Ago 262012
 

Y se irán.Y se irán las tristezas,los malos sueños por el desagüe del mar añil.Le arrancaré el tapón fijado bajo aquel coral rojo que en sueños,este era un buen sueño, encontré aquella mañana de verano de un tiempo pasado que no volverá.Yo llevaba un bañador de lunares azules, rojos, y amarillos,y unas ganas tremendas de comerme el mundo y beberme el mar.Me senté en la arena fina y dorada, como la harina para papillas de un bebé glotón y mis ojos se clavaron en el azul del cielo.Un cielo con algún que otro borrego,¿O tal vez eran gatos? Ahora no lo recuerdo con claridad pues las nubes, ya se sabe, que son volubles y casquivanas,y hacen lo que les da la gana quedandose con el personal. Un cangrejo rojo,y otro,y luego otro, de patas largas, y ojos saltones, que me observaban como periscopios de una flota de submarinos de guerra, emergiendo del interior de la arena.Caminan de lado y para atrás ¡hay que ver que tontería! pero así son los cangrejos rojos .Al final te encuentras con que han dejado la playa horadada como un queso gruyere.Y tu ya no sabes si aprovechar los agujeros para perderte, hasta llegar al tapón protegido bajo el coral rojo que impide secarse el mar,o agenciarte unos manguitos y un par de aletas,sin olvidar las gafas para ver con claridad el lugar exacto en donde se encuentra el dichoso tapón.Que ¿por qué la fijación en el tapón? por simple curiosidad…por ver que color tiene realmente ese fondo del mar. El mar,el que yo conozco,se podría usar para jugar al golf,o saltar en monopatín,o  tal vez para una noche de amor robado,perdidos entre la arena a la sombra de las estrellas…TAL VEZ…TAL VEZ…
Y un cangrejo rojo,y otro,y luego otro danzando por la arena de la playa y yo regresando al mundo real con el tapón del mar.No fue difícil,pues solo tuve que tirar un poco ayudandome de un viejo pez sierra muy respetado por todo el mundo marino,aunque he de decir que al principio remoloneó un poco pues no estaba muy convencido con eso de quitarle el tapón a mar.Le comí la oreja,que no la boca,pues hace pupa,y al final me salí con la mía y…¡voilá! he aquí el tapón.Claro que no lo podéis ver pues lo tengo colgando del flexo,justo al lado del ordenata.En días de viento,si la ventana está abierta, se balancea como una campana,que activa mi neurona dando rienda suelta a la imaginación.Es algo así como mi fuente de inspiración,este tapón robado al mar.Al mar de los sueños,de los sueños malos,porque el de los buenos lo he pegado con “loctite” para que no se pierda jamás.
Y…son las tres de la madrugada,y mi neurona dice:<veteadormir> aunque mis ojos digan:<notenemos sueño>.Y estoy pensando en darme una ducha mientras sorbo una infusión de”biendormir”,porque la pastilleja hace tiempo que se fundió en la neurona.
Y estoy pensando en irme a dormir con el tapón del mar de los sueños malos guardado en un cajón de mi escritorio..
Y estoy pensando irme a dormir…
y me voy.

Mañana será otro dia.