Nov 202011
 

Entre el fuego y el humo del incienso las gracias por las alegrias y los ruegos por las tristezas vuelan al cielo....

Era tan aplicado que siguió sus abluciones junto a los padres de la nena….
Un momento antes el pequeño siguiendo las indicaciones de su padre se inclinó a su manera, pero ¡lo hizo. Nosotros también enseñamos a rezar a nuestros pequeños¿o ya no?

Esperaban sacar la foto del año, digo yo. A mi me dio apuro y me separé...

La paqueña sigue el ritual bajo la atenta mirada del niño, que espera a que sus padres acaben de prencer el tronco de incienso…

En todos los rincones de la tierra se repite la misma historia...

Mientras sus padres finalizan el ritual, la niña escucha atenta las palabras del lama…

Llegaron con su hija, y comenzaron el ritual. La gente está cansada de ver estas ceremonias en los te plos sin embargo se quedaron quietos observando sus movimientos...Aún no se por qué...

............................................

...............................................

............................................

……………………………….

........................................

……………………………………

Y aquí el famoso Buda tumbado, a este si pudimos hacerle una foto...

A l final de la escalera, a falta de “premio”,inmortalicé al señor del fondo que no se que andaba haciendo enl a ventana…

Y subiendo,subiendo,subiendo, para encontrarnos con el Buda de jade y un cartel que decía:¡¡¡¡¡NO FOTOS!!!! Por cierto que ese guiri iba el pobre con una muleta...

Y mientras llega la hora de pasar la aspiradora cultivamos el intelecto…

Uno de los muchos patios interiores.

Esta pertenece a la tienda de regalos del templo. La talla esta hecha de una sola pieza. Todo sale de un tronco. No está a la venta.

Esta foto no está muy nítida pero me parece curiosa y por eso os la dejo.

Aquí se ve mejor…

Era una ceremonia funeraria. La fotografía de la difunta se puede ver en la parte izquierda de la foto

…………………………………..
intentan subir al cielo….

Auque una no entendia absolutamente nada,también se quedó un moento escuchando las explicaciones ¡y es que ponía tanto interés!

El tañido de la campana es el móvil que comunica con el cielo.

..........................

Y…la luz de la mañana….

................................

……………………………

Esta foto me gusta mucho....

A mi me encantan los cascabeles, pero este era un poco grande para traerlo como recuerdo…

Ante Buda...

………………………………………..
Siempre he creido que las velas son las escaleras,por donde suben los deseos hasta llegar al cielo…

¿Que estará pidiendo?

La señora de la limpieza bebe o come, no lo se muy bien. Y es que no todo va a ser:”ora et labora”…

Este personaje del complicado mundo budista me recuerda al genio de la lámpara de Aladino...

Otro bellisimo rincón. Es curioso pero en ese templo la belleza hay que buscarla mirando al cielo…
Añadir una imagen

Ante la cámara un monje medio "convencido" y el otro la mar de divertido...

Alguien nos contó que los espíritus del mal, son obligados a regresar a la tierra para hacer el bién y así poder redimir sus faltas.No se si este será uno de ellos. Lo digo por esa expresión tan terrorifica con la que nos recibe…

La campana...

Una forma extraña sobre uno de los muchos voladizos, que aún no se que es…

Una vez en el interior la placa que te indica el lugar al que tanto nos costó llegar....

Las cintas de oración a Buda….

Una de las calles del interior del templo....

A mi juicio “el bello rincón” estropeado por el hormigón…

Un bello rincón...

Por guardarse en una urna de oro debía ser harto importante pero como solo estaba escrito en mandarín,no nos enteramos de que iba la cosa…

Esta foto está fatal pero la explicación es sencilla:te hablan del Buda de jade y un@ llega con la cámara para comprobar que: puedes ver pero ¡no foto! Así que fue un intento fallido.

En los templos no hay vidrieras; hay dragones, por eso de la buena fortuna…

Es curioso como la naturaleza se empeña en sobrevivir en medio de la gran Shanghai...

…………………….

.............................

……………………………………

El sonido de la campana llega hasta el cielo.

Una parte del templo….

cada un@ elegía su rincón para "la mejor foto"...

Nosotros no pudimos dejar nuestra huella,porque las cintas de oración solo se bendecian en el dia del nacimiento de Buda…

Al margen de nuestras crencias, porque todas son RESPETABLES.

El templo del Buda de Jade se viste con las cintas rojas de oración que casi todos dejamos al margen de nuestras creencias.

 

¡El Buda de Jade al que NO pudimos sacarle una foto. Aquí os lo dejo aunque sea de una postal….

 

 

Tomamos  el metro ¡Como no! pero en un punto determinado nos sentimos como la niña de “Laberinto”:totalmente desorientados, así que enfilamos la recta final a bordo de un taxi con su taxista sin cinturón de seguridad y el pie en el acelerador:es la tónica general así que una ya estaba medio acostumbrada a esas carreras locas por las calles de Shanghai. Bocinazo va, bocinazo viene…y una llega al punto de destino con un acto de contrición, y alguna que otra promesa de: “si llegamos a buen fin, prometo no morderme las uñas en un año”. por ejemplo.Ahora que lo pienso hay que ver como se ve, se asimila y practica eso de la seguridad vial en algunos países…En Egipto, y esto lo ha vivido una servidora con su consorte, si quieres atravesar al otro lado de la calzada,de cuatro a seis carriles,has de saltar al ruedo sin paso cebra ni semáforos que te amparen teniendo como única arma un par de piernas, y un par de co…..diría yo,a las que has de ordenar que NO se paren, no vacilen a la hora de cruzar, porque entonces acabas en el hospital, o en el otro barrio sin billete de vuelta.¡Cruza y no te pares que los coches,autobuses,camiones, motos y bicicletas te sortearán! y tu:¡¡¡¡glup!!! Y en Marruecos, para que os voy a contar…tiene semáforos, pasos cebras rotondas, y más de una señal de tráfico pero ¡se lo pasan TODO por “el arco de triunfo” ¡Ay como somos al volante! pero bueno dejemos la sef¡guridad vial para otra ocasión y sigamos con  la excursión al Templo del Buda de Jade y el Buda Tumbado. que seguramente tendrá un nombre en mandarín…
Hasta la calle Anyuan lu-“Lu” quiere decir “calle”-llegamos con el corazón en la garganta, como dice Serrat, por haber llegado vivitos y coleando a nuestro destino.Era una calle estrecha ,si la comparamos con las calles a las que la Gran Shanghai, nos tiene acostumbrad@s. Cerca de la entrada algunos “invisibles” pedían una limosna al” guiri con money,money”:Para ellos todos somos americanos, tal vez porque sea la única moneda que les suena después de la suya:el yuan.En la puerta, unos muchachos con identificación nos indicaron,aquí no nos cobraron ni un céntimo de yuan, la entrada explicándonos amablemente el itinerario a seguir,y que en más de una ocasión perdimos teniendo que preguntar de nuevo.
En el patio principal del templo de culto, más sobresaliente de Shanghai, el humo del incienso, se mezclaba con el de las pipas de  algún que otro guiri de cara rosada, pelo blanco y ojos de pez, cargando con mochilas bastantes más grades que la de una, y cámaras de objetivos espectaculares y trípodes preparados para ser montados,mientras los creyentes rezan ante sus dioses y la figura sedente de un Buda benévolo y complaciente.El templo vestido con el rojo de las cintas de oración y el azafrán de las túnicas de los monjes,cargaba sobre sus tejados el tiempo final de dinastía Quing.Cintas rojas de oración con letras doradas,colgaban de los altos techos de complicados y polvorientos artesonados.Cascabeles enormes, campanas gigantes, monjes en su tiempo de asueto,orantes, curiosos y una mariposa revoloteando cerca del gran incensario del patio central.Todo girando en torno al Buda sedente que espera, al final de una escalera lamida por el tiempo,a que las almas que aún no han alcanzado el Nirvana, vengan a dejar ante su altar la oración de “el caminante de la vida”.Era cita obligada y nosotros subimos esas escalera. Lo vimos allí en la penumbra y en silencio,alejado del trasiego del resto del templo. Solo ocho personas ocupabamos el recinto:un matrimonio de guiris como nosotros, un monje de cara afable, y un matrimonio oriental, joven y con una nena de corta edad.Ellos comenzaron su ritual, y nosotros los seguimos en silencio teniendo por bandera una frustración de caballo por no haber podido inmortalizar el momento, aunque ahora a miles de kilómetros del templo, pienso que tenían toda la razón al querer preservar de las cámaras de extraños, ese momento tan intimo de comunión con sus creencias, A cambio la buena estrella nos obsequió con la visión de un magnífico Buda de Jade en franca relajación:el Buda Tumbado que solo estaba un par de pasillos más allá.
Campanillas,tímidos brotes verdes, pequeñas figurar talladas en piedra para ahuyentar a los malos espíritus,mazos de varas de incienso, fuego, velas, cintas de oración, cámaras,sonrisas, miradas curiosas, algún” perdón”, por los pisotones o empujones que un@  propina, sin querer al de al lado, por no bajar la pila de la neurona de la memoria y mirar en torno suyo…
Cansancio, sudor,sed, hambre, ganas enormes de tropezar con un lavabo…Nada importa, y todo es soportable por encontrarse con ese Buda de jade.

Oct 182011
 

fotos.

las últimas….

y alguien sacando....

Apunto de cerrar el templo,aún queda alguien rezando….
Orquídeas y ofrendas…

Y...aquí estoy¡con la cara lavada y sin peinar! pero la ocasión lo merece.

Siddhartha Gautamá:BUDA- S.V-IV a.C. – Lumbimi
Yo llegué primero.je…je…je…

Desde la escalinata...

No es artificial. Son los nudos de la madera…

Y otro...

Un bellisimo rincón…

Lanza la moneda, y si la introduces:¡sierte y monei,monei! para los asiáticos todo se centra en el money,money y en la suerte ¡Que cosas!

Desde la escalinata…

Una de las entradas...

Muy comercializado por cierto…

Y ¡voilá! el templo de Jing`an

La vida es bella!

Desdeluego yo NUNCA me la traería de recuredo.

Preparando la comida? ¡Siempre están comiendo!

Brujuleando...

Nunca imaginé que a “la caja tonta” se le pudiera sacar tanto partido. Se encontraba delante de un diminuto comercio…¡Anunciará algo? si es así seguro que el anuncio no sale por un ojo de la cara como los de la T.V. del mundo occidental…

Y con este...Se ve que está harto de que lo fotografien porque ni se inmutó

esto:una pequeña haciendo sus tareas en mitad de la callejuela ¡y valio la pena!

y...

esto…

como...

cosas…

algunas...

encontramos…
nos…

camino...

nuestro…

en...

En el metro mirando el plano del itinerario para llegar hasta el templo…

La casa Mercedes creó este pabellón cuando la Expo del 2010, y tras ser desmantelado el resto de pabellones al finalizar los juegos, lo dejaron aquí para uso y disfrute del pueblo Shanghainese,junto al pabellón de China.

En su interior El Circo del Sol hizo su actuación pero no se pudo sacar ni una sola foto;había vigilantes en todas las gradas.

Así que luego regresa a casa por navidad",como el turrón" ,y no se inmuta ante las luces navideñas...

Camino de la expo de Shanghai 2010: en el recinto de la Mercedes Arena actuaba El Circo del Sol.

Colesterol no deben de tener, y no será por la comida...

¡Lo que hace el hambre ¡Que dos!

El Circo del Sol actuaba en Shanghai  y nuestro retoño nos llevó a verlo. Para nosotros iba a ser la segunda vez que disfrutáramos de ese espectáculo maravilloso, que por ser tan estupendo no nos importó.Actuaban en el pabellón que instaló la casa Mercedes Benz Arena junto a otros pabellones durante la Expo del 2010. En la actualidad solo quedan allí el pabellón de China y este  que dejó la Mercedes, y que se utiliza para eventos como  como el que ibamos a ver.Lo cierto es que impresiona cuando un@ se va acercando al lugar. Enteramente parece una nave extraterrestre posada en la tierra, y esperas que de un momento a otro salgan de ella unos hombrecillos verdes con la seria duda de si vendrán en son de paz o nos fulminarán con un espectacular rayo laser salido de su mano de” pata de sapo”.El pabellón estaba hasta la bandera, claro que recordando los habitantes de Shanghai, tampoco era nada raro¿donde no hay gente en la gran Shanghai? Eso si sería una noticia. ¿Fotos? imposible, porque como son tantos no fue difícil tener controlado al público ya que en cada fila de grada había un guardia de seguridad que en cuanto alguien se desmandaba, por algún pinganillo supongo, se lo decía a una de las mesas de cuadro de luces y automaticamene lo enfocaban con un laser rojo, y como a una el rojo no le va, pues no estuvo por la labor de dar la nota. Pero bueno al margen de esta anecdota, fue un espectáculo precioso en el que sobresalió ,al menos para mi,un payaso único con las imitaciones,gestos y rictus. Una noche de ensueño que acabó en cuanto salimos a la calle en busca de un taxi ¡ja! tortas había por ellos y claro, ellos que lo sabían le habían dado vacaciones al taximetro para cobrar lo que les daba la gana, y es aquí ¡oh! señores mios, en donde la pericia del regateo,cosa que ni mi consorte ni yo dominamos,juega un papel crucial: y de eso si sabía nuestro retoño que trar un tira y afloja en mandarí,macarrónico o no,subimos a uno que nos llevó por las calles de la gran ciudad como si fueramos a apagar un incendio en la torre Jin Mao, claro que tampoco hacía nada de lo normal ya que allí conducen que riete tú de los kamikaces…porque todos van igual.
-¡No entres! Sacate los zapatos primero…
-Es verdad…lo olvidaba…
Le digo mientras pongo un “calcetín” delante del otro sobre la tarima del apartamento. Pues…estoy pensando yo en imponer la misma norma en casa ¡no veas como brillaría el gres! pero no iban a hacerme ni p…..caso ¡Si lo sabré yo que no consigo ni que mantengan la puerta cerrada al “hall”.
Y se comieron un pan con tomate,aceite de oliva y queso muy luchados y trabajados, por eso de que hubo que caminar dos kilómetros para conseguirlos en un supermercado occidental donde todo es cariiiiisimo. Y una disfrutó de un pomelo del tamaño de una pelota de futbol ¡no exagero! su sabor apenas amarga,y carece de zumo.Es como comerse una naranja con poco zumo pero está riquisimo. Una lo compró por curiosidad pues no tenía ni idea de lo que era y me picaba la curiosidad.
Buenas noches…
Se hizo de dia enseguida. La luz entra a raudales por la ventana desde muy temprano y no entiendo como no tiene persianas o cortinas tupidas para no jorobarte el sueño…En Taiwán pasaba exactamente igual,así que he sacado mi propia conclusión: o se levantan a la hora de las gallinas, o no se acuestan…claro que el tema dormir no es problema para ellos porque cuando quieren duermen sea donde sea:en el metro, en el puesto del mercado, en la mesa de un restaurante, en la oficina en la idem…es increible la facilidad que tienen para quedarse “roque”, entre el gentío, la luz y el ruido ¡ya lo quisiera yo para mi!
Tras nuestras andanzas por esas calles de Buda en busca del “cafelate”de la mañana alcanzado despues del kilómetro largo de caminata,nuestro retoño dio el pistoletazo de salida por los vericuetos de Shanghai:los ojos bien abiertos, la cámara en ristre y el corazón dando saltitos por llevar ese guía tan guapo y estupendo.Soy la madre.je…je…je…
Con el metro siempre atestado de gente caminamos por calles y avenidas y callejeamos por las callejuelas en donde se veía ni un palmo de pared desnuda. Todo estaba ocupado.Pequeñisimas tiendecitas monotemáticas en su mercancía: de palillos para comer,coleteros, filigranas de papel recortadas con arte y esmero,que más tarde el guiri de turno enmarcaría en su pueblo o ciudad…tiendas de objetos de jade y porcelana…restaurantes a gogó…y una nena haciendo las tareas del colegio entre todo ese mundillo, teniendo por pupitre un viejo banco de la calle y por asiento un pequeño taburete,mientras su madre vendía zapatillas rojas,y no las de Dorthy y su Mago de Hoz precisamente.Un bebé dirmiendo en brazos de su padre ajeno también,como la pequeña, a todo ese hervidero.Un muchacho de amplia sonrisa hablando por el móvil…unos cocineros preparando los noodels y todos esos manjares tan difíciles para mi paladar…Gente, y gente, y gente…Gente y gente y gente ,hasta llegar a calle abierta en donde el templo de Jing`An se levantaba entre  altas torres de hormigón.
Eran casi las cinco de la tarde cuando sacamos las entradas,cosa que me choco pues en Taiwán nunca nos cobraron por entrar en un templo, y entramos por los pelos ya que a esa hora cierrán a cal y canto. Recuerdo a unas mujeres que nos miraban contrariadas al no poder pasar y es que no debían, o no querían saber que justo con nosotros caía el telón.El gran patio que preside templo estaba en obras; bueno yo diría que casi todo él lo estaba.La restauración era importante pues del original quedaba muy poco, y no tengo claro el motivo…no se si lo destrozaron durante la revuelta de un tiempo pasado, o si se dejó caer cuando empezarón la gran Shanghai…el caso es que el origen de su deterioro importa muy poco, lo que realmente importa es que un conplejo monumental cultural y espiritual como ese, se fuera diluyendo a través del tiempo…¡menos mal que imperó la sensatez! y decidieron sacarlo a flote.El templo en si ni me caló, ni me impactó, ni quedó grabado a fuego en mi corazón a pesar de los bellos y escasos rincones con lo que me tropece.De todos los rincones y de todas las fotos que en mi cámara guardé de él, me quedo con la de los tejados y voladizos decorados con campanillas…¡bellisimos!.

Ago 252011
 

Esta pieza de Jade blanco y verde es tá fuertemente custodiada en el Museo Nacional del Palacio, por ser la más importante de la colección.Se trata de una única pieza de jade verde y blanco en el que el artista ha esculpido maravillosamente una col en la que hay posados un saltamontes y una langosta. esta composición tiene relación con la fertilidad. Formaba parte del ajuar de una princesa.

 

El museo

 

Aquí a la izquierda una pieza de jade blanco, en la que el artista talló una rama de lichi. A la derecha, el pedazo de carne de cerdo, magníficamente lograda por el artista, junto con la rama de lichi y la col que os he colgado un poco más arriba…: son las joyas del museo”

 

En la foto de la derecha, se puede ver la entrada al jardín chino, en donde hay un pabellón solo para las orquídeas ¡maaaaaaaaaravilloso!

 

Concierto de Palacio”. Anomimo.Dinastía T’ang. Es mi preferida.

“Con

 

Como es natural, lo que os cuelgo, es nada comparado con lo que se puede ver, pero es para dejaros un recuerdo. No permitían máquinas de fotos, así que de un pequeño, pero precioso libro explicativo, os he puesto algunas cosas. No se ven muy bien, pero menos es nada ¿cierto?

 

Y como ya sabéis que soy un desastre, aquí va la foto que debería salir la primera:¡zaguán del Museo!

 

Orar, pedir, meditar… Están en perfecta comunión, con la cara amable del corazón…cualquier lugar es bueno cuando uno abre el corazón.Que peso se quita un@ de encima cuando lo liberas a través de: “yo, y mis pensamientos…Yo, y mis sentimientos…yo, y mi corazón encadenado a ese lado mas o menos oscuro de mi vida: ¡yo en paz con mi interior!

O falta persona, o sobra “¿dragón-perro?” eso está claro…Por cierto, que aquí el “sol de justicia” había desaparecido… eso es lo que tiene el clima de Taiwán, que lo mismo te ahogas, que te achicharras… Y yo me pregunto que donde tenia yo en ese momento el paraguas del Seven Eleven…

 

Y aquí la prueba fehaciente de que existen esas papeleras maravillosas de las que os hablé. Mi consorte a la vera de una de ellas. Aclaración: ni los paraguas, ni el señor venían en el lote,je, je, je…

 

El Museo Nacional de Palacio, bajo un “estupendo sol de justicia”, je, je, je…

 

“Este es un museo instalado en una montaña, y aunque originalmente solo pensaba detenerse en esta isla por un corto periodo de tiempo, sin embargo quedarse permanentemente aquí, fue su destino…” De la película: “El Paso”

 

 Una pincelada de “historia seria”…

La dinastía Qing , acabó con la abdicación obligatoria de Pu yi, el 5 de noviembre de 1924. Expulsado de “La Ciudad Prohibida”, el último emperador, el gobierno nacional constituido, organizó un comité encargado de recoger y ordenar todos los objetos que se encontraban en dicha ciudad, estableciendo así el, Museo del Palacio. En el 33, tras tensiones militares con los japoneses, trasladaron las piezas a Sanghai, y después a Nankín, sacándolas de esta última ciudad, tras la guerra declarada con Japón, y así los objetos de la Ciudad Prohibida, fueron bailando de un escondite a otro hasta el final de la contienda, pero la diáspora del tesoro no acabó aquí, porque con la guerra civil ,entre el gobierno nacional y los comunistas, gran parte del tesoro, que ha ido en aumento con donaciones y compras, fue embarcado, en el 48, hacia Taiwán quedándose allí definitivamente.
La colección abarca desde la II mitad del Neolítico-6200-, hasta la ya renombrada dinastía Ch’ing d.c. -1644-Y es el museo del dibujo, más importante del mundo, en donde se puede admirar el arte de la caligrafía y la pintura, quizá las dos manifestaciones más sobresalientes del pueblo chino. La delicada belleza de cada letra, de cada pincelada que los artistas durante siglos fueron plasmando en sedas, satenes y papel de arroz; escenas de caza, de guerra, de la vida cotidiana de un pueblo; estampas de la corte imperial con delicadas cortesanas bajo sombrillas de papel pintado, como esa maravilla de pintura “Concierto de Palacio” , haciendo sonar los diferentes instrumentos musicales, en derredor de una gran mesa en la que hay reflejado un delicado paisaje. Paisajes “azules y verdes”, “verdes y dorados”, tan característicos para la posteridad. : una delicia para los sentidos.
Alberga también, una impresionante colede la romántica dinastía T´ang; estanques, nenúfares, bandadas de grullas, volando el cielo; ocas, gansos, y majestuosos cisnes negros, desplazándose con suavidad en un lago; un viejo sapo de ojos saltones sobre un nenúfar. Flores de loto, y de pitiminí… todo ello de trazos suaves, que el fino pelo de los pinceles y cañas de bambú mojados en tinta, guiados por la mano del autor, dejaba estampado cción de libros raros antiguos, en donde se puede admirar la técnica de imprimir en planchas de madera grabada y luego en planchas de arcilla. Se usaba el bambú, la seda y el papel para encuadernar los libros, tanto en rollos como en acordeón.
Y en ese mismo museo , puedes recrearte la vista y los sentidos con porcelanas como “las verdes del Sur, y las blancas del Norte”, que son los tipos de porcelanas producidas en esas dos partes del país. O con el resplandor del jade, en donde bellísimas piezas como la col de Jadeita de la dinastía ch´ing , en donde el artista, de una sola pieza de jade blanco y verde, esculpió el tallo en la parte blanca guardando la jadeita verde para las hojas, coronándolas con un saltamontes y una langosta, símbolos de la fecundidad. El resultado fue una bellísima col, que simboliza la pureza de la esposa, por lo que hay que pensar que formó parte de la dote de alguna de las jóvenes esposas de un emperador. Soy consciente de que con esta simple descripción no puedo haceros ver, ni sentir, la belleza real de la pieza, pero que conste que lo he intentado. La única solución a este problema es llegar hasta allí, bien sea en globo, a nado, en barco o en avión, y admirarla uno mismo; admirar esa y muchas más como el trozo de carne de cerdo esculpida en piedra, en donde el autor siguiendo las vetas de la piedra, la esculpió y tiñó para darle las tonalidades de un pedazo de carne: el realismo es total. O la pieza de jade blanco en forma de lichi… y así seguiría paseando con la mente, como si de un viaje astral se tratara, por cada una de las salas del museo que acoge tantas maravillas salida del hombre; me acercaría a los stands y me movería entre los visitantes para comprar, una vez más, alguna copia, o tal vez, según “tuviera la bolsa” una réplica. Y así seguiría…

…………
………¿Ángel, has visto el Museo Nacional del Palacio ?
– No he tenido tiempo……
– Pues es algo digno de ver. ¿Sabías que esta colección es solo una parte de…?
– ¿? ¿? ¿? –con cara de: “”ya está el libro gordo de Petete…””
– Su alma gemela se encuentra en la ciudad prohibida… se dividió tras la guerra civil china…
– ¡Hombre; Puyi! ¡Por fin me suena algo…: “la Ciudad Prohibida” ¿no fue un levantamiento que hubo al principio del siglo veinte contra la dinastía…
Yo con ojos de asombro ante su intrés por la historia contemporanea…
– Je, je, je… alucinas… je, je, je – me dice con mirada malévola – ¡anda no flipes conmigo! Que me estoy marcando un farol: no hay nada como ir al cine ¡el último emperador! ¿Te suena?
– ¡Pues tú te lo pierdes! Anda vamos a ver a tu amigo el “mariquita” del Mac donals.