Oct 132010
 



El Mundo .Es

Eran 33 seres anónimos para el mundo menos para los suyos. Sus vidas transcurrían tranquilas, hasta donde el trabajo que llevaban a cabo permitía y los problemas cotidianos les dejaba. Pero aún así, vivían una vida tranquila hasta aquel cinco de agosto en que la tierra de aquel desierto de Atacama se hundió atrapando sin contemplaciones, a cada una de las almas con casco que allí se encontraban picando el pan de sus hijos en la entrañas de la madre tierra, que vomitaba con cada golpe de pico los metales nobles para la empresa minera. Cundió el pánico, como no, entre los que les echaban de menos. Y la inquietud, entre los que llevaban esa Mina de San José. Y pasaron los días, y como la montaña no venia a ellos, ni vomitaba las almas que se tragó, decidieron ir ellos a la montaña, en este caso transformada en desierto revestido de roca, montando la pequeña” Ciudad de la Esperanza” de tejados de plástico azul, y soñadores parterres sembrados de bellos capullos en flor de fe, constancia, e ilusión.entre los que al llegar la noche y al amor de la lumbre, las buenas gentes alzaban sus voces al son de una guitarra, con el convencimiento de que ellas llegarían de alguna manera hasta las entrañas de la madre tierra. Pero no solo sus voces no oradaron la tierra, sino que esta afianzó su tremendo poder derrumbando parte de sus entrañas en el interior de esa mina de San José.No importó; eso no fue suficiente para mermar el ánimo de ninguno de los vivientes de esa Ciudad de la Esperanza. y así, un dia, por esas ferreas voluntades de que todo acabará con un final feliz, les llegó una señal del cielo en forma de papel adherido a una de las sondas., con las palabras mágicas de: Estamos vivos los ” 33″, y siguieron cantando, y rogando al buen “Diosito”por sus papas, hermanos y maridos. Y el buen “Diosito”, tal vez por aquello de que eran “33” como el número de años que Él tenía cuando tanto padeció, se apiadó de esas almas enviando al interior de la tierra a la “T – 130”, un ángel de la Guarda de metal, cuyo larguisimo brazo llegaría hasta ellos para rescatarlos de una muerte segura.

Ayer, al filo de la media noche la esperanza se tornó realidad, y el protector abrazo del ángel de la Guarda reforzado de tornillos se introdujo en la madre tierra para volver a la luz del sol a esos “33” seres humanos ya no tan anónimos. Y yo me pregunto si el camino de la ganada fama que han comenzado a vivir, no afectará de alguna manera a esa tranquila vida que llevaban cada uno de ellos. Una cosa está clara: ya nada será igual. Para bien o para mal…ya nada será igual.

¡Hoy es un día! estupendo, luce el sol para mi,para ti, y para cada uno de ellos que van pisando la piel de la madre tierra.Si; decididamente hoy es un día estupendo.


  4 Responses to “Un ángel de la Guarda llamado "T – 130"”

  1. Anoche lo estuve viendo y me emocionaba con cada abrazo de las familias.
    Todos en la misma angustia y en la misma alegría, pero cada uno con su historia a cuestas.
    Pues seguramente ya nada será igual para ellos, aunque creo que mejorarán y no les hará falta volver a meterse en la mina.

  2. Espero que esto sirva para que las condiciones de los mineros mejoren (aunque lo dudo).No paré de llorar como una Macarena, es difícil de sentir lo que habrán pasado ahí abajo, momentos de pánico, de frío, de soledad, de esperanza, desesperación; no volverán a ser los mismos.Mis mejores deseos para ellos.
    Besote manchado de tierra.

  3. ¡Señora Varech! ¡demos un aplauso grande a estos super-vivientes que aman la vida! ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡plasssssssssss, plaaaaaaaaaaaaassssssssss, plaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaassssssssssssssssssssssssssss!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    Abrazotes

    La Ratita Presumida

  4. Hola señor Jonsu Elportasandalias. Ya sabe lo que me alegra verle por este zaguán ¿Le damos otro aplauso a estos chavales? Venga…vamos…¡ya! ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡plaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaasssssssssssss,plaaaaaaaaaaaaaaasssssssss,plaaaaaaaaaaasssssssssssss!!!!!!!!!!!!!!!

    Un abrazo con aroma a champiñón, por eso de que se crian en lo más profundo de la tierra…

    Gudeita

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>