu desidia

No me hagas luz de gas…

¡Y déjame volar!

Dónde puedes encontrar mis libros…

La Sombra del Egombe Egombe

Un viaje a la enigmática África de la que no podrás salir

La Escribidora (los relatos dormidos)

Confidencias de mesa y café con luz verde para publicar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.