Ene 202012
 

Esta es la "gente local"que NADA sabe del glamour de la Gran Shanghai...

 

 

 

 

No solo guardé en mi cámara la cara más arrebatadora de la gran Shanghai,ni el impactante paisaje de hormigón que conforma su esqueleto.De las entrañas de la” gran dama” rescaté una muestra de esa gente anónima que forma parte de esa ciudad y es tan shanghainesa como la que más,aunque no sepan del glamour de su ciudad, ni del contacto de un  Omega en la muñeca.Sus gargantas carecen de colgantes de  Swarovski, y la piel de las mujeres no se alimentan precisamente de “Shiseido”.Las calles de los “barrios locales”se encuentran salpicadas de pequeñas tiendas,algunas diminutas,en la que la familia permanece dia y noche durmiendo en la parte superior del local,en unos pocos metros cuadrados, o en la misma tienda en sillones reclinables.Los ves comiendo,cenando e incluso los niños haciendo sus tareas del colegio.
La “gente local”,de los barrios “locales” No saben de restaurantes caros,ni de centros comerciales con artículos a precios de infarto.Ellos saben de esos carros que empujan por la ciudad,hasta donde se les permite,para vender alimentos,o baratijas.
“La gente local”nunca parece tener prisa, ni llevan reflejado en la cara ese estress tan de moda y contagioso, tal vez porque no tienen mucho, o nada que perder…
La “gente local” tiene una forma de ser,a pesar de los pesares,que una admira, y es que: se toman la vida con filosofía.
Y por todo esto y mucho más, una ha llegado a la conclusión de que el corazón de la Gran Shanghai,no se encuentra entre toda esa gente enganchada, en vena, al glamour de los días y las noches Shanghainesas,sino entre su “GENTE LOCAL”:la gente humilde