Dic 092014
 

IMG_3836

 

 

IMG_3833

DISFRUTAD LAS GALLETITAS ¡JA JA JAA!

Una se ha pasado toda la tarde en la cocina. He puesto todo mi cariño en una receta de galletas navideñas que Doña Tatín, la mejor cocinera del mundo  junto con El Mirlo de Papel; la Señora Varech para l@s que la conocemos desde hace mucho en esta jaula de grillos como es Internet, me dió hace unos dias vía”tantan waseado”. Y… he llegado a la conclusión de que prefiero una tesina y volver a escribir “La Sombra del Egombe Egombe” en chino, antes que repetir la experiencia ¡SOCORROOOOOOOOO! ¡UF! que asquito de galletitas, que en vez de galletas parecen excretas de las vacas de Gervasio el del pueblo de Doña Tatín. Había hecho estrellas, flores, un puercoespín y hasta un caballo; el reno lo dejé a un lado porque el molde era más grande que la palma de mi mano, así que imaginad como saldría del horno… ¡En fin! que se apretujaron todas en la bandeja y no salió ni una derecha, solo el caballo aunque más que un caballito de cuento parece un semental cebado. ¡Que no me pilla más Doña Tatín!, que me ha matado usted con sus recetas de Heidi… Y el caso es que están buenisimas de sabor las puñeteras; eso sí. “Lacremduparis”. ¡Delicada que es una hablando! Traducción: la crema de París la va a hacer su madre otro dia porque a parte del rollo de la elaboración, me ha dejado marcada como a un ternero del rancho de J.R.. Me ha pringado toda la encimera, y se ha ido la yema de huevo por un  lado y el azúcar por otro. ¡A paseo con la cremita!. Una las ha embadurnado de azúcar glas y a otra cosa mariposa. Lo malo es que ayer me gasté casi 30€ en tonterías para adornar, de azúcares, colorantes y bolitas de anís. No sé… tal vez las meta en el caldo del cocido del domingo. Je…je…je…
Aquí os dejo unas fotillos para que veaís lo bien que una se lo ha pasado jugando a las cocinitas.

 

Jun 232011
 





 

.
                                                                                                             A falta de guitarra…el lapicero en la oreja

 

Lo conocí una tarde de un día de abril, hace ya una taleguilla de años , en mitad de una mudanza de las “tropecientasmil” que esta troupe mía lleva en sus costillas. No lo vi llegar, sepultada como estaba entre cajas de mudanza allá en el sótano. Sabía que habían llamado a un carpintero, no recuerdo tampoco para qué. Solo se que cuando subí me tropecé con alguien de gran estatura, del que solo percibí su larga melena y los complicados tatuajes gravados en brazos piernas. Yo dije un “hola” con reparo y desconfianza, y el se volvió respondiendo con otro”hola”sin más. Su cara aderezada de piercings, me regaló una sonrisa tan sana como una zanahoria recién arrancada del huerto del abuelo de Heidi, y en sus ojos entreví la misma fiereza que en los del oso Yoguí. No creo equivocarme si digo que, desde ese momento se estableció entre nosotros un “filing” del que nunca hablamos, pero está ahí. Es noble, ya lo he dicho antes, y creo que no muy hablador cuando no se siente agusto. Y a propósito de sentirse agusto, el se encuentra como un salmonete en su hábitat con una guitarra eléctrica entre las manos, y el sonido a rock heavy metal que de ella sale, junto al resto de su grupo de música.Es un ser adorable al que le tengo un cariño muy especial, tal vez porque cuando le miro, me viene a la cabeza aquel muchacho de veinte años al que se le venía encima la responsabilidad de la paternidad, como se le acababa de venir a él.
Serafín, “Sera” para los amigos, sabe hacer bien su oficio que no es otro que el de San José. Creció entre cepillos, serruchos,martillos, clavos, escuadras,maderas, y calendarios de chicas sin ropa colgados en cualquier rincón de la carpintería, y esa guitarra eléctrica a la que necesita casi tanto como el comer.Sera es un saco de ternura aunque no se la pueda apreciar entre tanto pelo, y tanto mar de tatuajes. Amigo de sus amigos, y porque creo encontrarme entre ellos he querido dejar aquí estas fotos de hace un par de días, cuando nos volvimos a cruzar tras largo tiempo sin vernos.
va por ti “Sera”. Un beso.

Gudea de Lagash