Jul 312014
 

DSC01110

Y no sé.
Y no sé porqué me siento en el teclado
Que hago aquí con esta noche dormida.
Estoy junto a la ventana.
Ningún cuerno de la luna…
Ninguna punta de estrella.
La brisa en la mosquitera,
La taza “del bien dormir”
reflejando la alfombrilla y el ratón.
Ni un vecino en su balcón.
Ni un perro fuera del cesto.
Ni un gato por los tejados,pasa alguno por el mío;
buscan gata a cualquier precio.
Los pies descalzos…
el pensamiento volando,
y las ideas bullendo.
El corazón navegando por el mar de los recuerdos.
El cuco toca “las dos”.
Y el sueño que está de farra.
Y la cama sin usar.
Y las sábanas calientes;
hace calor.
Las zapatillas perdidas,
una bajo la mesilla,
la otra en el vestidor.
Puntos,comas,punto y coma…
dos puntos,guión,corchete.
Y suspensivos amor…
Tres puntos no dicen nada…
Tres puntos lo dicen todo…
Todo es según lo que sientas en ese momento amor…
Y el sueño de los vecinos.
Y el deseo en una cama se acuesta de madrugada.
Una manzana mordida junto al libro de “La Sombra”.
Un moleskine cerrado con la historia de mi vida…
Otro aún sin desvirgar,esperando las ideas,desvaríos,ocurrencias,
que no acaban de llegar.
Un corazón de cristal.
Una estampa de San Judas;bueno dos.
Aquí y allá unas fotos que llevo en el corazón;
no el de cristal.
Y la noche,
y las farolas,
y la papelera llena,los libros en los estantes,
los recuerdos apilados por la habitación,amor.
Y no se porqué me siento en el teclado…
Y no se…
Si tengo el alma dormida.