Nuria del Monte Marquez…

Nuria del Monte Marquez...

Horas de pura magia, de esas que guardaré en la trastienda de mi neurona. Hablo de la llamada de “los elefantes blancos”, a tod@s l@s afectad@s por el “síndrome del mal de pluma”…

Fueron unas horas de pura magia, de esas que guardaré en la trastienda de mi neurona, y en un pliegue del corazón para toda la vida. Estoy hablando, much@s ya lo sabéis, de la llamada de “los elefantes blancos”, a tod@s l@s afectad@s por el “síndrome del mal de pluma”… Y tod@s l@s que pudimos, otros seguro que estuvieron con el pensamiento, acudimos en masa, llevando como carta de presentación,a nuestros retoños más preciados, ¡nuestros libros! El punto de reunión ese Balneario de la Encarnación, donde al parecer los hados y los duendes del saber y el aprender, se sienten como peces en el agua en el mar de las letras. Todo salió perfecto; nos supo a poco… los besos, abrazos, apretones de manos… Sonrisas a flor de piel y la ilusión en el brillo de los ojos. El patio interior de La Encarnación tenía un no sé qué especial. Las voces de los lectores amigos y  las nuestras, se fundían en el aire como palomas al vuelo. Los poemarios desgranándose, la guitarra acompañando… las letras bellas de los cantautores, gateando entre el verdor de las enredaderas que adornan el patio. Luego la comida “de hermandá” entre escritores y amigos enamorados de nuestras locuras. Y no fue fácil, aunque lo pareciera, porque para que quedara todo tan perfectamente ensamblado tuvieron que currar lo suyo esos “elefantes blancos”, que llevan por nombre: Pilar, Emilio y José Antonio ¡Mi agradecimiento más sincero por ese día tan bello que nos regalasteis!, pero no sería justa si no dejara aquí mis GRACIAS, de todo corazón, para tí Nuria, por esa sonrisa, esas miradas y esos momentos que con tanto acierto supiste captar con tu cámara, testigo mudo de tus pensamientos en cada ocasión. Ayer disfrutamos como los enanos de Blancanieves, con esas fotos del evento. Nos reímos, asombramos y hasta sentimos una punzada de vanidad al leer los comentarios, que la gente guapa dejaba en nuestros muros, sin pararnos a pensar, que toda esa borrachera de alegría y amistad, se la debíamos a la persona que captó “nuestros momentos de gloria”, y esa persona eres tú, querida Nuria. Así que dejame decirte, que cuando miro alguna foto de los muchos eventos del que ese todoterreno de Emilio, nos prepara con tanto acierto, siempre te veo a ti; a tu trabajo y la culpa la tienen tus fotos tan llenas de vida, tu música tan “dando en el clavo; tu paciencia…

Solo me queda decirte que es para mi una suerte tenerte entre mis amig@s; que la vida te haya cruzado en mi camino.

Solo me queda decirte que tanto Emilio como tú formáis parte de “mi gente guapa”.

Un beso.

Gudea de lagash

 

También te puede interesar:


Dónde puedes encontrar mis libros:

(Haz clic sobre Casa del Libro, Amazon o Uno Editorial, e irás directo a la tienda)


Nuria del Monte Marquez...
La sombra del Egombe-Egombe:
CASA DEL LIBRO
AMAZON
UNO EDITORIAL
Nuria del Monte Marquez...
La escribidora (los relatos dormidos):
CASA DEL LIBRO
AMAZON
UNO EDITORIAL
Comparte en redes:
Nuria del Monte Marquez...Nuria del Monte Marquez...Nuria del Monte Marquez...Nuria del Monte Marquez...Nuria del Monte Marquez...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.