Prueba de Arquimedes


Si te hundiera en una tina, vería el volumen que desplazas. Si te colgara de un pie, hasta qué punto eres un bulto. Estoy perplejo porque eres. Porque eres eso, eso y más que eso. ¿Acabaré de entenderte? Te muerdo y sólo te desprendo un grito. Te aprieto y vuelas en una carcajada. ¿Dónde está el alma, dicen los cirujanos? ¿Quién eres tú, digo yo? Me fui de bruces en tus ojos. No tenían fondo.

Gabriel Zaid

2 thoughts on “Prueba de Arquimedes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.