Feb 292012
 

Y no se me ocurre nada…Y el loro en el aguacate.
Y es que me olvido de ti…
Y la  camisa en la rama, colgando del limonero, tendida al sol.
Y no se me ocurre nada…
Y un caballito volando,y una chicharra en el tronco del árbol del abanico,escondida entre el bambú.
Y es que me olvido de tí…
Y una mariposa azul mariposeando entre el macizo de hortensias.
Y no se me ocurre nada…
Y el botijo abandonado en un escalón del porche,y una lagartija escúalida refugiandose tras él.
Y es que me olvido de tí…
Y una mariquita chica corriendo por la colina de tu rodilla.
Y no se me ocurre nada…no se…
Y una hormiga despistada perdiendose entre tu pelo.
Y es que me olvido de ti.Siempre me olvido de ti.
Y el nido en el palomar,y el gato ronroneando entre las matas de perejil.
Y no se me ocurre nada…tal vez después…
Y un pitillo entre tus labios,y un mechero entre las manos,y un sorbete de limón con un toque de Cointreau…
Y es que me olvido de tí ¿Por qué me olvido de tí?
Y las notas de un bolero perdiendose en la mañana, y el aroma del café “graffiteando” en el aire.
Y no se me ocurre nada…Y no se…no me viene nada…
Y tu tobillo cercado por esa cadena fina.
Y es que me olvido de tí…ya ves…me olvido de tí.
Y ese ombligo perforado por una bola de plata del tamaño de un garbanzo mantecoso y de textura suave.
Y ese culo respingón
Y ese bajar la vista y el pensamiento por tus caderas.
Y ese triangulo perfecto y diminuto…
Y ese antojo con la forma de una fresa en un lado de tu espalda.
Y tu nuca con aroma de violetas.
Y el pequeño cataclismo de una manguera olvidada entre las losas del patio.
Y una lombríz que corre como puede,y lo que puede,a esconderse en el parterre.
Y el mirón y la maruja…
Y el niño en monopatín…
Y…y…y…
Y no se me ocurre nada…
Y es que me olvido de tí…
Y es que no tengo palabras,ni pensamientos,ni ideas…
Y no se me ocurre nada.
Y es que me olvido de tí.
Y una sonrisa en tus labios
Y un acariciar tu piel.
Ay que ver, que no se me ocurre nada.
Y un beso con sabor a nicotina y sorbete de limón, con el  toque de Cointreau.
Y un abrazo,y un palpitar.
Y un no perder el control,por ese maldito beso.
¡Mira tú! que no puedo estar sin tí.