Entre rosas rojas y “la blanca oveja negra”

Se murió de pena, dicen. Nadie supo muy bien que le pasó, apareció un día sentada en su sillón; en el que ocupaba él. De todos los sillones, sillas y sofás desperdigados por la casa[…]

Continuar leyendo …

………..En Damshui al noroeste de Taipei:

                                                    Para que no haya dudas…   Al ver ondeando[…]

Continuar leyendo …

Y es un recuerdo de su boda…

   ….- Cuéntame “bella Sara” como fue tu primera vez, en aquella habitación… La escopetilla dejó el crucigrama que estaba haciendo , y se me quedó mirando con sus ojos de china, ahora mermados por[…]

Continuar leyendo …