Dic 092013
 
Y tú estás al otro lado de la cámara...

Y tú estás al otro lado de la cámara…

Te deseo suerte.Que tengas suerte.Que la tengas, en esas horas nuevas,inciertas,tremendas que vas a vivir.Te deseo fuerza,valor,animo para esa lucha que vas a entablar contra el enemigo. Te deseo…Deseo tantas cosas buenas,bellas,sencillas para ti.Tengo un saco -el del alma- lleno de sonrisas guardadas para cuando quieras usarlas,junto a una mochila- la del corazón- colmada de abrazos de oso panda.
Aún recuerdo cuando te conocí en aquel aeropuerto;te confundí con un vendedor de ollas de la AMC, menuda intuición la mia, o cuando me empeñé en que la seductora sonrisa dibujada en tu cara te había costado un pico.Aún recuerdo aquella excursión que hicimos con tu chica y mi family a “La Cumbrecita! llovia a mares y el coche se nos estropeó,pero ni la lluvia, ni la humedad,ni esa niebla pesada y densa que nos envolvia ,impidieron que nos comieramos el bocata de tortilla. Aún recuerdo ¿Tú lo recuerdas? Seguro que si,aquella vez en que Ángel le pegó un mordisco a una bombilla ¡Menudo susto nos llevamos! ¡ja,ja,ja! Se ve que le sentó divinamente al puñetero porque ahí lo tienes trotando por ese mundo nuestro.Aún recuerdo…¿recuerdas? Seguro que si,a Doyo pataleando porque quería comer vuestro arroz blanco y no el de su abnegada madre ¡Ja! Puñetero niño…Aun recuerdo ¿Lo recuerdas tú? el jaleo que se traían Chicho y tu chica porque al otro le daba por tocar el órgano a la hora de la siesta y ella no podia pegar ojo. Saltaba el pequeño muro,como un toro de Miura, por encima de aquellos arriates sembrados de geranios escuálidos -y ya era difícil que en esa isla de La Palma no floreciera un geranio como mandan los canones,pero es que no los dejabamos crecer tranquilos con tanto salto de aquí para allá – y se enzarzaba en la sempiterna discusión que nunca llevaba a ninguna parte…
Y aún recuerdo
las partidas de canasta o de julepe,
los cubatas,
el humo de los cigarrillos,escapandose a la noche,
la música a toda pastilla,
las risas,las charlas,
la despreocupación por lo que nos reservará el mañana tan lejano entonces,y tan presente ahora…
Aquella lección de las leyes de Mendel,
Aquellos carnavales vestidos de payasos,
Las escursiones de Manolo por el techo agarrado a una cuerda,
Recuerdo a Rupi,tan rubia,tan peluda,tan bonachona y tan casquivana ella.
El recuerdo de Rupi me ha llevado a Bunker,Arak y Nano y al pececillo que Doyo “se encontró” vivito y coleando, en mitad del camino de Onesima.
Recuerdo…recuerdo tantas cosas…
Y te deseo suerte…Que tengas suerte
¡Y la tendrás!
Un beso grande querido amigo.