Ene 232014
 

DSC06921

Uno que sale,otro que entra.Uno que pasa y tuerce la esquina,donde han dejado su firma los amigos de sus amos.
Un cartón entre las manos con “TENGO HAMBRE”clavado a golpe de Titanlux. Una gorrilla en el suelo,y cuatro monedas bailando el fox-tros de la tristeza,el hambre,la humillación.
El jabón en los cristales y el Rolex brillando al sol le recuerda, al limpia de ojos azules, que hay algo más que ese mundo de cubo, esponja y jabón.
Un autobus,dos taxis;el chico del Pizza hut sorteando la motillo entre los coches;sabe que si no la entrega a tiempo la pagará de su sueldo.
Una sirena,la del SAMUR, pide paso a la hora punta.
Dos religiosas,de las de antes.
Dos ladronzuelas de las de hoy.
Dos prostitutas en un portal.
Y uno que entra,y otro que sale.
Un pareja de adolescentes cargados hasta las cejas de feromonas.
Una pareja de enamorados juntan sus labios, sentados en la terraza del café de Doña Ramona;una señora a la que la vida le endiñó un hijo descerebrado, y una sobrina algo putón ¡la vida te da sorpresas!
Un té con menta,un libro sobre la mesa;
Unas gafas,y un móvil,
Y el pensamiento que vuela,
y la vida pasando tras los cristales,
y ella se dice, que aún le quedan deseos,caricias nuevas,sonrisas bellas…
Y el pensamiento volando,y los recuerdos dormidos,y el corazón palpitando…
Un rayo de sol atravesando el cristal,
un avión cortando el cielo,
las palomas de la plaza alzando el vuelo,
Y aún le quedan caricias,sonrisas bellas…
Y aún conserva bajo la almohada la camiseta de Charlie Browm…
Y aquella guerra de almohadas,
Y aquel “te amo” y “yo más”.
Y aún le quedan deseos…
y el pensamiento que vuela…
Y la vida…