Jun 232016
 

 

DSC05732

 

Y formas parte de mi alma y te llevo conmigo en el corazón. Tanto tiempo he guardado lo vivido que ahora no sé andar por el camino del olvido.Te echo de menos! Como te echo de menos! Tu sonrisa en la mañana, tus silencios… Tus costumbres y rutinas! Como te echo de menos!Y tanto te echo de menos, que te escucho por la casa, que te veo reflejado en los cristales del balcón.Y déjame que te diga,que en la noche me despiertan las lágrimas traicioneras rodando por mis mejillas hasta llegar a la almohada; tu almohada porque ahora duermo con ella, porque aún conserva tu olor… El olor de tu pelo; el sudor de tu piel… ! Como te echo de menos! El silencio del silencio de esta casa, que una vez retuvo risas, sonrisas, deseo, amor…se me hace insoportable; me llena de soledad… Consuelo del desconsuelo es revivir tus abrazos y ensalivarme los labios imaginando tus besos;tus caricias, tu sangre joven… la mía…
Y formas parte de mi alma, y te llevo conmigo en el corazón…

Dic 132015
 

DSC04228

       En el recuerdo…

— ¡Baja ahora mismo del castaño! ¡Eres de la piel del diablo! Ya está bien de libros…
— ¡Madre, madre! ¡Mira qué fruta, parece rica! Aquí dice piña y aquí, papaya… ¿Aguacate? uuummm… tienen que estar ricas.
— Ya veo… Anda, coge el cubo de la comida de los cerdos y vete a echarles de comer… ¿Y quién dices que te ha dejado ese libro? –me dices, madre, mirando de reojo los dibujos de una de las páginas…
— El señor cura, madre… es un libro de ciencias naturales…
— ¿?
— Habla de árboles, de flores y plantas…
— Y de huertas… ¿también habla de huertas?
— Me parece que no… pero…
— Anda espabila, que después de los cerdos me tienes que ayudar a recoger los tomates, que se los están comiendo los pájaros…
— Ya voy, madre… — y abrazo tu cuerpo delgado y pequeño. Y te miro a los ojos; esos ojos verdes, tan claros, como los tiernos brotes de primavera de tu pequeño jardín… Un mechón rubio asoma descarado por debajo del pañuelo que te recoge el pelo y mis dedos intentan con torpeza volverlo a su lugar…
— Anda, anda, no seas zalamero que no te vas a librar de la faena — y me coges de la muñeca, con mano firme y siento la aspereza de la palma, reseca y agrietada, que habla de niños… de caricias… de noches en vela… de mortajas… de pan hecho en casa… de coladas en el río… de huertas… y de días, de meses, de años… De toda una vida cuidando el hogar…

Oct 042012
 

En una hoja de papel,unas letras,un trazo, otro,y otro. En una hoja de papel.
Suena el móvil no eres tú. Y una hoja de papel…En una hoja de papel.
Y un café caliente,y un cigarro muriendo en el cenicero.Y el recuerdo de tu voz metiéndose en mis sentidos.
Y una hoja de papel hecha un barquito velero  navega por el mantel, de cuadros caldero y crema, de una mesa en el café confidente de mis cosas;testigo de tu silencio.
Y te espero,aunque sé que no vendrás a la cita del café.Y mis manos hartas ya de retener las caricias que han guardado para ti,se entretienen dibujando garabatos en la hoja de papel.
Me dijiste:- Yo te quiero como no he querido a otra.
Yo te dije :- Me conformo conque no quieras a otra.
Y una hoja de papel.
Y echo un vistazo al reloj por el que no pasa el tiempo. Y la lluvia en el cristal,en la acera,en la calzada…y en el anorak de un niño con chupete y en carrito.
Y una hoja de papel…Garabateo tu nombre remarcando letra a letra,en un comienzo sin final.
Y me dice el camarero:-¿Quieres otro?
Y respondo: -Si,por favor,otro café, y…
-Ya sé…ya sé: y otra hoja de papel…- se apresura a responder.
Y en un reloj dan las diez,y ya sé que no vendrás.Ya son las diez.
-¿Cuanto te debo?
-Déjalo.Hoy invita la casa…y a esas hojas de papel-dice aireando el blog para las comandas, sin las hojas de papel.
Y una hoja de papel…
Y te espero,y no vendrás…
Yo te quiero…
Me conformo con…
Y te espero…
Y una hoja de papel…
Y el blog para las comandas…
¡Y una gallina de bosque subida en el limonar!