Sep 262012
 

 

 

Entre sábanas blancas,colchones imposibles y almohadas de piedra,han transcurrido algunos días de esta vida mía, que acompañaba a su vida sin poder hacer absolutamente nada por  sacarla a flote. Desde mi sillón,fiel compañero de fatigas, de lágrimas y risas,lo veía inmerso en sus pensamientos,triste y apático pero sin perder un ápice de esa luz enamorada que siempre le acompañó.
Entre historias de angustia tan parecida a la mía.
Entre largos pasillos mudos y fríos…
El corto paseo al sol.
Un banco y un hibiscus amarillo.
Y el hibiscus rojo de aquel mostrador de la “C-33″aprisionado en un zapato de barro, cuando él lo que quería era crecer en libertad…
Y aquel tempranero café de máquina…
Y aquellos compañeros de infortunio dejando huella…
Y aquel Corán prestado…
Y aquel San judas bajo la almohada
Y aquella habitación 309…
Y aquel reencuentro con un amigo de la universidad,dos puertas al final del pasillo…A pesar de los pesares ¡Que bueno que me reconocieras! Que bueno,a pesar de tanto tiempo…
Y entre batas blancas,manos de ángel,profesionalidad, y mucho amor por su trabajo,transcurrían mi vida y la suya,que es la mía.
Y entre todo@s esos seres HUMANOS conocí a Mariola, y a su libro de poemas, a golpe de manzanillas y algún que otro zumo de piña aderezados con una pizca de alegría y otro tanto de dulzura.
Y entre batas blancas…manos de ángel…en la : C-33-3

Mariola y su libro de poemas.Mariola…

LA HOJA DE MATEMÁTICAS

Cuantos pensamientos
en una mente… atormentada
Dos que discuten sin cesar
y yo callada.
Indiferente ante sus palabras,
mientras miro incansablemente una hoja de matemáticas;
miles de  número que entre si batallan.
Pocas letras salpicadas,
ajenas,y en una esquina
se abstraen.
¡Que mundo de fantasía!
Hablan y hablan
Y yo callada.
Indiferente ante sus palabras,
mientras miro incansablemente
¡Una hoja de matamáticas!

Mariola Serrano Vergara 22/02/84

TAN SENSIBLE¿QUIEN LO DIRÍA?

Por ti me descubro
¿Quien lo diría?
Mil lágrimas de mis ojos escapan
y en mi, aparece una sensación
de ahogo e impotencia
que me domina por ti,
pero no ante ti.
…Que lejana queda mi promesa…
Me siento después de tan largo tiempo humana.
Y he llorado
yo; que no sabía.

Mariola Serrano Vergara 28/10/84

.