Jul 292016
 

DSC00527

         Cuatro gotas de barro de chocolate, diría una si hubiera vuelto a la infancia. Cuatro gotas mal contadas que han dejado las losetas de mi patio revestidas de lo que la imaginación quiera ver. Estoy oyendo una voz que tiene dueño, mi pequeño vecino, Álvaro se llama. Un crio despierto, inquieto y parlanchín, que contrasta con la forma de ser de su hermana, tan callada y tímida ella… Claro que es un a adolescente y ya se sabe, que no se comportan igual cuando están entre adultos y encima extraños,que cuando se mueven entre la alegre fauna de su generación. Es difícil ver lo que ocurre en el pedazo de calle que a la ventana de mi estudio le ha tocado en suerte, a causa de la rejilla de la mosquitera y la fina capa de agua, como de chocolate, que ha desdibujado los cristales.Una bandera española ondea  con modestia,tal vez por no molestar, casi al final de donde alcanza mi vista. Una vecina muy maruja y muy cotilla,ha salido a su balcón luciendo un modelo de bata al más puro estilo retro. Mira a un lado y luego al otro, brujuleando los patios de los vecinos colindantes, al más puro estilo Comando G ! Me encantan sus rulos tan vintage! Un coche acaba de pasar; bueno uno y otro y otro. En realidad no paran porque la playa está cerca y ya se sabe que los mortales en general se mueren por ella,cosa que una no comprende… la arena,la gente,el niño con la pelota,el que vende las chuches, el dichoso sol que me sienta como un tiro, y ese mar llenito de bañistas, patines, y niños llorando y riendo,según pinte el dia. Con lo que a una le gusta la montaña,los rios y los lagos,el frio,la lluvia,las tormentas y esa playita en invierno ¡Ay! esa playita en invierno,eso si que es canela fina. Si me tocara la lotería, a la que no juego nada más que por navidad, por no romper las tradiciones, me compro un faro, allá por la costa atlantica o el mar de los Sargazos, o en algún mar que tuviera mucho mal café,enfadado ¡Que gustazo!, con mi barquita para acercarme a tierra cuando tuviera que rellenar la neverita. Con mi cañita de pescar,que aunque no sabe pescar ya me las apañaría yo. Con mis libros, mis pinceles, mi música, mi ESPACIO VITAL, mi movíl,mi  ordenador…¿ Móvil? ¿ordenador? ¿y la luz? ¡Dios! ¡mejor me quedo donde estoy.

         ¡ Hay que ver! lo que han dado de si las cuatro gotas de barro de chocolate, que han pintado las losetas de mi pequeño patio y han vestido de chantilly los cristales de la ventana, que me asoma al mundo real aunque no quiera asomarme…

Y la lluvia jugando con la ilusión de ver llover.
Y la maruja rabiando por no saber.
Y está cayendo la noche, y yo sigo en mi ventana vestida de chantilly.
y en mis sueños hay un faró en un mar lleno de besos, de sonrisas y de llantos.
Píntame el cielo de añil y el mar de verde cinabrio,
y el triste gris del asfalto, del color del chocolate con pepitas de cacao.
En un bolsillo del delantal llevo un taper de cristal con un par de tus sonrisas,
sin aditivos,ni colorantes, sin malos rollos.
Sonrisas frescas,sinceras;
Sonrisas tuyas,amor…
Y hay que ver lo que han dado de si,
las cuatro gotas de barro de chocolate…
Sonrisas buenas…
sonrisas tuyas…
Amor.