Dic 032009
 


Eres uno de los cinco hombres de mi vida…. un luchador nato , y por eso y por muchas otras cosas ¡Estoy orgullosa “hasta el infinito”, de ti ,” cerdito luchador”

¡El mundo por montera! ¡Este es mi chico guapo!

¡Y eso que tienes mal perder! pero la cosa tiene mérito: jugar al ping – pong con el parque infantil adosado. je, je, je…
Sin perder la paciencia, esperando a que “todas”estén preparadas para salir del “campamento base”… Si hubieseis tenido”quesos de bola ” como decía Papalelo…¡Que es broma! si es un gustazo el ver como se van los sueldos en pañales¡ja, ja, ja!
Con Pequeño Ángel, el “cerdito aventurero”, que ahora regresa a casa por navidad:como el turrón “El Almendro” ¡No se acercará más “al campamento base”, no!

Eres tan padrazo como tu padre ¡Quien lo iba a decir!

¡ Y llegó Leire! Tú cara lo dice todo…
Es igualita que tú: va por libre, pero se queda con todos, con esa gracia que tiene… La otra está en camino ¡ay Dios! familia numerosa…

– ¡ay papi cuanto te quiero! pero es que me paso la vida castigada… – mira Nina, papi no me deja ir al cine contigo, porque dice que estoy castigada… – ¿Y eso? – ¡No ha recogido su habitación! ¡no esto, no lo otro! – Pero hoy le dejas ir al cine conmigo, que mañana nos vamos… – Bueno…vale…

Y llegó la terremoto; mi nena Sandra…esa, esa la del “tringulao” ¡muak!

Lo dicho: ni contigo ni sin ti…

¡Ja! aún no entiendo, el porqué de sentaros juntos si siempre acabáis discutiendo ¡hay amores que matan!

Dios escribe derecho con renglones torcidos…¡Lo mejor que te ha pasado en tu vida!
Y aquí con la pequeña Andrea. Algunas veces:una incomprendida…¡Y chitón que lo dice Nina!

Tú lo trajiste a casa una navidad, metido en un bolsillo de la cazadora. Después de veinte años de vida, hoy ya no está con nosotros, pero si, su recuerdo…
¡A por Mariaaaa! ¿recuerdas?

Una estampa para el recuerdo…Con tu bisabuela Sara, la madre de “la bella Sara”, y “el bizcocho” como lo llama tu abuela…

..
Y como dice la canción: Y volé tan deprisa, que hasta mi propia sombra de vista la perdí… y en un banco del parque, dormi como un lirón

De una inteligencia sobrada para un bebe. Al cumplir los tres años, Papalelo y tu madre te enseñaron a leer...

En el que ya empezaba a despuntar su afán por volar del nido…


Un bebé precioso.




En brazos de papalelo “Ojos de Gato”. Te quería…como te quería…

Hoy necesito escribir sobre ti. Hoy le he dado a la cuerda de mi vida del revés y he llegado hasta ti… Fuiste un hijo muy deseado; como tus hermanos. Te esperábamos con impaciencia y preparados para tu venida al mundo tras los reglamentarios nueve meses de embarazo, pero a ti no te daba la gana de cumplir las normas, y te declaraste en rebeldía ¡siempre fuiste un rebelde sin causa!, así que pasaron los días y la gente se marcho de vacaciones; hasta Alejandro, mi amigo y ginecólogo se marchó cansado de esperar ¡que cosas pasaban en aquellos tiempos! creo que se fue al Caribe a beber agua de coco, y algún que otro mojito… Y yo esperando, sin agua de coco, ni mojito, ni palmeras playeras, pero no me importaba porque las noches de verano en aquella Breña Alta, de la Palma, no tenían que envidia a ningún lugar del mundo. Sentada en el jardín, junto aquella piscina que había que limpiar a mano a golpe de escobón y manguera, y acompañada por el canto de algún grillo que otro, me pasaba casi todas las noches tumbada en una hamaca, mirando las estrellas y parloteando contigo, tu padre ni se enteraba, pues siempre ha tenido un dormir profundo y descansado, hasta que una mañana mira tu por donde les dio la chaladura a todos por llevarme al hospital del Cabildo, en vista de que no nacías, y yo no quería; si me hubieran dejado parirte en el garaje de Rafa y Maria Eugenia, como parió la Rupi a sus cachorros, yo hubiera sido tan feliz…pero eso no coló. Naciste tras diez meses de embarazo, y te trajo al mundo un forense, al que le hizo una enorme ilusión que pasara por sus manos una vida nueva, de eso doy fe. Llegaste luchando por vivir, y vivir a tu manera: con ansias de libertad, querido “Triceratus Ojo de Pato”; querido niño, mago de la papiroflexia. Querido Doyo: Ahora que eres padre; un maravillo padre, como lo es también tu padre, y antes lo fue tu abuelo, te habrás dado cuenta de que la carrera más difícil del mundo es precisamente: la de PADRE, porque no hay ninguna universidad en donde te enseñen a serlo; porque no existe ninguna academia o madraza, en donde te enseñen a no equivocarte; ante eso solo estás tú; en soledad, sin saber algunas veces, las más, si lo estás haciendo bien, o te estás equivocando irremediablemente; no te puedo ayudar en esta empresa, pero aunque pudiera tampoco me ibas a necesita demasiado pues lo estás haciendo fenomenal, aunque ¡No te queda nada que pasar con las adolescencias! ¡esa es la prueba de fuego!, pero !tú puedes chico¡ !tú vales mucho¡ Solo te diré una cosa, y es que no midas por el mismo rasero a ninguna de tus tres hijas, porque cada una necesitar una atención diferente, creo que ahí reside el principal problema de los padres, que eso es muy difícil de equilibrar, porque unos hijos necesitan que se les escuche más, y otros que aun queriendoles como al resto, necesitan “más de más”: fue tu caso, y no se si a lo largo de mi vida he conseguido demostrártelo. Por si acaso te repito por enésima vez en mi vida, que te quiero con toda mi alma, y que tienes un pedacito de mi corazón, el resto está repartido entre papalelo, tu padre y tus hermanos: para mis nenas les dejo el alma en “herencia”, que siempre le sacarán más partido que a un piso con hipoteca je, je, je… Querido Doyo, hoy le he dado a la cuerda de mi vida del revés, y he llegado hasta ti…Querido Doyo hoy he vuelto a sentirte en mi interior y a verte crecer, con tus triunfos y fracasos, tan necesarios para la forja de un ser muy humano, tan humano como tú.
Hoy le he dado a la cuerda de mi vida del revés y no se ha roto, porque está hecha con los invisibles hilos del cordón umbilical que una vez nos unió.

– Tienes que romper el cordón umbilical con tus hijos, y te preocuparas menos por ellos…-me dicen.
– No me da la gana. Son los talentos que he depresentar en su momento ,si quiero que me abran las puertas del Cielo; no tengo otra cosa, asi que…¡no me da la gana! – contesto.

P.D. ¿Literatura? ¡no!


  5 Responses to “Orgullosa de él”

  1. No sé yo si ha quedado del todo claro que quieres a tu Doyo………………

  2. Lo ha leido él?…Silencio…nada que añadir y perdón por asistir a esta conversación tan íntima entre madre e hijo.

  3. ¡Hola preciosas! Ya estoy de vuelta, aunque un poco líada, pero se que encontraré tiempo para llenar el blog.

  4. Señora Varech, estoy segura que el cariño que yo siento por mis hijos, está medido con el mismo rasero, que el de la señora Varech en su papel de madre y abnegadisima abuela ¡doy fe! ¡doy fe!

  5. Querida señora Malanga, no hay nada que perdonar, porque los sentimientos, sean de la índole que sean, quiero compartirlos con todo aquel que quiera leerlos, así que soy yo la que tengo que dejar aquí un: "gracias por leerme".
    En cuanto si lo ha leido, se que lo ha hecho, y la pequeña Andrea también.
    Un abrazo, señora Malanga.
    Nina.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>