Oct 192012
 

 

Y sé que me quieres.Y sé que te gusto.
Y te gusto más, que un trozo de chocolate derrotándose en tu lengua.
Y tú sabes que te quiero.Y sé que me gustas.
Y me gustas más que ese sabor a canela, de las rosquillas que hace tú madre,  aparcado en la orilla de tus labios que me dice “cómeme”…atrévete y muérdele el labio”…
Y sé que me quieres.Y sé que te gusto.
Y tanto te quiero,y me gustas tanto como un huevo de pato,con perdón para los patos, y sus huevos ¡Mira si me gustas!
Y sé que me quieres.Y se que te gusto.
Y te gusto más que el flan Potax de las caderas de Shakira.
Y tú sabes que te quiero.Y sé que me gustas.
Y me gusta el tsunami de tu cuerpo que me busca,que me llena,que me arropa.Que me hace sentir mujer…amor.
Y me gusta cuando ríes y me miras con ese deseo amor que me pierde,me encocora,me alucina,me fascina,y me hace sentir…
que la vida es un terrón, de azúcar moreno amor.
Y me haces creer…
Que el Gran cañón del Colorado es la zanja de mi calle. Esa que lleva seis mese con un cartel de “desvío”.
Y me haces creer…
Que el Rio Muni es tan solo una acequia para patos con sus huevos,y algún pececillo amor, pasando por tiburón.
Y me haces creer…
que las estrellas del cielo son un marketing de “Gallo” para sus sopas,ya ves ¡Que cosas pienso! ¡Que loca estoy!
¡Y como te quiero amor!
Como la trucha al trucho.
Como la olla al cucharón.
Como el culo a la botella.
Como el niño a su chupete.
Como la lluvia a la tierra.
Como el mar a sus sirenas.
¡Y como te quiero amor!
Como la araña a sus huevos .
Como la hormiga a su miga.
Como el colibrí a la flor.
Como el frío a la hojarasca que alfombra mi calle amor.
Como el perro callejero a su mendigo sin Dios.
Como el viejo a su bastón.
¡Y como me gustas!
Como a un tonto una pelota.
Como a un bebé un sonajero.
Como a un enano una seta.
Como a mi labios los tuyos.
Como a mi cuerpo tus manos.
Como a tu aliento mi hueco.
Como a mis ojos tu luz.
Y se que me quieres…Y sé que te gusto…
Y tú sabes que te quiero…Y sé que me gustas…
¡Y tanto te quiero! ¡Mira si me gustas!
Que el Rio Muni es tan solo…
Y la vida es un terrón de azúcar moreno…
“Cómeme…Atrévete…y muérdele el labio…”
¡Y mira si me gustas!
Me encocoras…
Como a un tonto una pelota…
Como a la hormiga…
Y un marketing de “Gallo”
¡Que loca estoy!

Abr 132012
 

Siempre estuve en “La Isla” sentada en el zaguán…

Hace tiempo que no escribo nada; no he podido. Hace tiempo que no descanso los dedos en estas teclas, las teclas de mi ordenador. Hace tiempo que crees que te eché al saco del olvido, al cubo de la basura, o entre unas matas de mala hierba de esas que invaden mi acera, aunque una se empeñe en hacerlas desaparecer. Hace tiempo que no dejo aquí aquello que siento, que invento, o que vivo. De esto hace algún tiempo… Pero yo sé que tú, aunque yo no esté, sigues asomandote a la “Isla” esperando paciente,como se espera a los amigos y a los seres más queridos, a que vuelva a recalar en ella. Pero amig@ nunca me fui. Siempre estuve sentada en el escalón del zaguán, aspirando la brisa del mar envuelta en sal, con una taza de té en una mano y la otra garabateando en un pedazo de papel, trazos inconexos mientras pensaba en tí. Si en tí que ahora me estás leyendo.Y pensaba en como serías realmente, que sentimientos anidarían en tu corazón y que pensamientos cruzarán por tu mente…
Con una taza de té en una mano y la brisa del mar envuelta en sal, neurona y corazón desean saber de tí…
Con una taza de té en una mano, sentada en zaguán de esa isla de ilusión, mis ojos se entornan a falta de gafas y lentillas para ver si te veo, con la venia del sol; de ese sol remolón que nunca quiere irse a dormir, también por si apareces. Por miedo a que la luna, que es dama de noche, se encapriche de ti.Y ya ves, una solo te espera para charlar contigo, para leer tus ojos, para darte un abrazo que te caliente el alma y si quieres, un beso; si tu quieres, por eso de que lleva la luz al corazón.
Aferro entre mis manos la taza de ese té de la concordia, que aún está caliente, y brindo por tu vida y por la mia aunque no reconozcamos las colonias, ni la tuya, ni la mia.
He cogido una flor de mi jardín, de petunias y prímulas, de orquideas y jazmines de invierno y de Brasil, y la he lanzado al agua con una corta nota dentro de una botella de “ron añejo”, según dice la etiqueta, a ver si llega hasta ti  ¡Que qué dice la nota? Solo: “buscame en La Isla”. “No te olvides de mí”.
Y hace tiempo que no escribo nada y el culpable no es otro que el tiempo que, desde hace tiempo, no quiere prestarme parte de su tiempo. Creo que se lo ha dado a la luna para que alargue la noche y así le haga la puñeta al sol.
Y desde hace tiempo…
Siempre estuve sentada en el zaguán con una taza de té en una mano y la otra garabateando ¡Tú nombre!
Y siempre estuve en “La Isla” y alguna vez pensé en tí…
Y he cogido una flor de mi jardín…
Y una botella de ron añejo…
Y tus ojos y los mios…
Y la luz del beso que llega al corazón…
Y de ese abrazo que al alma da calor…
Y siempre estuve.