Jul 012012
 

En el rertaurante español situado en La Concesión Francesa ,cerca de la casa de la fundación, del Partido Comunista en 1921.

 

Nos encontrábamos en Shanghai el 1 de julio del pasado año,coincidiendo con el 90 aniversario de la fundación del Partido Comunista de China 1921 en una casa de la Concesión Francesa,imbuidos por las ideas de Marx y Lenín.La ciudad se vistió de rojo,más si cabe,y los medios de comunicación estuvieron, hablando día y noche, de la heroicidad y abnegación de aquellos primeros pasos del recién nacido Partido Comunista: La gloriosa historia de su fundación.
Se borró de un plumazo la ciudad prohibida, y les vino al pelo la eterna guerra contra el invasor-Japón-porque ante esto, el Kuomintang con Chiang Kai- Shek a la cabeza no le quedó otro remedio que aunar fuerzas contra el enemigo.Tras la retirada de los japos del país,el señor Mao Zedong el “namber wan” del recién nacido partido Comunista,que ya se había ganado a todo el campesinado chino, sabía muy bien que nunca llegaría a un acuerdo con Chiang Kai-shek.Pues bien,el señor en cuestión tuvo la feliz idea de hacer como las hormiguitas laboriosas,y fue recogiendo todo el material bélico que abandonaban los japos en su retirada,por eso de que “hay que compartir”.
-¿llegamos a un acuerdo? -dice Zedong arrastrando una ametralladora antiaérea por el lodazal.
-¡NO! -contesta Chiang con un porte de dignidad.
Y así,a pesar de la mediación de Estados Unidos Y La Unión Soviética, se lió la Guerra Civil, tras la salida de los japos.
Las grandes ciudades fueron cayendo una a una,y el medio rural ya lo tenían en el bote,así que el gobierno de Nankín -Chiang Kai – Shek – No tuvo más remedio que replegarse hacia el sur acabando en esa maravillosa isla de: ¡TAIWÁN!
¡Te quiero Taiwán!