Ene 172011
 

Y quedate donde estás, hazte un favor…

Desde aquí, en este piso de arriba escucho el aviso del reloj de cuco que seguramente aburrido de permanecer despierto y sin sueño, en un salón a oscuras y colgando de la pared, ha decidido romper la monotonía de su existencia protestando de la única manera que sabe y puede. Dos “cucus” ha dejado escapar de sus entrañas de madera pintada. Y lo ha hecho sin dignarse a mirar a esa pequeñas figuras que una vez el panoli que lo creó , decidió ponerlas junto a su nido sin otra cosa que hacer que emprenderla a mamporrazos con una fastidiosa campana cuyo sonido desvirtúa su “do de pecho” cada vez que anuncia las horas.
– !””que cosa más tonta esos monigotes””! – debe pensar, si es que piensa-, y si no ya lo pienso yo por él.””y llevan pegados a mi desde que me dieron la primera capa de barniz, y todavía no sé si son pastores, vaqueros, o “Don Tancredos”, porque no dicen ni mú, y siempre con esa cara de sonrisa bobalicona ¡Que asco!
Sigo aquí arriba, pero no escucho su tic tac. Me lo impide el ronquido de la “Bella Sara”,que me llega desde su habitación¡tiene gracia! y luego dice que no pega ojo en toda la noche porque le ha dolido no se que ¡ Estoy por grabarla ! Se ha callado, quizá me ha leído el pensamiento ¡ja! que tontería acabo de decir.Ahora solo llega hasta mi el leve ronroneo de las entrañas del portátil que debe estar también hasta las narices porque aún no me he ido a dormir.
Ese ser humano al que tanto quiero y que tan lejos se encuentra de mi, acaba de asomar la cabeza por el Skype , y me ha dejado unas cuantas frases:
– Hola que tal…¿Os llegaron las fotos? Esta semana estaré muy liado así que nos será difícil contactar…Bueno te dejo que estoy en la oficina. Reparte besos.
-¡Que hora es ahí?- y con la pregunta me siento estúpida, porque se de sobra la hora de ese otro lado de la tierra.
– Las nueve, y tengo curro “mater”…
-Adiós…Un beso…Cuidate….
Eternas palabras, sempiternas frases repetidas un día y otro y así hasta dentro de un año, en que volverá si Dios lo quiere como el turrón, por navidad.
Y una se queda peor que estaba…¡cucu! ya estaba tardando ¡la y media ha dado! Y digo que una se queda peor que estaba porque como siempre esas pequeñas movidas del corazón me desconcentran recordándome más, si cabe, que se encuentra lejos del nido, y no precisamente del nido del cuco, sino del nido que le vió nacer, crecer, y más tarde volar.
¡Monja, monja,monjaaaaaaaaaaaaaaaa! es lo que yo tenía que haber sido, tan tranquilita haciendo dulces,y acudiendo a la oración de las vísperas y maitines…Y luego al taller de bordado…¡que digo! bordado yo ¡madre mía! y con voto de silencio ¡por ahí si que no paso! me pasaría la vida cumpliendo un castigo sin solución:barrería todos los escalones de las largas escaleras del convento¡ del revés! y eso es para pensárselo. Pero bueno siempre me quedaría la otra opción, y es que como decía “Ojos de Gato”.¡Quesos de bola! ¡Quesos de bola! en vez de hijos, que son más productivos. Los hijos te dan muchas alegrías, pero también muchos sufrimientos, así que hacerme caso y compraros un par de vacas y a producir quesos de bola.
¿Y tú hiciste eso “Ojos de Gato? No predicaste con el ejemplo, así que lo único que hice en esta vida es seguir, no tus consejos, sino tu ejemplo que no fue el de montar una vaquería precisamente, que mira tú por donde ahora habría pagado con ella mi hipoteca, aunque no se, pues como están los tiempos…Y que tiempos “Ojos de Gato”, si levantaras la cabeza…¡Ay si levantaras la cabeza! mejor quedate donde estás, porque esto no te iba a gustar nada. Y es que al paso que vamos, nada de nada vamos a tener…ni paz, ni pan. Quedate donde estás hazte un favor, y sigue con tus huevos fritos haciéndose unos largos en ese aceite frío que bañaba la sartén. Los hacías como nadie, y bueno si conseguías escaquear un cacho chorizo ya era el “sum sum corda”, cantado por los ángeles del cielo. Mejor quedate donde estás con tus huevos fritos con chorizo y el “”sum sum corda”.Mejor quedate donde estás…
El cuco aburrido de permanecer despierto y sin sueño ha salido de su nido a cantar las tres. La “Bella Sara”se ha levantado al lavabo no sin antes asomarse a mi espacio vital, sin importarle un comino que es mi espacio vital, porque ella no entiende de eso, y asomando la cabeza por la puerta me ha dicho:¡y luego dices que no es un vicio! mañana no te levantarás. Así que tras la sentencia de la más anciana del pequeño grupo que habita esta casa, y ante la pesadez del cuco aburrido, me voy a la cama, antes de que los dos vuelvan a invadir mi espacio vital.
Hazte un favor “Ojos de Gato” y sigue con tus huevos fritos haciéndose unos largos en ese aceite frío que baña la sartén…

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>