Ene 032015
 
La barca pasa pero el rio queda...

La barca pasa pero el río queda…

 

Y no sé muy bien explicar mis sentimientos viendo estas dos fotos,porque son tan fuertes,y de tanto amor que no encuentro las palabras acertadas para expresarme… Tras las doce campanadas,a caballo entre el sendero acabado y el comienzo de uno nuevo,cuatro de los cinco hombres de mi vida me regalaron veinicinco años de sus vidas que son la única razón de la  mía. La de arriba está hecha en una barca de esas de paseo,en mitad del  lago Bañolas en Gerona. Recuerdo esa mañana de invierno como si fuera hoy. En el cielo ausente de nubes, un sol grande  y brillante como un doblón español nos prestaba su calor a cambio de contemplar la escena. Una escena familiar en donde un padre y unos hijos compartían un dia feliz ajenos a los tumbos que la barcaza de la vida guardaba para ellos…A lo largo del tiempo esa foto la he mirado una y mil veces regañando a mis lágrimas rebeldes y protestonas,por salir cuando nadie les mandaba hacerlo. La he mirado tantas y tantas veces que podría cerrar los ojos para siempre y recordar el inmenso cariño que  tras la cámara, podía leer en sus rostros felices y despreocupados.Un hombre al que amé desde siempre,y unos hijos a los que tras noches de amor,quedaron sembrados en lo más profundo de mis entrañas para hornearlos con mimo,pariendolos con dolor y viendolos crecer junto a su padre. Pañales,biberones, llantos,noches en vela,canción de cuna;amaneceres dormidos…Dientes de leche,pasos vacilantes,sonrisas y lágrimas. Luego las adolescencias ,tres por falta de una, con su “donde estarán…y que harán”… La angustia de que se salieran del camino recto.El miedo a las drogas,al alcohol, a los accidentes de coches…Y el amor de padre y el amor de madre, enganchandoles al alma el pack de subsistencia para ir por la vida sin hundirse en el pantano de la tristeza.
Y la barca pasa pero el río queda…
Hoy,cuatro de los cinco hombres de mi vida, han querido recordar,en otro tiempo y espacio, aquel tiempo pasado de invierno,de sol de doblón,de lago,de barca, de luz,de calor ,de familia feliz,de amor… jugando a ser niños  con la complicidad de un padre feliz de tenerlos al menos por unos dias,reunidos a todos frente al hogar. Otro tiempo y espacio;si. Pero pero la luz de sus sonrisas,y el amor de sus ojos siguen estando ahí…
A pesar del tiempo pasado sigo siendo una mujer enamorada,y una madre orgullosa de sus hijos y en paz con Dios por el deber cumplido.Los talentos son mis hijos ,y ellos serán los que borrarán todas aquellas acciones equivocadas que haya hecho,y seguro que he de hacer a lo largo de mi vida.
Solo me queda deciros GRACIAS por vuestro amor; por vuestro cariño.
¡ORGULLOSA DE TÍ! ¡ORGULLOSA DE ELLOS!

Y la barca pasa pero el río queda…