Mar 122012
 

Y un sapito y un delfin…

 

Ella es Sandra, “sapito”, la niña de la sonrisa de luna; la que le gusta jugar en brazos de su abuelo a juegos de niños .
Ella es Sandra,”sapito”, la nena de la mirada de ensueño; a la que le gusta que Nina le lea cuentos, aunque ella los lee mejor que Nina.
Ella es Sandra,”sapito”, la niña de pelo rubio que no le aguanta una pinza, ni un lazo ni una diadema.
Ella es Sandra,”sapito”, la nena, que lleva un paño jamonero por babero, aunque ya no tenga edad, cada vez que se sienta a la mesa de sus abuelos, por eso de que “no te manches que nos tenemos que ir”…
Ella es Sandra,”sapito”, la niña a la que le encanta pintar y sacar punta a los lápices hasta dejarlos enanos, tan enanos que ni a Pulgarcito, el del cuento, le servirían de algo…
Ella es Sandra,”sapito”, la nena a la que le pirran los güevos Kinder”,no se sabe si por el chocolate, o por el monigote que lleva dentro.
Ella es Sandra, “sapito”, la niña a la que le gusta el “arroz amarillo” y las lentejas de su abuela.
Ella es Sandra,”sapito”, a la que le gusta los jabones mágicos que Nina le compra y que forman burbujas de colores en sus manos de niña.
Ella es Sandra,”sapito”, a la que le gusta reir, saltar y brincar con su hermana pequeña Leire,” la Dinosaucer”.
Ella es Sandra,”sapito”, a la que le gusta un nene de su clase, que una mañana de cole, en mitad del recreo, le estampó un sonoro beso.
Ella es Sandra,”sapito”, a la que le gusta trastear en el estudio de Nina, porque hay mil cosas que ordenar y otras mil por descubrir.
Ella es Sandra,”sapito”, mi nena bella, la de los ojos de mar.
Ella es Sandra,”sapito”… la que enamoró a un delfín…
Mi niña Sandra…
Y un sapito y un delfín…

Un beso nena linda.

Nina

Ago 312011
 

en vista de que el duende HTLMXYZ, no me deja paso en su entrada:jabones de glicerina, le dejo aquí lo que escribí allí.

 

 

señora Varech: ¿se esta quedando con esta servidora? ¡Madre del amor hermoso! pero de donde saca usted, tanto ingenio y tiempo para todo lo que hace? ¡Que me está acomplejando, señora Varech! que me está usted haciendo sentir como una… cucaracha no, que me dan mucho asco…¡como una babosa! ¡puaf!
Y despues de flajelarme un rato ante la diosa de las manualidades, le diré a “mi salvavidas internautico”, que ayer quise ponerle un comentario a la señora Malanga y despues de toda la perorata, salió el p… duende para hacerme la puñeta con el HTLMXYZ, y no había empinado el codo con el vino de mi pueblo, je, je, je…Hoy se ve quer lo he pillado despistao, y el comentario ha salido al aire ¡aleluya! ¡aleluya! ¡aleluya! ¡uuufff!
Besote.

p.d. si mi nieta sandra  pudiera echar mano a esos jabones, le aseguro que se iba a encontrar con el plato vacio en un pis pas, porque le flipan.